viernes, 3 de agosto de 2012

India, misteriosa y bella


La India —oficialmente República de la India— es un país ubicado en Asia del Sur, el segundo más poblado del mundo, después de China. Limita con el océano Índico al sur, con el mar Arábigo al oeste y con el golfo de Bengala al este; territorialmente los límites son Pakistán al oeste; China, Nepal y Bután al norte y Bangladesh  y Birmania al este.

Hogar de la cultura del valle del Indo y una región histórica por sus rutas comerciales y grandes imperios, el subcontinente indio fue identificado por su riqueza cultural y comercial en la mayor parte de su larga historia. Cuatro de las religiones más importantes del mundo, el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo se originaron aquí, mientras que otras religiones como el zoroastrismo, el judaísmo, el cristianismo y el islam llegaron durante el primer milenio, dando forma a diversas culturas de la región. Gradualmente anexada por la Compañía Británica de las Indias Orientales desde principios del siglo XVIII y colonizada por el Reino Unido desde mediados del siglo XIX, la India se convirtió en una nación independiente en 1947, tras una lucha por la independencia que estuvo marcada por un movimiento de no violencia.


En India, el término "tricolor" (tri rangā, en hindi) se refiere prácticamente en todo momento a la bandera nacional. El color azafrán significa el coraje, el sacrificio y el espíritu de renuncia, el blanco la pureza y la verdad, y el verde la fe y la fertilidad. La rueda representa el carácter dinámico de un cambio pacífico, realizado de forma progresiva.


Hoy, India es una república compuesta por 28 estados y siete territorios de la unión, con un sistema de democracia parlamentaria. Las reformas económicas de 1991 la han transformado en una de las economías de más rápido crecimiento; sin embargo, todavía sufre de problemas como los altos niveles de pobreza, analfabetismo, pandemias y malnutrición, en una sociedad pluralista, multilingüe y multiétnica.

El nombre de India deriva de la palabra Indo, que proviene de la palabra persa hindú, del  sánscrito Sindhu, la denominación local histórica para el río Indo. Los antiguos griegos se referían a los indios como Indoi (Ινδοί), la gente del Indus. La Constitución de la India y varios idiomas hablados en el país también reconocen Bharat como nombre oficial del Estado. Bharat deriva del nombre del legendario rey de la mitología hindú Bharata. Hindustan, originalmente una palabra persa para designar la "Tierra de los hindúes", refiriéndose al norte de la India, en ocasiones también se utiliza como sinónimo para toda la India.

Historia

Las pinturas de la Edad de Piedra en los abrigos rupestres de Bhimbetka en Madhya Pradesh son las huellas más antiguas conocidas de la vida humana en la India. Los primeros asentamientos humanos permanentes aparecieron hace más de 9.000 años y poco a poco se desarrollaron en lo que hoy se conoce como la cultura del valle del Indo, la cual tuvo su florecimiento alrededor del año 3300 a. C., en el oeste del actual territorio de la India. Tras su caída, comenzó un período védico, que sentó las bases del hinduismo y otros aspectos culturales de la sociedad india temprana, periodo que terminó en el 500 a. C. Alrededor del año 550 a. C., se establecieron en todo el país muchos reinos independientes y otros Estados conocidos como "Mahajanapadas".


El Templo del Sol en Modhera (Gujarat) fue construido en el 1026 por el rey Bhimdev de la dinastía Solanki, en honor al dios sol hindú, Surya.


En el siglo III a. C., la mayor parte del sur de Asia fue conquistada por Chandragupta Maurya para unirlo al Imperio mauria, el cual floreció bajo el mando de Asoka el Grande. Desde el siglo III d. C., la dinastía gupta llevó al imperio a un período de prosperidad que se conoce como la antigua "Edad de oro de la India". Por otro lado, los imperios de los chalukia, los cholas y los viyaia nagara se desarrollaron en la parte meridional de India. La ciencia, los avances tecnológicos, la ingeniería, el arte, la lógica, los lenguajes, las obras literarias, las matemáticas, la astronomía, la religión y la filosofía tuvieron un periodo de prosperidad y desarrollo bajo el patrocinio de estos reyes.

Tras las invasiones desde el Asia central entre los siglos X y XII, gran parte del norte de la India cayó bajo el dominio del Sultanato de Delhi y más tarde del Imperio mogol. Bajo el reinado de Akbar el Grande, India disfrutó de un amplio progreso cultural y económico, así como de una época de armonía religiosa. Gradualmente, los emperadores mogoles ampliaron sus imperios para cubrir gran parte del subcontinente. Sin embargo, el poder dominante en el noreste de la India fue el reino Ahom de Assam, uno de los pocos que se resistieron a la dominación de los mogoles. Durante el siglo XIV, la primera gran amenaza para el poder imperial mogol provino del rey rajput Maha Rana Pratap de Mewar, y más tarde de un Estado hindú conocido como Imperio maratha (o Confederación maratha), que en el siglo XVIII dominó gran parte del territorio de la India.


Parte de una procesión ceremonial de los emperadores mogoles: elefante con su jinete y portaestandarte llevando una bandera verde con un sol dorado; ésta es la base original del alam  imperial, el cual consiste en un sol naciente parcialmente eclipsado por un león yacente, todo en oro sobre un campo verde y bordeado en rojo.


La era mogol

A principios del siglo XVI, los descendientes de Genghis Khan avanzaron a través del Paso de Khyber y establecieron la dinastía mogol, que duró 200 años. Este imperio reinó en el norte del subcontinente indio desde 1526 y comenzó a declinar lentamente después de 1707 para finalmente desaparecer tras la Guerra de Independencia de 1857. Este periodo tuvo importantes repercusiones sociales al ser una mayoría hindú gobernada por emperadores mogoles, algunos de los cuales patrocinaron la cultura hindú, mientras que otros destruyeron templos y establecieron impuestos a los habitantes no musulmanes. Durante la fase de decadencia del Imperio mogol, que en su apogeo llegó a tener las dimensiones del antiguo imperio mauria, surgieron varios reinados para llenar el vacío que dejó la desaparición de dicho imperio.

Imperio maratha

Los jefes tribales de Maratha estaban al servicio de los sultanes de Bijapur al oeste de Deccan en la época en que estaban asediados por los mogoles. Shivaji Bhonsle (1627-80), un feroz combatiente reconocido como el «padre de la nación maratha» aprovechó este conflicto y estableció su principado cerca de Pune, que posteriormente se convertiría en la capital de Maratha. Adoptando tácticas guerrilleras, atacaba las caravanas para incrementar su poder en dinero, armas y caballos. Shivaji atacó con éxito a enclaves mogoles, incluyendo el puerto de Surat. En 1674 asumió el título de «Señor del Universo» en una pomposa coronación, la cual señaló su determinación de retar al poderío mogol, así como restablecer el reino hindú en Majarashtra, de donde era originario.


Shivaji, fundador de la nación maratha


Aurangzeb peleó tenazmente a los sucesores de Shivaji entre 1681 y 1705, pero eventualmente retrocedió al norte de la India cuando sus finanzas comenzaron a verse afectadas por esta lucha y los miles de muertos ocasionados por la guerra y otras calamidades. En 1717 un emisario mogol firmó un tratado con los Marathas otorgándoles el dominio sobre Deccan a cambio del reconocimiento del reino Mogol y la remisión de ciertos impuestos anuales. Sin embargo, prontamente los Marathas capturaron Malwa, Orissa y Bangala del dominio Mogol. El sur de la India también cayó bajo el poder de los Marathas. El reconocimiento de su poder político finalmente ocurrió cuando el emperador mogol les invitó a que actuaran como auxiliares de los asuntos internos del imperio, así como solicitó su ayuda para sacar a los afganos de Punjab.

Los maratha, a pesar de su poderío militar, no parecían demostrar una buena administración de la nación, ni para introducir cambios socioeconómicos necesarios. Una de sus características fue la conquista de nuevos territorios lo que en ocasiones les enfrentó a los campesinos de los territorios conquistados. Los Marathas mantuvieron varias guerras con las fuerzas coloniales británicas. Paulatinamente comenzó a debilitarse su poderío y fueron derrotados por los afganos en la sangrienta batalla de Panipat en 1761. Esto dio origen a una división del reino en cinco Estados independientes. El último Peshwa, Baji Rao II, fue derrotado por las tropas británicas en la Tercera guerra anglo-maratha, pero la memoria de Shivaji dejó las heridas abiertas, y a finales del siglo XIX, una ola de revoluciones socio-políticas provocaron la transformación completa del Estado y la República de la India.


El Maharajá de Gwalior (Madho Rao Scindia, de la dinastía Maratha) ante su palacio, 1887.


Los sijs

La derrota de los maratha a manos de los afganos aceleró la separación de Panyab de Delhi y ayudó en crear el reinado sij en el noroeste de la India. El movimiento sij se originó en el siglo II d. C., pero no tuvo mayor relevancia sino en los siglos XV y XVI, cuando las enseñanzas de los gurús sijs atrayeron a los campesinos de las regiones del norte. Siendo perseguidos por los mogoles, los sijs, bajo el mando del Gurú Gobin Singh formó lo que se dominó el jalsa o Ejército de los Puros. El jalsa se rebeló contra la represión económica y política de los mogoles en Panyab al final del reinado de Aurangzeb. Con tácticas de guerrillas, aprovecharon la inestabilidad política creada por las guerras de los mogoles con los afganos y persas, enriqueciéndose y expandiendo su control territorial.

En 1770, la hegemonía sij se extendía desde el río Indo (en el Oeste) hasta el río Iamuna (en el Este) y desde Multan en el sur hasta Jammu en el norte. Pero los sijs, al igual que los majarathas, eran un conglomerado desunido de doce reinos que confrontaban continuas luchas internas. Fue Ranjit Singh (1780-1839) quien promovió la unidad de los sijs y la convivencia con los hindús y musulmanes. Ranjit Singh empleó oficiales europeos e introdujo una estricta disciplina militar que le permitió expandir su territorio a partes de Afganistán, Cachemira y Ladaj.


El Maharajá Ranjit Singh sentado en su trono dorado en el Fuerte Lahore. Esta versión contemporánea muestra al gobernador del Punjab con ambos ojos intactos cuando en la realidad tenía solo uno. Viste armadura completa y el diamante Koh-i-Noor (hoy en poder de la Corona británica) sobre su brazo derecho en su ubicación original.


Época europea

La búsqueda de la riqueza y el poder atrajo a los europeos a las costas de la India. En 1498, el navegante portugués Vasco de Gama llegó a Calicut (actualmente Kozhikode, Kerala) en la costa occidental. En la búsqueda de especias y conversos al cristianismo, los portugueses retaron la supremacía árabe en el Mar de Arabia y en el golfo Pérsico. En 1510 los portugueses se apoderaron de Goa, ciudad que se convirtió en el centro de su poder comercial y político en la India y que controlaron por cerca de cuatro siglos y medio.

La competencia entre las naciones europeas ocasionó la fundación de compañías de comercio en Inglaterra (La East India Company, fundada en 1600) y en Países Bajos (Verenigde Oos-Indische Compagnie - Compañía Unida del Este de India - fundada en 1602). Estas compañías tenían como misión capturar el comercio de las especias, rompiendo en monopolio portugués en Asia. Si bien los holandeses, con mayor capital y soporte de su gobierno, se adelantaron y eventualmente excluyeron a los ingleses del comercio de las especias en las Indias Orientales, principalmente en lo que es hoy Indonesia, ambas compañías establecieron su presencia a lo largo de la costa de India. Ya en 1609 los holandeses usaron varios puertos en la Costa Coromandel al sur de India, especialmente Pulicat, a 20 km al norte de Madrás, en donde comerciaron con esclavos para sus plantaciones en Indonesia y con algodón para sus fábricas de telas.

Los ingleses llegaron más tarde y fue en 1639 que se establecieron en Madrás. Los regentes indios de la época vieron con beneplácito la llegada de los holandeses e ingleses con la esperanza de enfrentarlos a los portugueses. En 1619, YahanGuir les dio permiso para comerciar en su territorio de Surat (en Guyarat) en la costa occidental y Hughli (en Bengala) en la costa oriental. Estos y otros lugares en la península, se convirtieron en centros de comercio de especias, algodón, azúcar, pimienta e índigo.


Sir James Lancaster dirigió el primer viaje de la East India Company en 1601


Los agentes de las compañías inglesas se familiarizaron con las costumbres y lenguas indias, incluyendo el persa, que era el idioma oficial bajo el reino de los mogoles. En diversas formas los agentes ingleses en aquella época vivían como los indios, mezclándose en matrimonio y muchos de ellos nunca regresaron a su país de origen. El conocimiento que adquirieron los ingleses sobre India y los acuerdos que llegaron con los comerciantes indios le dio a los ingleses una ventaja competitiva sobre otros europeos. Los franceses, por su parte, incursionaron en la India en 1664 fundando la Compagnie des Indes Orientales, fundando un enclave en Pondicherry en la Costa Coromandel.

En 1717 el emperador Mogol, Farrukh-siyar le dio a los británicos permiso para establecerse en treinta y ocho pueblos cerca de Calcuta, reconociendo la importancia de mantener continuidad en el comercio de la región de Bengala. Al igual que los holandeses y franceses, los ingleses pagaban con plata y cobre, favoreciendo las arcas de los Mogoles e incrementando el empleo de los artesanos y comerciantes locales. Los poblados fortificados de los ingleses les dieron poderes extraterritoriales, lo cual les permitía administrar sus leyes criminales y civiles y ofrecer numerosas oportunidades de empleo, así como asilo, a extranjeros e indios. Las fábricas británicas competían favorablemente con sus rivales en tamaño y la población bajo la influencia inglesa comenzó a aumentar. Las poblaciones originalmente pesqueras de Madrás y Calcuta, así como Bombay, cayeron bajo la administración británica.

La compañía británica comenzó a utilizar a los denominados cipayos, los cuales eran soldados entrenados por europeos, pero dirigidos por indios, para proteger su comercio y para resolver disputas de poder entre los jefes locales. La confrontación entre los franceses y los británicos surgió por primera vez en el sur de la India, en donde se enfrentaron tropas dirigidas por Francois Dupleix y Robert Clive. Ambos bandos quería colocar su candidato como «nawab» o regidor de Arcot, en la zona alrededor de Madrás.



Robert Clive, 1r. Barón Clive of Plassey, se encuentra con Mir Jafar Ali Khan, uno de los comandantes del nawab de Bengala, luego de la batalla de Plassey (23 de junio de 1757).


En la lucha que se extendió entre 1744 y 1763, los británicos obtuvieron las mayores ventajas después de un tratado de paz firmado en París y finalmente colocaron a su regente. Los franceses e ingleses también respaldaron diferentes facciones en su lucha por la sucesión en el virreinato Mogol de Bengala, siendo Clive quien ganó esta lucha interviniendo exitosamente al derrotar al nawab Siraj-ud-daula en la batalla de Plassey, hoy Palashi (a unos 150 km al norte de Calcuta) en 1757. Clive aprovechó astutamente una serie de intereses locales en contra del nawab local incluyendo soldados descontentos y terratenientes y comerciantes que estaban sacando provecho a su relación con los británicos.

Posteriormente Clive venció a las fuerzas mogoles en Buxar, al oeste de Patna en Bihar en 1765 y el emperador Sha Alam confirió a los ingleses los derechos administrativos sobre la región de Bengala, Bihar y Orissa, un región con 25 millones de habitantes. Esta concesión estableció de hecho a la compañía británica como el poder soberano sobre la región. Clive fue el primer gobernador de Bengala.

La India fue un punto estratégico para Gran Bretaña en su penetración en Asia. El dominio inglés sobre ese territorio y el control de la economía de la India se pudieron consolidar gracias a la construcción de varios Kilómetros de vías férreas.


Soldados cipayos indios con oficiales británicos (siglo XIX)

El Raj Británico

La colonización decisiva de los británicos en India comienza a partir de la batalla de Plassey en 1757 después de derrotar al Nawab Siraj Ud Daulah, lo cual les permitió ocupar la región de Bengala. Esta región se constituyó en un protectorado bajo la administración de la Compañía. Desde este estado los británicos expandieron su influencia hacia otras regiones de la India al punto que en 1850 tenían bajo su dominio la mayor parte del subcontinente indio. En 1857 la rebelión de los cipayos —soldados indios al servicio de los británicos— en el norte y centro de la India y su posterior derrota, causó que el Parlamento británico transfiriera el poder político y administrativo de la Compañía a la Corona, siendo ésta la administradora directa de las colonias británicas en aquella región hasta su independencia.

Al final del siglo XIX la India, en aquel entonces una colonia británica, dio los primeros pasos hacia la independencia con la designación de consejeros nativos al Virrey de la India y la creación de los concejos provinciales cuyos miembros eran indios. En 1920, el líder indio Mohandas K. Gandhi (también conocido como Majatma [o ‘alma grande’]) transformó el partido del Congreso Nacional Indio en un movimiento de masas en protesta contra la dominación británica.

El movimiento logró su objetivo a través de acciones parlamentarias, resistencia no violenta y desobediencia civil.


Como parte de su campaña de desobediencia civil, Mahatma Gandhi convenció a sus seguidores que la mejor forma de atacar el Imperio Británico era no comprar las fibras textiles de Manchester y fabricar la ropa ellos mismos (Jadim) de forma artesanal. La campaña inspiró a mucha gente y tuvo éxito en hacer daño de forma pacífica a los intereses del poderoso colonialismo, ayudando a los pueblos de la India a lograr la independencia. Así, la rueca se convirtió en uno de los símbolos de la independencia de la India.


Durante este tiempo también ocurrió la emigración de 12 millones de indios y pakistaníes que se desplazaron a la India o a Pakistán. Solo superada en magnitud por el desplazamiento del pueblo soviético a causa de la invasión nazi a la URSS, durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial

Después de la independencia y la partición de la India en la República de la India y Pakistán, por seis semanas, en agosto y septiembre de 1947, los hindúes, sijs y musulmanes lucharon entre ellos en una encarnizada pelea que dejó más de 200.000 muertos.

Desde su independencia la India ha intervenido en cuatro guerras contra Pakistán y una contra China. La primera guerra contra Pakistán comenzó en 1947 por el control de Cachemira, al igual que la de 1965. En 1971, India acogió a refugiados de Pakistán del Este y ayudó a las fuerzas rebeldes de esa región en su lucha por la independencia de la nación que se conoce hoy en día como Bangladesh. En 1971, durante la fase final de esa guerra la India intervino directamente en la contienda, lo que originó la derrota de Pakistán y la independencia de Bangladés.

Comenzando con una economía inspirada en ideas socialistas después de la salida de los británicos, India fue progresando lentamente. Fueron las reformas económicas adoptadas a principios de la década de 1990 las que impulsaron a la India a un crecimiento económico más agresivo. Actualmente la India se considera como una nación emergente con un gran potencial de desarrollo. Los economistas predicen que, al ritmo actual de crecimiento, hacia el año 2020 India se convertirá en el país más poblado de la Tierra, y en el 2050 en la tercer mayor economía del mundo.


La bandera de India ondea en el Fuerte Rojo de Delhi. El Fuerte Rojo (usualmente traducido como Qil'ah o Lal Qila es un complejo fortificado del siglo XVII construido por el emperador mogol Shah Jahan en la ciudad amurallada Shahjahanabad (hoy Delhi) que sirvió como residencia de los emperadores mogoles. También sirvió como capital del imperio hasta 1857, cuando el emperador Bahadur Shah Zafar fue exiliado por el gobierno británico de India.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada