miércoles, 20 de julio de 2011

Automóviles de la Familia Real británica

La Familia Real británica tiene una larga historia de limusinas hechas a medida que se remonta a los modelos Daimler del rey Edward VII. En ocasiones de Estado, Elizabeth II usualmente viaja en uno de las dos tradicionales limusinas oficiales Bentley.





La Limusina Bentley es un vehículo de Estado creado para la Reina por la antedicha firma automotriz con ocasión de su Jubileo de Oro, en 2002. Este vehículo ha sido modificado de la versión R del Bentley Arnage, con una velocidad máxima de 130 mph (210 km/h). Es tres pies (91.44 cm) más largo que un Bentley Arnage estándar, 10 pulgadas (254 mm) más alto y 6 pulgadas (152.4 mm) más ancho. Está equipado con anchas puertas de apertura inversa (coach doors) que abren en la parte trasera casi 90 grados.



El interior del Bentley


Los fabricantes textiles Hield Brothers produjeron la tela de lana satinada utilizada para la tapicería de los asientos traseros. El coche también tiene una cubierta extraíble para el acristalamiento posterior con el fin de permitir una mayor visibilidad cuando el ocupante esté asistiendo a un evento público o una mayor privacidad cuando sea necesario.


Solo dos de estos vehículos fueron construidos, haciéndolo más raro aún que el Rolls-Royce Phantom IV -de los cuales fueron construidos solo dieciocho-.


El Bentley es usado solo en compromisos oficiales y siempre es escoltado por una selección de vehículos –identificados y no- del Royal Protection Squad, coches de la policía local y escoltas motorizados. La Reina también lo usa para ir a la iglesia cuando se encuentra en Balmoral y en Sandringham House. Al contrario que el presidente norteamericano, Elizabeth II no usa este automóvil cuando viaja al extranjero, prefiriendo utilizar cualquiera de los que son proveídos por sus anfitriones.


Su Majestad despide en Buckingham a un invitado oficial


Como todos los automóviles oficiales británicos, el Bentley tiene un montaje sobre el techo para un escudo iluminado y un gallardete, el cual puede ser insertado desde el interior del vehículo. Ambos usualmente muestran el Estandarte Real, aunque pueden ser usados otros símbolos en ocasiones de Estado. Cuando la Reina está a bordo, el ornamento del radiador de Bentley, el “Flying B”, es reemplazado por la mascota personal de Su Majestad, San Jorge imponiéndose el dragón.


En enero de 2009 fue anunciado que ambos modelos Bentley serían convertidos para funcionar con biocombustibles.



El emblema personal de la Reina en el radiador del Bentley


Otros vehículos de Estado


Las Royal Mews contienen un raro Rolls-Royce Phantom IV, que fue adquirido por la entonces Princesa Elizabeth en 1950 y que se convirtió en un vehículo oficial cuando ascendió al trono como Elizabeth II en 1952. Hay también dos modelos Rolls-Royce Phantom VI, incluyendo el automóvil del Jubileo de Plata o Silver Jubilee Car, con el techo agrandado para un realce de la visibilidad, que fue un obsequio de la industria automotriz británica en 1977 y un modelo estándar de 1987. La flota es completada por tres limusinas Daimler DS420 -una de las cuales fue propiedad de la Reina Elizabeth, Reina Madre, hasta su muerte en 2002-, las cuales son utilizadas como vehículos de apoyo.


El RR Phantom V de la Reina Madre, entregado en 1962, lleva el emblema 'Britannia' sobre el radiador.


Los vehículos oficiales son usados algunas veces cuando la Reina viaja fuera del país y también están disponibles para Jefes de Estado en visita oficial al Reino Unido, así como para otros miembros de la familia real cuando se hallan en representación de la Corona. Bajo la ley británica, los coches oficiales del monarca no poseen matrícula registrada (con excepción de los tres modelos Daimler, que sí las tienen), pero sí son matriculados los vehículos que la soberana y su familia reservan para su uso personal.


Un Rolls-Royce Phantom V retirado, que fuera propiedad de la Reina y de la Reina Madre hasta 2002, puede ser observado en el garaje construido para tal propósito a bordo del antiguo Yate Real Britannia, en Edimburgo. Asimismo, otro vehículo oficial (generalmente un modelo Phantom IV, raramente usado) está en exposición en las Royal Mews de Buckingham Palace.

El emblema personal de la Reina Madre: 'Britannia' sobre un globo terráqueo, el cual fue creado originalmente para los Daimlers del rey George V.


Carlos, Príncipe de Gales, utiliza unos Bentley Turbo R, Range Rover, Jaguar XJ o Audi A6 blindados. En ocasiones oficiales, a menudo es visto en el Silver Jubilee Car, el cual perdió su designación de "Number One State Car" (el vehículo más frecuentemente usado por la Reina) luego de la entrega de las limusinas Bentley. La noche del 9 de diciembre de 2010, el automóvil fue atacado por protestantes estudiantiles cuando conducía al Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornwall al Royal Variety Performance. La pareja no resultó herida, pero el automóvil, que no estaba blindado, fue salpicado con pintura y una de las ventanas laterales fue rota.


El Duque de York usa un Bentley Arnage 2008 con una placa de matrícula personalizada donde aparecen las letras “DOY” (Duke Of York).



El Rolls-Royce Phantom VI en una visita de Estado de los Reyes de Noruega


Vehículos personales de la Familia Real


En ocasiones no oficiales, la Reina usualmente es conducida en un Jaguar XJ blindado, similar al usado por el Primer Ministro, que es escoltado por los mismos vehículos, como un automóvil oficial. La Reina utiliza ocasionalmente un Range Rover, particularmente para visitas a áreas rurales y a eventos como shows en los condados del interior. Cuando se encuentra en Balmoral o Sandringham, gusta ponerse al volante de un Land Rover Defender. El Duque de Edimburgo es propietario de un Land Rover Discovery y un Metrocab, que él utiliza para visitas alrededor de Londres central.



El Jaguar XJ de la Reina


Otros miembros de la familia utilizan habitualmente modelos Audi A6 o Range Rover. La Princesa Real es propietaria de un Bentley Continental Flying Spur, que usa tanto en compromisos privados como oficiales. El Príncipe de Gales tiene también un Aston Martin V8 convertido para funcionar con biocombustible hecho a partir de excedentes de vino blanco local. Sus Jaguar, Audi y Range Rover utilizan biodiesel hecho de aceite de cocina reciclado.

3 comentarios:

  1. Hello! Usted tiene un sitio interesante. Es agradable para visitar aquí.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus amables palabras. Reciba un gran saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sabes si la realeza tenga algún Mg Rover en su colección?

    ResponderEliminar