lunes, 23 de julio de 2012

Príncipes islámicos, asiáticos y africanos


Tradiciones islámicas

La tradición árabe desde el califato  es que en varias monarquías permanece como costumbre usar el título Sheikh (en sí mismo por debajo del rango principesco) para todos los miembros de la familia real. En ciertas familias (a menudo dinastías reinantes), las cuales reclaman descendencia de Mahoma, éste es expresado en un número de títulos (suponiendo diferentes relaciones): sayid, sharif; estos son retenidos incluso cuando son demasiado remotos de cualquier línea de sucesión para ser miembro de una dinastía.


Su Alteza Sheikh Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi.


En  el imperio otomano, el soberano de rango imperial (al igual que el Shāhanshāh de Irán y los emperadores mogoles del subcontinente indio) era tratado Padishah –equivalente a la antigua noción persa de “El Grande” o “Gran Rey”-, con una serie de títulos adicionales, reflejando su reclamo como sucesor político a varios estados conquistados. Los príncipes de la sangre, masculinos y femeninos, les era otorgado el tratamiento de Sultán (normalmente reservado para los gobernantes musulmanes).

En Persia, luego Irán, los príncipes como miembros de una familia real eran referidos por el título Shahzadeh, cuyo significado era “descendiente del rey”. Desde que la palabra zadeh podía referirse tanto al descendiente masculino como femenino, Shahzadeh tenía el significado paralelo de “princesa”. Príncipes podían ser también hijos de reyes provinciales (Khan) y el título referido a ellos sería Khanzadeh. Los príncipes que obtenían un título del rey eran llamados Mirza, diminutivo de Amir Zadeh (“hijo del Rey”).

En las dinastías musulmanas de la India, los títulos más comunes eran Mirza (de Amirzada) y Shahzada; mientras que Nawabzada y Sahibzada eran dados también a los príncipes más jóvenes de sangre real.



El Príncipe y Mariscal de Campo Abbas Mirza (1789 –1833) fue príncipe heredero de Persia, de la dinastía Qajar, hijo menor de Fath Ali Shah.


Mirza

Mirza (Morza en la nobleza tártara) es de origen persa, denotando el rango de un alto noble o príncipe. Es usualmente traducido como príncipe de la sangre real o imperial. Implicaba descendencia en línea masculina y parentesco de las familias imperiales de Turquía, Persia y luego el sur de Asia y era el título llevado por miembros de la más alta aristocracia en estados tártaros, como el Khanato de Kazán, el Khanato de Astrakán y el Imperio Ruso (bajo Catalina la Grande los Mirzas obtuvieron iguales derechos que la nobleza rusa). De hecho, el Príncipe Félix Yussupov, sobrino político del zar Nicolás II de Rusia, era descendiente de Abdul Mirza, el primer príncipe Yusupov.

La palabra Mīrzā es derivada del término persa ‘Amīrzāde, el cual literalmente significa “hijo del ‘Amīr" o “hijo del gobernante” en Persia. ‘Amīrzād a su vez consiste en el título árabe ‘Amīr (Emir), que significa “comandante”, más el sufijo persa -zād, que es “nacimiento” o “linaje”.

Los títulos en sí eran otorgados por los reyes, sultanes y emperadores (equivalentes a la Fuente de Honor) a sus hijos y nietos o incluso a parientes distantes. Los nobles leales a los reyes también recibían este título, aunque su uso difería. Las familias aristocráticas (con ascendencia real) del Sur de Asia e individuos descendientes de la nobleza persa tenían ‘Mirza’ en su nombre.



Babur Mirza (1483-1530)


En el Sur de Asia mirza era otorgado al príncipe imperial; un título o parte de un nombre implicaba parentesco con las dinastías turcas como los Mogoles (la Casa Imperial de los Timúridas). Pero en las familias reales de India, el título podía ser colocado antes del nombre o después de él, como el Príncipe Mirza Mogol (1817-1857) y el Príncipe Kamran Mirza (1509-1557). El Príncipe Khusrau Mirza (1587-1622) fue nieto del Emperador Babur (Babur Mirza), hijo del Emperador Jahangir y hermano del Emperador Shah Jahan. El Emperador Akbar Shah II (1760-1837) era el Príncipe Mirza Akbar antes de su coronación. El Emperador Babur tomó el título imperial de Padishah el 6 de marzo de 1508, antes del cual usaba el título Mirza.

En el subcontinente indio, especialmente Bengala y Bihar, los Mirzas son también conocidos localmente con la variante de Mridha (desde Mirdhjah), usualmente debido a que en el lenguaje bengalí no tiene ‘z’ en el alfabeto sonoro.

Tradiciones sur-asiáticas

En la antigua China, el título de príncipe se desarrolló desde el título nobiliario más alto (sinónimo de duque) de la Dinastía Zhou a los cinco grados de príncipe (sin contar hijos y nietos del emperador) por la época de la caída de la Dinastía Qing. La palabra china para príncipe, Wang (, literalmente, “rey”), como los chinos creían al emperador Huang Di, es el gobernante de todos los reyes. Las traducciones más exactas de la palabra “príncipe” son Huang Zi (皇子, lit. Hijo del Emperador) o Wang Zi (王子, lit. Hijo del Rey).



Liu Xiu, Emperador Guangwu de la dinastía Han, con dos príncipes de su corte. Reinó en el período 25 a 57 d.C.


En Japón, el título Kōshaku (公爵) era usado como el título más alto de la Kazoku, la nobleza moderna japonesa, antes de la actual constitución. Kōshaku, no obstante, es más comúnmente traducido como “Duque” para evitar confusiones con los siguientes rangos reales de la Casa Imperial: Shinnō (親王 lit. Rey de la Sangre); femenino Naishinnō (内親王 lit. Reina, por propio derecho, de la Sangre); y Shinnōhi 親王妃 lit., Consorte del Rey de la Sangre); u Ō ( lit., Rey); femenino, Jyo-Ō (女王 lit., Reina, por propio derecho); y Ōhi (王妃 lit., Consorte del Rey). El primero es el título más alto de un miembro masculino de la familia imperial mientras que el último es el más bajo.

En la dinastía coreana Joseon, el título príncipe era usado para el descendiente del rey en línea masculina. Se traducía generalmente así: el hijo legítimo del rey usaba el título Gran Príncipe (daegun, 대군, 大君), un hijo nacido de una concubina y tatara-tataranieto del rey usaba el título Príncipe (gun, , ). En la actualidad, este es traducido como 왕자 (wangja).

En Sri Lanka el título príncipe era usado para el hijo del rey en la generación cingalesa. 'Rajamanthri' es un hijo nacido del tatara-tataranieto usado en el Reino Kandy (una ciudad de Sri Lanka).



El Príncipe Heredero de Siam Maha Vajirunhis (izq), el Zarevich de Rusia Nikolai Alexandrovich (centro) y el Rey Chulalongkorn (Rama V) (der) durante la visita del zarévich a Siam en marzo de 1891.


En Thailandia (antiguamente Siam), el mismo título era dividido en tres clases dependiendo del rango de sus madres. Aquellos que nacían de un rey y tenían una madre real (una reina o una princesa consorte) eran titulados Chaofa Chai ("Señor Masculino Celestial"). Aquellos nacidos de un rey y una plebeya  o hijos de Chaofas son titulados Phra Ong Chao. Los hijos de Phra Ong Chaos son titulados Mom Chao, abreviado como M.C.

Tradiciones africanas

Un modelo occidental era muchas veces copiado por regímenes coloniales emancipados (como en el corto Imperio Centro-Africano de Bokassa I, bajo el modelo napoleónico). Por otra parte, la mayoría de los tratamientos para miembros de familias gobernantes no se prestan bien en sí a una traducción. Sin embargo, en general el título principesco ha ido sustituyendo gradualmente el título colonialista de Jefe, el cual no denota particularmente rango dinástico para los occidentales, por ejemplo, la familia real suazi (Casa de Dlamini) o la familia real zulú. Debido a esto, los títulos nominalmente gubernamentales de jefe que todavía existen (como el Oba de Lagos, el reino Yoruba en Nigeria) son vistos un poco más equivalentes a la caballería británica, de pequeña consecuencia dinástica excepto como un medio de honrar pasivamente a los partidarios de un monarca que es en sí mismo probablemente más contemporáneo en su tratamiento.



Sir Adeniji-Adele II, Oba de Lagos (1894-1964), gobernante y jefe supremo de Lagos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada