lunes, 9 de julio de 2012

El Principado, dominio del Príncipe


Un Principado es un feudatario monárquico o un estado soberano, gobernado o reinado por un monarca con el título de Príncipe o Princesa o (en sentido extenso) con otro título dentro del uso genérico del término “príncipe”. Algunos de estos estados nunca ha sido una forma de gobierno, sino que son territorios en los cuales es mantenido un estilo principesco. La riqueza y las propiedades del príncipe pueden estar localizadas principalmente (o en su mayoría) fuera de los confines geográficos del principado.

La Condamine, en Montecarlo, es la imagen más universal del Principado de Mónaco


Principados soberanos actuales son Liechtenstein y Mónaco y el co-principado de Andorra. Existen primogenituras reales como principados, tal como Asturias (España) y Gales (Reino Unido). El término “principado” es usado a menudo para describir informalmente Gales, pero no tiene base constitucional. El Principado de Gales existió en las áreas norte y oeste de Gales entre los siglos XIII y XVI; las Leyes de Unión de 1536, las cuales anexaron legalmente el País de Gales a Inglaterra, eliminaron la distinción entre esas áreas y las Marcas Galesas, pero no fue creado ningún principado para cubrir toda la región. Desde esa época, el título de Príncipe de Gales (junto con los de Duque de Cornwall y Duque de Rothesay, entre otros) ha sido otorgado tradicionalmente al heredero del monarca reinante del Reino Unido, pero no confiere responsabilidades para el gobierno de Gales.

El término es también usado genéricamente para cualquier monarquía pequeña, especialmente para estados soberanos gobernados por un monarca de menor rango que rey, tales como un Fürst o un Gran Duque. No existe actualmente ningún ducado soberano; sólo Luxemburgo es un ejemplo sobreviviente de un gran ducado soberano. Históricamente ha habido principados soberanos con varios tratamientos de gobernante, tales como Condados, Margraviatos, Landgraviatos e incluso Señoríos; especialmente entre el Sacro Imperio Romano. Por otro lado, notables principados existieron hasta principios del siglo XX en varias regiones de Francia, Alemania e Italia.


Ernest Constantine (1771-1849), Landgrave de Hesse-Philipptshal


Mientras que la definición de “estado principesco” se ajustaría perfectamente, la tradición histórica reserva esta palabra para monarquías nativas en países coloniales y aplicar “principado” a las monarquías occidentales.

Príncipe como monarca reinante

Un príncipe o princesa que es jefe de Estado de una monarquía como forma de gobierno es un Príncipe reinante.

Las actuales monarquías principescas son:

* El co-Principado (co-regencia) de Andorra
* El Emirato de Kuwait
* El Principado de Liechtenstein
* El Principado de Mónaco
* El Emirato de Qatar
* Los Emiratos Árabes Unidos (Principados Árabes Unidos)

En la misma tradición, algunos monarcas auto-proclamados de las llamadas “micronaciones” se establecieron a sí mismos como príncipes virtuales:

* Roy Bates se autodenomina Príncipe Roy del Principado de Sealand (frente a la costa de Suffolk, Reino Unido)
Leonard George Casley se autodenomina Príncipe Leonard del Principado de Hutt River (enclave de Australia)



Título nobiliario emitido por el Principado de Sealand


Príncipe como representante de un monarca reinante

Varias monarquías proveen diferentes modos en los cuales príncipes de la dinastía pueden compartir temporariamente o permanentemente el tratamiento y la posición de monarca, como Regente o Virrey.

Aunque estos cargos no pueden estar reservados para miembros de la dinastía gobernante, en algunas tradiciones están probablemente incluso reflejados en el tratamiento del oficio, tal como príncipe-teniente en Luxemburgo, repetidamente llevado por el Heredero de la Corona antes de la abdicación del Gran Duque, o en forma de consortium imperii (autoridad real, o imperial, compartida).

Algunas monarquías incluso sostienen una práctica en la cual el monarca puede formalmente abdicar a favor de su heredero e incluso retienen un título real con poder ejecutivo, como sucede con Maha Upayuvaraja (sánscrito para Gran Rey Conjunto en Camboya), aunque también son conferidos a poderosos regentes que ejercen poderes ejecutivos.


Manuel Filiberto de Saboya (1588-1624), gran prior y gran almirante de Castilla, virrey español de Sicilia de 1622 a 1624.


Principados europeos

Aunque existieron principados en la Antigüedad, incluso antes del advenimiento del Imperio Romano, el principado como es conocido hoy se desarrolló en la Edad Media, entre 350 y 1450, cuando el feudalismo era el sistema económico y social primario en la mayoría de Europa. El feudalismo incrementó el poder de los príncipes locales dentro de las tierras del rey. Como continuaron ganando más poder a través del tiempo, la autoridad del rey fue disminuyendo en muchos lugares. Esto condujo a la fragmentación política por lo que las tierras del rey fueron divididas en mini-estados gobernados por príncipes y duques que ejercían poder absoluto sobre sus pequeños territorios. Esto fue especialmente prevalente en Europa y particularmente con los Príncipes del Sacro Imperio Romano.

Durante el Renacimiento, de 1200 a 1500, los principados estuvieron a menudo en guerra unos con otros puesto que las casas reales afirmaban la soberanía sobre los principados más pequeños. Estas guerras causaron una gran inestabilidad y las economías fueron destruidas. Episodios como la plaga de peste bubónica también redujeron el poder de los principados para sobrevivir independientemente.

Wilhelm IV von Wittelsbach (1493-1550), Duque de Baviera


Eventualmente, el progreso agrícola, el desarrollo de nuevos servicios y productos comerciales y el patronazgo de la Iglesia Católica Romana impulsaron el comercio entre los principados. Muchos de estos estados se enriquecieron, expandieron sus territorios y mejoraron los servicios para proveer a sus ciudadanos. Príncipes y duques desarrollaron sus tierras, establecieron nuevos puertos y fletaron grandes y prósperas ciudades. Algunos usaron su recién adquirida riqueza para construir palacios y otras instituciones hoy asociadas con los principados.

Consolidación

Mientras algunos principados prosperaron en su independencia, estados menos exitosos fueron absorbidos por casas reales más fuertes. Europa vio la consolidación de pequeños principados en reinos e imperios más grandes. Esto ya ocurrió en Inglaterra en el primer milenio y esta tendencia condujo posteriormente a la creación de estados como Francia, Portugal y España.

Otra forma de consolidación fue orquestada en Italia durante el Renacimiento por la familia Medici, una dinastía de banqueros de Florencia que tomaron el control de los gobiernos en varias regiones italianas e incluso asumieron el papado; luego nombraron a miembros de la familia como príncipes y aseguraron su protección por parte del Vaticano. Prusia también se expandiría más tarde adquiriendo territorios de muchos otros estados.


Miembros de la familia Medici en un fresco de Benozzo Gozzoli (Cappella dei Magi, Palazzo Medici-Riccardi, Florencia)


Sin embargo, de los siglos XVII al XIX, especialmente dentro del Sacro Imperio Romano, lo contrario también ocurrió: muchos de los nuevos pequeños estados soberanos surgieron como resultado de la transferencia de tierra por varias razones.

Con el desarrollo del nacionalismo, la creencia que la nación-estado es el mejor vehículo para realizar las aspiraciones de un pueblo, los principados cayeron en desgracia a fines del siglo XIX. Como compromiso, muchos principados se unieron a regiones vecinas y adoptaron formas constitucionales de gobierno con el monarca como mera figura decorativa, mientras que la administración era dejada en manos de parlamentos electos. La tendencia en los siglos XIX y XX fue la abolición de varias formas de monarquía y la creación de gobiernos republicanos liderados por presidentes electos por el pueblo.

Principados eclesiásticos

Muchos principados donde la herencia genealógica es reemplazada por la sucesión en un cargo religioso han existido en la Iglesia Católica Romana. Cada caso consistía en un estado feudal (a menudo un antiguo principado secular en el sentido amplio) llevado ex officio –el equivalente más cercano posible a la sucesión hereditaria-por un Príncipe de la Iglesia, tratado más precisamente de acuerdo a su rango eclesiástico, tal como un Príncipe-obispo, un Príncipe-abad o, especialmente en una forma de estado cruzado, un Gran Maestro.


Joseph Othmar Ritter von Rauscher (1797-1875), Príncipe-Arzobispo de Viena y Cardenal


Otros Principados

Esta forma de estado ha existido en antiguas y modernas civilizaciones de África, Asia, América precolombina  y Oceanía. Sin embargo, en el contexto colonial, es preferido el término “estados principescos”, especialmente para aquellos que se desarrollaron bajo la influencia de un poder colonizador europeo. El ejemplo más clásico es la India Británica y estados principescos vecinos o asociados (como los árabes) que eran gobernados por monarcas llamados “príncipes” por Gran Bretaña, de acuerdo a los tratamientos nativos, que podían ser equivalentes a rangos reales o incluso imperiales en las culturas autóctonas.

Existen además micronaciones, las cuales más o menos seriamente reclaman soberanía pero no son reconocidas como estados. Las más notables en Europa son Sealand, en el Mar del Norte, frente a la costa de Inglaterra y Seborga, un pequeño pueblo en Italia. Otros principados micronacionales en otras partes son el de Hutt River en Australia y el de Minerva en el Pacífico Sur.


Primera fotografía oficial de Asaf Jah VIII, Nizam titular de Hyderabad, con su madre, Dürrühshehvar, hija del último califa otomano. Se habría convertido en Nizam reinante después de la muerte de su abuelo Asaf Jah VII, pero la independencia india de 1947 finalizó con el gobierno de la dinastía.


Estados principescos

Un Estado Principesco (también llamado Estado Nativo o Estado Indio) era una entidad nominalmente soberana del Raj Británico que no estaba directamente gobernado por Gran Bretaña, sino por un gobernante indio bajo una forma de gobierno indirecto, tal como una suzeranía o una preponderancia.

Había oficialmente 565 estados principescos cuando India alcanzó su independencia en 1947, pero la gran mayoría había pactado con el Virrey para prestar servicios públicos y recaudar impuestos. Solo 21 tenían verdaderos gobiernos estatales y solo 3 eran importantes (Mysore, Hyderabad y Kashmir). Todos fueron absorbidos por las dos nuevas naciones independientes entre 1947 y 1949. Este proceso fue pacífico excepto en el caso de Jammu & Kasmir (los cuales resultaron enconadamente divididos entre India y Pakistán) y Hyderabad. Todos los príncipes fueron pensionados.

El Palacio Chowmahalla en Hyderabad, dominios del Nizam. El complejo se compone de cuatro palacios: el Afzal Mahal, Mahtab Mahal, Tahniyat Mahal y Aftab Mahal, todos dispuestos en torno a un patio ajardinado central con una alberca de mármol en el centro. El Chowmahallat ("4 Palacios") se inició en 1750 con las adiciones posteriores de Nizams sucesivos.


Otros estados principescos existieron a lo largo del Imperio Británico. Algunos de ellos eran considerados por la Colonial Office como satélites del Raj –y usualmente puntos de apoyo en las rutas navales hacia India-; algunos lo suficientemente importantes como para ser elevados al estatus de “estados saludo” (se les llamaba así a aquellos cuyos gobernantes habían recibido por parte de la Corona un saludo armado como privilegio protocolario reconociendo su estatus relativo). Un número de estados árabes alrededor del Golfo Pérsico, como Omán, los actuales Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, fueron protectorados británicos bajo gobernantes nativos. En la península de Malasia, los llamados “estados Malayos” eran administrados por gobernantes locales que reconocían la soberanía británica; todavía continúan reinando, pero hoy constitucionalmente, en la mayoría de los estados constitutivos de la moderna Malasia.

Gobierno indirecto a través de estados principescos (o incluso meras jefaturas tribales) fueron practicados también en otros imperios coloniales de naciones europeas. Un ejemplo es el de las Indias Orientales Neerlandesas (moderna Indonesia), las cuales tenían docenas de gobernantes locales (principalmente malayos y musulmanes, otros tribales hindúes). El término colonial en holandés era regentschap, “regencia”, pero no aplicaba a feudos de bajo nivel. Algunos gobernantes también tenían precedencia entre otros, como el Sunan de Surakarta y el Sultán de Yogyakarta (directos sucesores del antiguo Imperio de Mataram, al cual pertenecían todas las regencias en Java). Ambos eran reconocidos a través de sus reinos Vorstenlanden (“tierras principescas”) y disfrutaban de un importante grado de autonomía y poder entre otras regiones. El estado de Yogyakarta sobrevive hoy como una especial región, con su Sultán reconocido como el Gobernador local hereditario.

Radyalaksana, el emblema de Kasunanan Surakarta Hadiningrat (Reino de Surakarta), fue diseñado por el Rey Pakubuwono X (1893-1939).


3 comentarios:

  1. Caro Príncipe Fidelissimus,
    Gostaria de parabeniza lo pelo Blog, em especial este artigo do qual o Principado de Sealand é lembrado.
    Com os melhores cumprimentos,
    Lorde Marco Almeida, Barão de Sealand

    ResponderEliminar
  2. Querido Príncipe Fidelissimus,
    Me gustaría felicitarlo por Blog, particularmente este artículo que se recuerda el Principado de Sealand.
    Atentamente,
    Señor Marco Almeida, Barón de Sealand

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar