viernes, 30 de octubre de 2009

La Nobleza rusa hoy

Luego de la reforma emancipadora de 1861, la posición económica de la nobleza fue debilitándose. Su influencia fue reducida por los nuevos estatutos legales de la reforma judicial de Alejandro II, en 1864, bajo cuyo derecho de elección los oficiales de la ley fueron derogados. La reforma policial de 1862 limitó la autoridad de los terratenientes a nivel local y la creación de gobiernos locales, el Zemstvo, acabó con la influencia exclusiva de la nobleza en el gobierno autónomo local.



El Zar Alejandro II con uniforme de la Guardia Imperial (1865)


Luego de la revolución de octubre de 1917 todas las clases de nobleza fueron legalmente abolidas. Muchos nobles rusos que abandonaron su país a partir de aquel momento jugaron un importante rol en la llamada “Emigración Blanca”, que estableció comunidades en Europa, Norteamérica y otras partes del mundo. En los ’20 y los ’30, asociaciones de nobles rusos se establecieron en Francia, Bélgica y Estados Unidos. La Russian Nobility Association in America fue fundada en 1938 en Nueva York. Desde el colapso de la Unión Soviética, ha ido creciendo el interés entre los rusos sobre el rol que la nobleza rusa ha jugado en el desarrollo histórico y cultural de su nación.



El príncipe Mdivani de Georgia en su boda con la heredera norteamericana Bárbara Hutton (1933)


Setenta años después de haber sido disuelta como clase, tres mil descendientes de aristócratas salieron del anonimato para pedir la restitución de sus propiedades. Anónimos y casi extinguidos en las matanzas de octubre de 1917, durante la revolución comunista, los nobles sobrevivientes de Rusia son herederos de príncipes, condes, duques y barones propietarios de haciendas tan grandes como provincias españolas.




Táuride, el palacio del Príncipe Grigori Potemkin en San Petersburgo (1796)



«Los comunistas nos masacraron acusándonos de crímenes contra el Estado. Por eso nuestro principal objetivo es obtener la rehabilitación del honor y el buen nombre de las familias nobles y lograr que se haga justicia histórica», declara el conde Andrei Golitsyn, presidente de la Asamblea de los Nobles, con sede en un palacio moscovita que perteneció a un conde fusilado. Según los archivos de esta asociación, unos 40.000 nobles fueron asesinados por los bolcheviques. Se ejecutaba incluso a los niños para que no tuvieran descendencia. Golitsyn explica que en cada familia noble de Rusia hay «fusilados, torturados y desaparecidos», aunque decenas de miles lograron escapar en la primera oleada a las matanzas comunistas a través de Turquía.



Blasones de la familia Golitsyin (Galitzine)



«Mi familia tenía 1.000 miembros. Todos los que se quedaron en Rusia fueron asesinados. En los archivos del KGB sólo figuran 70 Golitsyn, todos fusilados. Centenares perecieron en los gulags [campos de trabajo]», relata el conde. Se acusaba a los aristócratas de «haber nacido noble en familia de conde», «conspiración monárquica » o «actividades contrarrevolucionarias».


Los miembros de la Asamblea de los Nobles, a la que sólo se puede pertenecer probando jurídicamente la posesión de un título nobiliario, acusan a los actuales gobernantes y a los nuevos rusos de haberse apoderado de los bienes que antes les arrebataron los comunistas. La restitución de propiedades a la nobleza sigue siendo discutida en la Duma. «Los comunistas son los principales enemigos de la restitución, pero también los demócratas que se han convertido en terratenientes ilegales a costa de nuestras propiedades», afirma Golitsyn. Los actuales aristócratas son conscientes de que la justicia tardará años en llegar.




El edificio de la Asamblea de los Nobles, que data de 1780



Pocos nobles han logrado, hasta el momento, la restitución de sus propiedades; en su lugar logran que el Estado les permita vivir en ellas por tratarse de terrenos no cultivados por los campesinos. Un conde recibió la hacienda de sus abuelos «demolida hasta la última piedra», porque así lo decidió el comité de campesinos de la zona. Otro conde obtuvo de los tribunales un certificado de residente para habitar entre unas columnas en ruinas, aunque la propiedad sigue perteneciendo al Estado, como toda la tierra y las viviendas de Rusia.



El Conde Lev Nikoláyevich Tolstoy, más conocido como León Tolstoi (1910)


Los aristócratas destruyeron la mayoría de los títulos de propiedad, pero los originales se conservan en los archivos estatales. «Para la mayoría de los nobles de Rusia sus propiedades se han convertido en una fantasía. El castigo de la revolución no fue convertirnos en gentes corrientes, sino asesinar a los zares y perpetrar un genocidio nacional exterminando a los campesinos y a la burguesía», dice Golitsyn.


4 comentarios:

  1. Hola : Me gustaria preguntarle algo, al no tener instalado el Outlouk no he podido escribirle. MI pregunta esta relacionada con una persona de la nobleza rusa. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola : Me gustaria preguntarle algo, al no tener instalado el Outlouk no he podido escribirle. MI pregunta esta relacionada con una persona de la nobleza rusa. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Soy descendiente de la nobleza rusa y perdí mi apellido en la Argentina. ¿Qué puedo hacer? Si alguien quiere contestarme mi correo es ferparasua@yahoo.com.ar Apellido:Doubrova

    ResponderEliminar
  4. Soy descendiente de la nobleza rusa y perdí mi apellido en la Argentina. ¿Qué puedo hacer? Si alguien quiere contestarme mi correo es ferparasua@yahoo.com.ar Apellido:Doubrova Actualmente se me conoce como Fernando Suárez

    ResponderEliminar