martes, 12 de julio de 2011

La "barca" del rey de Hawaii

El Cleopatra's Barge (“Barca de Cleopatra”) era un opulento yate construido en Estados Unidos, en 1816, que se convirtió en el yate real del Rey Kamehameha II de Hawaii. Éste lo bautizó Haʻaheo o Hawaiʻi ("Orgullo de Hawaii"), y fue el primer barco oficial hawaiano. Tuvo un trágico destino: naufragó en las islas de aquel reino en 1824.


Su construcción

En el siglo XVIII la familia Crowninshield de Salem, Massachusetts, tenía un próspero negocio de transporte marítimo. En la guerra de 1812 uno de sus buques se convirtió en un corsario. George Crowninshield (nacido en 1733) murió en 1815 y su hijo homónimo (1766-1817) heredó el negocio, ordenando casi inmediatamente la construcción de una embarcación de recreo que llamó originalmente Nave de Concordia. En el registro fue renombrada como Cleopatra’s Barge (“Barca de Cleopatra”) por la barcaza de placer de la reina egipcia Cleopatra VII, basada en un pasaje de la obra "Antonio y Cleopatra". Fue construida por Retire Becket de Salem y botada el 21 de octubre de 1816.


Con un peso de 192 toneladas, el barco tenía 13 metros de largo y dos mástiles, en la configuración conocida como bergantín: aparejo de proa y popa de velas cangrejas. Esto lo hacía rápido, pero requería una tripulación relativamente pequeña. Construirla costó unos 50.000 dólares americanos y aproximadamente la misma cantidad fue utilizada en el lujoso mobiliario. Fue diseñada en el gran estilo de un pequeño palacete. La cabina principal era de 19 pies (5,8 m) por 20 (6,1 m), con paneles de caoba incrustados de otras maderas decorativas. Los muebles, de estilo federal y neoclásico, tenían todos los avíos de la realeza: estaban cubiertos de terciopelo rojo con encajes de oro y la cocina incluía plata, porcelana china y cristalería formal. El l
ado de estribor fue pintado en franjas horizontales de colores y la banda de babor tenía un patrón de espigas. Incluso se incluyó agua corriente.

El 6 de diciembre de 1816, la nave fue abierta a visitas públicas y se convirtió en una atracción popular para miles de personas. Después de un día de navegación a prueba, un invierno inusualmente frío congeló el barco en el muelle durante el invierno. El 14 de enero de 1817, la Gaceta de Salem informó:
"El elegante equipamiento de esta nave, por el Sr. Crowninshield, para un viaje de placer, ya que es una novedad total en este país, ha despertado la universal curiosidad y admiración".

Atlántico

A partir del 30 de marzo de 1817, se convirtió en la primera nave americana de placer en navegar a través del Atlántico. El hermano del propietario, Benjamin Williams Crowninshield, era secretario de la Armada de Estados Unidos, por lo que proporcionó cartas de presentación del Secretario de Estado James Monroe y el Embajador de Gran Bretaña, John Quincy Adams. El nieto de Adams, John Quincy Adams II, más tarde se casaría con la sobrina nieta de George Crowninshield Jr.



Crowninshield, Secretario de la Armada de Estados Unidos


Un primo mayor Benjamin Crowninshield (1758-1836) fue capitán del buque. Él trajo a su hijo Benjamin Crowninshield Jr. (1782-1864), quien llevaba un libro de registro incluyendo bocetos y acuarelas del viaje. En un crucero de seis meses, el lujoso navío navegó a 16 puertos del sur de Europa y el Mediterráneo: se reunían multitudes cada vez que la embarcación tocaba un puerto. Más de 8.000 visitantes irían a verlo en un solo día, con el único fin de recrear sus ojos en el opulento esplendor de este barco extraordinario.

Llegó a la isla de Faial (a la que llamaron Fayal) en las Azores, el 24 de abril, donde el cónsul de Estados Unidos dio un baile en su honor. Luego visitó Funchal en la isla de Madeira, Gibraltar, Málaga y otros puertos en la costa sur de España. En Marsella, el buque fue pintado y redecorado. Las próximas paradas fueron Toulon en Francia y Génova en Italia, donde se encontraron con el astrónomo Franz Xaver von Zach.



El Cleopatra’s Barge en Génova


Se sospechaba que los Crowninshields estaban planeando tomar el ex emperador Napoleón Bonaparte de su exilio en la isla de Santa Helena y llevarlo en su vuelta a América. Visitaron a varios de los partidarios de Napoleón y sus familiares en la isla de Elba, donde Napoleón había escapado en 1815. En Roma se reunieron con la madre de Napoleón, Letizia Ramolino y los hermanos del corso, Lucien y Paulina. Llevaron a bordo al capitán de la nave en la que Napoleón escapó de Elba y a su médico, junto con recuerdos, como un par de botas del antiguo emperador y una caja imperial de rapé. Estuvieron varias veces cercados por buques de las armadas francesa, británica y estadounidense, así como por piratas. El Cleopatra’s Barge escaparía de todos, en carreras informales que precedieron a cualquier regata organizada. Se rumoreaba también que Crowninshield tenía la esperanza de traer de vuelta una princesa europea para casarse, pero regresó sin mujer ni emperador.

Después de estar de vuelta en Salem de su primer crucero del 3 de octubre, George Crowninshield Jr. murió repentinamente, el 26 de noviembre 1817, a bordo del barco en el que planificaba su próxima aventura. Algunos de los muebles fueron quitados y, finalmente, terminaron en el Museo Peabody Essex. El Barge fue subastado a un hermano de Crowninshield por 15.400 dólares en julio de 1818 y utilizado para unos pocos viajes comerciales. Los comerciantes de Boston William F. Sturgis y John Bryant compraron el barco en abril de 1820. A pesar que los bostonianos suponían que iba a ser utilizado como un buque mercante (y ser rellenado con carga), los propietarios tenían otro plan. En junio de 1820 navegó a través de América del Sur al mando del capitán John Suter, quien tenía instrucciones de tratar de venderlo en el Reino de Hawaii, entonces conocido como Islas Sandwich.




Pacífico

Justo antes de tocar tierra la nave fue limpiada y pintada. Suter había estado en las Islas de Hawai en varios viajes anteriores y como él sospechaba, al día siguiente de su llegada, el 06 de noviembre de 1820, el rey Kamehameha II inspeccionó la nave y quedó impresionado. Los antiguos hawaianos tenían gran interés en los barcos y el joven rey supo que su padre Kamehameha el Grande utilizó la tecnología militar occidental, como los grandes buques armados, para conquistar las islas.

Diez días después el precio fue negociado en 8.000 picos de madera de sándalo (más de un millón de libras), con un valor estimado de 80.000 dólares americanos de la época. La madera hawaiiana estaba altamente cotizada en Oriente por los artesanos chinos, dado su grano claro, su textura y dulce olor. Kamehameha II estaba muy orgulloso de su nave; en palabras de Charles Bullard, el agente de Sturgis y Bryant en aquel entonces: "Si usted quiere saber cómo la religión permanece en las islas, le puedo decir: Todas las sectas son toleradas, pero el rey adora la Barca".



Escudo de armas del Reino de Hawaii


Capitanes de la nave en Hawai incluyeron el secretario del rey francés Jean-Baptiste Rives , conocido como "John Rives"; el Capitán escocés Alexander Adams, el primer ministro hawaiano Kalanimoku y otro hawaiano, Naihe-Kukui Kapihe, conocido como "Capitán Jack". El barco fue equipado con cañones para disparar salvas de ceremonial. La noche de su llegada a Honolulu, el ruido y los flashes de sus explosiones y los disparos de bienvenida de respuesta provenientes del fuerte causaron un alboroto de gente asustada y perros ladrando. Un observador lo llamó "una combinación de lo sublime y lo ridículo no será olvidado tan fácilmente".

En julio de 1821 Kamehameha II embarcó en un bote pequeño para lo que se pensaba que era un viaje corto cerca de Honolulu. En su lugar, insistió en ir a la isla de Kaua’i a través de un escabroso mar abierto. El gobernante de la isla, Kaumuali’i, envió su propio barco de nuevo a contar al resto de la corte el paradero del rey; las cinco esposas del rey y los jefes llevaron el yate real de Kaua’i. Durante dos semanas, Kamehameha viajó a lo largo de la isla mientras entretenía a Kaumuali i y el resto de la corte en su yate. En la noche del 16 de septiembre, Kamehameha II ordenó de repente a su tripulación que navegaran tranquilamente para O’ahu, forzando efectivamente a Kaumuali’i al exilio.



El Rey Kamehameha II


Visitantes rusos notaron un sirviente africano que ofrecía una selección de ron, brandy, ginebra o vino. Esto podría haber sido el mismo William Chapman que se desempeñó como cocinero en la embarcación de los Crowninshields y que afirmaba haber trabajado para el capitán James Cook, quien fue asesinado en Hawaii en 1779. Chapman se describió como un experto navegante a través de observaciones lunares.

El 18 de abril de 1822 se descubrió que gran parte de la madera de la nave ya estaba en descomposición. Algunos historiadores piensan que Sturgis y Bryant sabían acerca de la decadencia y por lo tanto gestionaron ansiosos un pago rápido. El rey amenazó con dejar sus pagos de madera de sándalo (ya podría haber estado corriendo detrás de sus entregas). Fue sacado de las aguas y reconstruido. El capitán Thomas Meek fue contratado para reemplazar a la madera podrida, después de un viaje al Noroeste del Pacífico para obtener madera. Meek volvió en noviembre de 1822 y trabajó en la nave a través de la primavera de 1823. Fue botado nuevamente el 10 de mayo de ese año con el nuevo nombre de Ha’aheo o Hawai’i ("Orgullo de Hawaii").



El 28 de mayo, la corte real y los misioneros William Richards y Charles Stewart zarparon de Honolulu a Maui. El rey parece haber dado pasaje libre a los misioneros en muchas ocasiones en el yate entre islas, lo que podría explicar por qué se toleraba el consumo excesivo de alcohol. Los misioneros también disfrutaban de los servicios a bordo, notando que la acústica para los himnos era mejor que en chozas de paja que de otra forma utilizarían.

En noviembre de 1823 Kamehameha II decidió que iría a visitar al Rey de Gran Bretaña. Aunque se sugirió utilizar el yate real, un barco ballenero llamado L'Aigle fue utilizado puesto que la tripulación estaba más familiarizada con la ruta. Kamehameha II nunca volvería a ver su yate otra vez, pues murió mientras esperaba una audiencia con el rey Jorge IV.

Naufragio

El 6 de abril de 1824 en Bahía Hanalei, en la costa norte de la isla de Kaua’i el Ha’aheo o Hawai’i encallaría en un arrecife de poca profundidad. Una reciente teoría de por qué el barco se encontraba en un área tan remota explicó que se trataba de una expedición de exploración, investigando planes de una supuesta rebelión que se rumoreaba tendría lugar unos meses más tarde dirigida por el hijo de Kaumuali’i, Humehume. Aunque esta teoría da la retribución para la captura de Kaumuali’i como un motivo de posibles sabotajes, los misioneros culparon del accidente a la embriaguez frecuente de la tripulación. Hiram Bingham aprovechó la oportunidad para predicar un sermón sobre la templanza a la multitud reunida en el lugar.



Los hawaianos usaron sus manos para hacer tres enormes cuerdas de trenzas de vegetación local. Ataron los cables al mástil principal de la nave e intentaron rodarla sobre el arrecife. Mientras se unían en una canción tiraron al unísono, girando el barco de vuelta a una posición vertical. Entonces el mástil rompió y el aparejo cayó al mar. Antes de que otro pudiera hacer el intento, llegaron noticias de que Kaumuali’i estaba muriendo en el exilio. El pueblo de Kaua’i se dispersó y después de salvar las piezas que pudieron, los restos del naufragio fueron dejados a que se dispersaran por el oleaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada