lunes, 6 de agosto de 2012

Los Estados Principescos de la India


Un Estado principesco (también llamado Estado nativo o Estado indio) fue una entidad nominalmente soberana del Imperio Británico Indio que no estaba directamente gobernada por los británicos, sino más bien por un gobernante indio bajo una forma de gobierno indirecto, sujeto a una alianza subsidiaria y la soberanía o supremacía de la Corona británica.



Bandera del estado de Jaipur, con una efigie del Maharajá


India bajo el Raj británico (el "Imperio Indio") consistió en dos tipos de territorio: la India británica y los Estados nativos. En su Ley de Interpretación de 1889, el Parlamento británico aprobó las siguientes definiciones:

(4.) La expresión "India británica" significará todos los territorios y lugares dentro de los dominios de Su Majestad, los cuales son por el momento gobernados por Su Majestad a través del Gobernador-General de India o a través de cualquier gobernador u otro funcionario subordinado al Gobernador-General de India. 

(5.) La expresión "India" significará la India británica, junto con cualquier territorio de cualquier príncipe o jefe nativo bajo la soberanía de Su Majestad ejercida a través del Gobernador General de India, o a través de cualquier gobernador u otro funcionario subordinado al Gobernador-General de India.


En general, el término "India británica" ha sido utilizado (y se sigue utilizando) también para referirse a las regiones bajo el gobierno de la East India Company en India desde 1774 hasta 1858. 



Un grupo de maharajás con un emisario británico.


La soberanía de la Corona británica sobre más de 175 Estados principescos, por lo general los más grandes e importantes, era ejercida en el nombre de la Corona por el gobierno central de la India británica bajo el Virrey; los restantes Estados, aproximadamente 400, eran influenciados por agentes que rendían cuentas a los gobiernos provinciales de la India británica bajo un Gobernador, Vicegobernador, o Comisionado Jefe. Una clara distinción entre "dominio" y "soberanía" era suministrada por la jurisdicción de los tribunales de justicia: la ley de la India británica se basaba en la legislación promulgada por el Parlamento británico y los poderes legislativos que aquellas leyes establecían en los distintos gobiernos de la India británica, tanto centrales como locales; en cambio, los tribunales de los Estados principescos existían bajo la autoridad de los respectivos gobernantes de aquellos Estados.

Estatus y títulos principescos

Los gobernantes indios llevaban varios títulos -incluyendo Chhatrapati o Badshah ("emperador"), Maharajá o Rajá ("rey"), Nawab ("gobernador"), Thakur o Thakore, Nizam, Wali, Inamdar, Saranjamdar y muchos otros. Fuera cual fuere el significado literal y el prestigio tradicional del título real del gobernante, el gobierno británico los traducía a todos como "príncipe", a fin de evitar la implicación de que los gobernantes nativos podrían ser "reyes" con igual estatus al del monarca británico.




Gobernantes indios importantes (en su mayoría existentes antes del Imperio mogol, o teniendo separación de estos viejos estados) utilizaban a menudo el título de "Rajá", o una variante, como" Rana", "Rao", "Rawat" o “Rawal”. También en esta "clase" había varios sahibs Thakur y algunos títulos específicos, como Sar Desai, Rajá Inamdar o Saranjamdar.

Los gobernantes hindúes más prestigiosos por lo general tenían en sus títulos el prefijo "maha" ("grande", comparable, por ejemplo, a Gran Duque), como Maharajá, Maharana, Maharao, etc. Los estados de Travancore y Cochin tenían reinas reinantes tratadas como Maharanis; en general, las formas femeninas se aplicaban sólo a las hermanas, esposas y viudas, que podrían, sin embargo actuar como regentes.

También hubo títulos compuestos, tales como (Maha) Rajadhiraj, Raj-i-rajgan, a menudo reliquias de un elaborado sistema de títulos jerárquicos bajo los emperadores mogoles. Por ejemplo, la adición del adjetivo Bahadur levantaba un nivel el estatus del titular.

Por otra parte la mayoría de las dinastías utilizaba una variedad de títulos adicionales, tales como Varma en el sur de la India. Esto no debe confundirse con varios títulos y sufijos no específicos de los príncipes, pero utilizados por enteras (sub) castas. Los príncipes sijs concentrados en el Punjab generalmente adoptaban títulos hindúes cuando alcanzaban rango principesco; a un nivel inferior era utilizado Sardar.

Los Gobernantes musulmanes utilizaban casi todos el título de "Nawab"(el árabe honorífico de naib, "diputado", usado por los gobernadores mogoles que se volvieron de facto autónomos con la caída del imperio mogol), con las excepciones destacadas del  Nizam de Hyderabad y Berar, el Wali / Khan de Kalat y el Wali de Swat. Otros títulos menos habituales incluían Darbar Sahib, Dewan, Jam, Mehtar (único de Chitral) y Mir (de Emir).



La Begum de Bhopal en el primer automóvil que tuvo este estado principesco.


Precedencia y prestigio

Sin embargo, la verdadera importancia de un estado principesco no se puede leer en el título de su gobernante, el cual es usualmente concedido (o al menos reconocido) como un favor, a menudo en reconocimiento a la lealtad y los servicios prestados al Imperio Mogol. Aunque algunos de los títulos fueron elevados una o incluso repetidamente, no había actualización automática cuando un estado ganaba o perdía poder. De hecho, los títulos principescos eran otorgados a los titulares de dominios (principalmente jagirs, esto es, pequeños territorios dados a jefes del ejército en reconocimiento a sus actividades militares) e incluso zamindares (recaudadores de impuestos), los cuales no eran estados en absoluto.Diversas fuentes dan cifras muy diferentes de estados y dominios de los distintos tipos. Incluso en general, la definición de títulos y dominios no están claramente bien establecidos. Tampoco hay una estrecha relación entre los niveles de los títulos y las clases de saludos armados (salvas), la medida real de precedencia, sino que se limita a un porcentaje creciente de títulos más altos en clases con más salvas.

El sistema de saludos armados se utilizaba para establecer de forma inequívoca la preferencia de los gobernantes más importantes de la zona en la que la British East India Company estaba activa, o en general de los estados y sus dinastías. Los gobernantes principescos tenían derecho a ser saludados por el disparo de un número impar de salvas entre 3 y 21, un mayor número de salvas indicaba un mayor prestigio (Había muchos gobernantes de menor importancia que no tenían derecho a salvas de artillería, y como regla general, la mayoría de los príncipes tenían por lo menos derecho a 9 salvas, con números por debajo que eran prerrogativa de los jeques árabes costeros también bajo protección británica). En general, el número de salvas sigue siendo el mismo para todos los sucesivos gobernantes de un Estado particular, pero a los príncipes individuales se les concedía a veces salvas adicionales a título personal. Por otra parte, a los gobernantes se les concedía a veces más salvas solo en sus propios territorios, lo que constituía una semi-promoción.



El privilegio protocolario del saludo armado se hacía originalmente por navíos de la Armada Real, más tarde tenían lugar en tierra. Cuando el gobernante de un estado principesco arribaba a la capital india (originalmente Calcutta o Kolkata, luego Delhi) era saludado con determinada cantidad de salvas de cañón.


Mientras que los estados de todos estos gobernantes (unos 120) eran conocidos como “Estados saludo”, había muchos estados de menor prestigio e incluso más príncipes  (en el sentido más amplio del término) ni siquiera reconocidos como tales. Por otro lado, a las dinastías de ciertos estados difuntos se les permitió mantener su condición de príncipe -fueron conocidos como Pensionados políticos-. Hay ciertos estados de la India británica que fueron prestados como Saranjams políticos, con igual estatus principesco. Aunque ninguno de estos príncipes eran recibidos con salvas, los títulos de los príncipes de esta categoría eran reconocidos como ciertos vasallos de los Estados saludo y ni siquiera en relación directa con el poder supremo.

Después de la independencia, el Maharana de Udaipur desplazó al Nizam de Hyderabad como el príncipe de más alto rango en la India, y el tratamiento de Alteza se extendió a todos los gobernantes con derecho a 9 salvas. Cuando estas dinastías fueron integradas a la Unión India le fueron prometidos privilegios continuos y un ingreso, conocido como la Bolsa Privada, para su mantenimiento. Posteriormente, cuando el gobierno indio abolió la Bolsa Privada en 1971, toda la orden principesca todo dejó de existir en la legislación india, aunque muchas familias continúan conservando su prestigio social de manera informal; algunos descendientes siguen siendo prominentes en la política regional o nacional, la diplomacia, los negocios y la alta sociedad.

En el momento de la independencia india, sólo cinco gobernantes -el Nizam de Hyderabad, el Maharajá de Mysore, el Maharajá de Jammu y Cachemira, el Maharajá Gaekwad de Baroda y el Maharajá Scindia de Gwalior- tenían derecho a una salva de 21 cañonazos. Cinco gobernantes más -el Nawab de Bhopal, el Maharajá Holkar de Indore, el Maharana de Udaipur, el Maharajá de Kolhapur y el Maharajá de Travancore- tenían derecho a 19 salvas. El gobernante principesco de más alto rango era el Nizam de Hyderabad, que tenía derecho a un único tratamiento, el de Exaltada Alteza. Otros gobernantes principescos tenían derecho a 11 salvas (pronto 9 salvas también) y al tratamiento de Alteza. Ningún tratamiento especial era utilizado para gobernantes que recibían menos salvas.



El número de salvas en un saludo armado asumió particular importancia en el Durbar de Delhi en diciembre de 1911, para conmemorar la coronación de George V. El gran despliegue de salvas durante casi todo el día causó severas discapacidades auditivas en muchos asistentes. En la época, solo tres estados principescos eran saludados con 21 salvas: el Nizam de Hyderabad, el Maharajá de Baroda y el Maharajá de Mysore.


Como gobernante supremo y sucesor de los mogoles, el Rey-Emperador de India, para quien estaba reservado el tratamiento de Majestad, tenía derecho a una salva "imperial" de 101 cañonazos -en la tradición europea también el número de salvas disparadas para anunciar el nacimiento de un heredero (masculino) al trono-.

Todos los gobernantes principescos eran elegibles para ser honrados con ciertas órdenes de caballería británicas asociadas con la India, la Más Exaltada Orden de la Estrella de India y la Más Eminente Orden del Imperio Indio. Incluso las mujeres podrían ser designadas como "Caballeros" (en lugar de Damas) de estas órdenes. Los gobernantes con derecho a 21 y 19 cañonazos eran nombrados normalmente para el rango más alto posible (Caballero Gran Comendador de la Orden de la Estrella de India).

Muchos príncipes indios servían en el ejército británico (como otros en las fuerzas locales de la guardia o la policía), a menudo llegando a los más altos rangos oficiales y algunos incluso servían mientras estaban en el trono. Muchos de ellos fueron designados como ADC (Aid-de-Camp, “Ayudante de Campo”), etc, ya sea para el príncipe gobernante de su propia casa (en el caso de familiares de tales gobernantes) o incluso al Rey-Emperador británico. Muchos de ellos también vieron la acción, tanto en el subcontinente y en otros frentes, durante las dos Guerras Mundiales.

Con excepción de los miembros de las casas principescas que entraron en servicio activo y que se distinguieron, un buen número de príncipes recibieron rangos honorarios como oficiales de las Fuerzas Armadas británicas. Estos rangos fueron conferidos sobre la base de varios factores, incluyendo su patrimonio, linaje, cañonazos (o la falta de uno), así como el carácter personal o las tradiciones marciales. Después de las Guerras Mundiales, los gobernantes principescos de varios de los estados más importantes, incluyendo Gwalior, Kolhapur, Patiala, Bikaner, Jaipur, Jodhpur, Jammu y Cachemira y Hyderabad, recibieron rangos honorarios oficiales de Teniente-General como resultado de las contribuciones de sus estados al esfuerzo de guerra.



En 1917, el Maharajá de Gwalior (8º) fue honrado con un permanente y hereditario saludo armado de 21 salvas y el Maharahá de Jammu y Kashmir recibió el mismo honor en 1921. A ambos les fueron otorgados mayores rangos como resultado de los meritorios servicios de sus soldados en la Primera Guerra Mundial.


Tampoco era raro que los miembros de casas principescas fueran nombrados para diversos cargos coloniales, a menudo lejos de su estado natal, o para entrar en el cuerpo diplomático.

Doctrina de la Prescripción

Un aspecto controvertido del gobierno de la East India Company fue la Doctrine of Lapse (o Doctrina de la Prescripción), una política en virtud de la cual las tierras cuyo gobernante feudal moría (o de lo contrario se convertía en no apto para gobernar) sin un heredero varón biológico (en oposición a un hijo adoptado) estarían directamente controladas por la Compañía y un hijo adoptado no se convertiría en el gobernante del estado. Esta política iba en contra de la tradición india, donde, a diferencia de Europa, era por lejos la norma aceptada para un gobernante nombrar su propio heredero.

La Doctrina de la Prescripción fue perseguida vigorosamente por el Gobernador-General Sir James Ramsay, 10º Conde (más adelante 1r Marqués) de Dalhousie. Dalhousie anexó siete estados, incluyendo Awadh (Oudh), cuyos Nawabs él había acusado de mal gobierno y los estados Maratha de Nagpur, Jhansi y Satara y Sambalpur. El resentimiento por la anexión de estos estados se volvió a la indignación cuando las reliquias de los maharajás de Nagpur fueron subastados en Calcuta. Las acciones de Dalhousie contribuyeron al creciente descontento entre las castas superiores que desempeñaron un papel importante en el estallido de la rebelión india de 1857. El último badshah mogol (emperador), a quien muchos de los amotinados vieron como una figura decorativa para reunir a su alrededor, fue depuesto después de su supresión.



James Ramsay, 1r Marqués de Dalhousie, fue Gobernador-General de India de 1848 a 1856.


En respuesta a la impopularidad de la doctrina, fue suspendida con el fin del dominio de la Compañía y la asunción del poder directo del Parlamento británico sobre la India.

Gobierno imperial

Por un tratado, los británicos controlaron absolutamente los asuntos exteriores de los estados principescos. Como los estados no eran posesiones británicas, mantuvieron el control sobre sus propios asuntos internos, sujetos a un grado de influencia británica, la cual en muchos estados fue considerable.

A principios del siglo XX, las relaciones entre los británicos y los cuatro estados más grandes,  Hyderabad, Mysore, Jammu y Cachemira y Baroda, estaban directamente bajo el control del Gobernador-General de India, en la persona de un residente británico. Dos agencias, por Rajputana y la India central, supervisaron 20 y 148 estados principescos, respectivamente. Los estados restantes tenían sus propios oficiales políticos británicos, o Agentes, quienes respondían a los administradores de las provincias de la India. Los Agentes de 5 estados principescos estaban entonces bajo la autoridad de Madrás, 354 en Bombay, 26 en Bengala, 2 en Assam, de 34 años en el Punjab, 15 bajo Provincias Centrales y Berar y 2 en Provincias Unidas.

A principios de 1930, la mayoría de los estados principescos cuyas Agencias se encontraban bajo la autoridad de las provincias de la India se organizaron en nuevas agencias, directamente responsables ante el Gobernador-General, en el modelo de la India central y las agencias de Rajputana. La Residencia de Baroda fue combinada con los estados principescos de la Presidencia de Bombay en la Agencia de Baroda, Estados Occidentales y Gujarat. Gwalior se separó de la Agencia Central de India y tuvo su propio residente, y los estados de Rampur y Benarés, antes con Agentes bajo la autoridad de las Provincias Unidas, fueron puestos bajo la Residencia de Gwalior en 1936. Los estados principescos de Sandur y Banganapalle en la Presidencia de Mysore fueron trasladados a la agencia del Residente de Mysore, en 1939.



Armas de Jammu y Cachemira

2 comentarios:

  1. m
    has sido muy instructivo leer estas notas tan bien hechasy facil de comprender.

    ResponderEliminar