domingo, 28 de marzo de 2010

Tratamientos


Señora de los Ingleses


La Emperatriz Matilda, también conocida como Matilde de Inglaterra o Maud, era hija y heredera de Henry I de Inglaterra. Ella y su hermano menor, William Adelin, fueron los únicos hijos legítimos del rey en llegar a la edad adulta. Cuando su hermano murió en 1120, Matilda se convirtió en la última heredera por línea paterna de su abuelo William I el Conquistador.


Cuando niña, Matilda fue destinada a Enrique V, Sacro Emperador Romano, con quien se casaría más tarde. Pese a que fue popularmente conocida como Emperatriz desde este matrimonio, el derecho de Matilda a ese título era dudoso. Nunca fue coronada como Sagrada Emperatriz Romana por un Papa legítimo, ceremonia que normalmente se requiere para obtener el título; de hecho, años más tarde alentó a los cronistas a creer que había sido coronada por el Papa. En aquel momento era llamada “Reina Germana” por los obispos de su esposo, mientras que su título formal era “Reina de los Romanos”. Sin embargo, “Emperatriz” era un adecuado título de cortesía para la esposa de un emperador que había sido coronado por el Papa.



Matilda (o Maud) de Inglaterra

Cuando enviudó en 1125, contrajo matrimonio con Geoffrey de Anjou, con quien tuvo tres hijos, el mayor de los cuales se convertiría en Henry II de Inglaterra. Plantagenet fue el nombre dinástico de la poderosa línea de reyes ingleses descendiente de Matilda y Geoffrey.


Matilda fue el primer gobernante femenino del Reino de Inglaterra. En abril de 1141 sus fuerzas derrotaron y capturaron al rey Stephen en la Batalla de Lincoln. El monarca fue hecho prisionero y efectivamente depuesto. Cuando Matilda arribó a Londres, la ciudad estaba lista para darle la bienvenida y apoyar su coronación. Usó entonces el título “Señora de los Ingleses” (Lady of the English) y planeó asumir el título de “reina” con la coronación (la tradición que fue seguida por sus nietos, Richard y John). Sin embargo, rehusó al requerimiento de los londinenses de reducir sus impuestos y, debido a su propia arrogancia, le cerraron las puertas de la ciudad y reiniciaron la guerra civil en junio del mismo año.


Henry II de Inglaterra


Como nunca fue coronada y fracasó al consolidar su gobierno (legal y políticamente) es normalmente excluida de las listas de monarcas ingleses, mientras que su rival (y primo) Stephen de Blois aparece como monarca por el período 1135-1154. La rivalidad entre ambos por el trono llevó a los años de guerra civil en Inglaterra que ha sido llamada “La Anarquía”. Ella sí aseguró su herencia al Ducado de Normandía –a través de las hazañas militares de su esposo Geoffrey- y protagonizó una campaña sin descanso por la herencia de su hijo mayor, viéndolo ascender al trono en 1154.


Mi Señora La Madre del Rey


Por única vez en la historia de Inglaterra se usó el título de Milady The King’s Mother con Margaret Beaufort, madre de Henry VII, en 1485. Había nacido en el castillo de Bletsoe, Bedfordshire, el 31 de mayo de 1443, siendo la única hija legítima de John Beaufort el Joven, duque de Somerset y conde de Kendal, y de Margaret de Beauchamp, heredera de la baronía de Bletsoe.


Margarita Beaufort


En el año 1449, siendo apenas una niña de 6 años, se casó con Juan de la Pole, segundo duque de Suffolk, pero dos años más tarde (1452), el matrimonio fue anulado. A los 12 se casó con el medio-hermano de Henry VI, Edmund Tudor, conde de Richmond, segundo de los hijos de Catalina de Francia, viuda del rey Henry V, en su ilegal segunda unión con Owen Tudor. Viuda a los 13 años y embarazada de 7 meses, se refugia en el castillo de Pembroke, en Gales, al amparo de su cuñado Jasper Tudor; fue allí donde, el 28 de enero de 1457, da a luz a su hijo, Henry. El difícil parto la dejó incapacitada para tener más hijos. Sin embargo, Margaret se casó (en 1462) con el que sería su tercer marido, Sir Henry Stafford, hijo del primer duque de Buckingham. Después de la muerte de éste en 1471, Margarita hizo voto de castidad, lo que no evitó que se casara por cuarta vez, esta vez con Lord Thomas Stanley, en 1473.



Henry VII de Inglaterra


Una vez sentado su hijo en el trono como Henry VII, era la madre del rey, pero como nunca había sido reina consorte no pudo ostentar el rango de Reina Madre, dándosele a cambio en la corte el título de "Mi Señora la Madre del Rey". Murió en el palacio de Westminster, el 29 de junio de 1509, a los 66 años de edad y sólo dos meses después de la muerte de su hijo el rey, siendo sepultada en la abadía de Westminster.



Tratamiento a través del matrimonio


Los tratamientos pueden ser adquiridos a través del matrimonio, aunque tradicionalmente esto aplica más a esposas que a esposos de titulares. Así, en el Reino Unido, la Princesa Real es tratada Su Alteza Real pero su esposo actual, Timothy Laurence, no tiene tratamiento y no habría especial arreglo para darle uno. En contrapartida, cuando Sophie Rhys-Jones casó con el Príncipe Edward, se convirtió en Su Alteza Real La Princesa Edward, Condesa de Wessex, es decir, automáticamente adquirió el tratamiento en virtud de su matrimonio con un príncipe real hijo del monarca británico.



El Conde y la Condesa de Wessex


Sólo aquellos miembros masculinos en la Línea de Sucesión al Trono reciben títulos y tratamientos reales automáticamente a menos que haya una dispensación especial por parte del monarca para dar a un hijo suyo y los descendientes de éste ciertos títulos de cortesía, por ejemplo, el de Vizconde Severn al Príncipe James, hijo del Conde de Wessex. Su Alteza Real Sophie, Condesa de Wessex, comparte todos los títulos que porta su esposo y la única diferencia está en que ella ejerce las derivaciones femeninas de dichos títulos.


Esta diferenciación de género continúa en la siguiente generación en las familias reales tradicionales. Así, mientras los hijos del Príncipe de Gales y las hijas del Duque de York tienen el tratamiento de Alteza Real, los hijos de La Princesa Real no reciben automáticamente tratamiento alguno, a menos que la Reina se los otorgara especialmente.



La Reina y sus nietos mayores, los hijos de la Princesa Real


Títulos y tratamientos pueden terminar cuando el matrimonio se disuelve. Diana, Princesa de Gales tenía el tratamiento de Su Alteza Real durante su matrimonio con El Príncipe de Gales. Su estatus marital era indicado por el título “La Princesa de Gales”. Cuando la pareja se divorció, ella perdió su tratamiento pero no su título, el que existía en virtud de su matrimonio: ella se convirtió en Diana, Princesa de Gales, aunque podía tener el tratamiento de “Lady” como hija de un conde. Pero como el título principesco pesó más que el de Lady fue conocida por el anterior y no por éste. El título “Princesa de Gales” no precedido por el artículo definitorio indica que era una anterior Princesa de Gales. Cuando se aplica a la actual Princesa de Gales, el tratamiento incluye el artículo (“LA” Princesa de Gales). Si Diana se hubiera casado nuevamente, entonces habría perdido definitivamente el título.



S.A.R. La Princesa de Gales (1985)


Como Su Alteza Real El Príncipe de Gales se casó en segundas nupcias con Camilla Parker-Bowles, ella es oficialmente Su Alteza Real La Princesa de Gales, pero debido al extendido uso del título y el reconocimiento de éste por el público como correspondiente a Diana, Camilla usa el título de cortesía de La Duquesa de Cornwall con el tratamiento de Su Alteza Real.


En su momento existió la opción de darle el tratamiento de Alteza Real a Diana, Princesa de Gales, dada su capacidad personal (lo que se hubiera justificado en el hecho de que era la madre de un futuro rey) pero se decidió no otorgárselo y, como resultado, desde el momento de su divorcio hasta su muerte en 1997, Diana no tuvo ningún tratamiento real. De manera similar, cuando Sarah, Duquesa de York, se divorció de Su Alteza Real El Duque de York, perdió el tratamiento real pero retuvo el título ducal.



La Duquesa de Windsor



En 1937 Wallis Simpson no obtuvo el tratamiento de Alteza Real por parte de Jorge VI cuando contrajo matrimonio con su hermano menor, por entonces conocido como Su Alteza Real El Duque de Windsor. No había precedente para un divorciado casándose con un miembro de la familia real, menos con un antiguo rey, y temieron que, si la pareja se divorciara, ella podría tratar de usar el tratamiento de todos modos, socavando su estatus, ya que aún sería conocida como La Duquesa de Windsor independientemente de su divorcio del duque.




1 comentario:

  1. Interesante entrada, sobre todo la diferencia que se hizo con Margaret Beaufort, la cual nunca fue reina consorte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar