viernes, 7 de agosto de 2009

La Nobleza: Títulos de victoria


Un título de victoria es un título honorífico otorgado a un comandante militar exitoso para conmemorar la derrota de una nación enemiga. Esta práctica fue usada primariamente en la Antigua Roma y aún hoy es mayormente asociada con los romanos, pero también fue adoptado como práctica por muchos imperios modernos, especialmente el Napoleónico, el Británico y el Ruso.

Antigua Roma

Los títulos de victoria eran considerados como lo que es en latín el cognomina (segundo nombre) y eran usualmente el nombre del enemigo derrotado por el comandante. Así, nombres como Africanus (“el Africano”), Creticus (“el Cretense”) o Germanicus (“el Germano”), aparentemente fuera de lugar para los ardientemente patrióticos romanos, son de hecho expresiones de la superioridad de Roma sobre esos pueblos. Algunos de estos títulos eran considerados como hereditarios.

La práctica de este sistema de premios estaba firmemente establecida entre la República de Roma. El más famoso recipiendario de un título de victoria republicano fue Publius Cornelius Scipio, quien, por sus grandes victorias en la Segunda Guerra Púnica, fue premiado por el Senado romano con el título “Africanus” y así es conocido en la Historia: Scipio Africanus. Su nieto adoptivo Scipio Aemilianus Africanus recibió el mismo título luego de la Tercera Guerra Púnica y es conocido como “Scipio Africanus el Joven”.

En el Imperio Romano, la práctica continuó, aunque enmendada por algunos emperadores que deseaban enfatizar la totalidad de sus victorias agregando al título el término Maximus (“el Más Grande”). Así, por ejemplo, Germanicus Maximus significaba “el Más Grande Germano”. Este gusto creció hasta ser vulgar para los estándares modernos, con grandiosas acumulaciones de títulos parcialmente ficticios.


Época Medieval

Después de la caída de Roma, la práctica continuó de manera notablemente modificada con Carlomagno, y de una manera similar con Edward I de Inglaterra.

El primer emperador carolingio de los Francos se autodenominaba Dominator Saxonorum ("Dominador de los Sajones ") después de subordinar por la fuerza al último gr
an pueblo pagano del imperio, de allí en adelante transformado en un Ducado vástago, esto es, bajo su propia dinastía ducal pero vasallo del Sacro Emperador Romano.



Edward I de Inglaterra era tratado como "Hammer of the Scots” (Scottorum malleus), algo así como el “Martillo de los Escoceses”. Fue un rey que adquirió protagonismo histórico al conquistar extensos territorios de Gales y por estar cerca de conseguir lo mismo en Escocia.


Época Moderna

Más tarde, el término sería nuevamente aplicado a títulos otorgados en conmemoración de una gran victoria militar, pero ahora en la guisa de un título aristocrático feudal, a menudo hereditario, pero solo en apariencia: no se requería un feudo, de hecho, eran concedidos al principal de una batalla donde el monarca simplemente no tenía autoridad constitucional para otorgar nada válidamente en virtud del derecho local.

Esta nueva forma era incluso más específica que la práctica romana. En lugar de nombrar al enemigo –que podía ser repetitivo-, vinculaba el nombre de la batalla, situación que era única la mayoría de las veces y daba al título mayor exclusividad. Otro nivel de protección estaba disponible por el nombramiento de un lugar cercano, como “Austerlitz”, el cual Napoleón declaró que sonaba mejor que la alternativa.

Imperio Ruso

Los títulos de victoria fueron populares en el Imperio ruso en el período entre Catalina la Grande y Nicolás I. Cuando en 1707 Alexander Menshikov ocupó Ingria (Izhora) en Suecia durante la Gran Guerra del Norte, el zar Pedro I lo designó oficialmente como Príncipe Izhorsky.



El Príncipe Izhorsky


Otros títulos rusos, otorgados a veces por campañas completas antes que batallas específicas, fueron:

  • 1775 — Chesmensky para el Conde Aleksey Orlov por su victoria en la batalla naval de Chesma;
  • 1783 — Su Serena Alteza Príncipe Tavrichesky para Grigori Potemkin por su anexión de Crimea y Nueva Rusia (Táurida, el antiguo nombre griego del área);
  • 1813 — Su Serena Alteza Príncipe Smolensky para Mikhail Kutuzov por su derrota de Napoleón en Krasnoi, cerca de Smolensk, durante la invasión napoleónica a Rusia;
  • 1831 —Su Serena Alteza Príncipe Varshavsky para Paskevich por haber tomado Varsovia durante el Levantamiento de Noviembre (1830-1831)

El Príncipe Smolensky


Primer Imperio Francés

Napoleón I Bonaparte fue fundador de una dinastía y único gobernante de Francia como premier Empire, manteniendo dos veces –con la excepción del período que estuvo en Elba- el protocolario rango de Emperador. Bonaparte debía su éxito, tanto su ascenso personal como el crecimiento de su imperio, sobre todo a su excelencia militar, por lo que es altamente sorpresivo que concediera los más grandes honores a sus generales, principalmente el importante número que fue elevado al supremo rango militar de maréchal (mariscal).

El renacimiento del título de victoria original, creado por una victoria específica, era una forma ideal y todos los titulares fueron victoriosos mariscales.

Los más altos de estos títulos eran cuatro Principados nominales, en la mayoría de los casos otorgados como una “promoción” a los portadores de títulos de victoria ducales:

  • Mariscal Davout, Príncipe de Eckmühl – 1809
  • Mariscal Masséna, Príncipe de Essling – 1810
  • Mariscal Ney, Príncipe de la Moskowa - 1813 (Batalla de la Moskowa es el nombre francés para la Batalla de Borodino)
  • Mariscal Berthier, Príncipe de Wagram – 1809

El Príncipe de la Moskowa y Duque de Elchingen


Siguientes en rango venían diez ducados:

  • Mariscal Ney, duque de Elchingen – 1808
  • Mariscal Lefebvre, duque de Dantzig – 1807
  • Mariscal Junot, duque de Abrantès – 1808
  • Mariscal Davout, duque de Auerstaedt – 1808
  • Mariscal Augereau, duque de Castiglione – 1808
  • Mariscal Lannes, duque de Montebello – 1808
  • Mariscal Marmont, duque de Raguse – 1808
  • Mariscal Masséna, duque de Rivoli – 1808
  • Mariscal Kellermann, duque de Valmy – 1808
  • Mariscal Suchet, duque de Albufera – 1813


Segundo Imperio Francés

Aunque Napoleón III nunca se acercó al genio militar de su predecesor, e incluso es recordado por sus derrotas, amaba vincularse en numerosos aspectos del Primer Imperio, así que no sólo revivió muchas de sus instituciones y restableció los títulos que Napoleón I había otorgado, sino que creó algunos nuevos.

Probablemente por falta de memorables hazañas militares, estos incluían sólo dos títulos de victoria, ambos de rango ducal:


  • Malakoff (por la Guerra de Crimea) para el Mariscal Pélissier en 1856
  • Magenta (por la Campaña de Italia) para el Mariscal MacMahon en 1859

El Duque de Magenta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada