viernes, 11 de mayo de 2012

Los principales títulos egipcios

Jedive


El término Jedive (en inglés: Khedive; en turco: Hidiv) es un título en gran medida equivalente al Virrey. Fue utilizado por primera vez, sin reconocimiento oficial, por Muhammad Ali Pasha, el Wāli (Gobernador) de Egipto y Sudán y vasallo del Imperio Otomano. El título inicialmente autoproclamado fue reconocido oficialmente por el gobierno otomano en 1867 y posteriormente utilizado por Ismail Pasha y sus sucesores dinásticos hasta 1914.

Este título, conocido por su uso por la dinastía Muhammad Ali de Egipto y Sudán, se registra en inglés desde 1867, derivado a través del francés khédive; basado en el turco hidiv que a su vez deriva del persa khidiv (príncipe), un derivado de khoda "maestro, príncipe" del antiguo persa khvadata- "señor", a partir del compuesto khvat-data-, literalmente, "creado a partir de uno mismo".




Escudo de armas personal del Jedive Abbas Hilmi II


Wāliyah / Jedivato no reconocido (1805-1867)


A raíz de la invasión francesa de Egipto en 1798 y la derrota de las fuerzas egipcias por Napoleón, las cuales consistían en gran medida en la casta militar de los gobernantes mamelucos, los turcos enviaron tropas de Rumelia (las provincias balcánicas del Imperio Otomano), bajo el mando de Muhammad Ali Pasha, para restaurar la autoridad del Imperio en lo que había sido hasta entonces una provincia otomana. Sin embargo, tras la derrota y partida de los franceses, Muhammad Ali tomó el control del país y se declaró gobernante de Egipto, consolidando rápidamente una base de poder local independiente. Después de repetidos intentos fallidos de quitarlo y matarlo, en 1805 la Sublime Puerta reconoció oficialmente a Muhammadd Ali como Pasha (Bajá) y Wāli (gobernador) de Egipto. Sin embargo, demostrando sus ambiciones grandiosas, reclamó para sí el título más alto de Jedive, al igual que sus sucesores, Ibrahim Pasha, Abbas I y Sa'id I.




Isma’il Pasha con dos asistentes (1855)


Jedivato (1867-1914)


El uso del título de Jedive por la dinastía de Muhammad Ali no fue sancionado por el Imperio Otomano hasta 1867, cuando el Sultán Abdulaziz lo reconoció oficialmente como el título de Ismail Pasha. Por otra parte, la Puerta aceptó la alteración de Ismail de la línea real de sucesión al pasar de padre a hijo, en lugar de hermano a hermano, como era la tradición en el Imperio Otomano y las dinastías árabes. En mayo de 1879, el Imperio Británico y Francia comenzaron a presionar al Sultán otomano Abdulhamid II para deponer a Ismail Bajá, y esto se hizo el 26 de junio de 1879. El más flexible Tewfik Pasha, hijo de Ismail, fue su sucesor como el nuevo Jedive. Ismail Pasha salió de Egipto y en un principio se exilió en Nápoles, pero se le permitió con el tiempo por parte del sultán Abdulhamid II retirarse a su palacio de Emirgan, sobre el Bósforo, en Constantinopla. Allí permaneció, más o menos como un prisionero de Estado, hasta su muerte y fue enterrado en El Cairo.

Después de la revuelta nacionalista Urabi de 1882, Gran Bretaña invadió Egipto en apoyo de Tewfik Pasha y continuaría ocupando y dominando el país durante décadas. Durante este período, la dinastía de Muhammad Ali bajo Tewfik Pasha y su hijo Abbas Hilmi Pasha continuó gobernando Egipto y Sudán usando el título de Jedive, mientras estaba todavía en condiciones nominales (de jure) bajo soberanía otomana hasta 1914.




El Jedive Tewfik Pasha (1852–1892) sentado en una butaca y rodeado por su familia. De pie a la izquierda está su esposa, Princesa Amina Elhami (1858–1931), a su lado la Princesa Nimet (1882–1965) y el Príncipe Abbas Hilmi (1874–1944) sentado en el piso. A la derecha de la imagen, de pie, el Príncipe Muhammad Ali (1875–1955) y la Princesa Khadiga (1880–1951).


Sultán


Sultán era el estatus de los gobernantes de Egipto, después del establecimiento de la dinastía Ayubí de Saladino en 1174 hasta la conquista otomana en 1517. Aunque la extensión del Sultanato de Egipto menguaba y aumentaba, por lo general incluía Sham y el Hiyaz, con la consecuencia de que los sultanes ayubíes y más tarde mamelucos también eran considerados Sultanes de Siria. A partir de 1914 el título fue utilizado una vez más por los jefes de la dinastía de Muhammad Ali de Egipto y Sudán, siendo reemplazado por el título de Rey de Egipto y Sudán en 1922.

La conquista otomana de Egipto en 1517 finalizó con el Sultanato egipcio y Egipto se convirtió a partir de entonces en una provincia del Imperio Otomano. También marcó el fin del Califato abasí, a partir del momento en que los otomanos capturaron el actual califa Al-Mutawakkil III y lo obligaron a renunciar a la titularidad a favor del sultán otomano Selim I. Los otomanos posteriormente demostraron poco interés por los asuntos egipcios y los mamelucos rápidamente recuperaron la mayor parte de su poder en Egipto. Sin embargo, seguían siendo vasallos del sultán otomano y sus dirigentes se limitaron al título de Bey.




Saladino y sus mamelucos (1174)


Tras la derrota de las fuerzas de Napoleón en 1801, Muhammad Ali Pasha tomó el poder, derrocando a los mamelucos, y se declaró gobernante de Egipto. En 1805, el sultán otomano Selim III a regañadientes lo reconoció como Wāli bajo la soberanía otomana. Muhammad Ali, sin embargo, se consideraba Jedive y se trataba como tal; aunque técnicamente era un vasallo del Imperio Otomano, gobernaba Egipto como si se tratara de un estado independiente. Buscando rivalizar y, finalmente, sustituir el sultán otomano, Muhammad Ali implementó un rápido programa de modernización y militarización y amplió las fronteras de Egipto hacia el sur en Sudán y el norte en Sham. Finalmente, hizo la guerra al Imperio Otomano con la intención de derrocar a la dinastía gobernante y reemplazarla por sí mismo. Aunque la intervención de las grandes potencias impidieron a Muhammad Ali la realización de sus grandiosas ambiciones de convertirse en sultán, obligando a Egipto a seguir siendo técnicamente parte del Imperio Otomano, la autonomía de Egipto sobrevivió a su muerte con la Puerta reconociendo a la dinastía Muhammad Ali como gobernantes hereditarios del país.




Reclutas egipcios cruzando el desierto


El nieto de Muhammad Ali, Ismail I, accedió al trono de Egipto en 1863 e inmediatamente se dispuso a cumplir los objetivos de su abuelo, aunque de manera menos confrontadora. Una combinación de creciente poder egipcio, fuerza otomana deteriorada y soborno absoluto llevó al sultán otomano Abdulaziz a reconocer formalmente el gobernante egipcio como Jedive en 1867. Como Ismail expandió las fronteras de Egipto en África y el Imperio Otomano continuó decayendo, Ismail creyó que estaba a punto de alcanzar la independencia formal de Egipto e incluso contempló usar la apertura del Canal de Suez en 1869 para declararse a sí mismo Sultán. Estaba convencido de lo contrario por la presión de las grandes potencias, que temían las consecuencias de la desintegración del poder otomano. En última instancia, el reinado de Ismail terminó en un fracaso, debido a la enorme deuda que sus ambiciosos proyectos habían incurrido. La presión europea y otomana forzó su retiro en 1879 y su sustitución por su hijo mucho más flexible, Tewfik. La posterior rebelión Orabi terminó con Gran Bretaña invadiendo Egipto en 1882 por invitación del Jedive Tewfik y el inicio de su larga ocupación del país.

Desde 1882 en adelante, el estatus de Egipto se hizo muy complicado: oficialmente una provincia del Imperio Otomano, semi-oficialmente un estado prácticamente independiente con su propia monarquía, sus fuerzas armadas y posesiones territoriales en el Sudán y, para efectos prácticos, un títere británico. La ficción jurídica de la soberanía otomana en Egipto terminó finalmente en 1914, cuando el Imperio Otomano se unió a las Potencias Centrales en la Primera Guerra Mundial. Alarmados por el hecho de que el anti-británico Jedive Abbas II se pondría del lado de los otomanos, los británicos lo depusieron en favor de su tío Hussein Kamel y declararon a Egipto un protectorado británico. Simbolizando el fin oficial de la dominación otomana, Hussein Kamel tomó el título de Sultán al igual que su hermano Fuad I, que le sucedió en 1917, aunque en realidad Egipto permaneció bajo dominio británico. Tanto Hussein Kamel como Fuad mantuvieron reclamo de Egipto sobre Sudán, con los nacionalistas egipcios declarándolo, a su vez, como el "Sultán de Egipto y Sudán".




Sultán Hussein Kamel en 1915


El aumento de la ira nacionalista por la ocupación británica continua obligó a Gran Bretaña a reconocer formalmente la independencia de Egipto en 1922. Sin embargo, el título de Sultán fue eliminado y sustituido por el de Rey. El líder nacionalista Saad Zaglul, quien fue exiliado después por los británicos, sostuvo que esto era debido a que los británicos se negaron a reconocer a un gobernante soberano egipcio que superara a su propio rey (en la jerarquía de títulos, Sultán, como Sha en Irán, es comparable al de Emperador, siendo un soberano que no reconoce autoridad secular superior). Otra de las razones que ofreció para el cambio en el título, es que reflejaba la creciente secularización de Egipto en la época, puesto que Sultán tiene matices islámicos, mientras que la palabra árabe para rey, Malik, no lo tiene.

Al derrocar al hijo de Fuad, Faruk I, en la revolución egipcia de 1952, los Oficiales Libres consideraron brevemente declarar a su pequeño hijo como Sultán para reforzar la soberanía de Egipto sobre Sudán y demostrar su rechazo a la ocupación británica. Sin embargo, desde que los revolucionarios ya habían decidido abolir la monarquía egipcia después de un breve período de consolidación de su posición en el poder, determinaron que sería un gesto vacío y el hijo de Faruk fue declarado debidamente Rey Fuad II. Al año siguiente el gobierno revolucionario oficialmente abolió la monarquía y Egipto se convirtió en república.




Escudo de Armas del Sultán de Egipto (1914-1922)


Sultana


Sultana es un título islámico reservado para unas pocas gobernantes femeninas musulmanas de la historia. A veces se confunde con el título de la esposa principal de un sultán.

En el Egipto medieval, Shajar al-Durr, una antigua esclava de origen turco, ascendió al trono en 1250, convirtiéndose así en la única mujer musulmana a gobernar un país en el norte de África y Asia occidental. Aunque varias fuentes afirman que ella tomó el título de Sultana, The Cambridge History of Islam se opone a la demanda, afirmando que "una forma femenina, sultana, no existe en árabe: el título de sultán aparece en la moneda única existente de Shajar al-Durr".

Entre 1914 y 1922, los monarcas de la dinastía Muhammad Ali usaron el título de Sultán y sus esposas fueron tratadas legalmente como Sultanas. Solo dos consortes utilizaron el título durante el corto Sultanato de Egipto: Melek Tourhan, la esposa del Sultán Hussein Kamel, y Nazli Sabri, la esposa del Sultán Fuad I. Nazli Sabri se convirtió en Reina luego del establecimiento del reino de Egipto en 1922 y es con éste último título con el que está casi siempre asociada. Melek Tourhan, por el contrario, legalmente retuvo el título de Sultana, incluso después que Egipto se convirtiera en reino, y es a menudo referida simplemente como Sultana Melek.




El palacio de la Sultana Melek (la torre en el centro de la imagen) en el suburbio de Heliópolis, El Cairo (1930).


Príncipe del Sa'id


El Príncipe del Sa'id (Amir al-Sa'id) fue el título utilizado por el heredero al trono de Egipto hasta la abolición de la monarquía en 1953. El título se traduce como Príncipe de Alto Egipto.

Fue utilizado por primera vez por el hijo y heredero del rey Fuad I, el Príncipe Farouk, quien fue nombrado oficialmente así el 12 de diciembre de 1933. El título que se le dio a Farouk incluía la adquisición en su nombre de 3.000 feddans de las mejores tierras agrícolas. Farouk mantuvo el título hasta que ascendió al trono tras la muerte de su padre el 28 de abril de 1936.

Dado que el título se concede sólo a los herederos aparentes o forzosos, el sucesor de Farouk I como heredero, el príncipe Mohammed Ali Tewfik, no lo recibió, ya que era presunto heredero. La siguiente persona que recibió el título fue el primer y único hijo de Farouk I, el príncipe Ahmad Fouad, inmediatamente después de su nacimiento el 16 de enero de 1952, ya que él era el heredero de su padre. Sin embargo, lo portó muy poco tiempo, ya que ascendió al trono como Fuad II, tras la abdicación forzada de su padre el 26 de julio de 1952.



El antiguo rey de Egipto, Fuad II, con sus hijos el Príncipe del Sa’id y la Princesa Fawzia, en el festejo por su 60º cumpleaños (enero de 2012)


El título nunca se ha utilizado desde entonces, pues la monarquía egipcia fue abolida el 18 de junio de 1953. El hijo mayor de Fuad II, Muhammad Ali (nacido el 5 de febrero de 1979), es tratado como Príncipe del Sa'id. Sin embargo, dado que la monarquía ya no existe en Egipto, el título no tiene carácter legal alguno, se utiliza simplemente como una forma de cortesía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada