martes, 21 de septiembre de 2010

Príncipe de la Sangre II

Precedencia

Hasta el siglo XV, la precedencia entre los Príncipes de la Sangre, o incluso entre ellos y otros señores, dependía del título. En aquella época surgieron debates entre los Príncipes de la Sangre, en particular entre el duque de Borbón y el conde d'Alençon (el segundo estaba más arriba en la línea de sucesión, pero un duque clasificaba por encima de un conde; la controversia fue resuelta haciendo que el último se convirtiera en duque). Por último, un decreto de 1576 estableció que los Príncipes de la Sangre tendrían precedencia sobre todos los señores y entre ellos por el orden en la línea de sucesión antes que por sus títulos.

Todos los príncipes de la sangre se dividían en:

1. hijos del actual soberano y los hijos de su hijo mayor,
2. hijos del soberano anterior y los hijos de su hijo mayor,
3. todos los demás.

Las dos primeras categorías formaban la Familia Real.


Estandarte de la familia real de Francia


La precedencia era establecida de acuerdo a las siguientes reglas (según Sainctot, introducteur des ambassadeurs en tiempos de Luis XIV):

1. por categoría (es decir, cualquiera de la categoría 1 superaba a cualquiera de la categoría 2)
2. entre cada categoría:
• entre los hombres, según el orden en la línea de sucesión,
• entre hombres y mujeres, de acuerdo con el derecho de sucesión (es decir, los hombres antes que las mujeres),
• entre mujeres, de acuerdo al grado de parentesco con el rey.
Así, el hijo del Delfín superaba el hermano del rey o el hijo menor, pero la hija de un Delfín era superada por la hija del rey; la hija del rey, a su vez, superaba al hermano o la hermana del rey. Las esposas tenían el rango de sus maridos, por lo que una Delfina superaba a una hermana del rey.


Charles de Montpensier, Condestable de Borbón, Duque de Borbón y de Auvernia (1490-1527)


Hay un momento célebre, a la muerte de Luis XVIII en 1824, que ilustra estas normas. Cuando el rey dio el último suspiro, Monsieur, su hermano, le dijo al médico: “Sire, le Roi est mort”, por lo que él se había convertido instantáneamente en Carlos X. Cuando llegó el momento de salir del dormitorio, el nuevo rey lo hizo primero. Su hijo primogénito, duque de Angulema, estaba casado con la hija de Luis XVI y, hasta ese momento, ella lo superaba a él (ella estaba en el grupo 2, él en el grupo 3). Angulema estaba a punto de dejar que ella pasara delante de él, cuando la duquesa dio un paso atrás y dijo: “Passez, Monsieur le Dauphin". Él acababa de moverse del grupo 3 al grupo 1 y ahora superaba a su esposa.

Otro ejemplo de estas reglas se encuentra en la lista de príncipes y princesas franceses en el Almanach Royale de 1789, un directorio semi-oficial del Estado francés. El orden es:

1- el rey y la reina
2- los dos hijos del rey (grupo 1, hombres)
3- la hija del rey (grupo 1, mujeres)
4- los hermanos del rey y sus esposas (grupo 2, hombres)
5- las hermanas del rey (grupo 2, mujeres)
6- las tías del rey (grupo 2, mujeres)
7- los hijos del hermano menor del rey (grupo 3)
8- la rama Orleans, hombres seguidos por mujeres
9- la rama Borbón-Condé, hombres seguidos por mujeres
10- la rama Borbón-Conti, hombres seguidos por mujeres


Philippe Charles d'Orléans, duque de Chartres, luego duque de Orléans y luego Regente del reino (1674-1723)


Tratamientos formales

Los siguientes tratamientos eran extremadamente formales y utilizados solo en los documentos oficiales, tales como tratados, contratos, lápidas y artículos similares, de acuerdo a un règlement de 1688 citado por Guyot:

• El heredero aparente, titulado Delfín de Vienne o, más comúnmente, Delfín, era llamado Très haut, très puissant et excellent Prince (“Muy alto, muy poderoso y excelente Príncipe”),
• El hermano mayor del Rey y el Primer Príncipe de la Sangre era Très haut et très puissant Prince (“Muy alto y muy poderoso Príncipe”),
• Los otros Príncipes de la Sangre eran Très haut et puissant Prince (“Muy alto y poderoso Príncipe”),
• Los príncipes extranjeros en la Corte eran Haut et puissant Prince (“Alto y poderoso Príncipe”).


Louis III de Borbón-Condé, Príncipe de Condé (1668-1710)


Una disputa en 1752 sobre el uso de este tratamiento por un miembro de la familia Rohan, que provocó la protesta de los Príncipes de la Sangre, llevó a la decisión del rey de reafirmar un uso que tenía más de cien años de antigüedad.

Los enfants y petits-enfants de Francia tenían derecho al tratamiento de Alteza Real (Altesse Royale) desde el siglo XVII (así, el duque de Orleans, regente desde 1715 hasta 1723, es tratado S.A.R. en el Almanach Royale de 1717). Otros Príncipes de la Sangre solamente tenían derecho a Alteza Serenísima (Altesse Sérénissime) desde 1651 hasta 1824, cuando recibieron el tratamiento de Alteza Real. Los Príncipes de la Sangre eran los únicos en Francia en recibir el tratamiento de “Alteza”, de acuerdo a un arrêt del Parlamento de París de fecha 14 de diciembre de 1754 que prohibía al Obispo de Metz usar tal tratamiento:

On ne le traitera point d'Altesse, mais de Monseigneur. Il ne peut y avoir une Altesse Royale, mais aussi il lui faut un autre titre qu'Altesse Sérénissime pour ne pas avoir le même titre que M. le Duc, le duc d'Orléans étant héritier présomptif de la couronne."


Château de Chantilly, residencia campestre de la familia Condé


Descendiente real legitimado

Los hijos legitimados del rey de Francia y otros miembros masculinos de su dinastía, tomaban los apellidos de acuerdo a la rama de los Capeto a la que pertenecían sus padres. Por ejemplo, Luis Augusto de Borbón, Duque de Maine, era hijo mayor de Luis XIV con Madame de Montespan. Luego que la legitimación ocurrió, obtuvo un título. Los varones obtenían títulos a partir de tierras y propiedades de su padre y las mujeres obtenían el tratamiento de Mademoiselle de X. Ejemplos de ello son los hijos de Luis XIV:

 Louise Françoise de Borbón (1669-1672);
 Louis-Auguste de Borbón (1670-1736), titulado duque de Maine ;
 Louis César de Borbón (1672-1683), titulado conde de Vexin;
 Louise-Françoise de Borbón (1673-1743), titulada Mademoiselle de Nantes;
 Louise Marie Anne de Borbón (1674-1681), titulada Mademoiselle de Tours;
 Françoise-Marie de Borbón (1677-1749), titulada Mademoiselle de Blois;
 Louis-Alexandre de Borbón (1678-1737), titulado conde de Toulouse


Mademoiselle de Blois con su hermana Mademoiselle de Nantes, dos hijas legitimadas de Louis XIV y Mme. de Montespan


Los hijos también podían ser tratados como Légitimé de Bourbon; por ejemplo Marie Anne légitimée de Bourbon, mademoiselle de Blois, hija de Luis XIV y Louise de La Vallière. Su hermano Louis de Borbón obtuvo más tarde el título de conde de Vermandois.

La rama de los duques de Longueville, extinta en 1672, llevaba el apellido d’Orléans como descendientes legitimados de Jean de Dunois, bâtard d’Orléans, hijo natural de Louis de Valois quien tenía la herencia de Orléans antes que lo hicieran los Borbones. Los hijos naturales de la realeza que no estaban legitimados tomaban cualquier apellido que el rey permitiera, el cual podía o no podía ser de la dinastía. Los hijos nacidos fuera del matrimonio de un rey o príncipe de Francia nunca eran reconocidos como fils de France. De todas maneras, si eran legitimados, el rey podía elevarlos al rango inmediatamente inferior (o incluso equivalente) al de un Prince du sang.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada