miércoles, 30 de noviembre de 2011

La nobleza china

La nobleza de China fue una característica importante de la organización social y política tradicional de la China Imperial. Mientras que los conceptos de títulos nobles y soberanos hereditarios se presentaban ya en el semi-mítico período histórico temprano, un sistema firme de nobleza se estableció a partir de la dinastía Zhou. En los milenios posteriores, este sistema se mantuvo principalmente en forma, con algunos cambios y adiciones, aunque el contenido en evolucionó constantemente. El último bien desarrollado sistema de títulos nobiliarios se estableció bajo la dinastía Qing. La Revolución Xinhai de 1911 vio la disolución de la nobleza, junto con la totalidad del sistema imperial oficial. A pesar de algunas familias nobles mantuvieron sus títulos y su dignidad por un tiempo, las nuevas circunstancias políticas y económicas forzaron su declinación. El hecho de que la mayoría de los nobles existentes eran de la etnia manchú, una elite gobernante bajo la dinastía Qing, pero una minoría étnica como cualquier otra bajo la nueva República, dio lugar a un reconocimiento mínimo popular de su nobleza. Hoy en día, la nobleza como clase, está casi totalmente disipada en China y sólo unos pocos mantienen ninguna pretensión o reclamo de los títulos nobiliarios, que son casi universalmente reconocidos.

El fenghuang o fénix chino era usado para simbolizar a la Emperatriz como pareja de un dragón que representaba al Emperador.


La elevación y la degradación de rango podía ocurrir después de la muerte y la elevación póstuma a veces era una aspiración; Guan Yu fue tratado, durante su vida, Marqués de Han Shou (汉寿亭侯) en la Dinastía Han, póstumamente bajo la Dinastía Song fue elevado a Duque Zhonghui (忠惠公) y luego en la dinastía Yuan Príncipe de Xianling Yiyong Wu'an Yingji (显灵义勇武安英济王); finalmente en la Dinastía Ming fue beatificado y enraizado como Santo Emperador Guan el Gran Dios Que Somete los Demonios de los Tres mundos y Cuyo Temor se Extiende Más Lejos y Mueve Cielos (三界伏魔大神威远震天尊关圣帝君) y en la cultura popular fue deificado como Dios de la Prosperidad, el Comercio, la Guerra y la Policía.


El vértice de la nobleza era el soberano. El título del soberano cambiaba con el tiempo, junto con las connotaciones de los títulos respectivos. En la historia china son generalmente tres niveles de suprema y plenamente independiente soberanía o alta, significativamente autónoma soberanía sobre la categoría inmediatamente inferior de rangos, la aristocracia, que generalmente reconocía la supremacía de un soberano superior o gobernaba un reino semi-independiente, tributario, de importancia reconocida insuficiente en tamaño, poder o influencia como para reclamar un título soberano, tal como un feudo que en términos occidentales sería llamado un Ducado o Principado.


La más amplia soberanía es lo que se traduce como el término único de Emperador en español. Un emperador podía nombrar o confirmar o tolerar gobernantes semi-soberanos, tributarios, con el tratamiento de reyes. Como un título de nobleza, Ba Wang, Hegémono, reconocía el señorío de varios reyes subordinados mientras se abstenía de reclamar el título de emperador en el imperio del subcontinente chino, como sus fronteras eran consideradas de una época a otra. Soberanos con el título de rey de un estado individual dentro y fuera de las fronteras cambiantes del imperio chino podrían ser jefes totalmente independientes de naciones extranjeras, como el Rey de Corea, que podría, en algunos casos, estar subordinado a emperadores extranjeros así como soberanos territoriales o tribales de Mongolia podrían estar sujetos a varios Kans o Grandes Kans.

El renombrado Palacio Hua Qing, construido durante la Dinastía Tang, a los pies de la Montaña Lishan, provincia de Shaanxi, está rodeado de piscinas y era el lugar donde tomaba sus baños Yang Guifei (una concubina del Emperador Xuanzong).


Confusamente, algunos emperadores chinos trataban a muchos o todos los parientes varones más cercanos de ciertos tipos: hermanos, tíos o sobrinos como wang, un término para rey, usándolo como un título de cortesía. Sin embargo, obras antiguas de China como Shiji fueron también bastante liberales denominando a los jefes tribales locales como "rey" de un territorio determinado, desde vasto a pequeño, usando términos convenientes de la forma "(localidad)" + "(rey)" como Changshawang, "Rey de Changsha", que fue reconocido brevemente como un reino, pero era por lo general una pequeña parte del estado de Chu o sólo un condado de la Dinastía Sui.


Los familiares de los monarcas recibían títulos al momento de su nacimiento o recibían títulos específicos por el soberano, en gran medida de acuerdo a la proximidad del parentesco, incluyendo parientes de sangre y políticos y adoptados de predecesores y generaciones mayores del soberano. Con frecuencia, los padres del soberano fundador de una nueva dinastía, serían elevados con el soberano a rangos de la familia gobernante, incluso si esto ya fuera un acto póstumo en el momento de la ascensión del soberano fundador.


Los títulos traducidos como "príncipe" y "princesa" eran generalmente aplicados a descendientes inmediatos o recientes de los soberanos, con creciente distancia desde el nacimiento de un soberano ancestral en generaciones sucesivas resultando en degradación de la calidad particular de príncipe o princesa y, finalmente, la degradación de rangos en su conjunto por debajo de príncipe y princesa. Soberanos de estados más pequeños suelen ser tratados con títulos menores de aristocracia, tales como Duque o Marqués antes que como príncipes soberanos hereditarios que no ascienden al trono como en el caso europeo del Principado de Mónaco y las dinastías que ganan o pierden importante territorio pueden cambiar los títulos de los sucesivos gobernantes de soberano a nobiliarios, o viceversa, ya sea por auto-designación del gobernante o por medio de impuestos de un estado conquistador. Por ejemplo, cuando los reyes del estado de Shu fueron conquistados por el estado de Qin, sus gobernantes Kaiming se convirtieron en Marqueses como Marqués Hui de Shu, que intentó una rebelión contra los señores Qin en 301 a.C.

Cinco nobles Han conversando y luciendo elegante vestimenta.


La familia imperial


Aunque formalmente Tianzi, "El Hijo del Cielo" el poder del emperador chino varió en las diferentes épocas, con algunos soberanos que reinaban como gobernantes absolutos y otros que eran meras figuras cuyo poder real permanecía en manos de facciones de la corte, los eunucos, la burocracia o las familias de la nobleza.

Con respecto a la esposa del emperador, no se aceptaba que una mujer accediera al trono como soberana reinante por derecho propio en lugar ser consorte de un soberano o regente de un soberano menor de edad en edad, por lo que en la historia de China sólo ha habido una emperatriz reinante, la emperatriz Wu, cuyo reinado marcó la dinastía Tang. Sin embargo, ha habido numerosos casos en la historia de China, donde una mujer fue el poder real detrás del trono imperial.


Hou, Emperatriz, en realidad Emperatriz Consorte en términos occidentales, era un título concedido a una esposa oficial principal del polígamo emperador chino y para la madre del emperador, por lo general se elevaba este rango a Emperatriz Viuda, teniendo un alto título como Tai Hou, Gran Emperatriz, independientemente de su lugar en la lista de esposas que ocupara antes de la ascensión del emperador.


Las Madames Imperiales, ubicándose por debajo de la emperatriz, a menudo no se distinguían en español de las Concubinas Imperiales, la categoría inmediatamente inferior, pero eran también títulos de importancia dentro de la casa imperial. Las Madames (Señoras) Imperiales podrían traducirse como Consortes con el fin de distinguirlas de las Emperatrices aunque todas las emperatrices, excepto el único caso de una emperatriz reinante en la historia de China, son técnicamente emperatrices consorte en términos occidentales, cónyuges primarias del Emperador Reinante.



Consortes del Emperador Qianlong (1711-1799)


Zhou Li, los Ritos de Zhou, uno de los tres textos ancestrales del Confucionismo, dice que los emperadores tienen derecho a las siguientes esposas simultáneas:


1 Emperatriz (皇后)
3 Madames o consortes (夫人)
9 Concubinas Imperiales (嫔)
27 Shifus (世 妇)
81 Esposas Imperiales (御 妻)

La práctica de los títulos de nobleza

Antes de la dinastía Qin, Wang (soberano) fue el título para el gobernante de toda China. Debajo de él estaban los vasallos o Zhuhou (诸侯/诸侯), que ocupaban los territorios concedidos por una sucesión de reyes de la dinastía Zhou. Ellos tenían el deber de apoyar al rey Zhou durante una emergencia y se clasificaban de acuerdo con los Cinco Órdenes de la nobleza. En el Período de Primavera y Otoño, los reyes Zhou había perdido la mayor parte de sus poderes, y los vasallos más poderosos se converían de facto en los gobernantes de China. Finalmente, en el Período de los Reinos Combatientes, la mayoría de los vasallos se declararon wang o reyes y se consideraban a sí mismos como iguales ante el rey Zhou.


Más tarde Zheng, rey del estado de Qin, luego conocido como Qin Shi Huang, derrotó a todos los otros vasallos y unificó China y adoptó el nuevo título de Huangdi (emperador). Qin Shi Huang eliminó los títulos nobiliarios, patrocinó el legalismo, que creía en el mérito, no en el nacimiento. Obligó a todos los nobles de la capital, se apoderó de sus tierras y las convirtió en distritos administrativos con la jefatura de oficiales seleccionados por sus méritos. Tras la desaparición de Qin Shi Er, el último gobernante Qin que usó el título Huangdi (su sucesor Ziying utilizó el título de Rey de Qin en lugar de Emperador), Xiang Yu se hacía llamar Rey Hegémono de Chu Occidental (Xichú Bawang西楚霸王) en lugar de Emperador. Xiang Yu dio al rey Huai de Chu II el título de Emperador de Chu (楚义帝) o El Verdadero Emperador de Chu del Sur (南楚义帝) y galardonó al resto de sus aliados, entre ellos Liu Bang, con títulos y un lugar para administrar. Xiang Yu dio a Liu Bang el Principado de Han, quien pronto lo reemplazaría como gobernante de China.

Escena de la película “White Vengeance”, del director Daniel Lee, donde aparece el gran conquistador Xiang Yu (232 aC – 202 aC), interpretado por Feng Shaofeng, y su concubina Yu Ji (¿?- 202 aC), interpretada por Liu Yifei. La pareja se suicidó uno tras otro después de que Xiang falló en su guerra con Liu Bang, que pronto se convirtió en el emperador fundador de la Dinastía Han.

El fundador de la dinastía Han, Liu Bang, continuó utilizando el título de Huangdi. Con el fin de apaciguar a sus aliados durante la guerra, dio a cada uno de ellos un pedazo de tierra como su propio "reino" (Wangguo) junto con un título de Wang. Finalmente los mató a todos y los sustituyó por miembros de su familia. Estos reinos se mantuvieron independientes hasta la efectiva Rebelión de los siete Estados. Desde entonces, wang se convirtió meramente en el más alto título hereditario, lo que correspondía aproximadamente al título de príncipe y, como tal, fue dado comúnmente a los familiares del emperador. El título de Gong también revirtió puramente en un título nobiliario, de rango inferior a Wang. Los que llevaban tales títulos estaban totalmente bajo los auspicios del emperador, y no tenían ningún poder de gobierno por propio derecho. Los dos caracteres se combinaron para formar el rango Wanggong, que creció hasta convertirse en sinónimo de todos los más altos oficiales de la corte.


Durante la dinastía Tang, los nobles perdieron la mayor parte de su poder a los mandarines, cuando el examen imperial reemplazó el Sistema de nueve rangos.


Dinastías posteriores ampliaron los títulos hereditarios. Aunque no todos lo eran y el derecho a continuar con el paso de la herencia de un título muy alto se veía como un inmenso honor; al final de la dinastía Qing había cinco grados de príncipes, entre una miríada de otros títulos.


Unas pocas familias chinas disfrutaban de títulos hereditarios en el pleno sentido, el principal de ellos era el de Sacro Duque de Yen (el descendiente de Confucio), mientras que otros, como los descendientes directos de Wen Tianxiang, ennoblecido Duque de Xingguo, optaron no usar su título hereditario. Los miembros del Clan Imperial consistían en aquellos que seguían su descendencia directa del fundador de la dinastía Qing y eran distinguidos con el privilegio de llevar un cinturón amarillo; los parientes colaterales de la casa imperial llevaban una faja roja. Doce títulos de nobleza (en una escala descendente, como una generación sucede a otra) fueron atribuidos a los descendientes de todos los emperadores; en la decimotercera generación de los descendientes de los emperadores se fusionaban en la población general, salvo que mantenían el cinturón amarillo. Los jefes de ocho casas, los príncipes de sombrero (o cascos) de Hierro, mantuvieron sus títulos a perpetuidad por la regla de la primogenitura, en virtud de haber ayudado a la conquista manchú de China.



El área Ming del Cementerio de Confucio, donde los Duques de Yansheng (que fueron líderes del clan Kong y descienden por 64 generaciones en línea directa de Confucio) han sido enterrados.


Todos los títulos de nobleza fueron abolidos oficialmente, cuando China se convirtió en república en 1912. Ellos revivieron brevemente bajo el imperio de Yuan Shikai y después del golpe de Estado de Zhang Xun. El último emperador le permitió mantener su título, pero fue tratado como un monarca extranjero hasta el golpe de 1924. Manchukuo también tenía títulos de nobleza.


Después de la caída de la dinastía Qing, el presidente chino Yuan Shikai intentó resucitar el sistema imperial, proclamándose a sí mismo emperador en su breve Imperio de China (1915 - 1916) que no estuvo lo suficientes meses para llevar a cabo su programada e impopular ceremonia de ascensión antes de derogarla y fue depuesto como Presidente y Emperador-en-Espera. Durante este período, Yuan Shikai como soberano declaró el ennoblecimiento de varias personas, en este caso no tanto a su familia y clan como aliados y aquellos que trató de atraer como partidarios del nuevo imperio, aunque algunos declinaron sus honores.


Tratamientos en China de monarcas extranjeros


La teoría política tradicional china sostenía que "Todas las tierras bajo el Cielo pertenecen al emperador, todas las personas bajo el Cielo son súbditos del emperador". (普天之下, 莫非王土;率土之滨,莫非王臣). Por lo tanto, un monarca extranjero también sería referido como Wang, lo que implica que era de rango inferior y por lo tanto sujeto al emperador chino.

En chino moderno, un rey se conoce como un Wang, mientras que un emperador se conoce como Huangdi. El rey en tiempos del imperio era referido como el mandato del cielo. Por lo tanto, Victoria del Reino Unido era referida Nu-Wang (Reina) del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y Nu-Huang (Emperatriz) de India.

“China… pastel de reyes y emperadores”, una caricatura política francesa de 1898 representando al imperio chino como una torta siendo dividida entre Victoria del Reino Unido, Guillermo II de Alemania, Nicolás II de Rusia y el Emperador Meiji de Japón. Marianne, la “República Francesa” aparece diplomáticamente observando sin participar en el reparto. Detrás, un oficial estereotípico Qing levanta sus manos e intenta detenerlos.

lunes, 28 de noviembre de 2011

El Emperador de China

El Emperador de China (pinyin: huángdì) era el soberano de la China Imperial que reinó entre la fundadora dinastía Qin, año 221 a. C., hasta la caída del Imperio de China de Yuan Shikai en 1911.



Armas imperiales


Emperadores de una misma familia generalmente eran clasificados en períodos históricos conocidos como Dinastías. La mayoría de los gobernantes imperiales de China han sido considerados miembros de la etnia Han, aunque estudios recientes tienden a ser desconfiados de la aplicación actual de categorías étnicas a situaciones históricas. Durante las dinastías Yuan y Qing, China fue gobernada por mongoles y manchúes respectivamente como parte de sus propios imperios. La visión ortodoxa histórica a través de los años ve estas dinastías como no nativas que se asemejaron a los chinos con el tiempo, aunque algunos estudiosos recientes sostienen que la interacción entre la política y el origen étnico es mucho más compleja.


Desde la Dinastía Qin a la Dinastía Qing hubo 557 emperadores (incluyendo jefes de estados menores). Algunos, como Li Zicheng y Yuan Shu, se autotitularon emperadores y fundaron sus propios imperios como gobiernos rivales para desafiar la legitimidad del emperador ya existente. Entre los más famosos monarcas están Qin Shi Huang de la Dinastía Qin, Gaozu y Wu de la Dinastía Han, Taizong de la Dinastía Tang, Kublai Khan de la Dinastía Yuan, Hongwu de la Dinastía Ming y Kangxi de la Dinastía Qing.

Los gobernantes feudales chinos con poder sobre sus feudos particulares eran llamados Wang (王), que podría traducirse como rey, pero en realidad era un término un poco amorfo y fácilmente significaba “duque”. En 221 a.C. después de que el entonces Rey de Qin completó la conquista de los diversos reinos y ducados de los Reinos Combatientes, adoptó un nuevo título para reflejar su prestigio como gobernante más grande que los gobernantes anteriores a él: Huangdi o “Emperador”, con el tratamiento de Shi Huangdi, “Primer Emperador”. Antes de esto, Huang (皇) y Di (帝) eran dados como títulos de una serie de gobernantes del período conocido como de los "reyes sabios", supuestamente anterior a la historia escrita, pero probablemente coincidiendo o siguiendo la invención y las primeras etapas de la evolución de la escritura china. Huang fue el título utilizado generalmente para las entidades divinas y gobernantes legendarios deificados y Di para los gobernantes feudales de vasallos que gobernaban sus propios principados. A pesar de que estas palabras llegaron a ser utilizadas como sinónimos y eran intercambiables, en la época del gobierno de Ying Zheng, que no eran usadas juntas, y llevaban la connotación de “El Santo Emperador" porque Huang se había relacionado anteriormente con entidades divinas.

El Gran Trono en el Salón de Preservación de la Armonía, en la Ciudad Prohibida de Pekín.


La teoría política china no desalienta totalmente ni evita el gobierno de plebeyos o extranjeros con el título de "Emperador de China". Históricamente, China ha sido dividida, en numerosas ocasiones, en pequeños reinos bajo gobernantes independientes o señores de la guerra. El emperador, en la mayoría de los casos fue el gobernante de una China unida, o que al menos ha reclamado el gobierno legítimo sobre toda China si él no tenía control de facto. En la historia china ha habido una serie de casos donde ha existido más de un "Emperador de Toda China" simultáneamente. Por ejemplo, varios príncipes dinastía Ming continuaron reclamando el título después de la fundación de la dinastía Qing (1644-1911) y Wu Sangui se adjudicó el título durante el reinado del Emperador Kangxi. En las dinastías fundadas por tribus conquistadoras extranjeras que finalmente se vieron inmersas en la cultura, la política y la sociedad de China, los gobernantes adoptarían el título de Emperador de China, además de los títulos que pudieran haber tenido de su patria original. Así, Kublai Khan era simultáneamente Kan de los Mongoles y Emperador de China.


Puesto y poder


A partir de la dinastía Qin al Emperador se le otorgó formalmente el título de Hijo del Cielo (天子, Tiānzi) y, como heredero y representante de éste en la tierra, tenía poder absoluto sobre todos los asuntos, sin importar la magnitud de éstos, que sucedieran “bajo el cielo”. Las palabras del Emperador eran consideradas edictos sagrados (圣旨) y sus proclamas escritas "directivas desde lo alto" (上谕). En teoría las órdenes del Emperador se seguían con obediencia absoluta e inmediata. Era visto como un ser superior a la gente común, a los nobles y a los demás miembros de la familia imperial. Toda conversación dirigida al Emperador debía ser en tono formal y sus interlocutores, incluidos sus familiares más cercanos, debían humillarse ante él, auto-desaprobándose.

Retrato ecuestre del Emperador Qianlong en armadura ceremonial (1758)


En la práctica, su poder varió de un emperador a otro y de una dinastía a otra. Por lo general, en el ciclo dinástico de China, los emperadores que fundaban una dinastía consolidaban el imperio a través de un gobierno absoluto, como Shi Huang, de la dinastía Qin, Taizong de la dinastía Tang, Kublai Kan de la dinastía Yuan, y Kangxi de la dinastía Qing, manteniendo el control centralizado en el país. Durante la dinastía Song, el poder del emperador fue eclipsado de manera significativa por el poder del canciller.

La posición del emperador, a menos que fuera depuesto por una rebelión, era usualmente hereditaria, por lo general por primogenitura agnaticia. Como resultado, muchos emperadores ascendían al trono mientras eran niños todavía. Durante estas minorías, la Emperatriz Viuda (es decir, la madre del Emperador) poseía un poder significativo. De hecho, la gran mayoría de mujeres gobernantes chinas a lo largo de la historia imperial llegó al poder como regentes en nombre de sus hijos. Ejemplos prominentes incluyen la Emperatriz Lü de la dinastía Han, así como la Emperatriz Viuda Cixi y la Emperatriz Viuda Ci'an la dinastía Qing, que por un tiempo gobernaron en conjunto como co-regentes. Donde las Emperatrices Viudas eran demasiado débiles para asumir el poder, funcionarios de la corte tomaban a menudo el control. Los eunucos de la corte tuvieron un papel importante en la estructura de poder, algunos emperadores a menudo los tenían como confidentes, lo que les daba acceso a muchos documentos cortesanos. En algunos lugares, los eunucos ejercieron un vasto poder; uno de los más poderosos en la historia de China fue Wei Zhongxian durante la dinastía Ming. Ocasionalmente, otros nobles tomaban el poder como regentes. El área real gobernada por el emperador de China varió de dinastía a dinastía. En algunos casos, como por ejemplo durante la dinastía Song del Sur, el poder político en el Este de Asia se dividió efectivamente entre varios gobiernos; sin embargo, se mantuvo la ficción política que no era más que un solo gobernante.



Kublai Kan, último Gran Kan del Imperio Mongol y primer emperador de China de la Dinastía Yuan, en una expedición de caza (1280).


Herencia y sucesión


El título de emperador se transmitía de padre a hijo. Por convención, durante la mayoría de las dinastías han, el "primogénito de la Emperatriz" (Di chángzǐ) estaba destinado a heredar el trono del emperador. Si la Emperatriz no tenía descendencia podía adoptar un niño que sería el heredero (en realidad todos los hijos del Emperador eran considerados hijos de la Emperatriz sin importar quién era la madre biológica).


En algunas dinastías se disputó el derecho de sucesión y, como el Emperador normalmente tenía una gran cantidad de hijos, con frecuencia hubo guerras entre los hijos del emperador fallecido. Para evitar estos conflictos, el Emperador podía designar un príncipe heredero (Tàizi) antes de su muerte. Este título no consiguió resolver siempre los conflictos en el seno de las familias reales, ya que la envidia y la falta de confianza llevaban con frecuencia a los aspirantes al trono a planear el asesinato de sus hermanos o del propio emperador, por lo que la sucesión pacífica no estaba garantizada. Algunos emperadores, como por ejemplo Kangxi, abolieron el título de príncipe heredero y lo sustituyeron por el sistema de escribir el nombre del heredero dentro de una caja, la cual permanecía cerrada hasta su muerte.


El Emperador Kangxi 1654-1722) de viaje, sentado en un lugar destacado en la cubierta de un junco.


A diferencia del Emperador de Japón, la filosofía política de los chinos permitía cambiar de dinastía y el Emperador podía ser suplantado por un líder rebelde. Un buen ejemplo de esto fue el primer Emperador de la dinastía Ming, Zhu Yuanzhang, de la era Hongwu, y Hong Xiuquan, líder de la Rebelión de Taiping, quien gobernó con el título de Rey Celestial. Como el emperador normalmente tenía muchos hijos varones, no era común que una mujer ascendiera al trono. Solo la Emperatriz Wu de la dinastía Tang llegó a ser soberana total de forma legal. Muchas mujeres, sin embargo, ejercieron como líderes de facto, especialmente en el caso de las emperatrices viudas. La Emperatriz Cixi, por ejemplo, madre biológica del Emperador Tongzhi y madre adoptiva del Emperador Guangxu, gobernó China durante 47 años, de 1861 a 1908.

Títulos, nombres y formas de tratamiento

Dado el hecho que el Emperador tenía la posición política más alta del Estado, todos sus súbditos debían mostrar el máximo respeto posible en su presencia, tanto en conversaciones como en otros aspectos. Se consideraba un delito que una persona se comparara con el Emperador durante una conversación con él. Era tabú que una persona se refiriera al Emperador usando su nombre; esto incluía a su propia madre, quien debía de usar Huangdi (Emperador) o Er (hijo). Nunca se le podía hablar de forma personal y él mismo, frente a sus súbditos, utilizaba para referirse a su persona el título Zhen (朕, zhèn, "Nos").


Cualquier persona hablando con el Emperador debía llamarlo Bixia (陛下, Bìxià, "Su Majestad Imperial"), Huang Shang (皇上, Huáng shàng, "Emperador de lo Alto" o "Emperador Majestad"), Wan Sui (萬歲, 万岁, Wànsuì, "Larga Vida", literalmente "Diez mil años") o Sheng Shang (聖上, 圣上, "Ser Divino de Arriba" o "Su Santa Majestad"). Los súbditos del Emperador normalmente se referían a él cómo Wan Sui Ye (萬歲爺, 万岁爷, "Señor de los diez mil años"). A diferencia de la forma en que los occidentales se referían a sus monarcas usando el nombre cristiano más el numeral de su reinado (por ejemplo Felipe II) o el título más el nombre cristiano (Reina Isabel), los súbditos de un emperador de China lo llamaban con el título Huangdi Bixia (皇帝陛下, "Su Majestad el Emperador") o Dangjin Huangshang (当今皇上, "Su Majestad Imperial Actual") cuando se referían a él en tercera persona.

El Emperador Tongzhi (1856-1875), 10º emperador de la Dinastía Qing.


El emperador reinaba con un título de reinado (年号, 年號, nián hào). Hasta la dinastía Ming podía cambiar este título varias veces durante su reinado. Durante las dinastías Ming y Qing los emperadores adoptaron un solo título para todo su reinado. En las primeras dinastías se les asignaba un Nombre de Templo (庙号, 廟號, miào hào) después de morir. A todos los emperadores se les otorgaba un nombre póstumo (谥号, 謚號, shì hào) que a veces se combinaba con el Nombre de Templo, como por ejemplo Emperador Shengzu Ren (圣祖仁皇帝), que es como se conoció al Emperador Kangxi tras su muerte. El título de Daxing Huangdi (大行皇帝, dà xíng huángdì) se usaba para los emperadores que acababan de fallecer. El fallecimiento del Emperador se denominaba Jiabeng (驾崩, 駕崩, jià bēng) que significa literalmente "colapsar".


La familia del Emperador, llamada Familia Imperial, estaba compuesta por el Emperador como cabeza de familia y la Emperatriz (皇后, Huánghòu) como consorte principal, líder del harén y Madre de la Nación (国母, 国母, guó mǔ). Además el Emperador tenía otras consortes y concubinas (妃嫔, 妃嬪, fēipín) divididas según un sistema de rangos y que componían el harén. Aunque el Emperador tenía el cargo más alto del Estado según la ley, la Emperatriz Madre (皇太后) recibía según la tradición el máximo respeto en el palacio, dictaba la mayoría de decisiones familiares y a veces, especialmente cuando un Emperador muy joven accedía al trono, se convertía en el "Emperador" de facto.

Zhen, segunda consorte del Emperador Guangxu (1871-1908). La primera consorte era Jin, hermana de Zhen. La esposa principal del emperador –o emperatriz consorte- era Xiao Ding Jing, luego convertida en Emperatriz Viuda Longyu.


Los hijos del Emperador, los príncipes (皇子, Huáng zǐ) y princesas (公主, Gōngzhǔ), eran con frecuencia llamados según su orden de nacimiento (Primer Príncipe, Segunda Princesa). Los príncipes solían recibir títulos de nobleza al alcanzar la edad adulta. Los hermanos y tíos del Emperador servían en la corte con el mismo estatus que cualquier otro oficial cortesano (臣子, chénzǐ). Cuando el Emperador estaba en la corte siempre estaba por encima de cualquier otro miembro de la familia, independientemente de que éste tuviera más edad o fuera de una generación anterior.


Emperador Retirado


Emperador Retirado, Gran Emperador o Emperador Emérito era un título ocasionalmente usado a través de los regímenes feudales del Este de Asia para antiguos emperadores que habían abdicado (por lo menos en el nombre) voluntariamente en sus hijos. Este título apareció en la historia de China, Japón, Corea y Vietnam. Aunque técnicamente no es el soberano reinante, hay casos como el del Emperador Qianlong de la Dinastía Qing o varios emperadores de la Dinastía Trần en Vietnam, donde el emperador continuó ejerciendo considerable –si no más- poder que el emperador reinante.

El Emperador Qianlong en su estudio


En chino, el título era Taishang Huang. Se originó con Liu Taigong, padre de Liu Bang (Emperador Gao, fundador de la Dinastía Han), cuando éste decidió honrarlo al declararse emperador en el 202 a. C., incluso aunque Liu Taigong nunca fue emperador por sí mismo. Ejemplos de gobernantes chinos que recibieron el título Taishang Huang fueron la Emperatriz Wu Zetian en 705, el Emperador Ruizong de Tang en 716, el Emperador Xuanzong de Tang en 756, el Emperador Zhengtong (Yingzong) de Ming desde su captura por los mongoles en 1449 hasta su retorno al trono en 1457 y el Emperador Qianlong (Gaozong) de Qing, quien abdicó en 1796 y fue hecho Taishang Huang hasta su muerte en 1799.


Otros imperios


En Japón el título fue Daijō-tennō o solo Jōkō. Existía aquí un sistema político llamado Insei, o “gobierno enclaustrado”, en el cual el jōkō ejercía poder e influencia desde detrás de la escena incluso luego de su retiro. Aquellos emperadores que ingresaban a una comunidad budista monástica se convertían en Daijō Hōō o “emperador enclaustrado”.


En coreano, el título era Sang-hwang o a veces incluso Taesang-hwan. Después de 1897, cuando la Dinastía Joseon se convirtió en la dinastía del Imperio Coreano, solo dos emperadores iban a ascender al trono. El Emperador Gojong, que fue forzado a abdicar por los japoneses en 1907, recibiría sin embargo el título Tae-hwangje, al igual que el Emperador Sunjong en 1910. Luego del Tratado de Anexión Japón-Corea ese año, la Casa Imperial de Yi fue degradada por el Imperio de Japón.


En Vietnam, el título fue Thai thuong hoang, o solo Thuong hoang.



Wu Zetian, única “emperador” de China, fue obligada a abdicar en 705 y su hijo el emperador Zhongzong volvió a subir al trono, restaurando la dinastía Tang.

domingo, 27 de noviembre de 2011

China imperial

La historia de China, como cronología de una de las civilizaciones más antiguas del mundo con continuidad hasta la actualidad, tiene sus orígenes en la cuenca del Río Amarillo, donde surgieron las primeras dinastías Xia y Shang. La existencia de documentos escritos hace cerca de 3500 años han permitido el desarrollo en China de una tradición historiográfica muy precisa, que ofrece una narración continua desde las primeras dinastías hasta la edad contemporánea. La cultura china, según el mito, se inaugura con los tres emperadores originarios: Fuxi, Shennong y finalmente el Emperador Amarillo Huang, este último considerado como el verdadero creador de la cultura. Sin embargo, no existen registros históricos que demuestren la existencia real de estas personalidades, las que de acuerdo con la transmisión oral de generación en generación, habrían vivido hace unos 5000 a 6000 años.


El dragón de cinco garras, símbolo de la autoridad imperial

La enorme extensión del territorio ocupado por el estado actual de la República Popular China hace que, inevitablemente, toda su historia abarque, en sentido amplio, un gran número de pueblos y civilizaciones. Sin embargo, el hilo conductor de la narración tradicional de la historia china se centra, en un sentido más restringido, en el grupo étnico de los chinos, y está íntimamente asociada a la evolución de la lengua china y su sistema de escritura basado en los caracteres. Esta continuidad cultural y lingüística es la que permite establecer una línea expositiva de la historia de la civilización china, que, tanto desde los textos más antiguos del primer milenio a. C., como desde los clásicos confucianos, pasando por las grandes historias dinásticas promovidas por los emperadores, ha continuado hasta el presente.


La narración tradicional china de la historia se basa en el llamado ciclo dinástico, mediante el cual los acontecimientos históricos se explican como el resultado de sucesivas dinastías de reyes y emperadores que pasan por etapas alternas de auge y declive. Este modelo del ciclo dinástico ha sido criticado por muchos autores por dos razones fundamentales: en primer lugar, por su simplismo, ya que el modelo adopta un patrón recurrente según el cual los primeros emperadores son heroicos y virtuosos, mientras que los últimos son débiles y corruptos. Esta visión está sin duda influida por la interpretación de las propias dinastías reinantes, que encontraban en la degradación de la dinastía precedente una legitimación de su propio ascenso al poder. En segundo lugar, el modelo dinástico ha sido también criticado por presentar una visión nacionalista artificial, pues lo que en una interpretación alternativa podría verse como una sucesión de diferentes estados y civilizaciones en un mismo territorio, aparece como una mera alternancia de regímenes de gobierno en el marco imperturbable de una entidad nacional única.


La Ciudad Prohibida, el palacio imperial de las Dinastías Ming y Qing, durante el siglo XV.


A pesar de estas críticas, el modelo del ciclo dinástico permite ver los acontecimientos históricos que han llevado a la formación de la China actual como una estructura lineal de fácil comprensión, lo cual ha mantenido su vigencia entre los historiadores hasta la actualidad. Otra razón principal por la que el estudio de las dinastías y sus emperadores ha sido fundamental entre los chinos en el análisis de su propia historia es el sistema tradicional de datación de fechas, según el cual cada emperador establecía sus periodos de reinado como marco para contabilizar los años. Así, el año cristiano de 1700 se corresponde según el sistema tradicional chino con el año 38 de la era Kangxi, mientras que el año 1750 sería el año 15 de la era Qianlong. Incluso hoy en día, en Taiwan el año 2007 se designa en contextos formales como año 96 de la República. Este uso de las dinastías y sus emperadores para la propia datación de los años ha hecho imprescindible el dominio de la cronología dinástica en la tradición cultural china para adentrarse en el estudio de la historia.


Era Antigua


Los Tres Augustos y los Cinco Emperadores son los gobernantes mitológicos de China anteriores a las primeras dinastías históricas. Existen discrepancias sobre sus identidades. En algunas versiones los Tres Augustos son Fuxi, Nüwa y Shennong y los cinco emperadores son el Emperador Amarillo, Zhuanxu, Diku, Tangyao y Yushun.



Según las Memorias históricas de Sima Qian, la primera dinastía china fue la dinastía Xia, que se habría prolongado desde alrededor del año 2100 a. C. hasta aproximadamente el año 1600 a. C. (XXI a de C. - XVI a de C.), y habría ocupado el curso medio del río Amarillo. Sus diecisiete soberanos establecieron sus respectivas sedes de gobierno en lo que hoy abarca el sur de la provincia de Shanxi y el oeste de la provincia de Henan. Debe tenerse en cuenta que Sima Qian escribió su obra más de quince siglos después, por lo que sus datos, basados en las tradiciones que llegaron a esa época, deben tomarse con cautela. Ni siquiera hay pruebas concluyentes de que haya existido la dinastía Xia.



HuangDi, el Emperador Amarillo


Tras poner fin a las catástrofes que provocaron las crecidas anuales del río Amarillo, Da Yu (Huang Di, el Emperador Amarillo), funda la primera dinastía China con el apoyo de varias tribus, conquista las mejores tierras de China en la parte norte con la expulsión de sus oponentes, entre ellos a los antepasados de los actuales Miao, y se transforma en una sociedad esclavista en la que se admite la propiedad privada.

Según el relato de Sima Qian, en el que se basa toda la historiografía china, la segunda dinastía fue la dinastía Shang, que se extendió en el tiempo desde alrededor de 1600 a. C. hasta aproximadamente el 1100 a. C. Sin embargo, otros sostienen que gobernó entre 1766-1045 a. C.

La existencia de la dinastía Shang también fue puesta en duda por muchos historiadores, en particular por los no chinos, hasta que en el siglo XX se produjeron descubrimientos arqueológicos que permitieron comprobar la veracidad de la existencia de muchos de los reyes mencionados por Sima Qian. Los reyes de esta dinastía practicaban artes adivinatorias mediante la utilización de los llamados huesos oraculares, omóplatos de buey y caparazones de tortuga, sobre los que inscribían textos en los que se expresaba el resultado del ritual de adivinación. Estos textos inscritos en los huesos oraculares son la forma más antigua conocida de la escritura china (甲骨文 jiǎgǔwén). La confirmación arqueológica de la existencia de los reyes Shang, que mucho más tarde mencionaría Sima Qian, confirma la meticulosidad con la que los chinos registraban el paso del tiempo y los acontecimientos. Esto hace verosímil que también la dinastía Xia haya tenido existencia real.


La dinastía Zhou gobernó China desde 1045-256 a. C. En el año 1045 a. C., la China Zhou Occidental derrocó a los Shang y estableció de esa forma su propia dinastía. La sociedad Zhou tenía un sistema de clases parecido al de los Shang, con aristócratas y plebeyos, y agregaron la clase esclava. La Dinastía Zhou controlaba solamente partes del norte de China, dividiendo el reino en varios estados, cada uno de los estados estaba controlado por un gobernador local, que hacía cumplir la autoridad central. Pasado el tiempo, estos estados crecieron cada vez más independientes, y el poder de la dinastía se debilitó.

El Rey Wǔ de Zhōu, primer soberano chino de la Dinastía Zhōu


Era Imperial


El rey de los Qin funda una nueva dinastía y toma para sí el nuevo nombre de 皇帝 (huángdì), de connotaciones religiosas, que traducimos al español por "emperador". A partir de este momento histórico, todos los monarcas chinos posteriores utilizarán este título, abandonando la denominación de "reyes" (王 wáng). El nuevo emperador se hizo llamar 始皇帝 Shǐ Huángdì ("primer emperador"), viéndose a sí mismo como el primero de lo que esperaba fuera una larga dinastía de emperadores. Es la primera dinastía de una China reunificada y mucho más grande que la gobernada por los Zhou. Hoy en día los chinos lo llaman más frecuentemente Qin Shi Huang ("Primer Emperador Qin"). Con él surge, por primera vez en la historia, un estado chino fuerte, centralizado y unificado.


En 206 a. C., Liu Bang, que dirigía la rebelión militar contra el ejército Qin, se proclama emperador, fundando una nueva dinastía: los Han.China prosperó con rapidez, la agricultura, la industria y el comercio florecieron. La dinastía Han se divide en dos periodos: Han Occidentales, que tuvieron su capital en Chang'an, y los Han Orientales, que mantuvieron un control menos efectivo sobre el territorio, y tuvieron que desplazar la corte al este, cerca de la actual Luoyang.


El Período de los Tres Reinos es aquel en que China, se halla dividida tras la caída de la dinastía Han, y por las luchas que se extienden por el país. Brevemente se unifica bajo los Jin del Este, para nuevamente ser dividida en numerosas dinastías de breve reinado. Se destaca la dinastía Wei del Norte (386-534), fundada por los Tuoba, un pueblo de la familia de los Hunos, que desde las capitales Datong y luego en Luoyang, dan un impulso al establecimiento del budismo, se inició la construcción de las majestuosas cuevas de Yunggan, Longmen, Mogao.


Los tres reinos en que quedó dividida China, Wei, Shu-Han y Wu, se disputaban la legitimidad de la continuidad de los Han. La reunificación de China se produjo bajo la dinastía Jin, que puede dividirse en dos etapas: los Jin Occidentales (265 - 316), que consiguieron unificar China, y los Jin Orientales (317 - 420), que continuaron gobernando el sur de China.

La Gran Muralla construida por la dinastía Qin permanece en la imaginación popular china como una colosal obra con el apodo de "muro de diez mil li" (5.760 km en el valor de li de la dinastía Qin). La imagen corresponde al año 1907.


En el año 263, las tropas de Wei conquistaban el estado de Shu, con lo que los tres reinos se convirtieron en dos. En 265, Sima Yan, de la prestigiosa familia Sima, descendientes de Sima Qian, derrocó al emperador Wei, acabando con el poder de la familia Cao, e instauró la dinastía Jin. En el año 280, los Jin conquistaron el reino de Wu, con lo que consiguieron reunificar bajo la nueva dinastía el antiguo imperio Han.


Los historiadores chinos han dado el nombre de "periodo de los Dieciséis Reinos" a la época comprendida entre los años 304 y 439, durante la cual el norte de China atravesó una etapa de fragmentación política y de caos. Estos dieciséis reinos habían sido formados por pueblos de etnia no china.

Precisamente sería otro pueblo de etnia no china, los tuoba, los que consiguieran unificar el norte de China al derrotar a todos estos pequeños estados y proclamar la dinastía Wei del Norte en el año 440. En el año 581 Yang Jian, general del ejército de la dinastía Zhou del Norte, se hizo con el poder y proclamó una nueva dinastía: los Sui. Ocho años después, la dinastía Sui derrotaba a la débil dinastía Chen del sur, con lo que conseguía la reunificación del sur y el norte.


Tras la reunificación, se inició una etapa de reformas institucionales y de consolidación del poder central. En esta época se construyó el Gran Canal y se amplió la Gran Muralla China.

En 618, un año después de la muerte del último emperador Sui, el militar Li Yuan asumía el poder como emperador Gaozu de la nueva dinastía Tang. Durante el reinado de su hijo Taizong, una de sus concubinas, que había sido anteriormente concubina de su padre, alcanzaría un gran poder de influencia hasta el punto en que finalmente, después de seguir gobernando desde la sombra bajo el reinado de dos de sus hijos, ella misma se convertiría en emperatriz. Así, tras derrocar a su propio hijo, el emperador Zhongzong, la Emperatriz Wu se convirtió en la primera y única mujer que gobernaría China en toda su historia. Al subir al trono, proclamó una nueva dinastía, Zhou.

El Emperador Xuanzong de Tang (685-762) con su concubina Yang rodeados de miembros de su Casa.


En el año 705, la emperatriz Wu, que, según las crónicas existentes, tenía ya 80 años de edad, fue derrocada y su hijo el emperador Zhongzong retomó el poder, restaurando la dinastía Tang. Tras varios años de luchas internas, el emperador Xuanzong consolidaría el poder de la dinastía.


A pesar de todas estas luchas por el poder que se sucedieron en estos años, esta primera parte de la dinastía Tang fue una época de esplendor cultural y en la que el imperio dominaba grandes extensiones de terreno, incluso partes de Asia Central, en la actual Región Autónoma de Xinjiang, que no volverían a estar controladas por un emperador chino hasta la última dinastía Qing. En la visión tradicional china, la dinastía Tang representa una de las épocas gloriosas de China.


Sin embargo, esta época de esplendor tendría su fin al final del reinado de Xuanzong. A pesar de la aparente fortaleza del imperio, el general de origen centroasiático An Lushan dirigiría uno de los mayores intentos de rebelión de la historia china: la Rebelión de An Lushan, que sacudiría los cimientos del estado chino en el año 755.


La pérdida de poder efectivo por parte del estado, que para acabar con la rebelión había tenido que hacer concesiones a militares y a pueblos fronterizos, hizo que el control efectivo sobre los recursos del territorio se redujera de una manera drástica. El modelo de estado centralizado y fuerte que habían implantado los Tang se vino abajo, y no volvería a existir un estado fuerte y centralizado hasta la proclamación de la República Popular China en el siglo XX.

Tras el fin de la dinastía Tang, con la fundación de la dinastía Liang en el norte de China, se inicia una etapa de inestabilidad que vería sucederse cinco dinastías breves en el norte de China, mientras que en el sur aparecieron diez reinos independientes. A esta época, de 907 a 960, los historiadores chinos la conocen como "periodo de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos", o simplemente "de las Cinco Dinastías".

La Pagoda Yunyan, en Suzhou, construida durante el reinado de la dinastía Song.


En el año 960, el militar de la dinastía Zhou del Norte Zhao Kuangyin fundaba la dinastía Song, continuación de las cinco dinastías que se sucedieron en el norte tras la caída de los Tang. Esta dinastía, que estableció su capital en Kaifeng, consiguió conquistar los reinos del sur y reunificar gran parte del territorio que había estado bajo soberanía Tang.


El periodo Song se pude dividir en dos partes: "Song del Norte", hasta 1127, cuando la dinastía controlaba la parte principal del territorio histórico de China, y "Song del Sur", de 1127 a 1279, periodo durante el cual la corte Song hubo de refugiarse en el sur, estableciendo la capital en la actual Hangzhou, después de su derrota frente a los Jin. Desde el sur, los Song mantenían el objetivo de reconquistar el norte, pero nunca pudieron hacer frente a la superioridad militar de los pueblos altaicos.


La reunificación de China se produciría, paradójicamente, gracias a la conquista del territorio chino por otro pueblo extranjero procedente del norte: los mongoles.


Este pueblo nómada de lengua altaica, llegaría a establecer uno de los mayores imperios de la historia de la humanidad. Bajo su gran líder Gengis Kan, las conquistas mongolas llegaron a unir bajo su imperio territorios tan distantes como Europa Oriental, Irán y China. El propio Gengis Kan logró la conquista de los Xia occidentales, mientras que su hijo Ogodei, el segundo Gran Kan, derrotó a los Jin en 1234.


El imperio mongol había sido dividido en cuatro partes. Una de ellas, el Gran Kanato, ocupó gran parte del territorio de las actuales China y Mongolia. En el año1271 el Gran Kan Kublai fundó una dinastía al estilo chino, bajo el nombre Yuan, con capital en Pekín. Ya como emperador Yuan derrotó definitivamente a la dinastía Song del Sur en la batalla de Yamen en 1279.



La enorme y suntuosa procesión de un emperador chino durante un viaje (en la imagen, la partida del Emperador Xuande hacia las tumbas de los emperadores Ming, 50 kms al norte de la capital).


Los emperadores mongoles tuvieron que enfrentarse a la difícil tarea de gobernar una sociedad muy diferente de la suya. Clasificaron a la población en varias categorías étnicas y, tras un periodo de interrupción, reanudaron los exámenes imperiales para captar funcionarios para la administración.


El periodo Yuan estuvo marcado por una gran inestabilidad social, situación agravada por desastres naturales, como las inundaciones en el valle del río Amarillo, que provocaron hambrunas, y también por la epidemia de peste, que afectó a una gran parte del territorio. Esto provocó numerosas rebeliones contra los mongoles. Un líder rebelde de origen humilde, Zhu Yuanzhang, funda la dinastía Ming en 1368.


Durante el reinado de Yongle, China se convertiría en la primera potencia marítima del mundo, como evidencian los siete viajes de Zheng He al sur de Asia y África. Sin embargo, estos viajes no tendrían continuidad. Probablemente por el coste que éstos habían supuesto para las arcas del Estado, China abandonó su flota y renunció a continuar las expediciones marinas.


En el año 1644, la dinastía Qing, procedente de Manchuria, conquista Pekín. En China, ha sido considerada una dinastía opresora. Los manchúes impusieron su estilo de peinado y su forma de vestir a la población china, y la lengua manchú se utilizaba para los asuntos más importantes en la corte, dominada por la clase dirigente de origen manchú.


La dinastía Qing consolidaría la expansión territorial de China, incorporando al imperio Taiwan, Tíbet, Xinjiang y Mongolia. A pesar de la fortaleza militar del imperio Qing, se sucedieron las rebeliones contra éste. La más importante de las rebeliones antimanchúes fue la Rebelión Taiping, que causaría millones de muertos entre 1851 y 1864.

El emperador Qianlong en traje de corte (1795)


A lo largo del siglo XIX se sucedieron las disputas comerciales con las potencias occidentales, que dieron lugar a la Primera Guerra del Opio, que enfrentó a China con el Reino Unido entre 1839 y 1842, y a la Segunda Guerra del Opio, entre 1856 y 1860, en la que una alianza franco-británica tomó la ciudad de Cantón. El resultado de estas guerras fue la firma de los tratados de Nankín y de Tianjin, por los que el Reino Unido consiguió la soberanía sobre parte del actual territorio de Hong Kong, además de derechos comerciales y de navegación para las potencias occidentales.


En las últimas décadas de la dinastía Qing, bajo el mando de la poderosa Emperatriz Regente Cixi continuaron los conflictos con las potencias extranjeras por disputas comerciales. Además, la rivalidad con Japón por la influencia sobre Corea provocó la guerra chino-japonesa entre 1894 y 1895. Tras la derrota china en esta guerra, se firma el Tratado de Shimonoseki, por el que China reconocía la independencia de Corea, que pasaba a estar bajo influencia japonesa, y cedía Taiwán a Japón.


La derrota frente a Japón hizo crecer el desprestigio de la dinastía Qing. El descontento con el gobierno imperial manchú se manifestó en la aparición de numerosos movimientos revolucionarios que pedían la formación de una república. El 10 de octubre de 1911 se produce el Levantamiento de Wuchang, en la actual ciudad de Wuhan, que provoca la Revolución de Xinhai y que acabará con el derrocamiento definitivo del último emperador Qing, Puyi, en 1912.

El Emperador Puyi y la Emperatriz Wanrong (década de 1920)

viernes, 25 de noviembre de 2011

La nobleza japonesa: shinnoke, kuge, kazoku

Seshū Shinnōke (世襲親王家) fue el nombre colectivo de las cuatro ramas menores de la Casa Imperial de Japón, que hasta 1947 tuvieron el derecho de dar un sucesor al Trono del Crisantemo si la línea principal no producía un heredero. Los jefes de estas casas reales tenían el título de Príncipe Imperial (親王 shinnō), independientemente de su distancia genealógica del actual Emperador, así como el término Seshu en su designación significaba que eran elegibles para la sucesión.



La Familia Imperial de Japón se considera una sola dinastía en sucesión ininterrumpida; sin embargo, la sucesión no ha sido a menudo directamente de padre a hijo, sino en la línea masculina dentro de un grupo estrechamente relacionado de personas. En el período Muromachi, el Príncipe Yoshihito, hijo del Emperador Suko de la Corte del Norte, le permitió establecer un linaje paralelo a la línea imperial principal y adoptó el nombre de Fushimi-no-miya desde la ubicación de su palacio. Esto sirvió para consolidar políticamente la reunificación de la Corte del Norte y la Corte del Sur, pero proveyó seguridad en el caso extremo de que la principal línea imperial fallara al producir un heredero directo y se extinguiera. Esto resultó ser una decisión afortunada, ya que en 1428, el hijo del 2º Príncipe Fushimi-no-miya ascendió al trono como emperador Go-Hanazono.


En el periodo Edo, tres casas seshu shinnōke fueron creadas por el shogunato Tokugawa, en imitación consciente de los Tokugawa Gosanke. Sin embargo, aparte del emperador Go-Hanazono, la única vez que un miembro de los seshu shinnōke ascendió al trono fue en 1779, cuando el hijo del príncipe Kan'in-no-miya Sukehito se convirtió en Emperador Kokaku.



El Emperador Kōkaku (1771 –1840) fue el 119º monarca de Japón. Era el sexto hijo del Príncipe Kan'in-no-miya Sukehito, el nieto del Emperador Higashiyama.

Dentro de las casas seshu shinnōke, los más jóvenes hijos no-herederos (que eran titulados príncipes o shinnō) tenían dos opciones de carrera: podrían "descender" al estatus de súbditos con un apellido como Minamoto o Taira y servir como funcionarios del gobierno, o podrían entrar en sacerdocio budista, generalmente como cabeza de uno de los templos monzeki en los alrededores de Kioto. Durante el período Edo, esta última práctica se hizo casi universal. Los hijos no herederos que ingresaban en el sacerdocio eran tratados como sacerdotes-príncipes (hoshinnō) y automáticamente excluidos de la sucesión, pero podrían ser llamados al estado "secular" (y así reinstalados como posibles sucesores) cuando fuera necesario. Las hijas eran utilizadas con frecuencia como peones para cimentar alianzas matrimoniales con las casas kuge, daimyō o Tokugawa. Las hijas solteras a menudo se convertían en monjas budistas.


Durante y después de la Restauración Meiji, los miembros de las seshu shinnōke servían a menudo en el Ejército Imperial Japonés o la Armada Imperial Japonesa.


Los cuatro linajes seshu shinnōke fueron, por orden de creación:
* Fushimi-no-miya
* Katsura-no-miya
* Arisugawa-no-miya
* Kan'in-no-miya


Mariscal de Campo Su Alteza Imperial Príncipe Kan'in Kotohito (Kan'in-no-miya Kotohito Shinnō 1865 –1945).


Las casas Katsura-no-miya y Arisugawa-no-miya se extinguieron en 1881 y 1913, respectivamente. El decimosexto hijo del Príncipe Kuniie, el vigésimo jefe de los Fushimi-no-miya, lo sucedió en la casa Kan'in-no-miya en 1875. La casa Fushimi-no-miya fue progenitora de las otras nueve ramas menores de la familia imperial, las oke, durante el reinado del emperador Meiji.


Las casas seshu shinnōke y oke, junto con la kazoku (nobleza japonesa), fueron reducidos al estatus más común durante la ocupación estadounidense de Japón, en octubre de 1947.

Kuge (公家) fue el nombre dado en Japón a la aristocracia de la corte imperial instalada en Kioto durante el Período Heian hasta el surgimiento del shogunato en el siglo XII, época en la cual la kuge empezó a perder influencia política frente a los daimyō (los terratenientes feudales y guerreros). No obstante, la kuge no fue abolida por los shogunes y continuó sus funciones en calidad de corte del Emperador de Japón, aunque relegada a roles puramente ceremoniales y sin ejercer cargos públicos hasta la época de la Restauración Meiji en 1868.


Evolución


La palabra significa literalmente "casa pública" o "familia pública" y describía originalmente al emperador y las familias que prestaban servicios directamente al monarca. El significado de la palabra cambió con el tiempo para designar a los burócratas o funcionarios de la corte. Más tarde, en el período Kamakura (1185-1333), kuge se convirtió en un antónimo para buke (casa de los guerreros), es decir, samurai que juraron lealtad al Shogunato. En este punto, kuge comenzó a ser utilizada para describir a aquellos que trabajaban en la corte, tanto nobles como plebeyos, quienes se constituyeron en aristocracia gobernante y en el grupo social más poderoso de Japón.


Dos clases formaban la Kuge: los dōjō (堂上), nobles que se sentaban en el suelo con el emperador y los jige (地下), que eran incapaces de sentarse con el emperador. Aunque kuge incluía las dos clases, la palabra describía sobre todo a los dōjō, los nobles.


Los más altos cargos en la corte eran llamados kugyō y la elegibilidad estaba limitada a miembros del dōjō kuge. Kugyō eran los pocos hombres poderosos asignados al entorno del emperador. Fueron divididos en dos grupos: el , que comprendía el Canciller del Reino, el Ministro de la Izquierda (Ministro de Estado) y el Ministro de la Derecha (Viceministro de Estado) y el Kei, que comprendía el Consejero Mayor, el Consejero Medio, el Consejero de la Corte y miembros de la corte japonesa del tercer rango o más alto aún.


Durante el período Edo había alrededor de 130 familias de dōjō kuge. Los miembros más prominentes de la kuge se convertían en sessho (regente que asistía a un emperador niño antes de su mayoría de edad) o kampaku (primer secretario y asistente de un emperador adulto), actuando como regentes imperiales. Estos cargos daijō-kan estaban restringidos a los miembros de la familia Fujiwara.

Fujiwara no Kamatari (614-669) flanqueado por sus dos hijos, en vestimenta de corte.


El clan Fujiwara, durante el período Heian, emparentó con la dinastía imperial mediante matrimonios y desempeñó una gran influencia en la administración política de dicho periodo, así como un considerable poder ante el emperador. En esa época los miembros de la kuge destacaron como artistas, poetas, y promotores de la cultura, y la posesión de tierras y la renta obtenida de éstas era su principal fuente de riquezas. A la clase de los kuge estaban vinculados los primeros literatos en idioma japonés como las autoras Sei Shōnagon y Murasaki Shikibu, y miembros de la kuge eran los animadores del esplendor cultural de la corte Heian en pintura, música y artes en general.


En particular, después del período Sengoku perdieron la mayor parte de su base financiera y ya no estuvieron en condiciones de actuar como mecenas de la cultura, sino que transmitían sus conocimientos como maestros de diversos campos, como la escritura waka y la música con el biwa y tenían discípulos entre los daimyo y, a veces, entre plebeyos ricos. Como maestros de un determinado campo, los kuge daban a sus discípulos licencias que certificaban su aprendizaje y les permitían actuar en público o, a veces, enseñar a otros. Se esperaba que los discípulos pagaran a su maestro una cuota por cada licencia otorgada. Durante el período Edo, se trataba de una importante fuente de ingresos para los kuge.


Cuando los privilegios políticos empezaron a transmitirse a la nueva clase dominante de los daimyō, a inicios del período Kamakura, las nuevas circunstancias obligaron a que los kuge redujeran su papel a la conservación del protocolo imperial y la cultura clásica de Japón, ajenos al poder político. De hecho, su maestría en las artes como la música y la poesía les permitió subsistir bajo el nuevo régimen del bakufu en el período Muromachi e inclusive durante el Shogunato Tokugawa, siempre como cultivados cortesanos bajo el servicio y protección del emperador, mientras conservaban su rango social aristocrático aunque sin poder real.



El emblema (mon) del clan Tokugawa


En 1869, tras la Restauración Meiji y la abolición del shogunato, la kuge (que siempre tuvo un número muy reducido de miembros), se fusionó con la clase de los daimyō para dar lugar a la Kazoku, la nueva aristocracia nobiliaria japonesa. Otros asociados con la kuge incluían sacerdotes budistas, mecenas culturales de Kioto, geishas y actores.


Clasificación


En el siglo XII se establecieron las diferencias tradicionales entre los dōjō, que separaban el kuge en grupos de acuerdo a su oficio en la corte. Estos determinaban el cargo más alto al que podían ser nombrados. Los grupos fueron los siguientes:

*Sekke: podría ser nombrado como sessho y kampaku. Esta era la clase más alta de la kuge. Sólo cinco familias pertenecían a esta clase, todos derivados de Fujiwara no Michinaga.
*Seigake: podría ser nombrado daijin (ministro), incluyendo Daijō-Daijin, el más alto de los cuatro daijin de la corte. Estos derivaban de los clanes Fujiwara o Minamoto, descendientes de los emperadores.
*Daijinke: podría ser nombrado naidaijin, si este cargo quedaba vacante. En realidad, el cargo más alto que normalmente podrían lograr era dainagon (gran consejero).
*Urinke: era una clase militar; podrían ser nombrados dainagon o rara vez naidaijin.
*Meika: era una clase civil; también podrían ser nombrados dainagon.
*Hanke: era la clase más baja entre el dōjō, creada a finales del período Sengoku. Sólo podían ser designados para rangos inferiores que sangi o chūnagon.

La mayoría de las más altas kuge pertenecían al clan Fujiwara y clan Minamoto, pero todavía había otros clanes como Sugawara, Kiyohara y Ōe.



La familia imperial vestida al estilo occidental siendo asistida por damas de la corte en kimono tradicional (siglo XIX).



Kazoku
(華族, literalmente “florido, ilustre linaje”) era la nobleza hereditaria del Imperio existente entre 1869 y 1947.


Después de la Restauración Meiji de 1868, la antigua nobleza de la corte de Kioto (kuge) recuperó algo de su perdido estatus. Varios miembros de la kuge desempeñaron un papel crucial en el derrocamiento del shogunato Tokugawa y el temprano gobierno Meiji nombró a la kuge para encabezar los siete departamentos administrativos de nueva creación.


Los oligarcas Meiji, como parte de sus reformas occidentalizadas, fusionaron la kuge con los antiguos daimyo (señores feudales) en una clase aristocrática expandida el 25 de julio de 1869, para reconocer que la kuge y los antiguos daimyo eran una clase social distinta de las otras clases designadas de shizoku (ex-samurai) y heimin (plebeyos). Itō Hirobumi, uno de los principales autores de la Constitución Meiji destinó la nobleza kazoku para servir como un baluarte político y social para el "restaurado" emperador y la institución imperial japonesa. En ese momento, la kuge y los antiguos daimyo consistían en un grupo de 427 familias.

Todos los miembros de la kazoku sin una cita oficial del gobierno en las provincias se vieron obligados inicialmente a residir en Tokio. A finales de 1869, fue adoptado un sistema de pensiones, que poco a poco desplazó a los kazoku de sus cargos como gobernadores provinciales y líderes del gobierno. Los estipendios prometidos por el gobierno fueron substituidos eventualmente por los bonos del gobierno.

El representante del Príncipe de Matsmay (daimyo del clan Matsue, 1850)

Desarrollo


Según la Ley de nobleza, de 7 de julio de 1884, impulsada por Ito Hirobumi después de visitar Europa, el gobierno Meiji amplió la nobleza hereditaria con la adjudicación del estatus de kazoku a personas que realizaron servicios eminentes a la nación. Asimismo, el gobierno dividió la kazoku en cinco filas explícitamente sobre la base de la nobleza británica, peroJustificar a ambos lados con títulos derivados de la antigua nobleza china:


* Príncipe o duque (kōshaku)
* Marqués (kōshaku)
* Conde (hakushaku)
* Vizconde (shishaku)
* Barón (danshaku)

La inicial distribución de rango para casas kazoku de ascendencia kuge dependía del oficio más alto posible para aquellos cuyos antepasados ​​habían tenido derecho a un puesto en la corte imperial. Así, los herederos de las cinco casas regentes (go-seike) de la dinastía Fujiwara (Konoe, Takatsukasa, Kujō, Ichijō y Nijō) se convirtieron en príncipes. Los jefes de otras casas kuge (incluyendo Daigo, Hamuro, Kumamoto, Hirohata, Kazan'in, Kikutei, Koga, Nakamikado, Nakayama, Oinomikado, Saga, Sanjo, Saionji, Shijō y Tokudaiji) se convirtieron en marqueses. Además, el jefe de la familia Shō, la antigua familia real de Ryukyu (Okinawa), obtuvo el título de marqués. Cuando el Imperio de Corea fue anexado en 1910, la Casa de Yi fue mediatizada como la realeza (王).

Príncipe Shimazu Hisamitsu (1817-1887), miembro de la nobleza kazoku que portaba el título cortesano de Ōsumi no Kami 大隈守.


Excluyendo los Tokugawa, la distribución inicial del rango kazoku para los antiguos señores daimyo dependía de los ingresos de arroz: aquellos con 150.000 koku o más se convertían en marqueses, aquellos con 50.000 koku o más se convertían en condes y así sucesivamente. El ex shogun, Tokugawa Yoshinobu, se convirtió en príncipe, los jefes de las principales casas de la rama Tokugawa (shinpan daimyo) se convirtieron en marqueses, y los jefes de las ramas secundarias en condes.


Al igual que en la nobleza británica, sólo el titular real de un título y su esposa eran considerados parte de los kazoku. Los titulares de los dos principales rangos, príncipe y marqués, se convertían automáticamente en miembros de la Cámara de los Pares en la Dieta de Japón sobre su sucesión o sobre mayoría (en el caso de que los pares fueran menores de edad). Condes, vizcondes y barones elegían a 150 representantes de sus rangos para sentarse en la Cámara de los Pares.


Títulos y estipendios financieros hereditarios pasaban de acuerdo a la primogenitura, aunque casas kazoku adoptaban con frecuencia hijos de ramas colaterales de sus propias casas y de otras para evitar que sus líneas se extinguieran. Una enmienda de 1904 a la Ley de la Casa Imperial de 1889 permitieron que príncipes menores (ō) de la familia imperial renunciaran a su estatus imperial y se convertían en pares (por derecho propio) o heredaban a pares sin hijos. En un principio había 11 príncipes o duques no imperiales, 24 marqueses, 76 condes, 324 vizcondes y 74 barones, para un total de 509 pares. En 1928, a través de promociones y nuevas creaciones, había un total de 954 pares: 18 príncipes o duques no imperiales, 40 marqueses, 108 condes, 379 vizcondes y 409 barones. Los kazoku alcanzaron un pico de 1016 familias en 1944.


El Club de Pares de Tokio (1912)

La Constitución de Japón de 1946 abolió la clase kazoku y puso fin al uso de todos los títulos de nobleza o rango fuera de la familia imperial inmediata. Los remanentes poderes políticos del emperador fueron transferidos al gobierno constitucional de Japón y la responsabilidad de los asuntos de Estado concernientes al emperador y la familia imperial fue consolidada enteramente en el Ministerio de la Casa Imperial (luego Agencia).


Pese a las reformas, muchos descendientes de las antiguas familias kazoku siguen ocupando un papel destacado en la sociedad y la industria japonesas.

martes, 22 de noviembre de 2011

El Emperador Meiji

El Emperador Meiji, Meiji-tenno (1852-1912) o Meiji el Grande fue el 122º emperador de Japón de acuerdo con el orden tradicional de sucesión, reinando desde el 3 de febrero de 1867 hasta su muerte. Presidió una época de cambios rápidos en Japón, en la que la nación pasó de un shogunato feudal a convertirse en una potencia mundial.


Su nombre personal era Mutsuhito y aunque fuera de Japón a veces se le llama por este nombre o Emperador Mutsuhito, en Japón los emperadores fallecidos son referidos sólo por sus nombres póstumos. En el momento de su nacimiento en 1852, Japón era un aislado y feudal país dominado por el shogunato Tokugawa y los daimyo, que gobernaron los más de 250 dominios descentralizados del país. En el momento de su muerte en 1912, Japón había sufrido una revolución política, social e industrial) y surgido como una de las grandes potencias en el escenario mundial.


Antecedentes

El Shogunato Tokugawa se había establecido en el siglo XVII. Bajo su gobierno, el shogun gobernaba Japón. Alrededor de 180 señores feudales, conocidos como daimyo, gobernaban reinos autónomos (han) bajo el shogun, quien a veces llamaba al daimyo para regalos, pero no para impuestos. El shogun controlaba el daimyo de otra manera; sólo el shogun podía aprobar sus matrimonios y podía desprender a un daimyo de sus tierras.


En 1615, el primer shogun Tokugawa, Tokugawa Ieyasu, quien se había retirado oficialmente de su cargo, y su hijo Tokugawa Hidetada, el shogun titular, publicaron un código de conducta para la nobleza. Bajo él, el emperador estaba obligado a dedicar su tiempo a la erudición y las artes. Los emperadores bajo el shogunato parecían estar muy conformes con este código, estudiando los clásicos confucianos y dedicando tiempo a la poesía y la caligrafía. Sólo se les enseñaba los rudimentos de la historia y la geografía japonesa y china. El shogun no solicitaba el consentimiento o el consejo del emperador para sus acciones.


Los emperadores casi nunca salían de su recinto del palacio, o del Gosho en Kyoto, excepto después de que un emperador se retiraba o se refugiaba en un templo si el palacio se incendiaba. Pocos emperadores vivían lo suficiente para jubilarse; de cinco predecesores del emperador Meiji, sólo su abuelo vivió hasta sus cuarenta, muriendo a los cuarenta y seis. La familia imperial sufrió tasas muy elevadas de mortalidad infantil; los cinco hermanos y hermanas del emperador murieron en la infancia y sólo cinco de las quince de sus propios hijos alcanzarían la edad adulta.



Kenrei-mon (建礼門), una de las puertas de entrada al Kyoto Gosho o Palacio Imperial de Kioto, lugar de nacimiento del Príncipe Mutsuhito.


Poco después de asumir el control a comienzos del siglo XVII, los funcionarios del shogunato (conocidos genéricamente como bakufu) pusieron fin a gran parte del comercio occidental con Japón y prohibieron misioneros de las islas. Sólo los holandeses continuaron comerciando con Japón, manteniendo un puesto en la isla de Dejima por Nagasaki. Sin embargo, a principios del siglo XIX, barcos europeos y estadounidenses aparecieron en las aguas alrededor de Japón con creciente frecuencia.

Mutsuhito nació el 3 de noviembre de 1852 y su madre, Nakayama Yoshiko, era una concubina (gon no tenji) del Emperador Kōmei. El joven príncipe recibió el nombre Sachinomiya o Príncipe Sachi. Gran parte de su infancia es conocida sólo a través de historias posteriores, a menudo contradictorias. Un contemporáneo describió el joven príncipe como sano y fuerte, algo así como un matón y excepcionalmente talentoso en el sumo. Otros afirman que el príncipe era delicado y a menudo enfermo. Algunos biógrafos establecen que se desmayó cuando oyó por primera vez armas de fuego, mientras que otros niegan esta historia. El 16 de agosto de 1860, Sachinomiya se proclamó como príncipe de la sangre y heredero al trono, y fue formalmente adoptado por la consorte de su padre, la Emperatriz Eisho. El 11 de noviembre fue proclamado como heredero de la Corona y se le dio un nombre adulto, Mutsuhito. Comenzó su educación en la edad de siete años.

Nakayama Yoshiko (concubina del emperador Kōmei y madre del emperador Meiji)

El malestar y la adhesión


Por la década de 1860, el shogunato estaba bajo varias amenazas. Representantes de las potencias extranjeras trataron de aumentar su influencia en Japón. Muchos daimyo estaban insatisfechos cada vez más con el manejo de los asuntos extranjeros bakufu. Un gran número de jóvenes samurai, conocido como shishi o "los hombres de elevado propósito" comenzaron a reunirse y hablar en contra del shogunato. Los shishi reverenciaban al emperador Kōmei y favorecían la acción directa violenta para curar los males de la sociedad. Si bien inicialmente ellos deseaban la muerte o la expulsión de los extranjeros, los shishi más tarde serían más pragmático, y comenzaronn a abogar por la modernización del país. Los bakufu promulgaron varias medidas para apaciguar a los distintos grupos y expresaron la esperanza de abrir una brecha entre los shishi y daimyo.

Kioto fue un centro importante para los shishi, quienes tenían influencia sobre el Emperador Kōmei. En 1863, lo persuadieron de emitir una "Orden de expulsar a los bárbaros". La Orden colocó el shogunato en una posición difícil, ya que sabían que carecía de poder para llevarlo a cabo. Se hicieron varios ataques a los extranjeros o sus barcos y las fuerzas extranjeras respondieron. Las fuerzas bakufu fueron capaces de conducir a la mayoría de los shishi fuera de Kioto y un intento de retorno en 1864 fue rechazado. Sin embargo, el malestar continuó a lo largo de Japón.



Tokugawa leyasu, fundador y primer shogun del Shogunato Tokugawa

La conciencia del príncipe de la agitación política es incierta. Durante este tiempo, estudió poesía tanka, primero con su padre, luego con los poetas de la corte. Como el príncipe continuó su formación clásica en 1866, un shogun nuevo Tokugawa Yoshinobu asumió el cargo, un reformador que deseaba transformar a Japón en un estado al estilo occidental. Yoshinobu, que resultaría ser el último shogun, se reunió con la resistencia de los bakufu, incluso cuando continuaron la agitación y las acciones militares. A mediados de 1866, un ejército bakufu fue establecido para castigar a los rebeldes en el sur de Japón. Fue derrotado.


El emperador Kōmei siempre había disfrutado de una excelente salud y sólo tenía 36 años de edad en enero de 1867. En ese mes, sin embargo, cayó gravemente enfermo. A pesar de que pareció recuperarse, de repente empeoró y murió el 30 de enero. Muchos historiadores creen que fue envenenado, una visión que no es desconocida en el momento: el diplomático británico Sir Ernest Satow escribió, "es imposible negar que [el emperador Kōmei] despareciera de la escena política, dejando como sucesor a un niño de quince o dieciséis años [en realidad catorce], fuera lo más oportuno".

El príncipe heredero ascendió formalmente al trono el 3 de febrero de 1867, en una breve ceremonia en Kioto. El nuevo emperador continuó su educación clásica, que no incluía los asuntos de la política. Mientras tanto, el shogun, Yoshinobu, luchaba por mantener el poder. En repetidas ocasiones pedía la confirmación del emperador por sus acciones, que finalmente recibía, pero no hay ninguna indicación de que el joven emperador se viera involucrado en las decisiones. Los shishi y otros rebeldes siguieron marcando su visión del nuevo Japón, y mientras veneraban al emperador, no pensaban que él jugara un papel activo en el proceso político.


Joven emperador (1872)

La lucha política alcanzó su punto álgido a finales de 1867. En noviembre, se alcanzó un acuerdo por el cual Yoshinobu mantendría su título y parte de su poder, pero el poder legislativo sería depositado en una legislatura bicameral según el modelo británico. Al mes siguiente, el acuerdo se vino abajo cuando los rebeldes marcharon sobre el Kioto, tomando el control del Palacio Imperial. El 4 de enero de 1868, el emperador ceremoniosamente leyó un documento ante la corte proclamando la "restauración" del gobierno imperial y al mes siguiente los documentos fueron enviados a las potencias extranjeras:


El Emperador de Japón anuncia a los soberanos de todos los países extranjeros y sus súbditos que le ha sido concedido permiso al Shogun Tokugawa Yoshinobu para devolver el poder del gobierno de acuerdo a su propia solicitud. Ejerceremos de ahora en adelante la autoridad suprema en todos los asuntos internos y externos del país. En consecuencia, el título de Emperador debe ser sustituido por el de Taikun, en el cual los tratados se han hecho. Oficiales están siendo nombrados por nosotros para la dirección de los asuntos extranjeros. Es deseable que los representantes de los poderes reconozcan este anuncio. Mutsuhito.”


Yoshinobu resistió brevemente, pero no fue hasta finales de 1869 que los reductos bakufu finales fueron finalmente derrotados. En el noveno mes del año siguiente, la era fue cambiada a Meiji, o "gobierno ilustrado", que fue utilizado más adelante como nombre póstumo del emperador. Esto marcó el comienzo de la costumbre de una era coincidiendo con el reinado de un emperador y nombrando a título póstumo al emperador después de la época en la que gobernó.


El Emperador, el joven Príncipe Heredero y la Emperatriz acompañados por algunas damas de la Corte en una excursión campestre (1890)


Poco después de su ascensión, los oficiales del emperador le presentaron a Ichijō Haruko como una posible novia. La futura emperatriz era hija de un funcionario imperial y tres años mayor que el novio, quien tendría que esperar para casarse hasta después de su gembuku (ceremonia de la virilidad). La pareja se casó el 11 de enero de 1869. Conocida póstumamente como la emperatriz Shōken, fue la primera consorte Imperial en recibir el título de kōgō (literalmente, esposa del emperador, traducida como emperatriz consorte) en varios cientos de años. Aunque era la primera emperatriz consorte japonesa en desempeñar un papel público, no tuvo hijos. El emperador Meiji, sin embargo, tuvo quince hijos con cinco de las damas de honor. Sólo cinco de sus hijos, el príncipe heredero Yoshihito, nacido de Lady Naruko (1855-1943), hija de Yanagiwara Mitsunaru, y cuatro princesas que nacieron de Lady Sachiko (1867-1947), la hija mayor del conde Sono Motosachi, vivieron hasta la edad adulta.


El emperador Meiji, que sufría de diabetes, nefritis y gastroenteritis, murió de uremia. Aunque el anuncio oficial dijo que murió a las 00:42 del 30 de julio de 1912, la muerte real fue a las 22:40 el 29 de julio.


Boda del Príncipe Heredero Yoshihito y la Princesa Kujō Sadako ante el viejo Emperador Meiji (1900)

La Era Meiji

A pesar de la caída del shogunato, un gobierno central efectivo había sido puesto en marcha por los rebeldes. El 23 de marzo, los enviados extranjeros pudieron primero visitar Kioto y pagar las demandas formales sobre el emperador. El 7 de abril de 1868, éste se presentó con la Carta de Juramento, una declaración de cinco puntos sobre la naturaleza del nuevo gobierno, diseñado para ganarse a aquellos que todavía no se habían comprometido con el nuevo régimen. Este documento, que el emperador promulgó oficialmente, abolió el feudalismo y proclamó un gobierno democrático moderno de Japón. La Carta de juramento sería citada más tarde por el emperador Hirohito en la Declaración de Humanidad como apoyo a los cambios impuestos en el gobierno de Japón después de la Segunda Guerra Mundial.


A mediados de mayo, el emperador Meiji dejó el recinto imperial en Kioto por primera vez desde su primera infancia para tomar el mando de las fuerzas que perseguían los restos de los ejércitos bakufu. Viajando en lentas etapas, tomó tres días para viajar de Kioto a Osaka, a través de las carreteras llenas de multitudes. No había ningún conflicto en Osaka; los nuevos dirigentes querían que el emperador fuera más visible a su pueblo y a los enviados extranjeros. A finales de mayo, después de dos semanas en Osaka (en un ambiente mucho menos formal que en Kioto), el emperador regresó a su casa. Poco después de su regreso, se anunció que el monarca comenzaría a presidir todos los asuntos del Estado, reservándose además el estudio literario para su tiempo libre. Sólo a partir de 1871 los estudios del Emperador incluyeron materiales sobre asuntos contemporáneos.


El 19 de septiembre de 1868, el Emperador anunció que el nombre de la ciudad de Edo estaba siendo cambiado a Tokio o "Capital del Este". Fue coronado formalmente en Kioto el 15 de octubre (una ceremonia que había sido aplazada desde el año anterior debido a los disturbios). Poco antes de la coronación, anunció que la nueva era, o nengō, sería llamada Meiji o "gobierno ilustrado". Hasta ahora la nengō a menudo había sido cambiada varias veces durante el reinado de un emperador; a partir de ahora, fue anunciado que sólo habría un nengō por reinado.

El emperador de 16 años viaja de Tokio a Kioto a fines de 1868


Poco después de su coronación, el emperador viajó a Tokio por carretera, visitándola por primera vez. Llegó a finales de noviembre y comenzó una larga estancia con la distribución de sake entre la población. No sería hasta 1889 que una decisión final fue tomada para trasladar la capital a Tokio. Estando allí, el emperador abordó por primera vez un buque de la armada japonesa y al día siguiente dio instrucciones para que se estudiara cómo la marina japonesa podría fortalecerse. Poco después de su regreso a Kioto, un edicto fue emitido en nombre del emperador (pero muy probablemente escrito por funcionarios de la corte), donde se indicaba su intención de participar en los asuntos públicos; de hecho asistió a las reuniones del gabinete y un sinnúmero de otras funciones gubernamentales, aunque rara vez hablaba, casi hasta el día de su muerte.

La reforma política

Los revolucionarios exitosos se organizaron en un Consejo de Estado, y, posteriormente, en un sistema donde tres principales ministros llevaban al gobierno. Esta estructura se prolongará hasta el establecimiento de un primer ministro, que llevaría a un gabinete a la moda occidental, en 1885. En un principio, ni siquiera la retención del emperador era cierta; el líder revolucionario Goto Shojiro indicó más tarde que algunos funcionarios "tenían miedo que los extremistas podrían ir más allá y abolir el Mikado".

El emperador en una sesión formal de la Dieta


Los nuevos líderes de Japón trataron de reformar el sistema mosaico de dominios gobernados por el daimyo. En 1869, varios de los daimyo que habían apoyado la revolución dieron sus tierras al emperador y fueron designados como gobernadores, con salarios considerables. Al año siguiente, todos los otros daimyo había seguido su ejemplo.

En 1871, el Emperador anunció que los dominios fueron abolidos por completo, ya que Japón se organizó en 72 prefecturas. Los daimyo fueron compensados ​​con salarios anuales equivalentes al diez por ciento de sus ingresos anteriores (de los que ahora no tenían que deducir el costo de gobernar), pero fueron obligados a trasladarse a la nueva capital, Tokio. La mayoría se retiró de la política.

La nueva administración abolió progresivamente la mayoría de los privilegios de los samurai, incluyendo su derecho a un subsidio del gobierno. Sin embargo, a diferencia de los daimyo, los samurai sufrieron muchos problemas financieros con este cambio. La mayoría de otras distinciones clasistas fueron abolidas. La discriminación legalizada contra los burakumin finalizó. Sin embargo, estas clases continúan sufriendo discriminación en Japón hasta la actualidad.

El emperador Meiji en 1888

A pesar de que se formó un parlamento, no tenía ningún poder real y tampoco lo hizo el emperador. El poder había pasado de los Tokugawa a las manos de aquellos daimyo y otros samurai que habían dirigido la Restauración. Japón fue así controlado por el Genro, una oligarquía que comprendía los hombres más poderosos de los ámbitos militar, político y económico.El emperador, por lo menos, mostró una mayor longevidad política que sus predecesores recientes, ya que fue el primer monarca japonés en permanecer en el trono pasados los 50 años desde la abdicación del emperador Ogimachi en 1586.


Los japoneses se enorgullecen de la Restauración Meiji, ya que la consiguiente industrialización permitió a Japón convertirse en la potencia preeminente en el Pacífico y un importante jugador en el mundo dentro de una generación. Sin embargo, el papel del emperador Meiji en la restauración sigue siendo discutible. Él, desde luego, no controló Japón, pero la influencia que ejerció es desconocida. Una de las pocas ventanas que tenemos a los propios sentimientos del Emperador es su poesía, lo que parece indicar una veta pacifista, o por lo menos un hombre que quería que la guerra pudiera evitarse.

El emperador Meiji recibiendo la Orden de la Jarretera de manos del Príncipe Arthur de Connaught en 1906, como consecuencia de la Alianza Anglo-Japonesa.