jueves, 30 de junio de 2011

Los jarls

Jarl es, en las lenguas nórdicas, el equivalente al título de conde o de duque (cf. el inglés «earl»).

De hecho, en Escandinavia los jarls formaban la clase noble. Los relatos indican que vivían en casas importantes y llevaban una vida refinada llena de un sinfín de actividades. Sin embargo, falta evidencia arqueológica para respaldar estos detalles.

Los jarls se distinguían por su riqueza, medida en términos de servidores, tesoros, barcos y propiedades. El hijo mayor del jarl estaba en la vía rápida para convertirse en el próximo jarl. Pero, al obtener bastante fama y riqueza, un karl (la clase media nórdica) podría convertirse en un jarl. El poder de éste dependía de la buena voluntad de sus seguidores. Su tarea esencial fue defender la seguridad, la prosperidad y el honor de sus seguidores.



Representación actual del aspecto de un jarl


Origen del nombre

En la mitología nórdica, Jarl era el hijo de Ríg (uno de los Æsir o Ases) y de Modir (la sangre más pura). Ríg habla a Jarl acerca de las runas y otras magias, así como del lenguaje de los pájaros. Jarl reunió entonces a algunos hombres y conquistó varias tierras. Después se casó con Erna, con la que tuvo once hijos, los antepasados de los guerreros de la sociedad nórdica.

De acuerdo con Procopio de Cesarea, los Hérulos escandinavos, luego de haber allanado el continente europeo por muchas generaciones, regresaron a Escandinavia en el 512 d.C. como resultado de derrotas militares. Como su antiguo territorio estaba ocupado por los daneses, se instalaron cerca de los gautas en lo que hoy es Suecia.


Mientras que la palabra nórdica antigua para esta misteriosa tribu, erilar, es etimológicamente parecida a "jarl" y "earl" y ha sido sugerido a menudo que ellos introdujeron las runas en Escandinavia, no existe una teoría elaborada para explicar cómo la palabra comenzó a ser usada como título. Podría decirse que su conocimiento en la interpretación de runas también significaba que eran dotados en artes marciales y, como ellos gradualmente la integraron, eril o jarl comenzó a tomar el significado del rango de un líder. Las sagas de Islandia, como Rígsthula, describían que un jarl era una especie de jefe cercano en rango al rey. Bajo cualquier circunstancia, cuando los jarls eran mencionados en los documentos medievales, los demostraban claramente como un título de líder ubicado directamente bajo el rey.





La forma anglosajona earl y el escandinavo jarl eran títulos que significaban “jefe” y referían especialmente a jefes colocados para gobernar un territorio en el lugar del rey. En Escandinavia se convirtió en obsoleto en la Edad Media y fue reemplazado por “duque” (hertig/hergug). En la Bretaña medieval, se convirtió en equivalente al continental “conde”. Sin embargo, en la antigua Escandinavia jarl también significaba soberano “príncipe”. Por ejemplo, los gobernantes de varios de los reinos vikingos de Noruega eran de hecho tratados como jarls y de no menor rango que sus vecinos, que se auto-titulaban reyes. Nombres alternativos para el rango condal en la estructura nobiliaria son usados en otros países como los Hakushaku durante la era imperial japonesa.


Historia


En la historia sueca, los Jarls son descriptos como gobernantes locales o virreyes nombrados por un rey, dirigiendo una de las provincias históricas de Suecia, tales como Västergötland, Östergötland o Svitjod. En Noruega, los jarls aparentemente mantuvieron este rol y los reyes intentaron introducir uno en cada condado antes que el título fuera usado exclusivamente en las Islas Orkney durante el siglo XIV. En Suecia, sin embargo, a mediados del siglo X, el título fue usado exclusivamente por una sola persona y los líderes locales fueron gradualmente referidos como dux o duque. Antes que el título fuera finalmente interrumpido durante el siglo XIII, los jarls suecos eran hombres poderosos, tales como Birger Brosa, Ulf Fase y Birger Jarl, a menudo los verdaderos gobernantes del reino sueco.


Los miembros de las familias reales del Medioevo, como la Casa de Stenkil o la Casa de Bjelbo, llevaban el título de jarl antes de su ascensión al trono. Desde el siglo XII, usualmente había un solo poseedor del título a la vez, luego pasaba al Rey de Suecia.



Escudo de Västergötland de la tumba de Gustavo I, de la Casa de Vasa


Por especiales ocasiones, los jarls regionales fuera de Suecia podían ser nombrados como tal. Un ejemplo es Jon jarl, quien supuestamente condujo operaciones piratas contra Novgorod en el este. Cuando la Casa de Bjelbo se convirtió en familia real en 1250, el título fue subsumido al de duque y los poderes fueron fusionados a la dignidad real a la muerte de Birger jarl en 1266.

Jarls de Suecia

De diversas familias:
* Jon Sverkersson, hijo mayor y heredero del rey Sverker I de Suecia
* Karl Sverkersson, siguiente hijo de Sverker I
* Ragvald Henriksson, riksjarl durante el breve reinado de su hermano Magnus II
* Ulf Jarl
* Guttorm

De la Casa de Bjelbo:
* Folke el Gordo
* Bengt Snivil
* Birger Brosa
* Johan Sverkersson
* Jon Jarl
* Knut Birgersson
* Folke Birgersson
* Carlos el Sordo (Karl Döve)
* Ulf Fase
* Birger Magnusson, 1248-1266, último jarl (Dux Sweciae)



Una reconstrucción del rostro de Birger jarl usando técnicas forenses y exhibida en el Museo Medieval de Estocolmo.


Earl

El título de earl fue adoptado en Inglaterra tras la conquista del rey Canuto II de Dinamarca. Este título designaba, en principio, a los gobernadores de los shires o a los condes. En el siglo XIX este título es únicamente honorífico y no implica ninguna función.

El equivalente normando count (conde) no fue introducido luego de la conquista normanda de Inglaterra, aunque countess fue y es usado para la variante femenina del título. Como Geoffrey Hughes escribe, “Es una especulación probable que el título normando-francés count fuera abandonado en Inglaterra para usar el germánico earl (…) precisamente por la incómoda proximidad fonética a cunt”.

Las palabras irlandesas, gaélico-escocesas y galesas para count o earl (jarla en irlandés y gaélico-escocés; jarll en galés) descienden todas del inglés earl. En Escocia la palabra earl fue usada en inglés para referir a un mormaer (este último título designa a un gobernante regional o provincial en el Reino medieval de los Escoceses. En teoría, aunque no siempre en la práctica, un mormaer estaba en segundo lugar solo después del Rey de los Escoceses y de la antigüedad de un toisech).

En la moderna Gran Bretaña, un earl es un miembro de la nobleza, ubicado debajo de un marqués y encima de un vizconde. Nunca se desarrolló una forma femenina de earl; countess es usado en su equivalente.




Up Helly Aa, el más grande festival de fuego de Gran Bretaña, con su procesión de antorchas, ocurre en Lerwick, Shetland, para celebrar la herencia nórdica del área.

2 comentarios:

  1. Buen post!

    Disculpa, podrias informarme de algun texto medieval en concreto que mencione el titulo?

    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ramón! En este momento no tengo presente un texto de esas características, pero prometo buscarlo para ti.

    Un gran saludo

    ResponderEliminar