sábado, 11 de junio de 2011

Los vientos de Dinamarca

Dinamarca (en danés, Danmark; significa 'La tierra o marca de los daneses') es el más meridional de los países nórdicos y también el de menor extensión. Oficialmente, el Reino de Dinamarca (en danés, Kongeriget Danmark) es una comunidad integrada por tres partes autónomas, la propia Dinamarca y sus dos territorios de ultramar o territorios dependientes, Groenlandia y las Islas Feroe.



La bandera danesa al viento


Dinamarca forma parte de Escandinavia y sólo tiene frontera terrestre con Alemania, aunque desde 1999 está unida por carretera y ferrocarril con Suecia, a través del puente de Oresund. El territorio danés está compuesto por la península de Jutlandia (Jylland) y por cerca de 407 islas de las cuales 79 están habitadas (2009). Dinamarca está totalmente rodeada por el Mar del Norte y el Mar Báltico, a excepción de Jutlandia, que le une al continente europeo.

Dinamarca es una monarquía constitucional desde 1849, fecha en la que quedó abolida la monarquía absoluta que había regido el país desde 1660 y se convirtió en monarquía parlamentaria en 1901. En términos de permanencia, la monarquía danesa puede considerarse la más antigua del mundo, al haber existido durante al menos un milenio.


El Escudo Real de Dinamarca (del reinado de Federico IV) en el cielorraso del Gran Salón del Castillo de Rosenborg, en Copenhague.


El primer monarca danés

Gorm el Viejo (en danés: Gorm den Gamle, en nórdico antiguo: Gamli Gormr), también llamado Gorm el Dormilón, fue el primer rey de Dinamarca históricamente reconocido, reinando desde c. 936 a su muerte, c. 958. Era el hijo reportado del semi-legendario rey danés Harthacnut I. El cronista Adán de Bremen dice que Harthacnut vino de Northmania a Dinamarca y tomó el poder a principios del siglo X. Depuso al joven rey Sigtrygg Gnupasson, reinando sobre Dinamarca Occidental. Cuando Harthacnut murió, Gorm ascendió al trono.

Gorm tomó al menos una parte del reino por la fuerza a Gnupa y Adán sugiere que el reino se había dividido antes de la época de Gorm. De acuerdo con las Piedras de Jelling, Gorm "ganó toda Dinamarca", pero se especula que sólo gobernaba Jutlandia desde su asiento en Jelling.

Gorm casó con Thyra (unos dicen que era hija de Æthelred de Wessex, otros que su padre era un rey o jarl de Jutlandia llamado Harald Klak), para quien levantó uno de los grandes túmulos de Jelling, así como la más antigua de las Piedras de Jelling, llamándola Tanmarkar But (Salvación de Dinamarca o Adorno de Dinamarca). Gorm y Thyra fueron padres de dos hijos, Canuto (Knud) y Harald, más tarde rey Harald I.


Las Piedras de Jelling, comúnmente conocidas como el “certificado de nacimiento” de Dinamarca, vistas desde el norte, con el Montículo de Gorm en segundo plano.


Durante el reinado de Gorm, la mayoría de los daneses todavía adoraban a los dioses nórdicos, pero durante el reinado de su hijo Harald, Dinamarca oficialmente se convirtió al cristianismo. Harald dejó la colina donde Gorm había sido originalmente enterrado como un memorial funerario.

Arild Huitfeldt cuenta sobre la muerte del rey Gorm en su Danmarks Riges Krønike:

"De sus dos hijos, Gorm prefería al mayor, Canuto, a Harald, al punto que hizo un juramento de que el mensajero que trajera la noticia de la muerte de Canuto sería ejecutado.Los dos hijos fueron vikingos en el verdadero sentido, recorriendo Dinamarca cada verano dedicados al asalto y al saqueo. Un día Harald volvió al predio real de Jelling con la noticia de que Canuto había sido asesinado en un intento de capturar Dublín, en Irlanda. Canuto fue muerto por la flecha de un cobarde mientras observaba algunos juegos en la noche. Nadie daría la noticia al rey a la vista del juramento que él había hecho. La reina Thyra ordenó que en el salón real colgaran paños negros y que nadie dijera una sola palabra. Cuando Gorm entró en la sala, se sorprendió y preguntó qué significaban aquellos colores de luto. La reina Thyra habló: "Mi Señor Rey, usted tenía dos halcones, uno blanco y otro gris. El blanco volaba muy lejos y fue atacado por otros pájaros que arrancaron su bello plumaje y ahora es inútil para usted. Mientras tanto, el halcón gris continúa cazando aves para la mesa del rey." Gorm comprendió inmediatamente la metáfora de la Reina y exclamó: "Mi hijo está seguramente muerto, ya que toda Dinamarca lo lamenta" "Usted lo ha dicho, Su Majestad", anunció Thyra, "no yo, pero lo que ha dicho es cierto." De acuerdo con la historia, Gorm se entristeció tanto por la muerte de Canuto que murió al día siguiente."


Gorm el Viejo recibe la noticia de la muerte de su hijo Canuto


Gorm era "viejo" en el sentido de que siempre se lo ha considerado la tradicional "cabeza" de la monarquía danesa, la más antigua de Europa. La costumbre de la época de dar apodos a las personas a partir de los apellidos no fue formalizada hasta mediados del siglo XIX en Dinamarca. Los apodos tenían varias categorías: nombres basados en un evento, nombres basados en una característica física, nombres basado en un juego de palabras y nombres que incluían una característica que era lo opuesto al carácter de la persona en cuestión, en esencia, un apodo bromista. Por ejemplo, Gorm el Dormilón no era en absoluto soñoliento; era vigilante. Gorm el Viejo no vivió una vida especialmente larga, pero su reinado de 40 años es el más largo que el de cualquier rey vikingo danés. Saxo Grammaticus, en la Gesta Danorum, afirma que Gorm era mayor que otros monarcas y de haber vivido tanto tiempo estaba ciego para el momento en que su hijo Canuto fue asesinado. Los registros de reyes anteriores o no estaban disponibles o estaban descontados por los historiadores reales. El nombre de Gorm aparece en las piedras de Jelling y esta era la prueba definitiva que los historiadores del pasado necesitaban.

Historia

Dinamarca fue unificada por Harald Blåtand alrededor de 980. En el siglo XI los vikingos daneses atacaron en la mayor parte de Europa Occidental, llegando a controlar parte de Inglaterra, y fundando otros estados, como el Ducado de Normandía. Además, los vikingos daneses hicieron numerosas expediciones al mar Mediterráneo, crearon el Reino de Sicilia, llegaron incluso hasta Constantinopla, capital del Imperio Bizantino sitiándola (de ahí que en danés exista un sinónimo para denominar a la actual Estambul: Miklagård, "Granja grande, patio grande"). El emperador bizantino quedó tan impresionado de la fuerza vikinga que, tras la derrota de éstos, pidió un regimiento de mercenarios vikingos para que fueran su guardia personal (la Guardia Varega), aunque ésta la formaran en su mayoría vikingos suecos.



El Dannebrog (la bandera de Dinamarca) cayendo del cielo durante la Batalla de Lyndanisse contra los estonios, 15 de junio de 1219.


La era vikinga termina alrededor del año 1100, donde las incursiones vikingas acaban. Muchos historiadores coinciden en que el fin de la era vikinga fue en la Batalla de Stamford Bridge en 1066. A causa de la gran influencia vikinga en Gran Bretaña, el idioma inglés de hoy en día tiene ciertas palabras parecidas al danés, sueco, islandés y noruego ya que todas estas son dialectos del Nórdico Antiguo.

Posteriormente, Dinamarca ha controlado ocasionalmente Noruega, Suecia, Islandia, parte de las Islas Vírgenes, parte de la costa del Báltico y lo que es ahora el norte de Alemania. Estonia fue conquistada por parte de una cruzada danesa para evangelizar los territorios estonios paganos, liderada por Valdemar II el Vencedor y el arzobispo Anders Sunesen, en 1219. Según el mito, la bandera danesa "Dannebrog" (la Gran Cruz Nórdica blanca simboliza el cristianismo de Dinamarca limpio, puro; sobre fondo rojo que simboliza la sangre de los enemigos de Dinamarca) cayó del cielo para que los daneses ganaran la batalla. Los territorios estonios fueron vendidos en 1346 por parte del rey danés Christoffer II a la Orden Teutónica con la oposición papal.


La Coronación de Christian IV de Dinamarca en 1596


Escania, la región meridional de la actual Suecia, fue parte de Dinamarca durante la mayor parte de su historia temprana, pero fue perdida y cedida a Suecia en 1658. La unión con Noruega fue disuelta en 1814, cuando Noruega ingresó en una nueva unión con Suecia (hasta 1905). También ha controlado las Islas Feroe y Groenlandia, dominio que continúa en la actualidad, ambas en régimen de autonomía. Sin embargo, Groenlandia ha votado en noviembre de 2008, en un referéndum popular, por su independencia de Dinamarca, decisión que debe ser confirmada por el parlamento danés.

El movimiento liberal y nacional danés llegó a su cumbre en la década de 1830 y, después de las revoluciones europeas de 1848, Dinamarca se convirtió en una monarquía constitucional el 5 de junio de 1849.

Después de la Guerra de los Ducados en 1864, Dinamarca fue forzada a ceder Schleswig-Holstein a Prusia, en una derrota que dejó hondas marcas en la identidad nacional danesa, por lo que el país adoptó una política de neutralidad, que mantuvo durante la Primera Guerra Mundial.

El 9 de abril de 1940, el reino danés fue invadida por la Alemania nazi y permaneció ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, a pesar de alguna resistencia interna. Tras la guerra, Dinamarca se convirtió en miembro de la OTAN.


Las Joyas de la Corona Danesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada