lunes, 13 de julio de 2009

Los Tratamientos reales III

Su Majestad

Majestad es una palabra derivada del latín majestas, tis, voz derivada de MAJOR, ŌRIS, de igual manera, comparativo de MAGNUS, "grande". Apareció en el español escrito entre los años 1220 y 1250 (Corominas) como tratamiento de respeto dado a Dios, a los reyes y emperadores. Entre los siglos XVI y XVII, en la lengua española se empleó para designar a la persona investida de cierta autoridad, o encargada de cumplir funciones de juez o magistrado. Entre los siglos XVI y XX se consideró "calidad que constituye una cosa grave, sublime y capaz de infundir admiración y respeto".

Originalmente, durante la República romana, la palabra maiestas era el término legal para la dignidad del estado, que debía ser respetado sobre y ante todo. Así, apareció en el derecho romano el crimen de læsa maiestatis, el actual delito de lesa majestad, y consistiría en la violación de ese supremo estatus. Diferentes actos como celebrar una fiesta en día de luto público, deslealtad de palabra o acto eran punidos como crímenes contra la majestad de la república. Sin embargo, posteriormente, en la época imperial, pasó a definir una ofensa contra la dignidad del emperador. Así incluso acciones indirectas como pagar en un burdel con monedas que mostraran el retrato del emperador podían ser castigadas como actos contra la majestad imperial.


Monarquías Occidentales


Tras la caída del imperio romano, el término Majestad se empezó a usar para describir a un monarca del más alto nivel, de hecho era también utilizado para referirse a Dios. El título fue entonces asumido por monarcas de gran poder. En Inglaterra, es Enrique VIII el primer rey en recibir el título de Su Majestad, cuando sus predecesores al frente de la monarquía inglesa habían utilizado el título de Su Gracia (His Grace). Finalmente el título quedó fijado en la forma en la que se utiliza en la actualidad en las monarquías europeas.

Los monarcas de los Principados eran considerados de un nivel inferior al de los monarcas reales, por lo que no tomaban este título sino el de Su Alteza o Su Alteza Serenísima. Con un significado similar, a los príncipes regentes en los estados del Imperio Británico no les era dado el título de Majestad, sino el de Su Alteza, tratamiento usado para los hijos (y otros familiares del rey), ya que no eran soberanos por derecho propio.

En la mayoría de los territorios africanos donde hay un rey/reina o algún tipo de jefe, se utiliza el tratamiento de Majestad, en lugar del de Alteza o de Alteza Real, sin importar que el jefe o rey en cuestión tenga poder soberano sobre un territorio o no, ya que en muchos casos se trata de jefes de tribus.

Tratamientos particulares

Por diferentes razones, en muchos casos por concesión papal, ciertos monarcas poseen o poseían tratamientos específicos, que les diferenciaban en el tratamiento del resto de soberanos.

  • Su Majestad Cristianísima: (Rex christianissimus, o Roi Très-chrétien) título reconocido por la Santa Iglesia al Rey de Francia, a la que le concedió el título de Hija predilecta de la Iglesia.

  • Defensor de los Fieles: (Fidei Defensor) Título concedido por el papa León X en 1521 a Enrique VIII de Inglaterra por su Assertio Septem Sacramentorum (Defensa de los siete Sacramentos).

  • Su Apostólica Majestad: (Rex Apostholicus) Título concedido por Silvestre II al rey San Esteban I de Hungría y renovado en la emperatriz María Teresa I de Austria como Reina de Hungría.

  • Su Católica Majestad: (Catholicus Rex) En 1496 Alejandro VI por la bula Si convenit concedió a los Reyes Católicos.

  • Su Graciosísima Majestad: (His/Her Most Gracious Majesty) o Su Majestad Británica (His/Her Britannic Majesty) Títulos tradicionales del Rey de Inglaterra.

  • Su Majestad Fidelísima: (Rex Fidelissimus) Título concedido en 1744 por Benedicto XIV al Rey de Portugal Juan V y sus sucesores.

  • Su Majestad Imperial (Imperator Romanus Electus): Cuando el soberano era Sacro Emperador Romano. El tratamiento se extendería posteriormente a los emperadores del Japón, los zares de Rusia, los emperadores de Austria-Hungría y los monarcas británicos mientras fueron titulares del Imperio de la India.


Su Majestad Británica El Rey (George V)
Su Majestad La Reina Consorte (Mary de Teck)
Su Alteza Real El Príncipe de Gales (Edward)
Su Alteza Real La Princesa Mary

6 comentarios:

  1. Una pregunta...¿En que momento histórico aparece el titulo "Su Graciosa Majestad" en el Reino Unido.

    gracias

    ResponderEliminar
  2. Estimado Beltrán II:

    El tratamiento Su Graciosa Majestad ("His Gracious Majesty" o "His Most Gracious Majesty") data del reinado de James VI de Escocia (I de Inglaterra e Irlanda), esto es, de 1567 a 1625.

    En Inglaterra, Henry VIII había decidido que "Su Majestad" sería el tratamiento para los soberanos de aquel país (aunque alternado con "Su Alteza" o "Su Gracia"). En Escocia, durante la pre-Unión, los soberanos eran tratados como "Su Gracia".

    Cuando James Stuart unió en su persona las coronas de Escocia e Inglaterra en 1603, hizo oficial el uso de "Majestad", con exclusión de los demás, reservando para las ocasiones más formales el tratamiento completo: "Su Muy Graciosa Majestad", una fusión de "Gracia" y "Majestad".

    Valga una aclaración: el término "Graciosa" no se refiere a jocosa, bromista o alegre, sino que alude a la gracia divina, por la cual los monarcas reciben el derecho de gobernar directamente de Dios.

    Mis atentos saludos

    ResponderEliminar
  3. hola, enhorabuena por esta estupenda web...
    queria saber que tratamiento tenían los VIRREYES españoles en el XVIII, gracias...

    ResponderEliminar
  4. Estimado Troner:

    Gracias por sus felicitaciones.

    Con respecto a su consulta, un virrey era un oficial real que gobernaba un territorio en nombre y representación de un monarca. La alusión etimológica al tratamiento real puede crear la percepción que tenía un rango superior a las de un gobernador general o un señor provincial, pero no necesariamente se encontraba por encima de ellos. Tampoco tenía por qué poseer un título nobiliario o ser miembro de la dinastía gobernante. Aunque muchas veces se daban estos últimos casos, ya que el puesto se reservaba para potenciales herederos al trono como una prueba y escenario de aprendizaje.

    En caso de pertenecer a la nobleza o la realeza, recibía el tratamiento correspondiente a su rango. Mayormente en las peticiones dirigidas a él debía dársele el tratamiento de Excelentísimo Señor. Cuando se dirigían a él en su carácter de Presidente de la Audiencia, debía ser con el de Muy Poderoso Señor.

    Espero haberle sido de ayuda. Mis saludos

    ResponderEliminar
  5. Respecto a "Su Cristianísima Majestad", y si no me equivoco, la Santa Iglesia le concedió a Francia el título de Hija primogénita de la Iglesia. Esto al ser heredera del reino Franco, y ser Clodoveo el primer rey bautizado católico.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Rodrigo. El catolicismo suponía en Francia la religión del Estado desde la conversión de Clodoveo y por eso recibió el título de Hija primogénita de la Iglesia, siendo el soberano Christianissimus Rex. Además, recuerda que Aviñón fue sede del Papado en el siglo XIV.

    ResponderEliminar