viernes, 27 de julio de 2012

El título de Príncipe en la religión


En estados con un elemento de teocracia, esto puede afectar el título de príncipe en varias formas, como el tratamiento del gobernante (por ejemplo, con un título secundario como “hijo” o “sirviente” de una divinidad nombrada) y también el modo de sucesión (incluso reencarnación y reconocimiento). Además, ciertos oficios religiosos pueden ser considerados de rango principesco y/o implicar derechos temporales comparables.



Armas de Friedrich Johannes Jacob Celestin Cardinal von Schwarzenberg, Arzobispo de Salzburgo (1835-1850 y Arzobispo de Praga (1850-1885)


Los Papas, Cardenales, Príncipes-obispos, Lores-Obispos, Príncipes-prebostes y Príncipes-abades son referidos como Príncipes de la Iglesia. También en el cristianismo, Jesucristo es muchas veces referido como el Príncipe de la Paz, Príncipe de Príncipes, Príncipe de la Alianza y Príncipe de los Reyes de la Tierra. Además, Satán es a menudo titulado Príncipe de la Oscuridad y en la fe cristiana también es referido como Príncipe de este Mundo y Príncipe del Poder del Aire. Otro título para Satán, no muy común hoy pero sí aproximadamente en el 30 A. D. por los fariseos de la época, fue el de Príncipe de los Demonios. El Arcángel Miguel ha sido llamado Príncipe de Israel, Príncipe de los Ángeles y Príncipe de la Luz. Algunas iglesias cristianas también creen que, desde que todos los cristianos, como Jesucristo, son hijos de Dios, entonces también son príncipes y princesas del Cielo. San Pedro, un discípulo de Jesús, es conocido como el Príncipe de los Apóstoles.

Príncipe de la Iglesia

El término Príncipe de la Iglesia se utiliza casi exclusivamente para los Cardenales católicos. Sin embargo el término es históricamente más importante como un término genérico para los clérigos cuyos oficios tienen el rango secular y el privilegio de un príncipe (en el sentido más amplio) o son considerados su equivalente. En el caso de los Cardenales, siempre son tratados en protocolo como equivalentes a los príncipes reales.



Regalía completa de un Cardenal


Por analogía con los príncipes seculares, en el sentido amplio de gobernante de cualquier principado sin importar el tratamiento, adquirió perfecto sentido en una sociedad de clases feudal considerar a los más altos miembros de la clerecía, sobre todo los prelados, como una clase privilegiada ("estamento") similar a la nobleza, situándose justo por debajo o incluso por encima de ésta en el orden social. A menudo altas filas clericales, tal como obispos, tenían alta precedencia protocolaria entre la nobleza y asientos en las asambleas más altas, incluidos los tribunales de justicia y las legislaturas, tales como Lores-Obispos en la Cámara de los Lores inglesa (y más tarde británica) y Príncipes primados en el Reino de Hungría.

En Europa, como se convirtió en costumbre para los hijos menores de las casas dinásticas buscar carreras en la jerarquía de la iglesia, especialmente cuando estaban excluidos de la sucesión, los miembros de familias reales y la aristocracia comenzaron a ocupar muchas de las más altas prelaturas; ejemplos incluyen Henry, Cardenal-Duque de York , el segundo nieto de Jacobo II de Inglaterra , y Henry, Cardenal-Rey de Portugal, quinto hijo de Manuel I de Portugal .Incluso los Papas crearon abiertamente Cardenales-nepotes entre su propia familia. Sin embargo, se trata de casos individuales; el término Príncipe de la Iglesia no se aplica a los siguientes casos institucionalizados.



Ferdinando I de' Medici, Gran Duque de Toscana, Cardinale della corona de España de 1582 a 1584


Clérigos europeos como príncipes territoriales

Especialmente en el Sacro Imperio Romano Germánico, un gran número de Príncipes-obispos, Príncipes-arzobispos y superiores del clero regular (sobre todo Príncipes-abades, pero también abadesas, Príncipes-prebostes y Gran maestres) obtuvieron sus sedes, coincidiendo con el cargo eclesiástico, uno o más estados seculares feudales de varios estatus e importancia (desde pequeños señoríos a principados relativamente grandes, como los ducados), que serían a menudo hereditarios. En otros casos, territorios fueron especialmente labrados por una autoridad superior, tal como el imperio, sobre todo para una (arqui) diócesis o monasterio, bajo nombres tales como Stift en alemán (en el caso de una diócesis Hochstift , para una arquidiócesis más Erzstift) o en holandés Sticht, ambos significando “fundación”, por ejemplo, para establecer un pariente cercano como su primer prelado; ocasionalmente un principado normal de estilo secular era creado, pero inmediatamente era concedido a un prelado, como el ducado de Westfalia para el Arzobispo y  Príncipe-elector de Colonia.

A muchos de ellos en algún momento les fue otorgado formalmente el rango de Reichsfürst, literalmente, "Príncipe del Imperio", que en sí mismo les daba derecho a representación en el Reichstag (Dieta Imperial). Por ejemplo, el obispo de Lieja era Fürst a causa de varios principados seculares fusionados en el obispado (incluyendo los condados de Loon/Looz y Ho (o)rn, el marquesado de Franchimont y el ducado de Bouillon) gobernando una vasta área. El príncipe –obispado era mucho más pequeño que su diócesis eclesiástica. En la época feudal este territorio era la única parte de los Países Bajos que no se contaba entre las "Diecisiete Provincias", pero visto como una parte integral de Alemania. 



Ernst von Bayern (1554-1612), Arzobispo de Colonia, Príncipe-Obispo de Lieja, Príncipe-Obispo de Münster


Sin embargo, los principados de algunos de los más altos prelados no eran conocidos como príncipe-obispados, lo que efectivamente eran, sino más bien por un término que correspondía a un rango de mayor prestigio eclesial o temporal: los tres arzobispados alemanes de Príncipes-electores (Colonia, Maguncia y Tréveris) eran tratados  Kurfürstentum "Electorado"; el patriarcado (un arzobispado) de Aquileia sólo eso; el (Arzo) Obispo de los principados italianos de Roma, el Estado Pontificio (s); por otro lado el principado papal en Francia, el Condado Venaissin, donde el Papado había residido en el 'exilio babilónico" en Avignon, pero que seguía siendo un estado papal, separado de los estados italianos, era conocido simplemente por su condición temporal, no refiriéndose al más alto de todos los príncipes de la Iglesia.

Una categoría exclusivamente religiosa de príncipes eran los Gran Maestres, por tratamientos algo diferentes, de esas órdenes militares a las que se había otorgado la condición de Estado sobre un territorio para defenderla contra los infieles y/o en reconocimiento del mérito militar de la orden en cruzadas y conquistas, en particular contra pueblos (eslavos y bálticos) del norte y el este – el Estado de la Orden Teutónica se convirtió en la gran potencia en la región del Báltico, por ejemplo, absorbiendo sus homólogos-y contra los moros musulmanes en la Península Ibérica. Mientras que los Gran maestres y sus caballeros guerreros solían ser nobles profesos, las órdenes incluían miembros del clero y eran un conjunto reconocido como una verdadera forma "militante" de devoción con reconocimiento papal como una orden monástica normal. Un ejemplo existente sería el de la Soberana Orden Militar de Malta.



Archiduque Maximilian Franz de Austria (1756-1801), Gran Maestre de los Caballeros Teutónicos y Arzobispo-Elector de Colonia en 1784.


En el siglo XX y el XXI sólo el Obispo de Roma (el Papa, como Monarca Soberano de la Ciudad del Vaticano, anteriormente de los Estados Pontificios, una gran potencia en la península italiana hasta 1870) y el Obispo de Urgell (como co-Príncipe de Andorra) están todavía reinando, "príncipes de la Iglesia" territoriales. Para todos los otros clérigos como príncipes el poder mundano es hoy considerado como incompatible con las prescripciones de la iglesia.

Cada cardenal de la Iglesia Católica Romana es todavía llamado un Príncipe de la Iglesia porque su Colegio de Cardenales elige a un nuevo Papa (de facto desde su grupo) durante un período de sede vacante en una sesión especial llamada Cónclave, donde se aplica un límite de edad. Los Cardenales así son un equivalente eclesiástico de los Príncipes-electores del antiguo Sacro Imperio Romano, la otra gran monarquía electiva.

Uso informal y contrapartes

Informalmente, los demás miembros de las altas esferas jerárquicas de la Iglesia Católica son en tiempos recientes también llamados ocasionalmente "Príncipes de la Iglesia", en cuyo caso este título en ocasiones puede llevar connotaciones irónicas.

Para puestos análogos en iglesias no católicas y especialmente en contextos no cristianos, es usado el término Príncipe de la Fe.



Brahmanes hindúes


En regiones hindúes de la India, la casta sacerdotal de los brahmanes tiene mayor jerarquía que la casta noble de los chatrias. Como resultado, los príncipes de la Fe pueden ser considerados los superiores de jure de los príncipes de la sangre. Sin embargo, los dos grupos a menudo competían entre sí por la soberanía de facto y algunas figuras históricas en la historia de la India han llevado tanto los títulos sagrados y como los seculares. Como el poder real por lo general recae en los gobernantes seculares, muchos brahmanes buscan la promoción social, sirviendo ellos, por ejemplo, como asesores espirituales de la corte, e incluso con potencias coloniales ocupantes  (no hindúes), a menudo en posiciones administrativas donde sus cualidades intelectuales se podrían aprovechar.

Príncipe-primado

Príncipe-primado (Fürstprimas en alemán, Hercegprímás en húngaro) es un raro título  principesco poseído por (príncipes) arzobispos individuales de sedes específicas, en su capacidad de presidente en una asamblea augusta de príncipes seculares principales.

El Rheinbund o Confederación del Rin fue fundada en 1806, cuando varios estados alemanes se separaron del Sacro Imperio Romano y se aliaron con el emperador Napoleón I de Francia, quien asumió la posición de protector de la Confederación. Su cargo más alto estaba en manos de Karl Theodor von Dalberg, primer Arzobispo de Maguncia y después de Ratisbona, que había sido el primero entre los príncipes del Sacro Imperio Romano y era tratado como su Archicanciller. A él se le dio el primer puesto entre los príncipes de la nueva Confederación y el título de Fürstprimas, 'Príncipe Primado’. Como tal, presidió el Colegio de los Reyes y la Dieta de la Confederación, una asamblea parecida a un senado, la cual en realidad nunca se reunió. En 1810 fue promovido al rango estrictamente secular de Gran Duque de Frankfort. Al mismo tiempo, Napoleón nombró a su hijastro Eugène de Beauharnais -excluido de la sucesión imperial francesa-como heredero del Gran Ducado.



Karl Theodor Anton Maria von Dalberg (1744 - 1817) fue Arzobispo y Elector de Maguncia, Archicanciller del Sacro Imperio Romano Germánico, Príncipe de Ratisbona, Primado de la Confederación del Rin y Gran Duque de Frankfort.


En la víspera de la caída del imperio napoleónico, Dalberg renunció a sus posiciones seculares y Beauharnais le sucedió como Gran Duque, aunque esto no tuvo ningún efecto práctico, puesto que la disolución de la Confederación (repartida en un conjunto revisado de monarquías), también  devolvió la discutible posición.

Hungría

En virtud de su dignidad como Primado del Reino Apostólico de Hungría (Habsburgo), el Arzobispo de Esztergom gozaba de privilegios extraordinarios, lo que resultó en ser titulado Príncipe-primado. El primado era titulado para mantener sínodos nacionales, era Legatus Natus de la Santa Iglesia Romana y por lo tanto tenía el derecho, dentro de su legación (territorio en el que representaba al Papa), a llevar la cruz portada delante de él, se ocupaba directamente de Roma y tenía derecho de visitación canónica en las sedes episcopales y las casas religiosas en Hungría, con la excepción de la Archiabadía de Pannonhalma.

Desde 1715 el primado también había sido un Reichsfürst, un príncipe gobernante del Sacro Imperio Romano, titulado Príncipe Primado. Era el jefe y el canciller privado del reino húngaro, y por lo tanto guardián del gran sello. Anteriormente también era un miembro de la Corte Suprema y gobernador aún más antiguo, virrey y Erbobergespan (Conde Jefe 'hereditario') de Gran (Condado Esztergom). 


Kolos Ferenc Cardinal Vaszary (1832 - 1915), Arzobispo de Esztergom.


El primado también tenía el derecho de supervisar la real casa de moneda en  Kremnica, por la que recibía una importante suma de sus ingresos, llamado jus piseti ("derecho de'). Según antigua costumbre, tenía el derecho a coronar al rey de Hungría y ungir a la reina. Por una donación de propiedad arzobispal fue capaz de conferir nobleza (Prädialadel), otra rara prerrogativa principesca (por lo general sólo el nombramiento de caballeros se le permitía a la nobleza no soberana). Otro privilegio era su derecho a prestar juramento ante un tribunal de justicia a través de su diputado y no personalmente.

El primado era también jefe sacerdote y canciller de la Orden nacional húngara  de San Esteban, establecida en 1764. Como el primer caballero banneret (baro regni) de Hungría, era un magnate, es decir, miembro de la Cámara Alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada