viernes, 8 de julio de 2011

Los yates del Duque de Westminster

En la obra “Vidas privadas”, de Noël Coward, situada en la Riviera, en la escena del balcón del primer acto Amanda se pregunta: “¿De quién es este yate?”. "Del Duque de Westminster, supongo", replica Elyot. "Siempre es así." En los puertos de la Riviera era frecuente ver la aerodinámica silueta de The Flying Cloud, cuya popa se iluminaba por la noche para acoger sus extravagantes fiestas. Una invitación a un crucero en el Cutty Sark o en The Flying Cloud o a pasar un verano en su residencia de Deauville empezaba en la Estación Victoria, donde Hugh Richard Arthur Grosvenor, Duque de Westminster, tenía un vagón privado unido al Orient Express o al transbordador con destino a Southampton.

Belem

Cuando fue adquirido por Lord Grosvenor, 2º duque de Westminster, el Belem iba va a vivir años de champagne y rosas. Terminada su vocación humilde de velero mercante, en febrero de 1914 y por la suma de 3 000 libras esterlinas, pasó a ser a un velero de lujo para aristócratas. Este nuevo destino cambió el barco considerablemente y con profundas alteraciones más o menos felices. Fue elegido por la belleza de sus líneas, sus dimensiones y su impecable estado de mantenimiento debido a su capitán, Julien Chauvelon.

El barco llegó a Inglaterra el 23 de febrero de 1914. En el muelle, fue retirado el pabellón francés y sustituido por la Union Jack. Luego regresó a los astilleros para la transformación.Pese a que el Reino Unido entró en la primera guerra mundial y, a los 35 años de edad, el duque se embarcó en un buque de la Armada Real para hacer el servicio activo, las obras continuaron a bordo del Belem. Las menos visibles, pero más esenciales de todas las modificaciones será la motorización de la embarcación (con dos motores Bollinder de 250 caballos de fuerza cada uno).



También se sustituyeron los mástiles de madera más bajos por otros de acero; el palo de mesana albergó a un tubo de gas; la altura de popa fue incrementada en aproximadamente cincuenta centímetros; la barandilla de la popa fue reemplazada por enormes barrotes de madera; una cocina fue instalada en la casa de la cubierta;una caseta fue construida en frente del palo mayor para albergar una sala de estar o salón de fumar; una cubierta baja fue creada en la bodega para dar cabida a lujosas cabinas de lujo a las que se llegaba por una escalera de dos tramos.

Fue sólo al final de la Primera Guerra Mundial que el Belem podría comenzar su carrera de yate de lujo. El primer viaje llevaría a Westminster y sus amigos a Saint-Nazaire, Arcachon, Biarritz, Niza, Cannes... Era el comienzo de una vida elegante, de verano principalmente, en las costas europeas. Inscripto en el Royal Yacht Squadron, el Belem izó la Insignia Blanca reservada a los buques de la Armada Real.


En septiembre de 1921, después de menos de cuatro años de navegación con los colores del duque de Westminster, el Belem fue vendido al magnate irlandés de la cerveza, Ernest Guinness. El barco fue renombrado como Fantôme II (como su primer barco, el Fantôme, Ernest Guinness optó por utilizar la ortografía francesa de la palabra “fantasma” para bautizarlo. Muchas fuentes inglesas cometieron un error al llamarlo Phantom II).


Cutty Sark

El yate de vapor Cutty Sark (que no es el mismo que el famoso clipper dedicado al comercio del té) fue construido a partir de placas originalmente destinadas a un destructor clase S, por los astilleros Yarrow de Scotstoun (Glasgow, Escocia) para el Mayor Henry Keswick (1870-1928), de Jardine Matheson Holdings Limited. Fue botado el 18 de marzo de 1920. Tenía una longitud de 80 metros y 7,6 metros de ancho y podía alcanzar una velocidad de 24 nudos (44 km / h).

El Mayor Keswick hizo en el Cutty Sark un viaje alrededor del mundo para visitar a los intereses de Jardine en el Lejano Oriente. Dejó Stranraer el 4 de noviembre de 1920 y regresó a ese puerto ocho meses después. La ruta seguida fue a través del Mediterráneo hacia el Extremo Oriente, llegando a Hong Kong el 20 de enero de 1921, y, finalmente, dejando Yokohama para regresar a través de Panamá el 25 de mayo de 1921.

En 1926 el duque de Westminster adquirió el Cutty Sark, haciendo en él un crucero del norte de Noruega hasta el Mar Rojo. Hasta la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en una imagen familiar en Cowes, Biarritz, el Mediterráneo y la costa oeste de Escocia. Fue capitaneado por el Teniente Comodoro Mack RN (retirado), quien había sido mencionado en los despachos durante la Gran Guerra.

Durante este período se recibieron a bordo celebridades de la talla de los Churchill, Coco Chanel y, en septiembre de 1935, el Príncipe de Gales y la señora Simpson. Tomaron un crucero corto a Córcega con, entre otros, Katherine Rogers, John Aird, Gladys Buist, Helen Fitzgerald y Lord Sefton.


En febrero de 1930 el duque se casó con Loelia Ponsonby en Londres. Después de la ceremonia, la feliz pareja se dirigió a Westminster Pier, desde donde el duque puso a prueba a su novia en una lancha de alta velocidad hacia el Cutty Sark, anclado en Deptford. Por desgracia, la novia estaba extremadamente mareada durante la travesía del Canal.

Con el estallido de la guerra en septiembre de 1939 el Cutty Sark fue requisado por el Almirantazgo, aún capitaneado por el Comodoro Mack, y fue enviado a Thorneycroft, en Southampton, para ser equipado y armado como un barco antisubmarinos. En 1940 fue convertido en un buque nodriza de submarinos y adjunto a la 3ª Flotilla de Submarinos. Fue tripulado por el Servicio de Patrulla de la Marina Real y dado de baja el 23 de agosto de 1944.


Curiosamente, el duque de Westminster vendió el Cutty Sark al Comodoro Mack en 1941, por lo que en ese momento era dueño de la nave que comandaba. El barco fue adquirido por el Ministerio de Transporte de Guerra en 1942. Su servicio en esa época fue principalmente el trabajo de escolta de rutina, aunque en mayo 1940 fue ordenado a Dunkerque y desvió a Saint Malo a destruir algunas antenas de radio, lo que pudo lograr con éxito. En 1944, la necesidad de barcos requisados ​​había disminuido y el HMS Cutty Sark fue amarrado en King’s Lynn, siendo utilizado por los Cadetes marinos.

The Flying Cloud

Diseñado para el lujo a gran escala, The Flying Cloud se encuentra entre las más grandes goletas del mundo. Con sus 86 metros de largo, casco de acero, cuatro mástiles y capacidad para 128 pasajeros, fue construido en 1927 en el puerto italiano de Livorno. Fiel a su estilo y su pasión por el mar, el 2º Duque de Westminster quería holgazanear a lo largo de la Riviera francesa e italiana.

A bordo del The Flying Cloud, el Duque de Westminster podía invitar a Coco Chanel a una cena a solas bajo las estrellas, mientras estaba anclado en el puerto de Montecarlo u organizar una fiesta para cien personas frente al puerto de Bayona, cerca de Biarritz. Su tripulación de cuarenta marineros y su orquesta privada se encargaban de que en ambas ocasiones las veladas fueran inolvidables.


La relación que en los ’20 el duque sostenía con la diseñadora francesa los llevó a protagonizar anécdotas teatrales en sus yates, pues al aristócrata le encantaba tanto navegar como ella odiaba el mar. Mademoiselle Chanel se pasaba horas mirando fijamente el horizonte sin sentir otra cosa que un espantoso tedio. Sin embargo, la absoluta falta de miedo de Coco, incluso en medio de las más terribles tormentas, contribuyó a hacerle ganar muchos puntos en la escala de valores del duque.

En 1924, las columnas de cotilleo de los periódicos británicos y norteamericanos predecían que Coco Chanel se convertiría en la tercera duquesa de Westminster, “…una hermosa y brillante francesa que regenta una de las grandes casas de alta costura parisinas”. Bendor, sin embargo, no tenía prisa para casarse por tercera vez y Coco no tenía intención de trocar su papel de directora de la Casa Chanel por el de castellana de Eaton Hall. Y menos aún de compartir a Bendor con toda una colección de devaneos fáciles y amantes de poca monta. Serge Lifar recordaba la ocasión en que Bendor se llevó a una guapa y joven decoradora a un crucero por el Mediterráneo a bordo de The Flying Cloud.


Coco se puso furiosa y a la mañana siguiente The Flying Cloud tuvo que hacer una escala imprevista para desembarcar a la muchacha. También bajó a tierra Bendor para regresar a bordo con una magnífica sarta de perlas. “Chanel, orgullosa y arrogante, no toleraba ser otra cosa que la única mujer en la vida de Westminster”, escribiría Lifar. “Cuando el duque le dio aquel collar que valía una fortuna, en un gesto de soberbio desafío Coco dejó resbalar las perlas de sus manos, que se hundieron en el océano”.

Al igual que su navío anterior, este yate fue vendido al millonario A. E. Guiness en 1937, quien le cambió su nombre a Fantome III. En 1956 lo adquirió el magnate Aristóteles Onassis. Más de diez años después, fue rescatado por el empresario de Miami Mike Burke, fundador de la compañía Windjammer Barefoot Cruises, Ltd., quien compró el velero al naviero griego. Cuando Burke voló a Grecia en 1969 para negociar directamente con Onassis, el navío languidecía en un puerto alemán desde hacía 14 años. Onassis había adquirido el buque como regalo de bodas para el príncipe Rainiero de Mónaco y su prometida, Grace Kelly. Pero el presente nunca fue entregado pues Onassis había sido desairado y no fue invitado a la boda.

El barco pasó a poder de la familia Windjammer ese año de 1969 y fue sometido a una renovación de 6 millones de dólares. Por los siguientes treinta años, el Fantome recorrió el Caribe, transportando pasajeros en cruceros de una semana, aderezados con ron y sol.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada