miércoles, 26 de agosto de 2009

Señor


Señor es quien tiene dominio sobre algo o alguien. Históricamente, el título de Señor indicaba la superioridad con respecto a los esclavos de los que era el amo, o con respecto a los súbditos a los que dominaba a cambio de protección. En este sentido se utilizaba para dirigirse a personajes de la nobleza y de la realeza.

En el medioevo, era el título del que dominaba en un feudo (señor feudal) sobre sus súbditos. En España, donde el término feudo se aplicaba menos, se aplicaba de la misma forma al señorío (señor de vasallos, señor jurisdiccional, señor territorial, señor del lugar, señor de horca y cuchillo...). Entre los títulos de soberanía de los reyes de España se encuentran los de señor de Vizcaya y de Molina.

Juan I de Trastámara, Rey de Castilla y León, Señor de Vizcaya (1358-1390)



Reino Unido

La palabra inglesa Lord implica un título de varios significados. Puede denotar un príncipe o un señor feudal (especialmente un inquilino feudal sostenido directamente por el rey, por ejemplo, un barón). El título es usado hoy mayormente en su vinculación con la nobleza del Reino Unido, aunque algunos usuarios no son nobles en sí mismos, sino que, de acuerdo a la ley británica, son plebeyos que lo usan “por cortesía”. Los hijos menores de duques y marqueses pueden usar el tratamiento de Lord + nombre + apellido. Es primariamente un título masculino; las mujeres tomarán usualmente el uso femenino de Lady. No obstante, aunque no es universal, el Lord of Mann y las Lord Mayors femeninas (alcaldesas) son ejemplos de mujeres que son tratadas como Lord.



James Stuart, Lord of the Isles (“Señor de las Islas”),
James VI de los Escoceses y James I de Inglaterra e Irlanda (1566-1625)


Este título es usado mayormente por los Barones, el menor rango de los Pares ingleses, siendo tratados como Lord X (por ejemplo, Alfred Tennyson, 1º Barón Tennyson, es comúnmente conocido como Lord Tennyson). Marqueses, condes y vizcondes suelen usar también Lord; en cambio no es aceptable referirse a los duques de esa manera, sino como “Duque de X”. En la nobleza de Escocia, los miembros del nivel más bajo reciben el título de “Lord of Parliament” (“Señor del Parlamento”) antes que el de Barón.


George Gordon Byron, 6º Barón Byron, “Lord Byron” (1788-1824)


El título escocés Laird es un título hereditario para el propietario de una finca y tierras y forma parte de la pequeña nobleza rural. Trae consigo determinados derechos feudales aunque, al contrario que un señorío (lordship), no implica derechos de voto, ni en el histórico Parlamento de Escocia ni, luego de la unificación con el Reino de Inglaterra, en la Cámara británica de los Lores.


Varios altos cargos estatales pueden acarrear el sello de Lords honorarios, como los títulos de Lord High Chancellor (Canciller de Gran Bretaña) o Lord Mayor (Alcalde).



Charles Pepys, 1º Conde de Cottenham, Lord Canciller de Gran Bretaña (1781-1851)


Francia

Monsieur (del francés de los siglos XIV a XVI mon sieur equivale literalmente a my lord, “mi señor”) era un título honorífico usado en el Ancien Régime para referirse o dirigirse al siguiente hermano viviente del rey de Francia. Era un título cortesano. François, Duque de Anjou y Alençon (1555-1584), hermano de Charles IX de Francia, fue el primer notable miembro de la realeza en asumir el título sin usarlo junto a un nombre propio.



Gaston de France, Duque de Orléans, Le Grand Monsieur (1608-1660)


Philippe de France, Duque de Orléans, Le Petit Monsieur (1640-1701)



En la Francia moderna, es un tratamiento de respeto para un francés de nacimiento, que corresponde al inglés Mister o Sir. En muchas culturas el término equivalente sirve como título general de tratamiento: en portugués Senhor, en italiano Signore, en holandés Meneer/Mijnheer/De Heer, en alemán Herr, en húngaro Úr, en griego Kyrie.



Se usa el título Señor antepuesto al apellido, generalmente para expresar la condición de casado. Puede preceder a un cargo: "señor presidente". En las religiones judeocristianas, suele aplicarse a Dios. En este caso debe iniciarse con mayúscula: "Señor". Con la llegada del cristianismo, la palabra Señor es utilizada igualmente para referirse tanto a Dios Padre como a Cristo, tradición que se encuentra reflejada ya en las epístolas de Pablo de Tarso (entre los años 51 y 67).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada