jueves, 15 de julio de 2010

Los títulos del Papa

El Papa, además de Obispo de Roma, Arzobispo Metropolitano de la Provincia Romana y Primado de Italia, rangos supremos de la Iglesia Católica Romana, es Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano. Pero, en un nivel estrictamente religioso, ostenta de manera oficial los siguientes títulos:
  • Vicario de Cristo
  • Sucesor del Príncipe de los Apóstoles
  • Pontífice Máximo de la Iglesia Universal
  • Siervo de los Siervos de Dios

Y recibe el tratamiento de Su Santidad.



Home page de la página web vaticana el día de la elección del nuevo papa, hoy reinante


****

Vicario de Cristo (a partir del latín Vicarius Christi), o Vicario de Dios como título equivalente, es un término utilizado de diferentes maneras, con diferentes connotaciones teológicas a lo largo de la historia. Un vicario es un sirviente que está en el lugar del soberano real en algunos asuntos administrativos de su reino, títulos equivalentes comprenden el "representante "o "supervisor".
El título se emplea actualmente en el Catolicismo para referirse a los obispos y más específicamente al Obispo de Roma.

Historia y diversos usos

Durante el historia del Cristianismo, el título de Vicario de Cristo fue utilizada de diferentes maneras, con implicaciones teológicas, pastorales u otras.


Espléndida representación de un Vicario de Cristo: Ioannes Paulus Secundus


El primer registro del concepto del Vicario de Cristo se menciona en la Epístola a los Magnesios de San Ignacio, Obispo de Antioquía, un alumno de San Juan, probablemente al mando del Pedro, con un sentido pastoral, escrito entre los años 88 y 107 d.C. "su obispo preside en el lugar de Dios (...)". Aunque Ignacio no utilizó explícitamente el término Vicario de Cristo, establece claramente el concepto. Actualmente, el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que todos los obispos son vicarios de Cristo.


El segundo uso registrado de “Vicario de Cristo” se encuentra en las epístolas de Tertuliano en el siglo III, con una inclinación teológica diferentes para referirse al Espíritu Santo, es decir, como Cristo no está físicamente haciendo milagros en la Iglesia, el Espíritu Santo actúa como su Vicario en su nombre, realizando milagros y previniendo los errores de la Iglesia. Pero este es el único uso bíblico del término de esta manera. Se desconoce si este término se utilizaba ampliamente en la Iglesia primitiva, o si era una observación personal teológica de Tertuliano.

El tercer uso del término Vicario de Cristo aparece en el siglo V, en un sínodo de los obispos para referirse al Papa Gelasio I. Las connotaciones teológicas del título tienen un gran sentido pastoral, evocando las palabras de Cristo al Apóstol Pedro, considerado como el primer Papa católico en Juan 21:16-17, "Apacienta mis corderos... Apacienta mis ovejas", por lo que Cristo hizo a Pedro su vicario y pastor con la responsabilidad de apacentar su rebaño (es decir, la Iglesia) en su propio lugar.



Inocencio III recibe a San Francisco de Asís


Sin embargo, el uso del título para referirse a los Papas en la Iglesia primitiva era inestable , y varias versiones del uso de Vicario fueron utilizados por el Papa, como "Vicario de Pedro" , indicando que eran los sucesores de San Pedro , "Vicario del Príncipe de los Apóstoles" o "Vicario de la Sede Apostólica", entre otras variantes. Este título es utilizado por el Misal Romano en sus oraciones para un papa muerto y el juramento de fidelidad a San Bonifacio a Gregorio II. El nombramiento de Vicario de Cristo para los Papas se convirtió en el uso regular desde el siglo XIII, debido a las reformas empleadas por el Papa Inocencio III, a menudo llamado Inocencio por este título y su prerrogativa de nombrar obispos. En la edición 2009 del Anuario Pontificio, el "Vicario de Jesucristo" es el tercer título oficial de los Papas.

Otro uso del título, con un significado diferente, apareció en las Iglesias Orientales, en uso entre los siglos V y VI. El término se utilizaba para referirse al emperador bizantino, mostrando el ápice de cesaropapismo. Aunque el emperador no decidía la doctrina -que era responsabilidad de los obispos-, su función era mantener el culto propio de Dios y la espiritualidad de sus súbditos y preservar la ortodoxia, por lo que actuaba como Vicario de Cristo sobre las cuestiones de carácter y de administración de su imperio.


Aparición de la Cruz al Emperador Constantino de Bizancio

****

El Pontifex Maximus (del latín, "el mayor fabricante de puentes") era el sumo sacerdote de la Colegio de Pontífices (Collegium Pontificum) en la antigua Roma. Esta era la posición más importante en la antigua religión romana, abierto sólo a patricios hasta el 254 a.C., cuando el primer plebeyo ocupó este puesto. Un oficio claramente religioso bajo la primera República Romana, poco a poco se politizó hasta que, a partir de Augusto, fue subsumido en el oficio imperial. Su último uso en relación con los emperadores es en las inscripciones de Graciano (que reinó de 375 a 383) quien, sin embargo, decidió omitir más tarde las palabras pontifex maximus de su título.

La palabra pontifex, más adelante se convirtió en un término utilizado para los obispos cristianos, incluido el Obispo de Roma y el título de Pontifex Maximus fue aplicado en el Iglesia Católica Romana al Papa como su obispo principal. No está incluido en los títulos oficiales del Papa, pero aparece en los edificios, monumentos y monedas de los papas del Renacimiento y los tiempos modernos.


San Pío V

Uso del título en la Iglesia Católica

En los círculos católicos, el montanista Tertuliano aplicó con furia el término al Papa Calixto I, con quien estaba en desacuerdo sobre la relajación de éste sobre la disciplina penitencial de la Iglesia (que permitía a adúlteros arrepentidos y disolutos volver al seno de la Iglesia, bajo su autoridad Petrina). No está claro si la palabra Pontífice era de uso común por el cristianismo de principios del siglo III, como lo fue después, para denotar un obispo. El uso de Tertuliano es inusual puesto que la mayor parte de los términos técnicos del paganismo romano se evitaron en el vocabulario de latín cristiano a favor de neologismos o palabras griegas.

Los últimos vestigios de los emperadores siendo al mismo tiempo pontífices se encuentran en las inscripciones de Valentiniano, Valente y Graciano. Desde Teodosio I (379-395), los emperadores ya no aparecen con la dignidad de pontífice, pero el título fue aplicado más tarde al obispo cristiano de Roma. En 382, el Emperador Graciano, a instancias de Aurelio Ambrosio, eliminó el Altar de la Victoria del Foro, retiró las subvenciones estatales que financiaban muchas actividades paganas y renunció formalmente el título de Pontifex Maximus.


San Dámaso


Se dice que el Papa Dámaso I fue el primer obispo de Roma en asumir el título. Otras fuentes dicen que el uso de tales títulos por los obispos, entre ellos el obispo de Roma, vino más tarde. El título de pontifex sigue siendo tanto para el obispo de Roma como para otros obispos. En el edicto De fide catholica del emperador Teodosio (380), promulgado en Tesalónica y publicado en Constantinopla para todo el imperio, con el cual establece la cristiandad católica como la religión oficial del imperio, se refirió a Dámaso como pontífice y a Pedro Obispo de Alejandría.

La Enciclopedia Británica dice que el Papa León I (440-461) asumió el título Pontifex Maximus, mientras que otras fuentes dicen Gregorio I (590-604) fue el primer Papa en emplearlo en un sentido formal, o, por el contrario, el Papa Siricio (384-399). El Diccionario Oxford de la Iglesia Cristiana dice que fue en el siglo XV (cuando el Renacimiento despertó un nuevo interés en la antigua Roma) cuando Pontifex Maximus se convirtió en un título de honor regular para los Papas.


Aunque el título en cuestión fue utilizado durante algunos siglos en las inscripciones referentes a los papas, nunca ha sido incluido en la lista oficial de títulos papales publicado en el Anuario Pontificio, el cual incluye el de "Supremo Pontífice de la Iglesia entera"(en latín, Universalis Ecclesiae Summus Pontifex) como el cuarto título oficial, siendo el primero "Obispo de Roma".


Los términos pontifex maximus y summus pontifex fueron utilizados durante siglos no sólo por el Obispo de Roma, sino también por otros obispos. Eran, sin duda, originalmente empleados en relación con el sumo sacerdote judío, cuyo lugar los obispos cristianos consideraban como cada uno en su propia diócesis, pero desde el siglo XI parecen aplicarse sólo al Papa. El título romano de Pontifex Maximus era usado en inscripciones en griego y la literatura de la época como ἀρχιερεύς (literalmente,"sumo sacerdote") o por una traducción más literal y en orden de palabras como ἀρχιερεὺς μέγιστος (literalmente, "el mayor sumo sacerdote"). El término "ἀρχιερεύς" aparece en el Septuagésimo texto del Antiguo Testamento y se utiliza en el Nuevo Testamento para referirse al sumo sacerdote judío.

El título de Pontifex Maximus, que ahora se aplica al Papa aunque no estuviera incluido en su lista oficial de títulos, tiene por tanto una historia muy antigua. El único título sólo aplicado al Papa que tiene una larga historia documentada es la palabra "Papa" en sí misma (en griego, " πάππας "), que se encuentra ya en la época de Homero. Este título tampoco está incluido en la lista oficial, pero se utiliza en los documentos oficiales (como los encabezados de encíclicas y documentos similares) mucho más frecuentemente que el título de Pontifex Maximus, el cual es utilizado en la práctica poco más que en las inscripciones de los edificios.


Puerta al Vaticano con la inscripción: Benedictus XVI Pont[ifex] Max[imus] Anno Domini MMV Pont[ificatus] I ("Benedict XVI, Supremo Pontífice, en el Año de Nuestro Señor 2005, en el primer año de su pontificado").


****

Servus Servorum Dei es una frase latina que significa Siervo de los Siervos de Dios. La frase es uno de los títulos del Papa y se utiliza para referirse a él en el comienzo de las Bulas papales.

San Gregorio I (Papa desde 590 hasta 604) fue el primero en usar este título para referirse a sí mismo como Papa. La adopción del título se deriva de una disputa con el Arzobispo de Constantinopla Juan quien adoptó el título de "Patriarca Ecuménico": el título humilde "siervo de los siervos de Dios" compensaba los reclamos de poder y eminencia de los demás contra el obispo de Roma (el Papa). Algunos de los sucesores de Gregorio Papa usaron la frase de vez en cuando durante algunos siglos, pero lo hicieron regularmente sólo desde el siglo IX. A veces, algunos gobernantes civiles también lo utilizaban, pero después del siglo XII llegó a ser utilizado exclusivamente por el Papa.


San Gregorio I

A partir del Concilio Vaticano II los Papas han utilizado el concepto de Servus Servorum Dei para hacer su oficio más simple y menos real. El Papa Pablo VI dejó de usar la Tiara papal y ninguno de sus sucesores la ha llevado. Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI prescindieron de una coronación, optando por una forma más simple de instalación (o inauguración). En lugar de recibir la Tiara papal, los tres pontífices electos recibieron el pallium durante la ceremonia de su instalación. Además, el real "Nosotros" fue dispensado del habla y la escritura y en su lugar el singular "Yo" ha sido utilizado por los sucesores de Pablo VI, excepto en Latín, un idioma en el que, como en griego antiguo, el más impersonal "nosotros" tiene el efecto contrario al del real “nosotros”. En su Motu Proprio Summorum Pontificum, Benedicto XVI utiliza el real "nosotros".

****

Su Santidad es el tratamiento oficial debido a los líderes de ciertos grupos religiosos. En la Iglesia Ortodoxa, la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría y la Iglesia Católica Romana (así como las Iglesias Orientales Católicas), el tratamiento se utiliza cuando, respectivamente, se refiere al Patriarca de Alejandría y al Papa de Roma. También se utiliza en referencia a otros varios otros patriarcas cristianos, como el de Constantinopla.

En Budismo Tibetano, el Dalai Lama también es tratado de la misma manera en inglés, al igual que otros líderes budistas como Sakya Trizin, el Patriarca de Sakyapa.


La Cátedra de San Pedro en la Basílica vaticana, símbolo del magisterio del Sumo Pontífice

Uso

En el Cristianismo, el tratamiento deriva de la palabra latina sanctitas. Era utilizado originalmente para todos obispos pero, desde el siglo VII, fue utilizado solo para Papas, patriarcas y algunos gobernantes seculares. Desde el siglo XIV se restringió su uso a una pequeña minoría de patriarcas cristianos, en particular el Patriarca de Alejandría, el Papa de Roma y el Patriarca de Moscú. En la secta Dawoodi Bohra de la rama Ismailí de Shia Islam, el título es llevado por Mohammed Burhanuddin Syedna. Es propiamente el tratamiento superlativo, tomando precedencia ante todos los demás tratamientos.

El título se utiliza oficialmente en la diplomacia internacional y en contextos formales sin tener en cuenta sus orígenes doctrinales, filosóficos y teológicos.




Bendición apostólica de Su Santidad Juan Pablo II


En español y en italiano, el tratamiento directo y en tercera persona suenan de la misma manera (Su Santidad y Sua Santitá); en cambio, en inglés tercera persona es His Holiness (H.H.) y el tratamiento directo es Your Holiness.

Actuales líderes cristianos que llevan el tratamiento de Su Santidad:


· Benedicto XVI, Papa de Roma (1927- )
· Ecuménico Bartolomé I, Arzobispo y Patriarca de Constantinopla (1940- )
· Teodoro II, Patriarca de la Iglesia Griega Ortodoxa de Alejandría (1954- )
· Patriarca Kiril I de Moscú, Patriarca de Moscú y Todas las Rusias (1946- )
· Shenouda III, Papa de la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría (1923- )
· Ignacio Zakka I Iwas, Patriarca Siriano Ortodoxo de Antioquía (1933- )
· Karekin II, Catholicos de todos los Armenios (1951- )
· Maxim de Bulgaria, Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria y Patriarca Metropolitano de Sofía (1914- )



Su Santidad El Patriarca de Moscú

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada