martes, 21 de junio de 2011

Christian IX, el "Suegro de Europa"

Christian IX fue rey de Dinamarca desde el 16 de noviembre de 1863 al 29 de enero de 1906. Gracias a su política dinástica –principalmente por influencia de su esposa-, la mayoría de los actuales monarcas europeos descienden de él.

Nació en Gottorp como Príncipe Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Beck, el hijo de Friedrich Wilhelm, duque de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Beck y Caroline Louise, Princesa de Hesse.En 1825, su padre se convirtió en duque de Glücksburg, fundando así la línea Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg.

Aunque era descendiente de varios soberanos europeos en uno u otro grado, Christian no tenía ningún derecho particular a algún trono. Pertenecía a una rama menor de la Casa de Oldenburg, que había gobernado Dinamarca por centurias, y a la Casa de Schauenburg, duques de Schleswig y condes de Holstein, por lo que era elegible para suceder los ducados gemelos de Schleswig-Holstein, pero no estaba primero en la línea.


Schloss Gottorf, lugar de nacimiento del príncipe Christian


Cómo Christian se convirtió en heredero

La falta de hijos de Federico VII había presentado un dilema complicado y la cuestión de la sucesión al trono danés resultó problemática. La adhesión de Dinamarca a la Ley Sálica y un creciente nacionalismo en los territorios de de habla alemana de Schleswig-Holstein obstaculizaron todas las esperanzas de una solución pacífica. Las resoluciones propuestas para mantener juntos los dos ducados y como parte de Dinamarca resultaron insatisfactorias para los intereses daneses y alemanes. La Ley Sálica adoptada por Dinamarca sólo afectaba a los descendientes de Federico III, que era el primer monarca hereditario de Dinamarca (antes de él, el reino era oficialmente electivo).

La descendencia agnada de Federico III terminaría con la muerte sin hijos del rey Federico VII y la de su tío, el Príncipe Heredero Fernando, también sin hijos. En ese momento, la ley de sucesión promulgada por Federico III preveía una sucesión semi-sálica. Hubo sin embargo varias maneras de interpretar a quién podía pasar la corona, puesto que la disposición no era del todo clara en cuanto a si un aspirante al trono podría ser el más cercano pariente femenino o no.

Como las naciones de Europa pudieron ver, los numerosos descendientes de Helwig de Schauenburg comenzaron a ocupar el trono danés. Federico VII pertenecía a la rama primogénita de los descendientes de Helwig. En 1863, Federico, duque de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Augustenburg (el futuro suegro del Káiser Guillermo II de Alemania), se auto-proclamó Federico VIII de Schleswig-Holstein. Frederick von Augustenburg se convirtió en el símbolo del movimiento nacionalista alemán en Schleswig-Holstein, después de que su padre (a cambio de dinero) renunciara a sus pretensiones como primero en la línea para heredar los dobles ducados de Schleswig y Holstein. Siguiendo el protocolo de Londres del 8 de mayo de 1852, que concluyó la Primera Guerra de Schleswig y teniendo en cuenta la renuncia a su padre, Federico fue considerado no elegible para heredar.

Los parientes femeninos más cercanos de Federico VII eran su tía paterna, Louise (Princesa Luisa Carlota de Dinamarca), quien se había casado con un vástago de la rama menor de la Casa de Hesse, y sus hijas. Sin embargo, no eran descendientes agnados de la familia real y no cumplían los requisitos para suceder en Schleswig-Holstein.

La heredera dinástica calculada de acuerdo a la ley original de primogenitura de Federico III era Carolina de Dinamarca (1793-1881), la hija mayor del difunto rey Federico VI, princesa que no tenía hijos. Le seguía en la línea su hermana –también sin hijos- Guillermina (1808-1891), Duquesa de Glücksburg, y cuñada de Christian IX, y luego Luisa, hermana de Federico VI, quien se había casado con el duque de Augustenburg. El principal heredero de esa línea era el mismo Federico von Augustenburg, pero su turno vendría sólo después de la muerte de las dos princesas sin hijos que estaban muy vivas en 1863.

La Casa de Glücksburg también mantenía un gran interés en la sucesión al trono. Era una rama más joven del clan real y también descendiente de Federico III a través de la hija de Federico V. Por último, había otra rama agnada menor que era elegible para suceder en Schleswig-Holstein: la de Christian y sus tres hermanos mayores, el mayor de los cuales, Karl, no tenía hijos, pero los demás sí y además hijos varones.


Christian y Luisa (1840)



El Príncipe Christian había sido un "nieto" para la pareja real sin descendencia de Federico VI y su reina consorte María (Marie Sophie Friederike von Hesse). Familiarizado con la corte y las tradiciones de los últimos monarcas, su joven pupilo, el príncipe Christian, era sobrino nieto de la reina María y descendiente de un primo hermano de Federico VI. Fue criado como danés, después de haber vivido en las tierras de habla danesa de la dinastía real, y no se había convertido en un nacionalista alemán, lo que hizo de él un candidato relativamente bueno desde el punto de vista danés. Como descendiente agnado menor, tenía derecho a heredar Schleswig-Holstein, pero no era el primero en la línea. Como descendiente de Federico III, era elegible para suceder en Dinamarca, aunque tampoco en este caso era el primero en la línea.

Pero en mayo de 1842, Christian se casó con la princesa Luisa de Hesse-Kassel, hija de la pariente femenina más cercana de Federico VII (sobrina de Christian VIII de Dinamarca). Entonces la madre y los dos hermanos de Luisa renunciaron a sus derechos en favor de ésta, convirtiendo así a la consorte del príncipe Christian en la más cercana heredera femenina de Federico VII.


Christian y Luisa (1892)



Diez años después, la espinosa cuestión de la sucesión de Dinamarca fue resuelta por legislación, a través de la cual Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg fue elegido como el siguiente en la línea de sucesión al trono danés después de Federico VII y su tío.

Rey

Cuando Federico murió en 1863, el Príncipe Christian asumió el trono como Christian IX. Pronto fue condecorado con las más prestigiosas órdenes de caballería de Europa: es el 1007º Caballero de la Orden del Toisón de Oro en España desde 1864 y el 744º Caballero de la Orden de la Jarretera desde 1865.

Cuatro de sus hijos se sentaron en los tronos (ya sea como reyes o como consortes) de Dinamarca, Reino Unido, Rusia y Grecia. Una quinta hija, Thyra, se habría convertido en Reina de Hannover si el trono de su esposo no hubiera sido abolido antes de que su reinado comenzara. El gran éxito dinástico de los seis hijos fue en gran medida no gracias a Christian IX en sí mismo, sino debido a la ambición de su esposa, Luisa de Hesse-Kassel. Algunos han comparado esta capacidad dinástica con la de la reina Victoria del Reino Unido.


La reina Luisa con su hija, la reina Alexandra y su nieta, la Princesa Real, Duquesa de Fife


En sus últimos años comenzó a ser llamado el "Suegro de Europa", sobrenombre compartido por dos monarcas contemporáneos: el propio Christian IX y Nicolás I de Montenegro, ambos a causa de los matrimonios de sus hijos con príncipes y princesas extranjeros. El hecho destacado fue que cada uno era un soberano de moderado o modesto poder y el número de hijos de ambos les permitió emparentar con los herederos de las mayores fortunas del continente.

El Rey de Dinamarca fue el padre de:

* Alexandra, que se casó con Eduardo VII del Reino Unido
* Federico VIII de Dinamarca
* Jorge I de Grecia
* Dagmar, que se casó con el zar Alejandro III de Rusia (siendo bautizada como María Feodorovna)
* Thyra, que se casó con Ernesto Augusto, Príncipe Heredero de Hannover
* Waldemar


Los hijos de Christian y Luisa. De pie, detrás, Alexandra y Federico. Sentados: Dagmar, Jorge, Thyra y Waldemar.


El Rey de Montenegro fue el padre de:

* Elena, que se casó con el rey Víctor Manuel III de Italia
* Zorka, que se casó con el rey Pedro I de Serbia
* Ana, que se casó con el Príncipe Francisco José de Battenberg
* Anastasia, que se casó con el Gran Duque Nicolás Nikolaievich de Rusia
* Milica, que se casó con el Gran Duque Pedro Nikolaievich de Rusia


Los nietos de Christian incluían a Nicolás II de Rusia, Constantino I de Grecia, Jorge V del Reino Unido, Christian X de Dinamarca y Haakon VII de Noruega. Hoy en día, la mayor parte de las familias reales reinantes y no reinantes de Europa son directos descendientes de Christian IX (y de Victoria del Reino Unido).

Invitados reales a la coronación del rey Vajiravudh (Rama VI) de Thailandia, diciembre de 1911. De pie, de izq a der, el Príncipe Axel de Dinamarca (hijo del Príncipe Waldemar y nieto de Christian IX), el Príncipe Fushimi Sadanaru, 22º Fushimi-no-Miya de Japón, el Príncipe Aage, Conde de Rosenborg (otro hijo de Waldemar de Dinamarca) y el príncipe Erik (tercer hijo de Waldemar de Dinamarca). Sentados, de izq a der, el Príncipe Alexander de Teck (hermano de la Reina Mary), el Gran Duque Boris Vladimirovich de Rusia (nieto del Zar Alejandro II), la Princesa María de Suecia (Gran Duquesa María Pavlovna de Rusia), la Princesa Alexander de Teck (Princesa Alice, nieta de la Reina Victoria), el Príncipe Waldemar de Dinamarca (hijo menor de Christian IX), el Príncipe Guillermo de Suecia (hijo del Rey Gustavo V Adolfo de Suecia).


Hay una historia curiosa que cuenta que, mientras se hallaba en una excursión con sus hijos y las familias de éstos, el rey pasó junto a un hombre perdido a quien ayudaron a encontrar su camino. Al llegar a la carretera, el hombre preguntó por la identidad de aquéllos que le habían socorrido. Christian respondió con sinceridad, indicando los nombres y títulos de todos los presentes. No creyendo a Christian pero tomándolo con humor, el hombre se proclamó a sí mismo como Jesucristo antes de darles las gracias y partir.

Christian murió en la paz de la vejez a los 87 años en el Palacio de Amalienborg, en Copenhague y fue enterrado en la catedral de Roskilde.




El Rey de Dinamarca en su lecho de muerte



Títulos

Su Serena Alteza el Príncipe Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Beck
Su Serena Alteza el Príncipe Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg
Su Alteza Real el Príncipe Christian de Dinamarca
Su Majestad el Rey (Christian IX de Dinamarca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada