viernes, 4 de junio de 2010

La nobleza del Primer Imperio

Los nobles del Primer Imperio francés fueron creados por Napoleón Bonaparte para instituir una élite estable en su imperio, luego de la inestabilidad resultante de la Revolución francesa. Napoleón advirtió que la capacidad de conferir títulos era un instrumento útil de patrocinio aunque costara al estado una pequeña fortuna.

El primer paso en la constitución de la nobleza fue la institución de la Legión de honor (1802), destinada a premiar a militares y ciudadanos distinguidos. El número excesivo --en 1814 existían más de 32.000 legionarios, en su mayoría militares (sólo 1.500 civiles)-- y la falta de fondos con que recompensar materialmente a los legionarios, acabaron devaluando la Legión de honor. La creación de las "senatoréries" (1803) fue el siguiente paso: dotación, como recompensa a algunos senadores, de casa y renta vitalicia anual (procedente de bienes nacionales) por un valor (20.000 a 25.000 francos) similar al de sus ingresos como senadores.

Poco después, el establecimiento del Imperio (1804), al acompañarse de la creación de una corte, preparó el camino a la aparición de una nueva nobleza.


El emperador


Cerca de 2200 títulos fueron creados por el emperador.
  • Príncipes y Duques:
* Príncipes soberanos (3)
* Duchies grand fiefs (20)
* Príncipes de victoria (4)
* Duques de victoria (10)
* Otros duques (3)
  • Condes (388)

  • Barones (1090)

  • Caballeros (1600)
Creación

El ennoblecimiento comenzó en 1804 con la creación de los títulos de príncipe para miembros de la propia familia imperial. Otros siguieron; en 1806 se instituyeron feudos ducales hereditarios en Italia, desligados de todo tipo de soberanía y sin ingresos vinculados al control de un determinado territorio, fórmula que se extendió en años sucesivos a otras áreas y que sirvió para recompensar sobre todo servicios militares. Por fin, en 1808 se reimplantaban la mayoría de las restantes denominaciones nobiliarias, los de Conde, Barón y Caballero. Napoleón fundó el concepto de “nobleza del Imperio” por un decreto imperial de marzo de 1808.. Este paso estuvo a la par de la creación de la Legión de Honor y de los títulos vitalicios senatoriales. Fue creado además el “Consejo de los Sellos y los Títulos”, que se encargaba de establecer la heráldica de esta nueva nobleza.


Amedee David, Conde de Pastoret


El propósito de esta creación fue amalgamar la vieja nobleza y la clase media revolucionaria en un solo sistema de nobleza. En realidad, el intento fracasó por partida doble: no logró la aceptación sincera de la vieja nobleza y tampoco consiguió satisfacer plenamente a una burguesía que no olvidaba su perdida libertad, al tiempo que atemorizó innecesariamente a la población campesina.

Estos títulos sólo tenían dos privilegios:

§ El derecho al uso de un escudo de armas

§ Las tierras otorgadas con el título sujetas al sistema del derecho de herencia por primogenitura

La nueva nobleza, aunque atentaba al igualitarismo revolucionario, no significaba una vuelta a la nobleza de Antiguo Régimen, pues no comportaba privilegio de ningún tipo, ya que estaba sujeta a tributación y a la legislación general y, además, era una recompensa a título personal (se podía transmitir hereditariamente, en caso de formación de mayorazgo, aunque para ello era preciso vincular al título la percepción de unas determinadas rentas). Entre 1808 y 1814 los ennoblecimientos iban acompañados en muchas ocasiones de dotaciones en tierras o en rentas situadas en los reinos satélites, que fueron a parar en su mayoría a militares de profesión (59%) y burgueses de origen (58%).


Escudo de armas de Louis-Alexandre Berthier, príncipe de Neuchâtel


Jerarquía

Dentro de la nobleza napoleónica existía una estricta y precisa jerarquía de títulos, que otorgaban oficio a un individuo de acuerdo a su pertenencia a la familia imperial, a su rango en el ejército o su carrera en las administraciones civil o religiosa.
  • Príncipe: para miembros de la familia imperial y ciertos principales líderes del Imperio

  • Duque: para principales dignatarios y mariscales del Imperio

  • Conde: para ministros, senadores, arzobispos, consejeros de Estado, el presidente del cuerpo legislativo

  • Barón: para presidentes de la Corte de Auditores, obispos, alcaldes de las 37 “buenas ciudades”

  • Caballero: otros funcionarios

El título de Marqués no fue usado durante el primer Imperio y por esta razón se puso muy de moda luego de la Restauración, ya que no fue percibido como corrompido por estas creaciones revolucionarias.

Esta es esencialmente una nobleza de servicio, en gran parte formada de soldados (67.9 %), algunos funcionarios civiles (22 %) y algunos miembros colaboradores del ancien régime.

Esta nobleza no fue abolida luego de la Restauración pero desapareció gradualmente por razones naturales, debido en parte al gran número de soldados que habían sido promovidos y que murieron durante las Guerras Napoleónicas. Para 1975 existían 239 familias pertenecientes a la nobleza del Primer Imperio. De ellas, tal vez alrededor de 135 eran tituladas. Sólo un título de príncipe (Essling, pues Sievers no fue usado más y Pontecorvo se fusionó al título de Príncipe Murat) y siete títulos ducales permanecen actualmente.


Château de Villandry, propiedad de Joseph Bonaparte, hermano del emperador y futuro rey de España

Príncipes

Había tres tipos de títulos de príncipe:

§ los princes impériaux o príncipes imperiales: miembros de la familia del emperador

§ los princes souverains o príncipes soberanos: habían recibido un principado vasallo del Imperio,
  • Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord, Príncipe de Bénévent
  • Louis-Alexandre Berthier, Príncipe de Neuchâtel – 1806
  • Jean-Baptiste Bernadotte, Príncipe de Pontecorvo – 1806-1810
  • Príncipe Achille Murat, Príncipe de Pontecorvo – 1812-1815
  • Jean Lannes, Príncipe de Sievers
  • Pauline Bonaparte, Princesa y Duquesa de Guastalla (solo por cuatro meses, de marzo a agosto de1806, antes de su cesión al reino de Italia)
  • El título de Príncipe de Venecia era honorífico, otorgado a Eugène de Beauharnais.
§ Los princes de victoire o príncipes de victoria: otorgados después de proezas en la guerra, tenían sólo un rol honorario que en la mayoría de los casos era una “promoción” a los titulares de ducados de victoria
  • Mariscal Davout, Príncipe de Eckmühl – 1809 – extinto 1853 – también duque de Auerstaedt.
  • Mariscal Berthier, Príncipe de Wagram – 1809 – extinto 1918 – (también duque de Valengin) por la batalla de Wagram – también como el título soberano de Príncipe de Neuchâtel.
  • Mariscal Masséna, Príncipe de Essling – 1810 – también duque de Rivoli
  • Mariscal Ney, Príncipe de la Moskowa – 1813 – extinto 1969 – (también duque de Elchingen) Bataille de la Moskowa es el nombre francés para la Batalla de Borodino.

Eugène, Príncipe de Venecia

Duques

Había tres tipos de títulos ducales:

§ Los duchés grands-fiefs o duques de grandes feudos: se hallaban fuera del territorio del imperio pero no tenían ningún derecho de soberanía
  • General Arrighi de Casanova, Duque de Padua – 1808- extinto 1888
  • Mariscal Bessières, Duque de Istria – 1809-extinto 1856
  • Jean Jacques Régis de Cambacérès, Duque de Parma – 1808 extinto 1824
  • General Caulaincourt, Duque de Vicenza – 1808-extinto 1896
  • General Clarke, Duque de Feltre – 1809, también Conde de Hunebourg
  • Joseph Fouché, Duque de Otranto – 1808-extinto 1824
  • General Duroc, Duque de Frioul – 1808-extinto 1829
  • Martin-Michel-Charles Gaudin, Duque de Gaeta – 1809- extinct 1841
  • Charles-François Lebrun, Duque de Piacenza – 1808-extinto 1927
  • Mariscal MacDonald, Duque de Taranto – 1809-extinto 1912
  • Hugues-Bernard Maret, Duque de Bassano – 1809-extinto 1906
  • Mariscal Moncey, Duque de Conegliano – 1808-extinto 1842
  • Mariscal Mortier, Duque de Treviso – 1808-extinto 1912
  • Jean-Baptiste Nompère de Champagny, Duque de Cadore – extinto 1893
  • Mariscal Oudinot, Duque de Reggio – 1810
  • General Savary, Duque de Rovigo – extinto 1872
  • Mariscal Soult, Duque de Dalmacia – 1808-extinto 1857
  • Mariscal Victor, Duque de Belluno – 1808-extinto 1853

§ Los titres de victoires o títulos de victoria, comparable con los títulos de príncipe de la misma categoría:
  • Mariscal Ney, Duque de Elchingen – 1808-extinto 1969 – también Príncipe de la Moskowa
  • Mariscal Lefebvre, Duque de Dantzig – 1807-extinto 1820 –(hoy Gdansk en Polonia)
  • Mariscal Junot, Duque de Abrantes – 1808-extinto 1859 (extendido en línea femenina en 1869, extinto 1985)
  • Mariscal Davout, Duque de Auerstaedt – 1808-extinto 1853, extendido a colaterales – también príncipe de Eckmühl
  • Mariscal Augereau, Duque de Castiglione – 1808-extinto 1915
  • Mariscal Lannes, Duque de Montebello – 1808
  • Mariscal Marmont, Duque de Raguse – 1808-extinto 1852 – (hoy Dubrovnik, en la costa de Croacia)
  • Mariscal Masséna, Duque de Rivoli – 1808 – también Príncipe de Essling
  • Mariscal Kellermann, Duque de Valmy – 1808-extinto 1868
  • Mariscal Suchet, Duque de Albufera – 1813.

§ Los títulos ordinarios, que iban antes del nombre.

Para que un título ducal fuese hereditario, era necesario que los titulares tuviesen al menos doscientos mil francos de ingresos anuales y que la tierra que generaba ese ingreso beneficiara al heredero en sistema del derecho de herencia por primogenitura (majorat). Estos títulos eran otorgados sólo a Mariscales del Imperio y a ciertos ministros.

General Jean-Andoche Junot, 1er Duque de Abrantés


Condes

El título ordinario de Conde siempre iba frente al nombre. Estaba sujeto a las mismas reglas que el título de duque pero con un ingreso de solo treinta mil francos. Todos los senadores, ministros y arzobispos eran condes. Entre 1808 y 1814, fueron creados 388 títulos.


Barones

El título de barón era comparable con el de conde, excepto que los ingresos mínimos debían ser de quince mil francos. Los alcaldes de las grandes ciudades y los obispos eran barones. Entre 1808 y 1814 se crearon 1090 títulos de barón.


Caballeros

El título de caballero también iba frente al nombre y tenían la obligación de obtener un ingreso de al menos tres mil francos. Un majorat en sus tierras generando el ingreso no era obligatorio.

Todos los Caballeros de la Légion d’honneur recibieron el título de Chevalier d’Empire pero debía haber tres generaciones sucesivas de caballeros para que el título se convirtiera en hereditario. Entre 1808 y 1814, fueron creados 1600 títulos.


La Cruz de la Legión de Honor

Los militares


Pero quizá fue el ejército la institución a través de la que el régimen confió en mayor medida conseguir la cohesión de las élites. La difusión de la noción de honor, entendida como servicio al estado, la impregnación de los valores militares en la enseñanza, el tratamiento privilegiado recibido por los militares, que gozaban tanto de preeminencias honoríficas (en detrimento de las autoridades civiles y eclesiásticas) como de privilegios materiales (sueldos más altos que los de los cargos civiles equivalentes, educación gratuita, exención parcial de impuestos) contribuyeron a realzar el prestigio social de la carrera militar y a acercar a ella a los hijos de los notables. Al contrario que en los tiempos de la revolución, cuando aproximadamente la mitad de los oficiales eran de extracción humilde y no disponían de rentas propias, entre los oficiales nombrados durante el Consulado y el Imperio predominaban los procedentes de las filas de los notables y tan sólo un tercio de ellos no tenían patrimonio.

La importancia de los valores militares, el tratamiento privilegiado de los miembros del ejército y el hecho de que el propio Napoleón fuese militar, han llevado a algunos historiadores a calificar de dictadura militar al régimen napoleónico. Si bien es indudable el carácter personal del gobierno de Bonaparte, y en este sentido es razonable considerarlo una dictadura, es discutible el carácter militar de un régimen encabezado por alguien de quien se dijo era "el más civil de los militares", y que no gobernó mayoritariamente a través de y en interés de los generales.


Primer distribución de medallas de la Legión de Honor



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada