martes, 9 de febrero de 2010

La Princesa de Polignac

Winnaretta Singer (1865-1943), la heredera de la fortuna de las máquinas de coser Singer era la vigésima hija de Isaac. Nacida en Nueva York, después de la Guerra Civil se mudaron a París y luego a Inglaterra, situándose primero en Londres y luego en Devon, donde Isaac Singer construyó un palacio de 115 habitaciones inspirado en el Petit Trianon, Oldway Mansion. A la muerte de su padre en 1875, volvieron a París y, aunque era conocida entre los círculos privados por ser lesbiana, Winnaretta casó a los 22 años con el Príncipe Louis de Scey-Montbéliard. El matrimonio fue anulado en 1892 por la Iglesia Católica.


Winnaretta y su madre


Al año siguiente, con 29 años, aceptó un matrimonio igualmente casto con el príncipe de 59 años Edmond de Polignac (1843-1901), un compositor amateur y homosexual que falleció en 1901. Aunque fue un mariage blanc (matrimonio no consumado), la unión estuvo basada en un profundo amor, mutuo respeto y entendimiento y gran amistad artística, expresada especialmente a través de su amor por la música.


El Príncipe Edmond


En 1894 el Príncipe y la Princesa Edmond de Polignac establecieron un salon en París, en el salón de música de su mansión de la Avenue Henri-Martin, que comenzó a ser conocido como un refugio para la música de vanguardia. Las primeras actuaciones de Chabrier, d'Indy, Debussy, Fauré y Ravel tuvieron lugar en el salón de Polignac. El joven Maurice Ravel dedicó a la princesa de Polignac su célebre obra para piano "Pavane pour une infante défunte". Muchas de las evocaciones de Proust sobre la cultura de salón nacieron durante su asistencia a los conciertos en la sala de los Polignac.


El príncipe en el Cercle de la rue Royale (1868)


Luego de la muerte de su esposo, Winnaretta Singer-Polignac usó su fortuna para beneficiar las artes, las ciencias y las letras. Decidió honrar la memoria de Edmond encargando muchos trabajos a los jóvenes compositores de la época: Igor Stravinsky, Erik Satie, Darius Milhaud, Francis Poulenc y Germaine Tailleferre. Además de Marcel Proust y Antonio de La Gandara, el salon era frecuentado por Isadora Duncan, Jean Cocteau, Claude Monet, Serge Diaghilev y Colette. La Princesa fue patron de Nadia Boulanger, Clara Haskil, Arthur Rubinstein, Vladimir Horowitz, Ethel Smyth, Adela Maddison, los Ballets Russes, la Opera de Paris y la Orchestre Symphonique de Paris.


Su vida privada fue polémica, pues mantuvo numerosos affaires extramaritales con otras mujeres, algunas casadas, otras no, no sólo durante ambos matrimonios sino también después de su viudez. El esposo de una de sus amantes femeninas se paró una vez fuera de la casa parisiense de la princesa declarando: “Si eres la mitad del hombre que crees ser, vendrás afuera y pelearás conmigo”.


La Princesa de Polignac en 1918


El hermano mayor de Winnaretta, Adam Mortimer Singer, se convirtió en un terrateniente en Inglaterra. Su hermana menor, Isabelle-Blanche Singer, casó con el duque Jean de Decazes (la hija de ambos, Daisy Fellowes, se convirtió luego de la muerte de su madre en una notable socialite). El hermano menor, Paris Singer, fue uno de los arquitectos y financieros de Palm Beach, en Florida (y tuvo una hija con la bailarina Isadora Duncan). Otro hermano, Washington Singer, fue sustancioso filántropo del University College en el suroeste de Inglaterra, que más tarde sería la Universidad de Exeter: en su honor se le dio su nombre a uno de los edificios universitarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada