martes, 28 de agosto de 2012

Durbar


Durbar es un término persa que significa la “noble corte del Shah” o una reunión formal donde el Shah tenía todas las discusiones referidas al estado. Posteriormente fue utilizado en India y Nepal para la corte de un gobernante o leva feudal que llegó a ser gobernada y más tarde administrada por jefes persas y turcos. Un durbar puede ser un consejo de estado feudal para administrar los asuntos de un estado principesco o una reunión puramente ceremonial como en la época del Imperio Británico en India.


El Hon. Arthur Wellesley es recibido en el durbar del Palacio Chepauk en Madrás por el Nawab Azim al-Daula (1805)


Consejo de Estado

En el primer sentido, los gobernantes nativos de la India mogol y colonial y algunas monarquías vecinas hindúes o musulmanas, como el emir de Afganistán, recibían visitantes en audiencia, conferían honores y realizaban negocios en durbar.

Un durbar también podría ser el consejo ejecutivo de un estado nativo. Su composición era dual: grandes de la corte, como el wasir y los principales jagirdars brillaban en la ceremonia, pero los verdaderos asuntos políticos y administrativos del Estado recaían en un círculo interior en torno al príncipe, a menudo conocido como diwan. Hubo cierta superposición entre los dos grupos. Esta fue originalmente una palabra más para una sala de audiencias y consejo, pero en la India también se aplica a un consejo privado y cancillería.

Imperio Británico

En este último sentido, la palabra ha llegado a ser aplicada a grandes reuniones ceremoniales durante el período del Raj británico, como el Delhi Durbar en Delhi, que se celebraban como demostraciones de lealtad a la corona, vital en varias guerras en las cuales Gran Bretaña se comprometió.

Invitación para el Anfiteatro del Durbar de 1903 (dirigida a Beryl White, hija de un oficial británico en India)


La práctica se inició con el Proclamation Durbar de Lord Lytton en 1877 celebrando la proclamación de la reina Victoria como primera Emperatriz de la India. Los durbars continuaron celebrándose en años posteriores, con mayor ceremonia y grandeza que sus predecesores. En 1903, por ejemplo, el Coronation Durbar fue realizado en Nueva Delhi para celebrar la ascensión de Eduardo VII al trono británico y al título de emperador de la India, ceremonia que fue presidida por el entonces Virrey de India, Lord Curzon.

La práctica del durbar culminó con el magnífico espectáculo del Durbar de Delhi, que se celebró en diciembre de 1911 para coronar oficialmente al recién entronizado George V y su esposa, la reina Mary, como Emperador y Emperatriz de India. El Rey y la Reina asistieron al Durbar en persona y usaron sus ropas de coronación, un evento sin precedentes tanto en la historia india como la imperial que se celebró con impresionante pompa y glamour. Ellos fueron los únicos monarcas británicos en visitar la India durante el período del Raj. Prácticamente cada príncipe gobernante, cada noble y cada notable asistieron a las ceremonias para rendir homenaje a su soberano en persona.




Estos eran quizás los mayores espectáculos ceremoniales de la tierra, con desfiles de gran pompa de soldados y animales, incluyendo elefantes, en una demostración deslumbrante de la exitosa fórmula colonial británica de gobierno indirecto: el Raj podría depender en gran medida de la lealtad de la mayoría de los gobernantes principescos por su alianza feudal con el gobernante supremo, una posición que la corona británica (especialmente desde que asumió formalmente a partir de la East India Company) ocupó en lugar de la derrocada dinastía mogol. Varios monumentos de la India sirven como recordatorios de la visita del Rey y la Reina, en particular la Puerta de la India en Bombay.

Ningún durbar se llevó a cabo para los posteriores monarcas británicos que fueron emperadores de la India. Edward VIII reinó sólo por un tiempo breve antes de abdicar. Con la ascensión de su hermano George VI, se decidió no realizar un durbar en Delhi por varias razones: el costo habría sido una carga para el gobierno de la India, el creciente nacionalismo indio haría que la acogida que la pareja real habría recibido probablemente fuera silenciada a lo sumo y una prolongada ausencia del rey del Reino Unido habría sido indeseable en el tenso período anterior a la Segunda Guerra Mundial.


GeorgeV y la Reina Mary con sus vestiduras ceremoniales durante el Durbar de 1911


El Delhi Durbar

El Durbar de Delhi, que significa "corte de Delhi", era una masiva ceremonia celebrada en Coronation Park, en Nueva Delhi, con motivo de la coronación del Rey y la Reina del Reino Unido. También conocido como el Durbar Imperial, se llevó a cabo en tres ocasiones, en 1877, 1903 y 1911, pleno apogeo del Imperio Británico. El Durbar de 1911 fue el único que asistió el soberano, que era George V.

Durbar de 1877

Llamado el "Proclamation Durbar", se llevó a cabo a partir del 1 de enero de 1877 para designar la coronación y proclamar a la reina Victoria como Emperatriz de India. El Durbar 1877 fue en gran medida un evento oficial y no una ocasión popular con atractivo para las masas como ocurriría en 1903 y 1911. A él asistieron el 1r Conde de Lytton, Virrey de la India, maharajás, nawabs e intelectuales. Esta fue la culminación de la transferencia de control de gran parte de la India de la Compañía Británica de las Indias Orientales a la Corona.

El Durbar fue el inicio de una gran transformación, pues fue lanzada formalmente la campaña para una India libre.



Dentro del Victoria Memorial en Calcuta hay una inscripción tomada del mensaje de la reina Victoria presentado en el Durbar de 1877 a la gente de la India:

"We trust that the present occasion
may tend to unite in bonds of close
affection ourselves and our subjects;
that from the highest to the humblest,
all may feel that under our rule the
great principles of liberty, equity,
and justice are secured to them; and
to promote their happiness, to add to
their prosperity, and advance their
welfare, are the ever present aims and
objects of our Empire
."

("Confiamos que la presente ocasión 
pueda tender a unir en lazos de estrecho
afecto a nosotros mismos y nuestros súbditos, 
que desde el más alto hasta el más humilde, 
todos puedan sentir que bajo nuestro gobierno los 
grandes principios de libertad, equidad, 
y justicia sean asegurados a ellos; y 
promover su felicidad, aumentar 
su prosperidad y fomentar su 
bienestar social, son los objetivos siempre presentes y  
objetos de nuestro Imperio.")

Fue forjada una medalla para conmemorar la proclamación de la reina como Emperatriz de India y luego distribuida a los invitados de honor. El líder social Ramanath Tagore fue nombrado Maharajá por el Virrey Lord Lytton. 



Fue en este brillante durbar que un hombre de "impecable khadi blanco tejido en casa" se levantó a leer una cita en nombre de la Poona Sarvajanik Sabha, la organización socio-política que trabajaba como ente mediador entre el gobierno y el pueblo. Ganesh Vasudeo Joshi presentó una demanda formulada en un lenguaje muy cortés:

"Rogamos a Su Majestad conceder a la India el mismo estatus político y social de que gozan por sus súbditos británicos."

Con esta demanda, se puede decir que la campaña para una India libre se lanzó formalmente. 

Durbar de 1903

El Durbar de 1903 se llevó a cabo para celebrar la coronación del rey Edward VII y la reina Alexandra como Emperador y Emperatriz de la India.

Las dos semanas de festividades fueron planeadas con meticuloso detalle por el Virrey Lord Curzon. Fue un deslumbrante despliegue de pompa, poder y sincronización de segundos. Ni el anterior Delhi Durbar de 1877, ni el Durbar más tarde celebrado allí en 1911, pudieron igualar el espectáculo de 1903. En unos pocos meses, a fines de 1902, una llanura desierta se transformó en una elaborada ciudad de tiendas, completa con un tren liviano temporal para llevar multitudes de espectadores desde Delhi, una oficina de correos con un sello propio, teléfono y telégrafo, una variedad de almacenes, una fuerza policial con uniforme especialmente diseñado, hospital, juzgado de instrucción y complejas instalaciones de drenaje y electricidad. Fueron vendidos libros de recuerdos de viaje y distribuidos mapas de la zona de acampada. Oportunidades de marketing se explotaron hábilmente. Medallas especiales fueron diseñadas, hubo muestras de castillos de fuegos artificiales y se celebraron exposiciones y glamorosos bailes.



Eduardo VII, para decepción de Curzon, no asistió, pero envió a su hermano, el Duque de Connaught quien llegó con una gran cantidad de dignatarios en tren desde Bombay, mientras que Curzon y su gobierno lo hicieron en otra dirección desde Calcuta. La asamblea que les esperaba desplegaba posiblemente la mayor colección de joyas vista en un solo lugar. Cada uno de los príncipes indios se adornó con las más espectaculares de las gemas que formaban parte de sus antiquísimas colecciones. Los Maharajás vinieron con grandes séquitos de toda la India, muchos de ellos reunidos por primera vez, mientras que las filas masivas de los ejércitos indios, bajo su Comandante en Jefe Lord Kitchener, desfilaron, tocaron sus bandas de música y contuvieron a las multitudes. 

En el primer día, los Curzons entraron en el área de festejos, junto con los maharajás, montados en elefantes, algunos con enormes candelabros de oro pegados en sus colmillos. La ceremonia del durbar en sí cayó el día de Año Nuevo y fue seguida por días de juegos de polo y otros deportes, cenas, bailes, revistas militares y exposiciones. La prensa del mundo envió a sus mejores periodistas, artistas y fotógrafos para cubrir los eventos. La popularidad de las películas filmadas, mostradas en cines improvisados ​​en toda la India, se le atribuye haber puesto en marcha la  industria temprana del cine nacional indio. 



El evento culminó con un gran baile de coronación al que asistieron sólo los más ilustres invitados, encabezados por Lord Curzon y más aún por la imponente Lady Curzon en sus brillantes joyas y su regio traje, el “vestido Pavo Real”. El diseño estaba firmado por Worth y confeccionado en tela de oro, bordado con plumas de pavo real con alas de escarabajo azul y verde en cada ojo, las cuales muchos confundieron con esmeraldas y despertaban fantasías acerca de la riqueza de las herederas millonarias.

Durbar de 1911

El Durbar de 1911 se llevó a cabo en diciembre para conmemorar la coronación del rey George V y la reina Mary, al igual que su proclamación como Emperador y Emperatriz de India -y, sin previo aviso público, la mudanza de la capital de India desde Calcuta a Delhi. Prácticamente cada príncipe gobernante, noble, terrateniente y persona de renombre de India asistió a rendir homenaje a sus soberanos. Los Reyes aparecieron con sus túnicas de coronación, el Rey-Emperador llevando la Corona Imperial de India, con sus seis mil ciento setenta diamantes exquisitamente cortados  y cubierta de zafiros, esmeraldas y rubíes. Luego aparecieron en un darshan (a la vista) en el jharoka (ventana balcón) del Fuerte Rojo para recibir el saludo de medio millón o más de personas de todo el país. Un largometraje de la coronación titulado Con Nuestro Rey y la Reina a través de la India (1912) - también conocido como The Durbar in Delhi- fue filmado en el primer proceso de color Kinemacolor y hecho público el 2 de febrero de 1912. 

El Rey y la Reina en el jharoka del Fuerte Rojo, frente a las multitudes.


Durante la ceremonia, el Gaekwar de Baroda, Maharajá Sayajirao III, causó un gran revuelo cuando se acercó a la pareja real sin sus joyas y después de una simple inclinación les dio la espalda al retirarse. Su acción fue interpretada en su momento como un signo de disidencia al gobierno británico.

Fueron entregadas 26.800 Medallas de Plata del Delhi Durbar, la mayoría a soldados y oficiales de los regimientos británicos. Un pequeño número fueron forjados en oro para adjudicarlas a príncipes indios y los más altos mandos del gobierno. Un Heraldo de Armas Extraordinario y un Heraldo Asistente fueron nombrados para el Durbar (Brigadier General William Peyton y Capitán Hon. Malik Mohammed Umar Hayat Khan), pero sus funciones eran más ceremoniales que heráldicas. 

Hay un magnífico collar perteneciente a la actual reina de Inglaterra que fue presentado a la Reina Mary por la Maharani de Patiala en nombre de las Damas de la India con motivo de la primera visita al país de una Reina-Emperatriz británica. Por sugerencia de la reina, fue diseñado para que coincidiera con sus otras joyas de esmeralda creadas para el Durbar de Delhi. La pieza forma parte hoy del Cambridge & Delhi Durbar Parure.

El Collar Delhi Durbar y la Reina Mary con su fascinante parure de esmeraldas

No más Durbar

Mientras que Eduardo VIII abdicó en diciembre de 1936 antes de ser coronado, en un principio se previó que su sucesor George VI visitaría la India y tendría su propio Durbar. El Congreso Nacional Indio pasó un par de semanas después de su ascensión llamando a un boicot a  cualquiera de esas visitas y en febrero de 1937 el político comunista Willie Gallacher criticó el gasto estas fiestas en un país de tanta pobreza. El Discurso del Rey de octubre de ese año incluyó "Estoy esperando con interés y placer la hora en que será posible para Mí visitar Mi Imperio Indio", para satisfacción de Sir Hugh O'Neill, miembro del Partido Unionista Ulster. Sin embargo, el inicio de la Segunda Guerra Mundial y el movimiento hacia la independencia de la India hicieron que esta visita nunca ocurriera.


El Fuerte Rojo, escenario de los durbar indios, en 1900


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada