miércoles, 4 de julio de 2012

Príncipe: rangos y títulos


Príncipe es un término general para un gobernante, monarca o miembro de la familia de un monarca y es un título hereditario en la nobleza de ciertos Estados europeos. La palabra inglesa prince deriva, vía el francés prince, del sustantivo latino princeps, de primus (primero) + capio (apoderarse), significando “el jefe, el más distinguido gobernante”.



Príncipes herederos de Europa


En italiano Principe, en francés Prince, en alemán Prinz (hijo de un rey o emperador) y Fürst (par), en ruso Knyaz, la palabra tiene el mismo significado. Algunos títulos principescos son derivados de los títulos del gobernante, como el zarévich de zar. Otros ejemplos son  (e) mirza (da), khanzada, nawabzada, sahibzada, shahzada, sultanzada (todos con el sufijo patronímico persa -zada, que significa hijo, descendiente).

No obstante, algunos títulos de príncipe se han desarrollado por inusuales caminos, tales como la adopción de ese tratamiento para dinastas que no está vinculado al título del gobernante, pero más bien continúan una antigua tradición (como Gran Duque en la Rusia Romanov), reclaman sucesión dinástica a una monarquía depuesta (como Príncipe de Tarento para los herederos La Trémoïlle al trono napolitano) o son simplemente asumidos por mandato (como Prince Français por la Casa de Bonaparte).

Historia

La palabra prīnceps (del más antiguo latín *prīsmo-kaps, literalmente “aquel que toma el primer lugar/posición", se convirtió en el título usual del líder informal del Senado romano algunos siglos antes de la transición al Imperio, el princeps senatus.


Imperator Caesar Divi F. Augustus


El Emperador Augusto estableció la posición formal de monarca sobre la base de principado, no dominio. También encargaba a sus nietos el gobierno de la ciudad cuando la mayoría de los gobernantes partían al campo durante el verano o atendían rituales religiosos y, por tal comisión, les otorgaba el título de princeps.

El título tiene significados genéricos y sustantivos:

* Genéricamente, príncipe refiere a miembros de una familia que gobierna por derecho hereditario, siendo usado el título para los soberanos o los miembros más jóvenes de una familia soberana. En Europa, es el título legalmente portado por las ramas dinásticas menores de las monarquías y también, por cortesía, es llevado por miembros de dinastías antiguamente reinantes.

* Como título sustantivo, un príncipe fue un monarca de menor rango en la Europa post-napoleónica, como los Príncipes de Andorra, Hohenzollern-Sigmaringen, Mingrelia (Georgia), Mónaco, Waldeck y Pyrmont, Valaquia, etc.


Mihai Viteazul, el Valiente, Voivoda de Valaquia, Príncipe de Transilvania y de Moldavia (1558-1601)


* También sustantivamente, el título fue otorgado por los Papas y monarcas seculares a individuos específicos y jefes de algunas familias nobles, los cuales, no obstante, nunca ejercieron soberanía dinástica y cuyos parientes más jóvenes no fueron autorizados a compartir el título principesco. Ejemplos son de Beauvau-Craon,  Colonna, von Bismarck, von Dohna-Schlobitten, von Eulenburg, de Faucigny-Lucinge, von Lichnowsky, von Pless, Ruffo di Calabria, (de Talleyrand) von Sagan, van Ursel, etc.

* Genéricamente, ramas menores de algunas familias no soberanas cuyo jefe porta el título no dinástico de príncipe (o, menos comúnmente, duque) estaban a veces autorizados también a usar el título principesco, por ejemplo, von Carolath-Beuthen, de Broglie,  Demidoff di San Donato, Lieven, de Mérode, Pignatelli, Radziwill, von Wrede, Yussupov, etc.

* Sustantivamente, los herederos aparentes de algunas monarquías usan un título principesco específico asociado con un territorio dentro del reino del monarca, es decir, los Príncipes de, respectivamente, Asturias (España), Grão Pará (Brasil, antiguamente), Orange (Países Bajos), Viana (Navarra, antiguamente), Gales (Reino Unido), etc.


Isabel, Princesa Imperial de Brasil (de jure Emperatriz D. Isabel I de Brasil), hija y heredera del Emperador D. Pedro II (1870)


* Sustantivamente, se convirtió en costumbre desde el siglo XVII para los herederos aparentes de las familias ducales importantes asumir un título principesco, asociado con un señorío (feudo) de las posesiones familiares. Estos títulos eran llevados por cortesía y preservados por tradición, no por derecho, como son: los príncipes de, respectivamente, Bidache (Gramont), Marcillac (La Rochefoucauld), Tonnay-Charente (Mortemart), Poix (Noailles), Léon (Rohan-Chabot).

Príncipe gobernante

El uso original -pero hoy menos común- de la palabra, se originó en la aplicación de la palabra latina princeps, a partir del derecho romano, más precisamente, bizantino, y el sistema de gobierno clásico que se desarrolló en la sociedad feudal europea. En este sentido, un príncipe es el gobernante de un territorio del cual es soberano o cuasi-soberano, es decir, ejerciendo sustanciales (pero no completas) prerrogativas asociadas con los monarcas de naciones independientes, como era común, por ejemplo, entre los límites históricos del Sacro Imperio Romano.

En la Europa medieval y moderna temprana había unos doscientos de tales territorios, especialmente en Italia, Alemania e Irlanda Gaélica. “Príncipe” era usado por todos y cada uno de los gobernantes, independientemente del título verdadero o del rango. Este es el uso renacentista del término encontrado en el famoso trabajo de Niccolò Machiavelli, “Il Principe”.


Giuliano II de’ Medici (hijo de Lorenzo el Magnífico y Clarice Orsini) fue uno de los príncipes de Florencia, ciudad que dirigió desde 1512 a 1516.


Como título, para el fin de la era medieval, príncipe era llevado por gobernantes de territorios que eran sustancialmente más pequeños o ejercían menos derechos que los emperadores y reyes. Un lord (o señor) de cualquier territorio pequeño podía ser referido como príncipe antes del siglo XIII, o traducciones de un título nativo a partir de princeps (como el gobernante hereditario de Gales) o cuando el territorio de un señor era alodial, es decir, heredado con exención de impuestos. El señor de un alodio era propietario absoluto de sus tierras y ejercía prerrogativas absolutas sobre los sujetos de su territorio, debido a que no era vasallo de un señor feudal ni estaba sujeto a cualquier jurisdicción más alta. La mayoría de los pequeños territorios designados como principados durante las eras feudales eran alodios, como el Principado de Dombes (sureste de Francia).

Los señores que ejercían autoridad legal sobre territorios y personas dentro de una jerarquía feudal también eran considerados muchas veces como príncipes en el sentido general, especialmente si tenían el rango de Conde o más alto. Esto es atestiguado por algunos tratamientos sobrevivientes, por ejemplo, con los condes, marqueses y duques británicos, que todavía son tratados por la Corona en ocasiones ceremoniales como “altos y nobles príncipes” (high and noble princes).



S.A.R. El Duque de Albany (El Príncipe Leopold, octavo hijo de la Reina Victoria)


En partes del Sacro Imperio Romano en las cuales la primogenitura no prevalecía (por ejemplo, Alemania), todos los dinastas legítimos patrilineales tenían igual derecho a los títulos hereditarios de la familia. Esto significaba que, así como los rangos de emperador, rey o elector podían ser legalmente ocupados por un dinasta a la vez, los portadores de otros títulos como duque, margrave, landgrave, conde palatino y príncipe podían solo diferenciarse entre ellos agregando el nombre de su infantazgo al título original de la familia. Esto no solo tendía a proliferar en títulos difíciles de manejar (como Princesa Katherine de Anhalt-Zerbst y Karl, Conde Palatino de Zweibrücken-Neukastell-KleeburgPríncipe Christian Karl de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Plön-Norburg), sino que, como la primogenitura agnaticia gradualmente se convirtió en la norma del Sacro Imperio para fines del siglo XVIII, otras formas de distinguir al monarca de otros miembros de su dinastía se hicieron necesarias. Se produjo entonces la gradual sustitución del título de Prinz por el título monarca de Fürst y se convirtió en costumbre en todas las dinastías alemanas excepto en los grandes ducados de Mecklenburg y Oldenburg. Tanto Prinz como Fürst son traducidos como “príncipe”, pero reflejan no solo diferentes sino exclusivos términos para cada título.

Esta distinción había evolucionado antes del siglo XVIII (en la mayoría de las familias: Liechtenstein permaneció como excepción, miembros menores y femeninos usaron Fürst/Fürstin entrado ya el siglo XIX) para dinastías lideradas por un Fürst en Alemania. La costumbre se propagó a través del continente hasta el punto que un renombrado general imperial que pertenecía a una rama menor de una familia ducal reinante pasó a ser más conocido en la Historia por su título dinástico genérico, Príncipe Eugenio de Saboya. Nótese que el título principesco era usado como un prefijo para su nombre cristiano, lo cual también se convirtió en costumbre.



S.A.S. Príncipe Franz Josef Wenceslaus Georg Maria von und zu Liechtenstein 
(1962-1991)


Los princes étrangers menores de Francia comenzaron a afectar un uso similar, pero cuando, por ejemplo, los duques gobernantes de Bouillon, de la Casa de La Tour d’Auvergne, intentaron usar el mismo título, esto fue inicialmente resistido por los historiadores, tales como Père Anselme  -quien, no obstante, reconoció de buena gana el uso de títulos territoriales-.

El rango post-medieval de gefürsteter Graf (principesco conde) abrazó pero elevó el equivalente alemán de los nobles intermedios franceses, ingleses y españoles. En Alemania, tales nobles se elevaron a condición dinástica preservando de la Corona imperial (de jure después de la Paz de Westfalia en 1648) el ejercicio de prerrogativas soberanas como la acuñación de moneda; la reunión de tropas militares y el derecho a declarar la guerra y contraer tratados, ejercer autoridad judicial local y reclutamiento policial y casarse entre otras dinastías soberanas. Eventualmente, estos títulos pasaron a ser más altamente valorados que el de Fürst en sí mismo y, para el siglo XIX, estos miembros menores serían conocidos como Prinzen.

Príncipe de la sangre

El título “El Príncipe, La Princesa” (The Prince, The Princess), con el artículo en mayúscula y seguido del nombre cristiano, refiere a los hijos y las hijas del monarca reinante, los príncipes de sangre real.


Ornamentos exteriores del escudo de armas de un Príncipe de la Sangre, Par de Francia y Caballero de Saint-Esprit


En algunas dinastías, un tratamiento específico distinto –pero con el mismo valor- al de príncipe se convirtió en tradición para los dinastas, tales como Fils de France en la Casa Capeto e Infante en España, Portugal y Brasil. Infante era usado por los hijos del monarca que no eran herederos al trono, para quienes cada reino usa un único título principesco: “Príncipe de Asturias” en España, “Príncipe Imperial” en Brasil y “Príncipe de Brasil” en Portugal hasta 1822.

Muchas veces un título específico es comúnmente usado por varias dinastías en una región, como Mian Rajput en varios de los Estados principescos de las Montañas de Simla (baja región Himalaya en la India británica).

Las dinastías europeas usualmente otorgaban infantazgos a los príncipes de la sangre, adjuntos a un título noble feudal, como los Duques reales en Gran Bretaña, el Delfín en Francia, el Conde de Flandes en Bélgica y el Conde de Siracusa en Sicilia. Algunos títulos infantazgos eran principescos, como el Príncipe de Acaya (Courtenay), el Príncipe de Condé (Borbón) o el Príncipe de Carignano (Saboya), pero era un hecho que sus propietarios eran de rango principesco antes que llevaran el título principesco que asegurara su prominencia.


Corona heráldica del Delfín, Príncipe heredero de Francia e hijo del Rey (Delfín de Vienne hasta Luis XIV, Delfín de Francia a partir de entonces).


Actualmente, el esposo de una reina reinante es usualmente titulado príncipe o príncipe consorte, donde las esposas de monarcas masculinos toman el equivalente femenino del título de sus esposos –el mismo que es usado cuando una mujer se eleva al trono por propio derecho, tal como emperatriz o reina-. En Brasil, España y Portugal, sin embargo, el esposo de un monarca femenino recibía el equivalente masculino de su título –por lo menos después que ella le diera un hijo-. En épocas anteriores, los esposos de las reinas reinantes compartían el título y rango real de sus consortes.

Pero en culturas donde se permite al gobernante tener varias esposas (por ejemplo, cuatro en el Islam) y concubinas oficiales, para estas mujeres muchas veces referidas colectivamente como un harén existen reglas específicas que determinan su jerarquía y una variedad de títulos, los cuales pueden distinguir entre aquellas cuyos hijos pueden estar en la línea de sucesión al trono y las que no, o específicamente quien es madre del heredero al trono.

Príncipe como título sustantivo

Otros príncipes derivan su título, no de la dinastía a la que pertenecen, sino de la herencia de un territorio específico e histórico, aunque la posesión de prerrogativas o propiedades familiares en ese territorio puede haber pasado. Tales son la mayoría de los “principados” del Ancien régime tan resentidos por sus pretensiones según Louis de Rouvroy, duque de St-Simon: Arches-Charleville, Boisbelle-Henrichemont, Chalais, Château-Regnault, Guéméné, Martigues, Mercœur, Sedan, Talmond, Tingrey, entre otros.


Henri de La Tour d’Auvergne, duque de Bouillon, príncipe de Sedan (1555-1623)


Príncipes no dinásticos

En varios países de la Europa continental, como en Francia, “príncipe” puede ser un título de un portador de alto rango de nobleza jefe de un lugar geográfico pero sin territorio actual y sin vínculo con la familia real, lo que lo hace dificultoso comparar, por ejemplo, con el sistema británico de príncipes reales.

Los reyes de Francia comenzaron a conferir el tratamiento de príncipe, como un título entre la nobleza, a partir del siglo XVI. Estos títulos eran creados para elevar un seigneurie al estatus nominal de un principado- aunque las prerrogativas de soberanía nunca eran concedidas en las patentes reales- y no tenían posición oficial en la jerarquía de la nobleza. Sin embargo, a menudo eran ubicados justo debajo de los ducados, desde que eran heredados (o asumidos) por los herederos de los duques.

Dentro de los títulos franceses de príncipe reconocidos por el rey estaban Arches-Charleville, Château-Renaud, Dombes, Orange, Sedan (parte del Ducado de Bouillon), Boisbelle (más tarde Henrichemont, principado soberano reconocido en 1598), Luxe (también considerado Soberano Conde), Yvetot (reconocido como Rey de Yvetot). Los principados creados por el Rey eran Château-Porcien; creado en 1561 en la Casa de Croÿ; Guéméné: creado en 1667 en la Casa de Rohan, Joinville; creado en 1552 en la Casa de Lorraine; Martigues: creado en la Casa de Lorraine; Mercœur: creado en 1563 en la Casa de Lorraine (más tarde ducado) y Tingry: creado en 1587 en la Casa de Luxemburg.


El hermoso Hôtel de Soubise, en el 60 Rue des Francs-Bourgeois, era la residencia parisiense de los Príncipes de Soubise, de la Casa de Rohan.


Los Príncipes de Condé y Conti, ramas menores de la casa real francesa, usaban títulos principescos reconocidos, pero los señoríos de Condé y Conti nunca fueron formalmente creados por el Rey.

Títulos de Príncipe no reconocidos eran Aigremont, Anet (Duques de Vendôme), Antibes, Bédeille, Bidache (Casa de Gramont), Carency (Condes de La Vauguyon), Chabanais, Chalais (Casa de Talleyrand), Commercy (Casa de Lorraine), Courtenay, Elbeuf, Lamballe (Penthièvre), Lambesc (Duques de Elbeuf), Léon (Duques de Rohan), Listenois (Duques de Bauffremont), Marsillac (Duque de La Rochefoucauld), Maubuisson (Duques de Rohan-Rohan), Montauban (Casa de Rohan), Montbazon (Casa de Rohan), Mortagne (Duques de Richelieu), Poix, Pons, Rochefort (Casa de Rohan), Soubise (Casa de Rohan), Soyons (Duques de Uzès), Talmond (Duques de La Trémoïlle), Tonnay-Charente (Duques de Mortemart), Turenne (Casa de La Tour d'Auvergne).

Puede ocurrir en una monarquía que exista un título feudal real y uno sustantivo idéntico, como Fürst en alemán. Un ejemplo es Otto von Bismarck, que era llamado Fürst von Bismarck (Príncipe de Bismarck) en el imperio de la Alemania unida, bajo la dinastía Hohenzollern.



Otto, Fürst von Bismarck

En otros casos, algunos principados titulares son creados en razón de un evento, como un tratado de victoria. El ministro español Manuel Godoy, por ejemplo, fue creado Príncipe de la Paz por su rey por negociar el doble tratado de Basilea en 1795, por el cual la Francia revolucionaria hizo la paz con Prusia y España. Los generales triunfantes que lideraban sus tropas a menudo recibían un título de victoria de Napoleón, tanto principesco como ducal. En la misma línea, Guillermo I de los Países Bajos otorgó el título de victoria de Príncipe de Waterloo a Arthur Wellesley, Duque de Wellington, luego de su victoria sobre Napoleón Bonaparte en Waterloo en 1815.

En Polonia, específicamente, los títulos de príncipe databan de antes de la Unión de Lublin o eran otorgados a nobles polacos por reyes extranjeros, puesto que a partir de 1569 la ley en Polonia prohibía al rey dividir la nobleza con la concesión de títulos hereditarios.

En el sistema ruso, knyaz, traducido como “príncipe”, era el más alto grado de nobleza oficial. Miembros de antiguas dinastías que estaban sujetos al sistema imperial les era concedido el título de knyaz, muchas veces después de haberles sido permitido usar el título más alto de zarévich, como los Príncipes Gruzinsky y Sibirsky. Las ramas Rurikidas usaban el título de knyaz también luego de haber sido sucedidos por los Romanov como dinastía imperial.


Príncipes polacos firman la Unión de Lublin (1569)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada