lunes, 3 de agosto de 2009

Los Títulos de cortesía II

Herencia indirecta
Ocasionalmente, un par puede heredar el título de un pariente luego de su muerte aunque no sea uno de sus padres. Cuando esto sucede, los parientes en línea directa del nuevo par tienen autorización para usar títulos de cortesía de acuerdo a la relación con tal par o sus herederos anteriores. Por ejemplo, Rupert Charles Ponsonby, 7º Barón de Mauley, heredó de su tío la baronía de Mauley en 2002. Su hermano Ashley no tenía título, mientras que su padre era sólo un Honourable y nunca había sido Barón de Mauley. De todas maneras, en 2003, a Ashley le fue otorgado por Garantía de Precedencia de parte de Isabel II el tratamiento y precedencia que debería haber tenido si su padre hubiera sobrevivido para heredar la baronía, convirtiéndose en The Honourable Ashley Ponsonby. La precedencia en estas circunstancias es usualmente otorgada pero no es automática.

Las esposas de los Pares

Las esposas de los Pares de cortesía sostienen sus títulos en la misma base que sus esposos, esto es, por cortesía. Así la esposa del Marqués Douro es conocida como Marquesa Douro.
En contrapartida, la esposa de un Par sustantivo es legalmente titulada con los privilegios de la nobleza: tiene el mismo estado en la dignidad de su esposo. Así la esposa de un duque es titulada duquesa, la esposa de un marqués es marquesa y así sucesivamente. Pese a que es referida como noble, no es una noble por propio derecho, sino que es un tratamiento y no un título sustantivo. Igualmente es considerado un título legal, no como los títulos sociales de los hijos de los Pares.

Puede ocurrir que una mujer sea Par sustantivo por propio derecho, ya fuere por sucesión o por primera creación (esto es, ennoblecimiento, mucho más común en tiempos recientes bajo el Life Peerages Acta 1958). Sus hijos pueden usar títulos de cortesía acordes al rango de su madre, tal como sucede con los hijos del Par por línea masculina, pero su esposo no recibe especial distinción. Así el esposo de la Baronesa Bottomley of Nettlestone es llamado Peter Bottomley y no tiene título de cortesía.


Miss Edwina Ashley (1901–1922)
Lady Louis Mountbatten (1922–1946)


El Muy Honorable Conde Mountbatten de Burma (1947-1979)
La Muy Honorable Condesa Mountbatten de Burma (1947–1960)
Esposas divorciadas


Una Par del reino pierde su derecho legal al tratamiento como noble luego de un divorcio. Una costumbre ha establecido que su nombre cristiano se anteponga a su título anterior para distinguirla de subsecuentes esposas de su ex esposo. Por ejemplo, “Su Gracia la Duquesa de London” se convierte en “Mary, Duquesa de London. No le estaría permitido el uso del tratamiento “Su Gracia” (hoy virtualmente obsoleto) pero, contra la costumbre, puede ser tratada como “Duquesa” o “Su Gracia”. The Rt Hon. The Lady London se convierte en Mary, Lady London y puede ser tratada como Lady London o My Lady.


El derecho al título y dignidades de nobleza de una Par divorciada no finaliza si ella posteriormente se casa con un plebeyo. Puede retener el título por cortesía.


La misma práctica es permitida para las viudas que se casan nuevamente. Un ejemplo destacado es Catherine Parr, la última esposa de Henry VIII, quien continuó siendo conocida como Reina incluso luego de su matrimonio con Lord Seymour of Sudeley (y, sobre esta base, disputaba la precedencia con la esposa de su cuñado el Duque de Somerset).


Esta práctica fue quedando en desuso en el siglo XX y las mujeres que vuelven a casarse hoy toman su nuevo nombre de casada en lugar de retener el título anterior. De todas maneras, pueden continuar usando el título de cortesía si es su elección, para lo que tienen un respaldo legal.


Mrs. Consuelo Vanderbilt (1877-1895)
Su Gracia La Duquesa de Marlborough (1895-1921)
Consuelo, Duquesa de Marlborough (1921)
Mrs. Louis-Jacques Balsan (1921-1964)


Viudas

Si un par muere, el tratamiento de su esposa no cambia a menos que el hijo que herede el título se case o si el heredero es una mujer. Si el nuevo par se casa, tradicionalmente su madre viuda pone la palabra “Dowager” (“Viuda”) en su tratamiento, por ejemplo "The Most Hon. The Marchioness of London" (“La Muy Honorable Marquesa de London”) se convierte en "The Most Hon. The Dowager Marchioness of London" (“La Muy Honorable Marquesa Viuda de London”).

Si el hijo de una Par viuda se casa, su nuera no puede usar el título de Dowager y debe ser tratada con su nombre cristiano precediendo el título, ejemplo, "The Most Hon. Mary, Marchioness of London" (“La Muy Honorable Mary, Marquesa de London”), hasta que su suegra muera, entonces puede usar el título de Dowager. En tiempos recientes, dadas las connotaciones negativas de esta palabra, algunas pares viudas prefieren ser tratadas con sus nombres cristianos.

Status de precedencia de los títulos de cortesía


Los títulos de cortesía de los hijos son sociales, no legales. Por esta razón, en los documentos oficiales, Lord John Smith es usualmente referido como John Smith, Esq., commonly called Lord John Smith (“John Smith, Caballero, comúnmente llamado Lord John Smith”). The Hon. Mary Jane Smith puede ser llamada Mary Jane, Mrs. Smith, commonly called The Hon. Mary Jane Smith. Sin embargo, hay una precedencia legal que resulta de ser la esposa o el hijo de un par, aunque los tratamientos son básicamente sociales. Las esposas de los pares tienen nobleza y rango exactamente igual a si fueran nobles por propio derecho.



Los hijos de los pares pueden sobrepasar el rango de ese par. Por ejemplo, la hija de un Duque supera a una Condesa. Sin embargo, si la hija de un Duque se casa con un Conde, en realidad usa el rango de Condesa. Pero, si esa misma hija se casa con un plebeyo, mantiene su rango. Si esa hija se casa con el hijo mayor de un conde, aunque él pueda ser un par de cortesía, puede mantener su rango hasta que el hijo herede el Condado, entonces debe utilizar el rango de condesa.


William Arthur Henry Cavendish-Bentinck, Marqués de Titchfield (1893-1943)
His Grace The Most Noble William Arthur Henry Cavendish-Bentinck, 7º Duque de Portland (1943-1977)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada