jueves, 2 de febrero de 2012

Las arenas de Arabia Saudita

El Reino de Arabia Saudita (en árabe, Al-Mamlaka al-`Arabiyya as-Sa`ūdiyya), Arabia Saudí o simplemente Arabia Saudita, es un país de la Península Arábiga que limita con Irak, Jordania, Kuwait, Omán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Su origen etimológico esta compuesto por la Casa de Saud (la más poderosa tras la unificación de 1932) y la palabra arabia que hace referencia a noble en la lengua semítica. Liechtenstein y Arabia Saudita son los dos únicos países en el mundo cuyo nombre está asociado con el de la familia regente.


El Escudo de Arabia Saudita, adoptado en 1950. Las dos espadas representan a los reinos de Hiyaz y Nejd unidos en 1926 bajo Ibn Saud.

Antes de la Era Común, aparte de un pequeño número de asentamientos urbanos comerciales, como La Meca y Medina, ubicadas en Hiyaz, al oeste de la Península Arábiga, la mayoría de lo que actualmente es Arabia Saudita estaba habitada por sociedades tribales nómadas o cubierta de desiertos inhabitables. El profeta del Islam, Mahoma, nació en La Meca cerca del año 571. A inicios del siglo VII, Mahoma unió a las distintas tribus de la península y creó un único sistema de gobierno religioso islámico. Tras su muerte en 632, sus seguidores rápidamente expandieron el territorio bajo el mandato musulmán más allá de Arabia, conquistando una vastedad de territorios (desde la Península Ibérica hasta la India) en cuestión de décadas. Así, Arabia pronto se convirtió en una región periférica del mundo islámico a medida que el foco se centró en las tierras conquistadas más desarrolladas.

Desde el siglo X hasta inicios del siglo XX, La Meca y Medina estuvieron bajo el control de un regente árabe local conocido como el Jerife de La Meca, pero la mayor parte de esos tiempos el Jerife debía obediencia al gobernante de uno de los mayores imperios islámicos con base en Bagdad, El Cairo o Estambul. La mayoría de los demás territorios de lo que hoy es Arabia Saudita regresó a la estructura tribal tradicional.


Mapa de La Meca de 1787 detallando la Masjid al-Haram (la “mezquita sagrada”) y los sitios religiosos relacionados.


Siglo XVIII: el aumento del wahabismo y el primer "estado árabe"

El surgimiento de la dinastía saudita comenzó en Arabia central en 1744. En ese año, Muhammad ibn Saud, el soberano de la tribu de la ciudad de Ad-Dir'iyyah cerca de Riad, unió fuerzas con el líder religioso Muhammad ibn Abd-al-Wahhab, el fundador del movimiento wahabí - una forma radical del Islam. Esta alianza que se formó en el siglo XVIII dio el impulso ideológico a la expansión de Arabia y sigue siendo la base del imperio dinástico de Arabia Saudita en la actualidad. Durante los próximos 150 años, las fortunas de la familia Saud se levantaron y cayeron varias veces cuando los gobernantes saudíes sostuvieron contiendas con Egipto, el Imperio Otomano y otras familias árabes por el control de la península.

El primer "Estado de Arabia Saudita” fue establecido en 1744 en la zona de Riad y brevemente controló la mayor parte del territorio actual de Arabia Saudita a través de conquistas entre 1786 y 1816, que incluían la Meca y Medina. Preocupado por el creciente poder de los saudíes, el sultán otomano Mustafá IV dio instrucciones a su virrey en Egipto, Mohammed Ali Pasha, que reconquistara la zona. Ali envió a sus hijos Tusun Pasha e Ibrahim Pasha, que fueron finalmente exitosos en la ruta de las fuerzas saudíes en 1818 y destruyeron el poder de Al Saud.


Bandera del Emirato de Diriyah (primer estado árabe)

Siglo XIX: las guerras tribales y de la dominación otomana

Los Al Saud regresaron al poder en 1824, pero su área de control estaba limitada principalmente al corazón árabe de la región Nejd, conocida como segundo "Estado Saudita”. Sin embargo, su dominio en Nejd fue impugnada pronto por nuevos rivales, los Al Rashid de Ha’il. A lo largo del resto del siglo XIX, los Al Saud y Al Rashid lucharon por el control del interior de lo que se convertiría en Arabia Saudita. En 1891, los Al Saud fueron derrotados definitivamente por los Al Rashid, que expulsaron a los saudíes al exilio en Kuwait.

Mientras tanto, en el Hiyaz, después de la derrota del primer Estado Saudita, los egipcios siguieron ocupando la zona hasta 1840. Cuando se fueron, el Jerife de La Meca reafirmó su autoridad, aunque con la presencia de un gobernador y una guarnición otomana.

La rebelión árabe (1916-1918)

A principios del siglo XX, el Imperio Otomano continuó con el control o soberanía (aunque nominal) sobre la mayor parte de la península. Sujeta a esta soberanía, Arabia fue gobernada por un mosaico de dirigentes tribales (incluidos los Al Saud, que habían regresado del exilio en 1902) con el Jerife de La Meca teniendo preeminencia y gobernando el Hiyaz.



Soldados del Ejército Árabe portando la bandera de la revuelta Árabe (1916)


En 1916, con el estímulo y el apoyo de Gran Bretaña y Francia (que estaban luchando contra los otomanos en la Primera Guerra Mundial), el Jerife de La Meca, Hussein bin Ali , encabezó una revuelta pan-árabe contra el Imperio Otomano, con el objetivo de garantizar la independencia árabe y la creación de un único y unificado estado árabe abarcando los territorios árabes de Aleppo en Siria hasta Adén en Yemen. El ejército árabe se componía de beduinos y otros de toda la península, pero no los Al Saud y sus tribus aliadas que no participaron en la revuelta, en parte debido a una rivalidad de larga data con el Jerife de La Meca y en parte porque su prioridad era derrotar a la Al Rashid por el control del interior. Sin embargo, la revuelta jugó un papel en el Frente de Oriente Medio y aprisionó a miles de soldados otomanos contribuyendo así a la derrota de los otomanos en la Primera Guerra, en 1918.

Sin embargo, con la consiguiente división del Imperio Otomano, los británicos y los franceses no cumplieron sus promesas a Hussein de apoyar un estado pan-árabe. Aunque Hussein fue reconocido como Rey del Hiyaz, Gran Bretaña más tarde cambió de apoyo a los Saud, dejándolo aislado diplomáticamente y militarmente. La rebelión, por lo tanto, fracasó en su objetivo de crear un estado pan-árabe, pero Arabia fue liberada de la soberanía y el control otomano.

Lawrence de Arabia luego de la Batalla de Aqaba (1916)


Abdul Aziz y la fundación de Arabia Saudita


En 1902, Abdul-Aziz bin Saud, líder de los Al Saud, regresó del exilio en Kuwait para reanudar el conflicto con los Al Rashid y se apoderaron de Riyadh -la primera de una serie de conquistas que culminaron con la creación del moderno estado de Arabia Saudita en 1932. El arma principal para el logro de estas conquistas fue el Ikhwan, el ejército tribal beduino-wahabí dirigido por el Sultán Bin Najad Al Otaibi y Faisal al-Dwaish.

En 1906, Abdul-Aziz había impulsado a los Al Rashid fuera de Nejd y los otomanos lo reconocieron como su visitante en Nejd. Su siguiente gran adquisición fue Al-Hasa, que tomó a los otomanos en 1913, llevándolo al control de la costa del Golfo Pérsico y de lo que se convertiría en las vastas reservas de petróleo de Arabia Saudita. Evitó la participación en la revuelta árabe, después de haber reconocido la soberanía otomana en 1914, y en su lugar continuó su lucha contra los Al Rashid en el norte de Arabia. En 1920, la atención del Ikhwan se volvió hacia el sur-oeste, cuando se apoderaron de Asir, la región entre el Hiyaz y Yemen. Al año siguiente, Abdul-Aziz finalmente derrotó a los Al Rashid y anexó todo el norte de Arabia.

Antes de 1923, Abdul Aziz no había arriesgado invadir el Hiyaz, porque Hussein bin Ali era apoyado por Gran Bretaña. Sin embargo, en ese año, los británicos retiraron su apoyo y el Ikhwan atacó el Hiyaz, completando su conquista a finales de 1925. El 10 de enero de 1926 Abdul-Aziz se declaró a sí mismo Rey del Hiyaz y, luego, el 27 de enero de 1927, tomó el título de Rey de Nejd (su anterior título era Sultán). Por el Tratado de Jeddah, firmado el 20 de mayo de 1927, el Reino Unido reconoció la independencia del reino de Abdul-Aziz (entonces conocido como Reino de Hiyaz y Nejd).


El Rey Abdul Aziz Bin Abdul Tahman Al-Saud

Después de la conquista del Hiyaz, los líderes Ikhwan querían continuar con la expansión del reino wahabí dentro de los protectorados británicos de Transjordania, Irak y Kuwait. Abdul-Aziz, sin embargo, se negó a aceptar esto, reconociendo el peligro de un conflicto directo con los británicos. El Ikhwan, por lo tanto, se rebeló, pero fueron derrotados en la Batalla de Sabilla en 1930 y el liderazo Ikhwan fue masacrado.


En 1932, los dos reinos de Hiyaz y Nejd fueron unidos como el "Reino de Arabia Saudita". Las fronteras con Jordania, Irak y Kuwait fueron establecidas por una serie de tratados negociados en la década de 1920, con dos creadas "zonas neutrales", una con Irak y otra con Kuwait. La frontera sur del país con Yemen fue parcialmente definida por el Tratado de 1934 de Ta’if, que puso fin a una breve guerra fronteriza entre los dos Estados. Los éxitos militares y políticos de Abdul Aziz no se reflejaron económicamente hasta que las vastas reservas de petróleo fueron descubiertas en 1938 en la región Al-Hasa, a lo largo de la costa del Golfo Pérsico. El desarrollo comenzó en 1941 y en 1949 la producción estaba en pleno apogeo.


Abdul Aziz murió en 1953. Sólo los hijos de Abdul Aziz, hasta la fecha, ascendieron al trono saudita. El número de niños que engendró se desconoce, pero se cree que tenía 22 esposas y 37 hijos, de los cuales cinco se han convertido en reyes. Antes de su muerte, eligió a Saud como su inmediato sucesor.


El descubrimiento de petróleo


Antes del descubrimiento del petróleo, la principal fuente de ingresos para el gobierno dependía de la peregrinación a La Meca, que era de alrededor de 100.000 personas por año a finales de 1920. En la década de 1930, Abdul Aziz otorgó una concesión económica a la Standard Oil Company de California para extraer petróleo en su reino, después de que el petróleo fuera encontrado en las cercanías de Bahrein en 1932. Los pozos fueron construidos en Dhahran a finales de 1930 y para 1939 el reino comenzó a exportar.



El Rey Abdul Aziz con oficiales de Aramco durante una visita a los yacimientos de petróleo de Ras Tanurah en 1948. Presentes estaban sus hijos Faisal, Muhammad, Khalid y Fahd.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, la producción de petróleo de Arabia se expandió, con gran parte del petróleo vendido a los aliados. ARAMCO (la Arabian American Oil Company) construyó un gasoducto submarino a Bahrein para ayudar a aumentar el flujo de petróleo en 1945. Entre 1939 y 1953, los ingresos del petróleo de Arabia Saudita aumentaron de US $ 7 millones a más de US $ 200 millones y el reino empezó a ser totalmente dependiente de los ingresos del “oro negro”.

Los reinados de Saud y Faisal: 1953-1975


El Rey Saud subió al trono a la muerte de su padre en 1953. El petróleo proveía a Arabia Saudita de prosperidad económica y una gran cantidad de influencia política en la comunidad internacional. La súbita riqueza por la creciente producción fue un arma de doble filo. La vida cultural se desarrolló rápidamente, principalmente en el Hiyaz, que era el centro de prensa y radio, pero la gran afluencia de extranjeros aumentó la propensión pre-existente a la xenofobia. Al mismo tiempo, el gobierno se hizo cada vez más derrochador y pródigo. A pesar de la nueva riqueza, el gasto extravagante condujo a déficits gubernamentales y préstamos del extranjero en la década de 1950.

Sin embargo, a principios de la década siguiente surgió una intensa rivalidad entre el rey y su hermanastro, el príncipe Faisal, impulsado por las dudas de la familia real sobre la competencia de Saud. Como consecuencia de ello, Saud fue depuesto en favor de Faisal en 1964.


El Emir Saud (luego Rey Saud) a caballo durante su visita al Emir Abdullah en Amman (1935)


A mediados de los años 1960 se produjeron presiones externas generadas por las diferencias entre Arabia y Egipto sobre Yemen. Cuando estalló la guerra civil en 1962 entre realistas y republicanos de Yemen, las fuerzas egipcias entraron a aquel país para apoyar el nuevo gobierno republicano, mientras que Arabia Saudita apoyó a los realistas. Las tensiones disminuyeron sólo después de 1967, cuando Egipto retiró sus tropas de Yemen. Las fuerzas saudíes no participaron en la Guerra de los Seis Días (árabe-israelí) de junio de 1967, pero el gobierno proporcionó más tarde subsidios anuales a Egipto, Jordania y Siria para apoyar a sus economías.


En 1965 se produjo un intercambio de territorios entre Arabia Saudita y Jordania en el que ésta renunció a un área relativamente grande del desierto del interior a cambio de un pequeño trozo de playa cercana a Aqaba. La zona neutral saudí-kuwaití fue dividida administrativamente en 1971, con cada estado compartiendo por igual los recursos petroleros de la zona antigua.


La economía y la infraestructura sauditas fueron desarrolladas con la ayuda del exterior, particularmente de los Estados Unidos, creando fuertes vínculos entre dos países disímiles y considerable y problemática presencia estadounidense en el Reino. La industria saudita del petróleo bajo la empresa ARAMCO fue construida por las compañías petroleras estadounidenses; Bechtel fue una de las empresas norteamericanas que construyó gran parte de infraestructura del país, Trans World Airlines el servicio de transporte aéreo de pasajeros saudita, la Fundación Ford modernizó el gobierno, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. construyó instalaciones de televisión y de difusión y supervisó el desarrollo de su industria de defensa.


El Rey Faisal durante su visita de Estado al Presidente Nixon (1971)


Durante la guerra árabe-israelí de 1973, Arabia Saudita participó en el boicot petrolero árabe de los Estados Unidos y Países Bajos. Miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Arabia Saudita se había unido a los demás países miembros de moderar los aumentos del precio del petróleo a partir de 1971. Después de la guerra de 1973, el precio del petróleo aumentó considerablemente, incrementando la riqueza y la influencia política de Arabia Saudita.


Faisal fue asesinado en 1975 por su sobrino, el príncipe Faisal bin Musa'id.

Reinado de Khalid: 1975-1982

Faisal fue sucedido por su hermanastro, Khalid, durante cuyo reinado el desarrollo económico y social continuó a un ritmo extremadamente rápido, revolucionando la infraestructura y el sistema educativo del país; en la política exterior, los estrechos vínculos con los EE.UU. se desarrollaron. En 1979, hubo dos acontecimientos que los Al Saud percibieron como una amenaza al régimen, y tuvieron una influencia a largo plazo sobre la política exterior y nacional de Arabia. La primera fue la revolución islámica iraní. Se temía que la minoría chiíta del país en la Provincia Oriental (que es también la ubicación de los yacimientos de petróleo) pudiera rebelarse bajo la influencia de sus correligionarios iraníes. De hecho hubo varios disturbios antigubernamentales en la región en 1979 y 1980. El segundo evento fue el apoderamiento de la Gran Mezquita en La Meca por parte de extremistas islámicos. Los militantes involucrados estaban, en parte, indignados por lo que consideraban la corrupción y la naturaleza anti-islámicas del régimen saudita.


El Rey Khalid y los Reyes de España durante su visita al país ibérico (1981)


Parte de la respuesta de la familia real era hacer cumplir una observancia más estricta de las normas islámicas y tradicionales sauditas en el país (por ejemplo, el cierre de los cines) y para dar a la Ulema (comunidad de estudiantes legales del Islam y la Sharia) un papel más importante en el gobierno. El Rey Khalid dio poder al príncipe Fahd para supervisar muchos aspectos de los asuntos internacionales y nacionales del gobierno. El desarrollo económico continuó rápidamente bajo Khalid y el reino asumió un papel más influyente en la política regional y los asuntos económicos y financieros internacionales

Un principio de acuerdo sobre la partición de la zona neutral saudí-iraquí fue alcanzado en 1981. Los gobiernos concluyeron la partición en 1983.


El Rey Khalid murió en junio de 1982.


Reinado de Fahd: 1982-2005


Khalid fue sucedido por su hermano Fahd en 1982. El nuevo rey mantuvo la política exterior de Arabia Saudita de estrecha cooperación con los Estados Unidos e incrementó las compras de equipo militar sofisticado de Estados Unidos y Gran Bretaña. En las décadas de 1970 y 1980, el país se había convertido en el mayor productor de petróleo en el mundo. Los ingresos del petróleo eran fundamentales para la sociedad saudita puesto que su economía había cambiado por la extraordinaria riqueza que generaba y que era canalizada a través del gobierno. La urbanización, la educación pública masiva, la presencia de numerosos trabajadores extranjeros, y el acceso a nuevos medios de comunicación, todo afectaba los valores de Arabia Saudita. Mientras que la sociedad cambiaba profundamente, los procesos políticos no lo hicieron. El verdadero poder continuaba sostenido casi exclusivamente por la familia real, conduciendo a la desafección de muchos sauditas que comenzaron a buscar una mayor participación en el gobierno.


El Rey Fahd visita a la Reina Margrethe II (Dinamarca, 1984)


Después de la invasión iraquí de Kuwait en 1990 Arabia Saudita se unió a la coalición anti-Irak y el rey Fahd, por temor a un ataque de Irak, invitó a los soldados estadounidenses y de coalición que se estacionaran en Arabia Saudita. Las tropas y los aviones sauditas participaron en las operaciones militares subsiguientes. Sin embargo, permitiendo a fuerzas de coalición asentarse en el país resultó ser uno de los temas que ha llevado a un aumento en el terrorismo islámico en Arabia Saudita, así como los ataques terroristas islámicos en los países occidentales por ciudadanos sauditas.


El islamismo no era la única fuente de hostilidad al régimen. Aunque ahora extremadamente rica, la economía del país estaba cerca del estancamiento, lo que combinado con un crecimiento del desempleo, contribuyó a la inquietud en el país y se reflejó en un aumento posterior de disturbios civiles y descontento con la familia real. En respuesta, fue iniciada una serie de "reformas" (por ejemplo, la Ley Fundamental). Sin embargo, el dilema de la familia real era la de responder a la disidencia al tiempo que se hicieran tan pocos cambios reales en el status quo como fueran posibles. Fahd dejó en claro que él no tenía democracia en cuenta: "Un sistema basado en elecciones no es consistente con nuestro credo islámico, que [aprueba] el gobierno de la consulta [shura]".



El Rey Fahd con los jefes de Estado de los otros cinco miembros del Gulf Cooperation Council: Bahrain, Qatar, Omán, Kuwait y Emiratos Arabes Unidos (1992)


En 1995, Fahd sufrió un derrame cerebral y el príncipe heredero, Abdullah, asumió día a día la responsabilidad del gobierno, aunque su autoridad se vio obstaculizada por el conflicto con todos los hermanos del rey Fahd, el "clan" Sudairi. Abdullah continuó con la política de leve reforma y mayor apertura, pero, además, adoptó una política exterior de distanciamiento de los EE.UU. En 2003, Arabia Saudita se negó a apoyar los EE.UU. y sus aliados en la invasión de Irak. Sin embargo, la actividad terrorista aumentó dramáticamente en 2003, con los atentados de Riad y otros ataques, lo que llevó al gobierno a tomar medidas mucho más estrictas contra el terrorismo.


Reinado de Abdullah: 2005 al presente

En 2005, el rey Fahd murió y su medio hermano, Abdullah, ascendió al trono. El rey posteriormente introdujo un nuevo programa de reforma moderada. La continua dependencia del país de los ingresos petroleros fue de interés particular y entre las reformas económicas que introdujo estaba la desregulación limitada, la inversión extranjera y la privatización.

Él ha tomado medidas mucho más enérgicas para hacer frente a los orígenes de terrorismo islámico y ha ordenado el uso de la fuerza por primera vez por los servicios de seguridad en contra de algunos extremistas. En febrero de 2009, Abdullah presentó una serie de cambios en el gobierno de la judicatura, las fuerzas armadas y los diversos ministerios para la modernización de estas instituciones. Entre sus decisiones fueron la sustitución de las personas mayores dentro de la judicatura y la Mutawa (policía religiosa), con más candidatos moderados y el nombramiento de una mujer como viceministro por primera vez en la historia del país.


El Rey Abdullah con la Reina Elizabeth II durante su visita de Estado al Reino Unido (2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada