lunes, 1 de agosto de 2011

Seis naciones celtas

Las Naciones Celtas son territorios en el noroeste de Europa en los que las lenguas celtas propias de esa área y los rasgos culturales han sobrevivido. El término "nación" se utiliza en este contexto para referirse a una región definida en general, asociada con una identidad, lenguaje o cultura común. No es sinónimo de "estado soberano", sino más bien relaciona territorios con tradiciones comunes.




Los seis territorios reconocidos como celtas son las naciones Bretaña (Breizh), Cornwall (Kernow), Irlanda (Eire), la Isla de Man (Mannin), Escocia (Alba) y País de Gales (Cymru). Cada una de estas regiones tiene una lengua celta que todavía se habla o se hablaba en los tiempos modernos. Además, zonas del norte de la Península Ibérica, especialmente Galicia, a veces son identificados como parte de las naciones celtas, debido a la cultura única de de la región. A diferencia de las otras, sin embargo, ninguna lengua celta se hablaba allí en los tiempos modernos. Antes de la ampliación de la República de Roma y las tribus germánicas, una parte importante de la Europa Occidental era principalmente celta.


Las seis naciones


Cada una de las seis naciones tiene su propia lengua celta. En Gales, Escocia, Bretaña e Irlanda, éstas se han hablado continuamente a través del tiempo, mientras Cornwall y la Isla de Man tienen idiomas que se hablaban en tiempos modernos, pero más tarde murieron como idiomas de la comunidad parlante. En las dos últimas regiones, sin embargo, movimientos de revitalización han llevado a la adopción de estas lenguas por adultos y produjeron un gran número de hablantes nativos.


Las seis naciones celtas reconocidas. Azul: Escocia; verde: Irlanda; rojo: Man; amarillo: Gales; naranja: Cornwall; violeta: Bretaña.



Irlanda, Gales, Bretaña y Escocia contienen áreas donde se utiliza una lengua celta sobre una base diaria -en Irlanda, la zona se llama el Gaeltacht, Y Fro Gymraeg en Gales y en Bretaña Breizh-Izel. Por lo general estas comunidades están en el oeste de su país y en zonas de montaña o isla. El término Gàidhealtachd distinguía históricamente las zonas de habla gaélica de Escocia (las Tierras Altas o Highlands) de las Tierras Bajas o Lowlands, donde se habla escocés. Más recientemente, este término también ha sido adoptado como el nombre gaélico de la zona de consejo de Highland, que incluye zonas de habla no gaélico. Por lo tanto, hoy son usados términos más específicos, como sgìre Ghàidhlig ("zona de habla gaélica").


En Gales, el idioma galés está en un plan de estudios básico (obligatorio), el cual todos los alumnos estudian. Además, el 20% de los escolares en Gales van a escuelas de enseñanza media, donde "se les enseña en su totalidad en el idioma galés". En la República de Irlanda todos los escolares de estudian irlandés como uno de los tres temas básicos hasta el final de la escuela secundaria y el 7,4% de la educación primaria es a través de la educación media irlandesa, que es parte del movimiento Gaelscoil (sistema de enseñanza donde el idioma es el irlandés).


Detalle de un diseño celta que figura remolinos ying-yang dispuestos alrededor de la perilla de un disco de bronce chapado en oro que data de principios del siglo IV a.C.


Terminología


El término "naciones celtas" se deriva de los estudios lingüísticos del erudito del siglo XVI George Buchanan y el gran pensador Edward Lhuyd. Como conservador auxiliar y Curador del Museo Ashmolean, de Oxford (1691-1709), Lhuyd viajó extensamente en Gran Bretaña, Irlanda y Bretaña. Teniendo en cuenta la similitud entre las lenguas de Bretaña, Cornwall y Gales, Lhuyd publicó en 1707 su Archaeologia Britannica: una Relación de las Lenguas, Historias y Costumbres de la Gran Bretaña, a través de Viajes a través de Gales, Cornwall, Bas-Bretagne, Irlanda y Escocia.


Esta obra llegaba a la conclusión de que los seis idiomas derivaban de la misma raíz. Lluyd tenía la teoría de que la lengua madre descendía de las lenguas habladas por las tribus de la Galia de la Edad de Hierro, a quienes escritores griegos y romanos llamaban “celtas”. Una vez definidas las lenguas de esas áreas como tales, los pueblos que vivían en ellas y que hablaban esos lenguajes comenzaron a ser conocidos también como “celtas”.

Delegados en el Congreso Celta 1904, Caernarfon, Gales


Existe cierta controversia sobre si la teoría de Lhuyd es correcta. Sin embargo, el término "celta" para describir las lenguas y los pueblos de Bretaña, Cornwall y Gales, Irlanda, la Isla de Mann y Escocia fue aceptado desde el siglo XVIII y es ampliamente utilizado en la actualidad.


Estas áreas de Europa son referidas a veces como el "cinturón celta" o la "franja celta", debido a su ubicación, generalmente en los límites occidentales del continente y de los Estados en que viven (por ejemplo, Bretaña se encuentra en el noroeste de Francia, Cornwall en el suroeste de Gran Bretaña, País de Gales en el oeste de Gran Bretaña y partes de habla gaélica de Irlanda y Escocia se encuentran en el oeste de esos países). Además, esta región es conocida como la "Media Luna Celta" debido a la cercana posición de forma de media luna de estas naciones en Europa.


Otras regiones

Hispania Gallaecia, antigua provincia romana y luego temprano reino medieval en lo que hoy es norte de Portugal y las provincias de León, Asturias y Galicia en España.


Se puede considerar que casi todas las regiones del oeste y centro de Europa han tenido alguna influencia celta en el pasado; en algunas de ellas incluso existen movimientos que pugnan por el reconocimiento de dichos lugares como naciones celtas. Esto sucede en zonas del norte de la Península Ibérica, en particular Galicia y Asturias, principalmente debido a la cultura única de la región, que es distinta de la de otras zonas de España y Portugal.


Este fenómeno, denominado "celtofilia" o "celtomanía" por algunos sociólogos, se ha extendido a otros lugares de Europa como Inglaterra, Francia; Cantabria y León (España), Padania (norte de Italia), Valonia (Bélgica) y norte de Portugal, justificándose casi siempre en base a una supuesta conexión cultural común de orígenes milenarios. Pero su origen estaría en una reinterpretación contemporánea y heterodoxa del folklore y de la música tradicional de estos lugares, en las que como elemento instrumental común suele aparecer la gaita o cornamusa, ampliamente usada en la moderna música celta. Así, músicos de Galicia y Asturias han participado en festivales de música celta, como el bretón Festival des Cornemuses.


Urraca, reina de Castilla y León, suo jure Emperatriz de Todas las Españas, gobernó el Reino de Galicia con su esposo, Raimundo de Borgoña, hasta la muerte de su padre Alfonso VI.


En el norte de Portugal, parte de la antigua Gallaecia (Galicia, Minho, Douro y Tras-os-Montes) también tiene tradiciones muy similares a la Galicia española. Sin embargo, a diferencia de las tradicionales seis naciones, ninguna lengua celta se ha hablado en el norte de Iberia desde, probablemente, la Alta Edad Media, lo que significa que no cumplen el criterio de inclusión y por lo tanto no pueden ser consideradas como tales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada