jueves, 9 de junio de 2011

Consortes inglesas en los reinos del Norte

Las cuatro consortes que los soberanos nórdicos encontraron en las Islas Británicas, fueron:

  • Felipa de Inglaterra (1394-1430), esposa de Eric III

  • Luisa de Gran Bretaña (1724-1751), esposa de Federico V

  • Carolina Matilda de Gales (1751-1775), esposa de Christian VII

  • Maud de Gales (1869-1938), esposa de Haakon VII



Felipa de Inglaterra (Peterborough, Inglaterra, 4 de junio de 1394 - Vadstena, Suecia, 6 de enero de 1430) fue reina de Dinamarca, Noruega y Suecia, como esposa de Erik de Pomerania, rey de la Unión de Kalmar. Era la séptima y última hija de Enrique IV de Inglaterra y María de Bohun.


Casó el 26 de octubre de 1406 en la ciudad de Lund con el joven rey Erik, cuando el gobierno estaba aún en manos de la tía de éste, la reina Margarita I. El 1 de noviembre del mismo año fue coronada reina de Dinamarca, Noruega y Suecia, los tres reinos que conformaban la Unión de Kalmar. El matrimonio no tuvo hijos.


Se dice que era buena esposa y que su marido depositaba gran confianza en ella. Cuando el rey Erik partió en peregrinación hacia Jerusalén en agosto de 1423, Felipa se encargó del gobierno hasta el regreso de su marido en mayo de 1425. Se ha comentado que Felipa era más enérgica en el gobierno que el débil Erik y que incluso después del regreso del rey, ella continuó involucrada en algunos asuntos, como fue la instalación de la defensa de Copenhague cuando la Liga Hanseática amenazó con sitiar esa ciudad.


Felipa falleció en una visita a la ciudad de Vadstena a principios de enero de 1430, siendo sepultada en el convento de esa ciudad.



Luisa de Gran Bretaña (Londres, 27 de septiembre de 1724 - Copenhague, 19 de diciembre de 1751) era una princesa de Gran Bretaña e Irlanda que se convirtió en Reina consorte de Dinamarca y Noruega como esposa de Federico V.

Nació en Leicester House, en Londres, siendo la menor de los hijos del futuro rey Jorge II de Gran Bretaña y su consorte, Guillermina Carolina de Brandeburgo-Ansbach, a la sazón Príncipes de Gales. El 11 de junio de 1727, cuando apenas tenía 2 años, su abuelo, el rey Jorge I de Gran Bretaña, murió y su padre ascendió al trono como Jorge II.


El 11 de diciembre de 1743 contrajo matrimonio con el príncipe Federico, heredero de Dinamarca y Noruega, en Altona, Holstein. Junto a su marido, ascendió al trono el 6 de agosto de 1746. La pareja tuvo cinco hijos, de los cuales uno no sobrevivió a la primera infancia. Aunque era un matrimonio arreglado, ambos se llevaban bastante bien, pues Federico era afectuoso con ella y Luisa pretendía no enterarse de su adulterio.


Al contrario de su predecesora, Luisa aprendió a hablar el danés e hizo pública su decisión de educar a sus hijos en ese idioma, lo que la hizo popular entre sus súbditos. Tuvo que padecer el carácter libertino del rey, refugiándose en el cuidado de sus hijos y en obras de beneficencia. La popularidad de la reina llevó a la popularidad también de su esposo. Interesada en música, danza y teatro, Luisa llevó a la Corte a un tono más social que la que tenía bajo sus suegros, estrictamente religiosos. En 1747 arregló para que la compañía de ópera italiana de Pietro Mingotti actuara en el teatro real de la corte y al año siguiente fue invitada la Du Londel Trouppe, de Francia, para que hiciera sus presentaciones dramáticas.


Fueron muy apreciados por el pueblo sus esfuerzos para hablar el danés, incluso con sus hijos, sobre todo cuando la corte de Dinamarca era mayormente germano-parlante. La reina Luisa fue descripta como bien educada y de fina conversación; no era hermosa, pero sí muy digna y bien avenida en su papel de reina.


Tras sólo cinco años como soberana consorte, falleció repentinamente en 1751 durante su sexto embarazo, en el Palacio de Christiansborg. Fue sepultada en la Catedral de Roskilde. Sus pequeños hijos quedaron al cuidado de su hermana María de Gran Bretaña, quien se desplazó desde Hesse-Kassel hacia Dinamarca.


Los hijos del matrimonio fueron:
* Christian (1745-1747).
* Sofía Magdalena (1746-1813). Reina de Suecia, consorte de Gustavo III.
* Guillermina Carolina (1747-1820). Landgravina de Hesse-Kassel, esposa del elector Guillermo I.
* Christian VI (1749-1808). Rey de Dinamarca y Noruega, casó con Carolina Matilda de Gales
* Luisa (1750-1831). Esposa del príncipe Carlos de Hesse-Kassel.



Carolina Matilde de Hannover (Londres, 11 de julio de 1751 – Celle, Alemania, 10 de mayo de 1775) era la última de los nueve hijos de Federico Luis de Hannover, Príncipe de Gales, y de su esposa Augusta de Sajonia-Gotha. Su nacimiento, que tuvo lugar en Leicester House, ocurrió casi 4 meses después de la muerte de su padre, acaecida el 20 de marzo de 1751.

El 1 de octubre de 1766, con 15 años de edad, Carolina Matilde se casó por poderes, en el Palacio de St. James, con su primo el rey Christian VII de Dinamarca y Noruega. Pocos días después abandonó Inglaterra rumbo a su nuevo hogar. La ceremonia formal de matrimonio, con ambas partes presentes, se realizó en el Palacio de Christiansborg, el 8 de noviembre de ese mismo año. El hermano mayor de Carolina Matilde, el rey Jorge III de Gran Bretaña, estaba ansioso por este enlace, sin considerar la peligrosa enfermedad mental que el rey danés padecía.


El 28 de enero de 1768 la reina daba a luz a su primogénito, el futuro Federico VI de Dinamarca y Noruega. En mayo de ese mismo año, Christian VII realiza un largo viaje por Europa, haciendo paradas en Altona, París y Londres. Entretanto, Carolina Matilde pasaba el verano en el castillo de Frederiksborg con su hijo antes de regresar a Copenhague para el otoño.


El rey volvió a Copenhague el 12 de enero de 1769, trayendo consigo a Johann Federico Struensee, alemán, como médico real, que luego se convertiría en ministro del reino. Se habían conocido en Altona durante el viaje del rey. Struensee aparentemente podía controlar la inestabilidad emocional del monarca, lo que le había ganado su confianza creciente, para espanto de los consejeros reales.


Por entonces Carolina Matilde era infeliz en su matrimonio, olvidada y rechazada por su esposo, afectado por su problema mental. Struensee animó al rey a ser más atento y afectuoso con su esposa y Christian VII mostró su atención hacia ella con una fiesta de tres días por su cumpleaños, en 1769. La reina supo que era Struensee quien estaba detrás de esta inusitada muestra de afecto del rey y comenzó a interesarse cada vez más en el encantador favorito. En la primavera de 1770, Struensee y la reina se hacen amantes.


El 17 de junio de 1771, la corte se traslada al palacio de Hirschholm -actualmente municipalidad de Hørsholm-. El 7 de julio, Carolina Matilde daba a luz a su segundo vástago, la princesa Luisa Augusta, cuyo verdadero padre era, casi sin lugar a dudas, Struensee.


La corte se traslada al castillo de Frederiksborg en noviembre y finalmente regresa al castillo de Christiansborg en enero. El primer baile oficial de mascaras del año 1772 se celebra, presidido por los soberanos, en el Teatro Real de Christiansborg el día 16. Y al día siguiente por la mañana, bajo el cargo de traición, Carolina Matilde y Struensee son arrestados en sus habitaciones. La reina es enviada al castillo de Krondborg en espera de su juicio. Struensee y su cómplice, Enevold Brandt, son ejecutados el 28 de abril de 1772.


Después de obtener una confesión a viva fuerza, Carolina Matilde es repudiada por su marido y desterrada de Dinamarca, embarcándose el 28 de mayo en una fragata inglesa rumbo a Celle, en Alemania. No volvería a ver a sus hijos nunca más.


La reina no perdió las esperanzas de volver a Dinamarca algún día y ver a su ex marido depuesto, pero su indiscreto comportamiento defraudó a su hermano, el rey Jorge III. Éste estaba renuente a dejarla volver a Inglaterra, lo que Carolina Matilde deseaba desesperadamente. Finalmente murió, víctima de cáncer de garganta, en Celle, el 10 de mayo de 1775, con apenas 23 años de edad.



Maud de Gales (Londres, 26 de noviembre de 1869 - Londres, 20 de noviembre de 1938) era hija de Eduardo VII del Reino Unido y Alejandra de Dinamarca. Por matrimonio Maud Charlotte Mary Victoria se convirtió en princesa de Dinamarca desde 1896 y en Reina consorte de Noruega a partir de 1906, cuando ella y su marido Haakon VII fueron coronados en ese país. Fue la primera reina de Noruega desde 1319 que no era a la vez reina de Dinamarca o Suecia.

Maud nació en Marlborough House, en Londres, siendo la hija última de los entonces Príncipes de Gales Eduardo y Alejandra. Desde su nacimiento fue llamada Princesa Maud de Gales.


El 22 de julio de 1896 Maud entró a formar parte de la familia real danesa al unirse en matrimonio con su primo, el príncipe Carlos de Dinamarca, una ceremonia celebrada en la capilla del Palacio de Buckingham. Carlos era hijo del entonces Príncipe Federico (futuro Federico VIII de Dinamarca), tío materno de Maud. El Príncipe de Gales les regaló Appleton House, para que sirviera de residencia durante las visitas que el matrimonio realizase al Reino Unido. Como princesa de Dinamarca, Maud vivió con su marido la mayor parte del tiempo en ese país, con frecuentes visitas a Inglaterra. En Appleton House nació en 1903 el único hijo del matrimonio, el príncipe Alejandro.


En julio de 1905, el parlamento noruego (Storting) disolvió la unión que Noruega mantenía con Suecia y le ofreció la corona al príncipe Carlos de Dinamarca. Al ser Maud una princesa británica, el parlamento noruego consideró ese hecho como favorable para un acercamiento político con el Reino Unido. En noviembre de ese mismo año, un plebiscito se inclinó a favor de la monarquía en Noruega y el príncipe Carlos aceptó el ofrecimiento. Cambió su nombre por Haakon y el del príncipe Alejandro por Olaf. Haakon VII y Maud fueron coronados en la catedral de Nidaros, en Trondheim, el 22 de junio de 1906.


Como reina de Noruega, Maud mantuvo actividades de beneficencia, especialmente relacionadas con la protección de los niños y los animales. Aprendió a practicar el esquí, un deporte muy popular en su nueva patria. En la residencia real de Kongsseteren, en Oslo, se dedicó a cultivar un jardín inglés. También fue patrocinadora de artistas y reconocida por su lujoso guardarropa.


La reina Maud falleció en Londres el 20 de noviembre de 1938, a la edad de 69 años, a causa de un infarto de miocardio, pocos días después de haber sido intervenida en la capital británica. Sus restos fueron trasladados a Noruega en un buque británico, y serían sepultados en el mausoleo real del Castillo de Akershus.


En su honor fueron nombradas la Tierra de la Reina Maud y los Montes de la Reina Maud, en la Antártida, y el Golfo de la Reina Maud, en Nunavut, Canadá. En Trondheim existe el Colegio Reina Maud para la Enseñanza Preescolar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada