sábado, 20 de febrero de 2010

La Condesa Nuvoletti

Clara Agnelli, nacida en 1920, es la hija primogénita del empresario italiano Edoardo Agnelli y de Virginia Bourbon del Monte, Princesa de San Faustino. Su abuelo paterno era Giovanni Agnelli, fundador de la FIAT, y su abuela materna la heredera americana -nacida en Kentucky-, Jane Campbell, convertida por matrimonio en Princesa de San Faustino. Dentro de sus seis hermanos estaba Gianni, convertido en el motor de la fortuna Agnelli una vez muerto el patriarca.


Clara con sus hermanos Gianni, Giorgio, Maria Sole, Susanna, Cristiana, Umberto y la pequeña Ira von Fürstenberg (hija de Clara) en Lausanne, Suiza (1941)



Tenía 18 años cuando se casó con Tassilo, Fürst von Fürstenberg, hijo de Karl von Fürstenberg y Maria Gräfin Festetics von Tolna, en 1938. De este matrimonio nacerían los príncipes Egon, Virginia (Ira) y Sebastian von Fürstenberg. Ira von Fürstenberg seguirá su ejemplo y a los 16 años se convierte en la esposa de Alfonso de Hohenlohe, noble austríaco que traía en su herencia la fortuna mexicana de los Uribe –que le llegaba vía materna-.



Escudo de los Fürstenberg


Clara y el príncipe von Fürstenberg se divorciarán años después. Ambos contraen segundos matrimonios: el príncipe, fiel a su estilo, vende el apellido a una heredera texana, Cecil Blaffer, mientras que la princesa elige al conde Giovanni Nuvoletti, periodista y escritor, con quien se casa por el rito civil en Venecia en 1974. Nuvoletti, presidente de la Accademia Italiana della cucina, desposa a Agnelli por el rito religioso recién en 1989, en la capilla familiar de la Villa Fürstenberg, en Marocco di Mogliano Veneto, entre Venecia y Treviso, durante una ceremonia muy privada, con la presencia de una treintena de familiares. Al año siguiente Jacques Chirac, alcalde de París, lo proclama “Personalidad del año” y en 1995 se lo condecora con la Legión de Honor.


El Conde Nuvoletti (1995)


La condesa, ya en su madurez, se dedica a comercializar su propia ropa para niños y bebés bajo la marca Pitti Bimbo, faceta que cultivó desde su primera juventud para los más pequeños de la casa Agnelli: no había matrimonio, primera comunión o fiesta de familia cuyos integrantes infantiles no llevaran las prendas diseñadas por Clara, la indómita primogénita de Edoardo. Hermanos, primos, sobrinos, luego nietos y bisnietos de la prolífica dinastía se beneficiaron con las seductoras prendas. “No he vendido un solo vestido, dijo en la presentación de la colección, “los he regalado todos”.




Clara a sus ochenta años



La descendencia del patriarca Giovanni Agnelli lleva hoy los apellidos Nasi (como la esposa del fundador), Fürstenberg (descendientes del primer matrimonio de Clara), Brandolini d’Adda (descendientes del matrimonio de Cristiana, la hermana menor del Avvocato), Hohenlohe (hijos de Alfonso de Hohenlohe e Ira de Fürstenberg), Campello, Rattazzi y Elkann. Ese centenar de miembros de la familia, lo más parecido en Italia a una familia real, aglutina a personas de todas las edades, profesiones e intereses, que maneja un patrimonio de 3.000 millones de euros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada