sábado, 16 de julio de 2011

Las carrozas reales del Reino Unido

Nada acapara más la atención de las masas cuando en Gran Bretaña se lleva a cabo una ceremonia real. Es el único país que conserva en su monarquía una tal imagen de pompa. Y en toda boda, funeral, la apertura anual del Parlamento o una visita de Estado, nada hace delirar más a las multitudes que el rutilante desfile de carrozas reales por las calles principales de Londres.



Estas carrozas, así como la gran variedad de carruajes, se guardan en las Royal Mews, las caballerizas reales, que abarcan no solo la casa de carruajes, sino también los establos y, en tiempos recientes, también los garajes. Allí duermen los Rolls-Royce, los Bentley y los Daimler de ceremonia, así como la veintena de otros automóviles reservados por la familia real para uso privado. El mantenimiento y la prestación de estos modernos vehículos de motor es una parte tan importante de la labor de las Mews como la de carruajes y caballos. Los coches de Estado (a diferencia de los de uso privado) están pintados con el marrón granate real y no tienen placas de matrículas.



Durante tres siglos, hasta el reinado de George IV, las caballerizas reales eran vecinas de Charing Cross. Se trasladaron al Palacio de Buckingham cuando se construyó la National Gallery, en la década de 1820. John Nash terminó los nuevos edificios en 1826, como lo indica la fecha colocada sobre la entrada en B. P. Road.

El cuidado y el entrenamiento de tantos caballos, el mantenimiento continuo de carruajes, automóviles y equipamiento equino, junto con el uso actual de todos estos vehículos reales, dan la pauta que las Mews forman una parte sustancial del trabajo de Palacio.


Charing Cross

El primer conjunto de establos que se conoce como mews estaba en Charing Cross, en el extremo occidental de The Strand. Los halcones reales se mantenían en este sitio desde 1377 y el nombre se deriva del hecho de que eran confinados allí durante el cambio de plumaje (“mue” o "mew", muda).




El frente de los establos reales en 1793


Cuando, bajo Henry VIII, un incendio destruyó las caballerizas situadas en Bloomsbury, el rey decidió reconstruir los edificios de Charing Cross como establos, manteniendo su antiguo nombre cuando adquirió esta nueva función. En los mapas antiguos de Westminster, como los de Ralph Agas (también conocido como Aggas), la cuadra se puede ver en lo que hoy es Leicester Square.

Este edificio era conocido generalmente como las King’s Mews, pero también a veces se lo denominaba Caballerizas Reales, Establos Reales, o Caballerizas de la Reina, cuando había una mujer en el trono. Fue reconstruido de nuevo en 1732 según los diseños de William Kent y en el siglo XIX fue abierta al público. Se trataba de un edificio clásico impresionante y el espacio abierto que había en su frente figura entre los más grandes del centro de Londres en un momento en que los Royal Parks se encontraban en la periferia de la ciudad y los jardines de las plazas de Londres sólo estaban abiertos a los residentes de las casas circundantes.





El área alrededor de Charing Cross hacia 1833

El Palacio de Buckingham

Las actuales Royal Mews se encuentran en los terrenos del Palacio de Buckingham, al sur de Buckingham Palace Gardens, cerca de Grosvenor Square.

En la década de 1760 George III trasladó parte de sus caballos y carruajes de uso diario al predio de Buckingham House, que había adquirido en 1762 para el uso de su esposa, pero los principales establos reales, que albergaban las carrozas ceremoniales y sus caballos, se permanecieron en las King’s Mews. Sin embargo, cuando su hijo George IV convirtió el Palacio de Buckingham en la principal residencia real en la década de 1820, los establos completos fueron trasladados.


Los establos de las Royal Mews (abiertos al público)


Las viejas Mews de Charing Cross fueron demolidas y Trafalgar Square se construyó en aquel lugar. Las Royal Mews actuales fueron construidas según los diseños de John Nash, como se dijo anteriormente, y se terminaron en 1826 (aunque la Escuela de Equitación, que se cree fue diseñada por William Chambers, data de la década de 1760). Los edificios han sido modificados ampliamente desde entonces.

Según la reina misma, “es verdaderamente una pequeña ciudad que se encuentra en el palacio de Buckingham”. Con unos treinta caballos con residencia perpetua, las caballerizas conforman el único rincón de Londres que huele a campo… Además de los caballos, se mantienen allí las carrozas de Estado y otros carruajes, junto con sus homólogos modernos, los automóviles oficiales. Hay numerosos apartamentos encima de las caballerizas donde se alojan los cocheros, postillones, choferes y el mariscal herrador. El palafrenero de la Corona (Crown Equerry) posee allí una hermosa vivienda situada justamente en la entrada. Este oficial, de rango muy superior al de los palafreneros comunes, es el responsable de todo el personal que trabaja allí, que tiene su propio orden de precedencia, diferente al del palacio.


Lord Vevey, actual Master of the Horse, en el Trooping the Colour



Las caballerizas de Buckingham, de Windsor, de Hampton Court y de Holyroodhouse, demuestran la capacidad del Master of the Horse (algo así como el “Maestro de Equitación”), título que se remonta a 1391, cuando se trataba del tercer gran oficial de la corte. El Maestro de Equitación es ese personaje que se ve al lado de la Reina cuando ésta desciende al Mall todos los años en el mes de junio para la celebración de su aniversario oficial. Con su uniforme rojo y el sombrero de plumas, se coloca en un segundo plano durante la ceremonia de revista de tropas, el Trooping the Colour, que sigue al desfile.

Carrozas y carruajes

Los vehículos que están en el área de las caballerizas reales se enumeran a continuación. Un buen número se expone al público (aunque no todos se mantienen en Londres). La mayoría son de uso habitual: algunos (por ejemplo, las berlinas (broughams) son conducidos diariamente; otros (sobre todo, la Carroza de Oro o Gold State Coach) sólo se utilizan en grandes y eventuales ocasiones de Estado. La lista incluye a los vehículos para uso personal, recreativo y deportivo, así como aquellos diseñados y mantenidos para ocasiones de Estado.



La llegada de los carruajes al Royal Ascot



En oportunidad de las grandes ceremonias y desfiles, las caballerizas reales demuestran su superioridad.

§ La Carroza Oficial de Oro (Gold State Coach)
§ La Carroza Oficial Irlandesa (Iris State Coach)
§ La Carroza Oficial Escocesa (Scottish State Coach)
§ La Carroza Oficial Australiana (Australian State Coach)
§ La Carroza Oficial Britannia (State Coach Britannia)
§ La Carroza Oficial de la Reina Alejandra (Queen Alexandra's State Coach)
§ La Carroza de Cristal (Glass Coach)
§ La Carroza Citadina del Rey Edward VII (King Edward VII's Town Coach)
§ Dieciocho landós, incluyendo el Landó Oficial 1902 (1902 State Landau)
§ Calesas y Sociables
§ Berlinas y Clarences
§ Faetones y Victorias
§ Carruajes de deporte
§ Vehículos recreacionales, como el de Louis-Philippe Charabanc
§ Carruajes de ponies, park drags y vehículos para ejercicio.





La Reina en el Ivory Mounted Phaeton, tirado por dos Windsor Greys, inspeccionando la guardia en el Trooping the Colour



En uso menos regular está el Queen Victoria's State Sledge, uno de los varios trineos reales de las Mews.

Los caballos de los carruajes

Los caballos en las caballerizas reales hoy en día son en su mayor parte Windsor Greys o Cleveland Bays, aunque esto no ha sido siempre el caso (por ejemplo, por más de 200 años los caballos Hannover Cream tomaron el lugar de honor en las guarniciones de las principales ocasiones de Estado, hasta que problemas debido a la endogamia dieron lugar a que su uso se suspendiera a mediados de la década de 1920). Los caballos son regularmente ejercitados en el arte de tirar de carruajes (una de las razones para el uso permanente de transporte de caballos para las rondas diarias de mensajería); son utilizados para la conducción competitiva y recreativa, así como para deberes ceremoniales.

Un clarence (tipo de brougham) tirado por dos caballos Cleveland Bay (probablemente el carruaje mensajero diario entre Buckingham y el Palacio de Saint James)


Aun viajando en la carroza real, se impone la presencia de un guardaespaldas. Cuando se realizó la gran boda real de 1981, un policía de civil, calzones rojos y tricornio, oficiaba de “portaarmas” cuando el Landó 1902 descubierto dejó el palacio hacia la estación de Waterloo, donde los príncipes de Gales partirían en viaje de luna de miel. En su calzón rojo, el policía llevaba una pistola que le había entregado esa misma mañana Cannon Row, el destacamento policial de Scotland Yard encargado de la seguridad de la familia real; contrariamente a la usanza de numerosos países, los policías ingleses no se encuentran armados normalmente. Otro funcionario, armado y acicalado de igual modo, se encontraba en la parte posterior de la carroza de la Reina y el Duque de Edimburgo.

Las Carrozas

La Irish State Coach es un carruaje cerrado, tirado por cuatro caballos, en el que tradicionalmente la soberana británica viaja desde Buckingham Palace al Palacio de Westminster para la formal apertura de cada nueva sesión legislativa en el Parlamento.

La carroza original fue construida en 1851 para el Alcalde (Lord Mayor) de Dublín, pero fue severamente dañada por un incendio en 1911, siendo completamente restaurada en 1989 por los restauradores de carruajes de las Royal Mews. El exterior es azul y negro con decoración dorada y el interior está tapizado en damasco azul. Junto con otras carrozas reales, puede ser admirada por el público en las caballerizas reales de Buckingham.




La Scottish State Coach es un carruaje cerrado, tirado por cuatro caballos, construido en 1830 para el Príncipe Adolfo, Duque de Cambridge. Su familia lo usó por varios años hasta que fue vendido a William Keppel, 7º Conde de Albermarle, quien lo convirtió en un landó semioficial. En 1920, la familia Keppel regresó la carroza a la familia real como un obsequio a la Reina María. Entre 1968 y 1969, la carroza fue extensivamente remodelada y restaurada a su estado original. Le fueron agregados amplias ventanas vidriadas y paneles transparentes en el techo y fue emblasonada con las Armas reales y la insignia de la Orden del Cardo, así como un modelo de la Corona de Escocia en la parte superior del techo.




La carroza fue usada por primera vez por la Reina durante la apertura de la Asamblea General de la Iglesia de Escocia en 1969 y luego por la Reina Madre dos veces: en 1977 durante la celebración de Acción de Gracias por el Jubileo de Plata y en 1979 durante su instalación como Lord Guardián de los Cinco Puertos (un título ceremonial) en Dover. La Reina y el Duque de Edimburgo la han usado en Windsor durante las celebraciones por el 60º cumpleaños de la Reina en 1986, para el servicio de la Orden del Cardo en Edimburgo en 1994 y como carruaje de reserva durante la visita de Estado de los Reyes de Noruega en Holyrood ese mismo año. La última vez que se vio esta carroza en una ceremonia importante fue en abril de 2011, durante la boda del Príncipe William y Catherine Middleton.


La Australian State Coach es un carruaje cerrado, tirado por seis caballos, obsequiado a la Reina con ocasión del Bicentenario de Australia en mayo de 1988. La carroza fue un regalo del pueblo australiano, siendo diseñada y confeccionada por el renombrado constructor de carrozas W. J. Frecklington –quien también construyó otra importante carroza para la Reina como iniciativa privada-.



La Carroza Oficial Australiana es usada a veces en la ceremonia de Apertura del Parlamento y otras ocasiones que involucran a familias reales extranjeras, como la visita de la Reina Margarita de Dinamarca en 2000. Fue usada en la procesión nupcial de la boda del Príncipe William, para trasladar al Príncipe de Gales, la Duquesa de Cornwall y el matrimonio Middleton desde Westminster Abbey al Palacio de Buckingham.
Como uno de los más modernos de los carruajes reales, esta carroza esta equipada con ventanas eléctricas, calefacción y estabilizadores hidráulicos.


La State Coach Britannia es la más nueva de las carrozas reales, completado en 2010 por W.J. Frecklington como un carruaje cerrado y con un tiro de seis caballos. La intención del constructor fue crear una carroza que englobara la entera historia y herencia del Reino Unido mediante la incorporación de materiales de edificios históricos, barcos y otros artefactos de aquel país.


La carroza es de esa manera una amplia representación de los grandes eventos, figuras y objetos de la historia británica jamás ensamblados, ítems directamente relacionados con más de treinta monarcas de Inglaterra, Escocia e Irlanda, sus más grandes victorias, sus más atesorados lugares y sus más grandes contribuciones al mundo.

Frecklington decidió la construcción de esta carroza como una iniciativa propia. Pesa 2.75 toneladas y mide 5.5 metros de largo por 3 de altura. Como la Carroza Oficial Australiana, la Britannia tiene ventanas eléctricas, calefacción y estabilizadores hidráulicos.

La Queen Alexandra's State Coach es uno de los carruajes oficiales, construido en 1865 inicialmente como una simple “town coach” o “carroza de ciudad”. Unos treinta años más tarde fue vidriada y convertida en una carroza oficial para el uso de la Princesa de Gales (luego Reina), Alejandra.




Es usualmente tirada por cuatro caballos y conducida por un cochero. Como todas las carrozas oficiales tiene una variedad de usos, pero quizá su deber regular más conocido es trasladar la Corona del Estado Imperial (junto con la Espada del Estado, la Cap de Maintenance, una capa de terciopelo y armiño, y sus respectivos portadores) hacia y desde el Palacio de Westminster para la Apertura anual del Parlamento. En estas ocasiones es siempre acompañada por el Maestro de Barcas de la Reina y sus 24 Watermen, que caminan a su lado, una reminiscencia de los días en que las Joyas de la Corona eran invariablemente trasladadas desde la Torre de Londres por el río Támesis durante las ocasiones de Estado.


Glass coach es un término que puede ser usado para describir cualquier carroza que es predominantemente vidriada antes que cerrada. El más conocido ejemplo es la Carroza de Cristal de la familia real británica. Este refinado carruaje fue construido por Peters & Sons of London en 1881. Había sido diseñado como una carroza para el Alto Alguacil del reino pero fue adquirida por la Corona para la Coronación de George V en 1911. Es conducida por un cochero y puede ser tirada por dos o cuatro caballos.



Desde entonces ha sido usada en varios acontecimientos reales, pero su uso más famoso ha sido el de las bodas reales, ya sea para llevar la novia a la iglesia antes del servicio nupcial (como fue el caso de Lady Elizabeth Bowes-Lyon en 1923, la Princesa Alexandra en 1963, la Princesa Anne en 1973, Lady Diana Spencer en 1981 y Sarah Ferguson en 1986) o para trasladar a los recién casados desde la iglesia luego de la ceremonia (como ocurrió con la Princesa Elizabeth y el Duque de Edimburgo en 1947 o con la Princesa Anne y el Capitán Mark Phillips en 1973).



Lady Diana Spencer en la Glass Coach el día de su boda: 29 de julio de 1981



La King Edward VII's Town Coach no es considerada una carroza oficial; es mucho más sencilla que alguno de los otros carruajes de las Mews.

Anteriormente había en uso varias carrozas similares a éste, cada una pintada de marrón y tapizada de azul oscuro. Todas fueron eliminadas durante la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de ésta (nombrada a partir de Edward VII), la cual fue puesta en almacenamiento. En 1964 fue restaurada y al mismo momento le fueron agregadas cuatro ventanas vidriadas.

La Town Coach es tradicionalmente usada en la Apertura anual del Parlamento para transportar las mazas ceremoniales que acompañan a la Corona y otras insignias en procesión.




Los Landós


Las Royal Mews contienen varios diferentes tipos de landós: siete landós oficiales están en uso regular (que datan del período entre 1838 y 1872), más cinco landós semi-oficiales. Así como son ligeramente más sencillos en la ornamentación, los landós semi-oficiales se distinguen de los oficiales en que son conducidos por postillones antes que por cocheros desde la caja (un cochero desde al asiento de la caja oscurecería los pasajeros del landó a la vista del público; por esta razón, incluso cuando otras personalidades son trasladadas en landós oficiales, la Reina tiende a viajar en una de las versiones semi-oficiales, así puede ser vista más claramente). El principal de los landós, el Landó Oficial 1902, es un carruaje abierto construido para la coronación de Edward VII, el cual, al contrario que los más antiguos landós oficiales, es conducido por postillones.


También existen cinco landós Ascot, carruajes más pequeños y luminosos con los costados tapizados en cestería, los cuales son usados cada año (como lo indica su nombre) en las jornadas de Royal Ascot. Hay en las caballerizas un landó en miniatura construido para los niños de George V y diseñado para ser tirado por ponies.



Un landó Ascot



Los landós fueron hechos para mostrarse (tanto como el clima lo permita) y son usados en ocasiones que van desde las visitas de Estado y la Apertura del Parlamento hasta bodas reales, Jubileos y otras celebraciones. También juegan un papel regular en la bienvenida a nuevos embajadores a Gran Bretaña: apenas arribados a Londres, los embajadores extranjeros mantienen una audiencia con la Reina, en la cual presentan sus Cartas credenciales a Su Majestad. Los diplomáticos son recogidos de la embajada o residencia por un landó oficial –enviado desde las Royal Mews con tal propósito- y escoltados por el Mariscal del Cuerpo Diplomático, que tiene su base en el Palacio de Saint James. El séquito del embajador sigue en otro landó oficial.

El 1902 State Landau es un carruaje abierto, tirado por seis caballos, que constituye, por lejos, el más elegante de todos los carruajes usados por la familia real. Fue construido el año del que toma el nombre y hoy es visto a menudo durante las visitas de Estado, trasladando a la Reina y el mandatario visitante hacia Buckingham Palace (o el Castillo de Windsor) a la cabeza de una procesión de carruajes.






Ha ocupado también un papel significativo en las bodas reales. El Príncipe de Gales viajó en él hacia la Catedral de Saint Paul durante su boda en 1981, regresando en el mismo con su flamante esposa luego del servicio nupcial. El Duque y la Duquesa de York también lo usaron para su retorno a Buckingham Palace el día de su boda en 1986. La última de tales bodas en que fue usado ocurrió el 29 de abril de 2011, ocasión que vemos abajo en todo su esplendor.




1 comentario:

  1. Excelente artículo, últimamente he encontrado fascinante tener conocimientos acerca de las carrozas reales, y este artículo me ha servido de mucho. Gracias y felicitaciones por tan excelente blog, todo su contenido es muy interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar