viernes, 13 de noviembre de 2009

Casa de Wettin

La Casa de Wettin fue una dinastía de condes, duques, príncipes-electores (Kurfürsten) y monarcas alemanes que gobernaron el área de lo que hoy es el estado federal de Sajonia durante más de 800 años. También, algunos de sus representantes lograron ser elegidos reyes de Polonia. Ramas patrilineales de la Casa de Wettin han ascendido en algún momento a los tronos de Gran Bretaña, Portugal, Bulgaria, Polonia, Sajonia y Bélgica. De ellas, solo la británica y la belga se mantienen reinando.


Los Wettin de Sajonia


La Casa de Wettin, llamada a jugar un papel de primer rango en la historia de Sajonia, pretendía descender de Widukind, aunque los únicos documentos creíbles la hacen remontar hasta un tal Dietrich, conde de Hassegau, muerto en 982, cuyo territorio estaba radicado en los alrededores del Liesgau (localizado en el borde occidental de los montes Harz). Alrededor del año 1000, como parte de la conquista alemana de las marcas eslavas orientales del Imperio Carolingio, la familia adquirió el Castillo Wettin (Burg Wettin), del que tomaron su nombre. El Castillo Wettin está situado en Wettin, en la región llamada Hosgau, sobre el río Saale. Hacia 1030, la familia Wettin recibió la Marca Oriental Sajona como feudo del Sacro Imperio Romano Germánico.


La importancia de la familia Wettin en las Marcas Eslavas hizo que el emperador Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico los invistiera en 1089 con la Marca de Misia como feudo del Sacro Imperio. La familia progresó en la Edad Media: en 1263 heredaron el Landgraviato de Turingia (aunque sin el territorio de Hesse), y en 1423 fueron investidos con el Ducado de Sajonia, con centro en Wittenberg. En el momento en que desaparecían los duques Ascanios de Sajonia, la familia de Wettin se había edificado un auténtico bastión en esa parte de Alemania.


Friedrich I, Margrave de Meissen, Landgrave de Turingia y Conde Palatino de Sajonia; Rey de Jerusalén y Sicilia y Duque de Suabia (1324)


Así llegaron a gobernar uno de los estados imperiales con el título de Príncipe elector del Sacro Imperio Romano Germánico.


En 1423, el emperador Segismundo confirió el ducado de Sajonia-Wittenberg, así como la dignidad de elector a Federico I "el Belicoso", margrave de Misia. Él y sus descendientes iban a ser corrientemente llamados "electores de Sajonia". Pero la inevitable tendencia a la fragmentación territorial -con sus guerras fratricidas-, excluyó toda posibilidad para Sajonia de desarrollarse bajo la forma de un Estado homogéneo y poderoso.


Federico II y Guillermo se batieron ferozmente para hacerse con los bienes de uno y otro. Los hijos de Federico II decidieron en 1485, proceder a un reparto lleno de consecuencias. Ernesto y Alberto habían, de hecho, reinado conjuntamente sobre Misia desde el 1464 hasta la muerte en 1482 de su tío Guillermo III de Turingia. En 1485, concluyeron en Leipzig un tratado de reparto que dividió por siempre la Casa de Wettin y sus territorios en dos ramas que, según los nombres de los dos duques, fueron bautizadas como "Ernestina" y "Albertina". Ambas ramas conservaban básicamente las mismas armas en cualquier caso.



Armas del Reino de Sajonia

Wettin-Sajonia (Línea Ernestina) (1464-1556)


  • Wettin-Sajonia-Weimar (1554-1662)
    a. Wettin-Sajonia-Weimar (1662-1741)
    b. Wettin-Sajonia-Eisenach (1662-1741)
    c. Wettin-Sajonia-Jena (1662-1690)
    Wettin-Sajonia-Weimar-Eisenach (1741-1918)


  • Wettin-Sajonia-Coburgo (1542-1675)
    § Wettin-Sajonia-Coburgo-Saalfeld (1675-1806)

    · Sajonia-Coburgo-Gotha (1806-1918)


  • Wettin-Sajonia-Altenburg (1ª) (1573-1672)
    § Wettin-Sajonia-Gotha-Altenburg (2ª) (1675-1825)


  • Wettin-Sajonia-Meiningen-Hilderburghausen (1680-1803)
    o Sajonia-Römhild (1680-1710)
    o Sajonia-Hilderburghausen (1680-1825)

    o Sajonia-Altenburg (3ª) (1825-1918)

    o Sajonia-Meiningen-Hilderburghausen (1803-1918)


Johann II, Duque de Sajonia-Seimar-Jena (1570-1605)



Dos ramas principales proceden del duque Juan de Sajonia-Weimar, fallecido en 1605, y siguen existiendo hoy día: los duques de Sajonia-Weimar y los duques de Sajonia-Gotha. El principio de primogenitura se estableció en la casa de Weimar a partir de 1725, provocando la fusión de los ducados de Sajonia-Weimar, Sajonia-Eisenach y Sajonia-Iéna. Los duques pasaron a ser grandes-duques en 1815. El duque Carlos-Augusto de Sajonia-Weimar, reinando de 1775 a 1828, sobresalió como soberano modélico y brillante mecenas. Goethe, Schiller, Wieland y Herder estuvieron en Weimar, y la literatura alemana debe mucho a esa minúscula corte ducal.


Por su lado, los duques de Sajonia-Gotha sufrieron muchos más repartos. Al final del siglo XVII, se topaba uno con 7 ducados liliputienses, cada uno dotado con su capital administrativa y su corte: Gotha, Coburgo, Meiningen, Eisenberg, Römhild, Hildburghausen y Saafeld. Una reestructuración completa de los territorios del "Nexus Gothanus" tuvo lugar en 1826, de la cual surgieron los ducados de Sajonia-Meiningen-Hildburghausen, de Sajonia-Altenburg y de Sajonia-Coburgo-Saafeld-Gotha. Esta última vio su casa reinante concluir una serie de inesperados matrimonios dinásticos, proporcionando de este modo reyes a Gran-Bretaña, Portugal, Bulgaria y Bélgica.


Leopoldo II de Sajonia-Coburgo-Gotha, Rey de los Belgas, reinó entre 1865 y 1909


El ducado de Sajonia-Coburgo-Gotha revirtió en 1893 a los herederos del Príncipe consorte Alberto, marido de la reina Victoria I de Gran-Bretaña: su segundo hijo, Alfredo, duque de Edimburgo, que conservó el título hasta su muerte en 1900, y lo cedió a su sobrino Carlos-Eduardo, que perdió su título británico de duque de Albany en 1917.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada