jueves, 17 de septiembre de 2009

La Iglesia: la Corte Pontificia

La Corte Pontificia es el antiguo nombre del entorno papal en Ciudad del Vaticano, que fue severamente reducida en magnificencia en 1968, cuando el Papa Pablo VI promulgó una Nova Ordinatio cambiando hasta su nombre –hoy se llama Casa Pontificia- y en la que muchos oficios fueron abolidos o reformados.




Pío XI en procesión solemne bajo palio (1922)


La Corte Pontificia estaba dividida en dos cuerpos diferenciados: la Capilla Pontificia y la Familia Pontificia. La primera estaba adscrita a la persona del Papa a título espiritual (para asistirle en las funciones sagradas). La segunda, para atenderle en lo temporal.

  • La antigua Capilla Pontificia

Estaba conformada por los eclesiásticos que participaban en las ceremonias pontificias con sus respectivos hábitos litúrgicos, según la dignidad. Como en toda iglesia catedral o colegiata, se tenía en la Corte Papal el servicio divino diariamente. Los oficios ordinarios tenían lugar en la Capilla Sixtina, en tanto que los más solemnes se verificaban en la Basílica de San Pedro, que es la capilla del Papa y no hay que confundir con su catedral como Obispo de Roma, que es la Basílica de San Juan de Letrán.


Partida desde Piazza San Pietro del séquito del Duque de Choiseul, embajador de Francia ante la Santa Sede (1754)


Dentro de la Capilla Pontificia hay que distinguir por un lado, a los dignatarios, colegios y cargos que asistían a las ceremonias como séquito del Papa y, por otro, a los que tomaban parte en las mismas como ministros y sirvientes.

  • La antigua Familia Pontificia

Constaba de todas aquellas personas que ejercían algún cargo palatino al servicio de Su Santidad, las cuales podrían clasificarse en tres categorías: la de los Cardenales Palatinos y la Noble Antecámara Secreta, la del Estado Mayor de los cuerpos armados y la de los capellanes y dignatarios menores. Los clérigos formaban la Casa Eclesiástica del Papa; los miembros de los cuerpos armados, su Casa Militar, y los laicos, su Casa Civil.

Dignatarios nobles y prelados de la Casa Pontificia


Las Condecoraciones papales


Las condecoraciones papales son los títulos de nobleza, órdenes ecuestres y otras marcas de honor y distinciones conferidas por el Sumo Pontífice a hombres y mujeres de intachable carácter que han promovido de alguna forma los intereses de la sociedad, de la Iglesia Católica y de la Santa Sede.

Los rangos de títulos van desde príncipe a barón incluso, y son concedidos por el Papa en su calidad de soberano temporal. El título conferido más comúnmente es el de Conde prefijado al nombre familiar, el cual es simplemente personal o heredable al primogénito masculino y es conocido como Conde Romano. El Príncipe asistente al Solio es Conde Romano por derecho. Existe otro título llamado habitualmente Conde Palatino, pero la verdadera designación es Conde del Sagrado Palacio de Letrán, el cual es atribuido a muchas oficinas en la corte papal. Éste puede ser vitalicio o hereditario y ha sido otorgado por Papas y Sacros Emperadores Romanos desde la Edad Media, frecuentemente hasta el siglo XIV. El Sumo Pontífice continuó otorgando títulos puramente honorarios incluso después de 1870, cuando los rangos de la nobleza romana estaban de otro modo congelados.



El rey de los Belgas, Alberto I, y la reina Elizabeth, antes de una Audiencia Pontifical (1910)

Las órdenes ecuestres, ordenadas de acuerdo a su importancia y dignidad son:


  • Suprema Orden de Cristo
  • Cruz "pro Ecclesia et Pontifice"
  • Orden del Beato Pío IX
  • Orden de San Gregorio El Grande
  • Orden de San Silvestre
  • Orden de la Espuela Dorada
  • Orden del Santo Sepulcro
  • Medalla Benemerenti

Por el Tratado de Letrán de 1929, el gobierno italiano reconoció y confirmó el poder del Papa para otorgar títulos, los cuales eran considerados equivalentes a títulos italianos. Sin embargo, se confirieron discretamente desde Pío XII. El tenor irlandés John McCormack y la matriarca Rose Kennedy estuvieron entre los últimos en recibir tal honor. Con Pablo VI, quien realizó el formal mensaje navideño al patriciado declarando que la nobleza papal no formaría parte de la corte pontificia, la costumbre esencialmente despareció. Juan Pablo II concedió varios títulos a compatriotas al comienzo de su pontificado, pero sobriamente y sin ser publicados en las Actas de la Sede Apostólica.




El senador Joseph Kennedy y su esposa Rose llegan a San Pedro para la coronación de Pío XII. Son escoltados por un Gentilhombre de Su Santidad (1939).


Las antiguas posiciones

Los siguientes puestos son laicos, tradicionalmente hereditarios, que también incluyen los Gentileshombres de Su Santidad (título que absorbió los Camareros Secretos de capa y espada participantes, los Camareros Secretos de capa y espada y los Camareros de Honor de capa y espada):


§ Mariscal de la Sacra Iglesia Romana y el Sacro Cónclave (Príncipe Chigi)
§ Gran Maestro del Sacro Hospicio (Príncipe Ruspoli), también en la Noble Antecámara Secreta.
§ Intendente General o Foriere Maggiore (Marqués Sacchetti, Marqués de Castel Romano)
§ Superintendente de los Establos o Cavallerizzo Maggiore (Marqués Serlupi Crescenzi)
§ Gran Maestro de los Correos Pontificios (Príncipe Massimo).



Las funciones práctico-ceremoniales de estos oficios fueron abolidos por Pablo VI en su motu propio Pontificalis Domus. Estos títulos son, actualmente, puramente honorarios (aunque todavía hereditarios) y permanecen entre las respectivas familias de la nobleza romana.



El Papa Pío VIII trasladado en la Sedia Gestatoria por los Chambelanes de capa y espada (1829)

Gran Maestro del Sacro Hospicio

El Gran Maestro del Sacro Ospizio es un oficio de la Casa Pontificia creado en 1808 por el Papa Pío VII, quien nombró como tal al príncipe Francesco Ruspoli, 3º Príncipe de Cerveteri, con carácter hereditario. Era el introductor de soberanos y jefes de Estado en visita al Papa (tradicionalmente vestía con calzas y medias de seda blancas, frac recamado y bicornio con plumas).

El Gran Maestro es uno de los Chambelanes Secretos y el único miembro laico de la Noble Antecámara Secreta, así como uno de los Chambelanes de Capa y Espada (quienes eran todos laicos, llevando por tradición puestos hereditarios).

Tres Chambelanes Secretos di cappa e spada partecipanti: Marqués Giulio Sacchetti, Foriere Maggiore de los Sacros Palacios Apostólicos, Príncipe Leone Massimo, Sovrintendente Generale de los Correos Papales, y Marqués Giacomo Serlupi Crescenzi, Cavallerizzo Maggiore de Su Santidad.


Intendente General Hereditario del Sacro Palacio Apostólico

Era uno de los oficios ceremoniales entre la Curia romana, antes de la reforma de la Casa Pontificia en 1968. Ha recaído en los príncipes Sacchetti y es actualmente portado por el Príncipe Giulio Sacchetti.

Mariscal de la Sacra Iglesia Romana y el Sacro Cónclave

Era un oficio hereditario de la Casa Pontificia antes de la reforma de la corte papal a cargo de Pablo VI. Han sido investidos los príncipes Chigi, Farnese, Campagnano, etc. Durante el sagrado cónclave, el Mariscal tenía la tarea ceremonial de sellar desde el exterior las puertas de la Capilla Sixtina.

Su Excelencia don Marcantonio Colonna, Príncipe Asistente al Trono Papal en 1920


Príncipe Asistente al Trono Papal

Este es un cargo muy antiguo y honorífico, conferido a algún Príncipe heredero católico para que acompañe al Papa en la Corte pontificia. Es un oficio hereditario que data de principios del siglo XVI y sobrevivió a la reforma de la Prefectura de la Casa Pontifical en 1968. Hoy es el único puesto hereditario todavía en uso en el Vaticano.

Existen dos puestos, ocupados por representantes de la nobleza romana designados desde los tiempos de Julio II y que se turnaban anualmente junto al Trono Papal durante los oficios. Actualmente están ocupados por el Príncipe Don Alessandro Torlonia, Príncipe Torlonia, Príncipe de Fucino, Príncipe de Canino y Musignano, y por el Príncipe Don Marcantonio Colonna, Príncipe y Duque de Paliano.

Los miembros de la familia Colonna han sido Príncipes Asistentes desde 1710. La familia Torlonia obtuvo este cargo en 1958 para suceder al Príncipe Orsini, cuya familia había dado al Vaticano Príncipes Asistentes desde 1735.


Misa solemne en San Pedro oficiada por Pablo VI

6 comentarios:

  1. Respecto a las condecoraciones Pontificias, quizá haya que revisar el orden de importancia, a tenor de lo que establece el Anuario Pontificio

    Orden Suprema de Cristo (exclusiva para Jefes de estado Católicos)
    Orden de la Espuela Dorada (exclusiva para Jefes de estado no católicos)
    Orden Piana
    Orden de San Gregorio Magno
    Orden de San Silvestre Papa

    Medallas de Honor (no condecoraciones)
    Medalla Pro Ecclesia et Pontifice
    medalla Benemerenti

    ResponderEliminar
  2. Estimado kalistenes, agradezco enormemente sus aportes.

    Tuus frater ac servus in Christo

    ResponderEliminar
  3. Princeps Fidelissimus, buenas tardes.
    Estoy subiendo en mi árbol genealógico, puntualmente en la familia Taricco (Condes de Stroppo, Canosio y Borgo S.Agata) y estudiando a la familia Capello, casada con Antonio Taricco. Me encuentro que Antonio Capello, en 1540 fue nobrado Conde del Sagrado Palacio de Letrán y de la Imperial House por el Emperador Carlos V con título hereditario.
    Existe este título?
    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Princeps Fidelissimus, buona Pasqua! Feliz Pascua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, muchas gracias por su cordial saludo y lo retribuyo, aunque tardío.

      Con respecto a su consulta anterior, el título de Conde del Sagrado Palacio de Letrán no existe hoy. Como dije, después de 1870 se siguieron otorgando títulos puramente honoríficos y en 1968 la gran mayoría fueron abolidos definitivamente.

      Un gran saludo

      Eliminar