domingo, 21 de agosto de 2011

Símbolos escoceses (III): los Castillos

Escocia es tierra de castillos. Además de las telas a cuadros o tartanes y las gaitas celtas, ésta es la imagen más típica del país del norte.

Un castillo es un tipo de estructura fortificada construida durante la Edad Media. Los estudiosos debaten el alcance de la palabra “castillo”, pero usualmente la consideran como residencia fortificada particular de un señor o noble. Es diferente de una fortaleza, la cual no es una residencia familiar, aunque esta distinción no es absoluta, y la misma estructura pudo haber tenido diferentes usos de acuerdo a las diferentes épocas. El término ha sido popularmente aplicado a edificios tan diversos como castros (poblados fortificados) y casas de campo. A lo largo de aproximadamente 900 años tales castillos fueron construidos en variados estilos arquitectónicos.

Castle Stalker, Loch Laich, Argyll


En Escocia, las fortificaciones más tempranas habían incluido castros, torres, áreas defensivas y muchos castillos fueron levantados sobre el sitio de estas tempranas edificaciones. Los castillos escoceses de que hablamos aquí datan del 1100 d. C. en adelante. Es que los primeros edificios de este tipo fueron construidos en Escocia en los siglos XI y XII, con la introducción de la influencia normanda.

Estos castillos eran llamados de mota castral o de mota y Bailey. La mota es un montículo realzado de tierra, parecido a una pequeña colina, regularmente artificial, sobrepuesta por una estructura de madera o de piedra. La tierra para el montículo está presa en un zanjón excavado alrededor de la motte o entorno al castillo entero. La superficie externa del montículo puede ser recubierta de arcilla o reforzada con soportes de madera.

The Bass of Inverurie, Aberdeenshire, un gran castillo de mota y Bailey del siglo XII


El bailey es un patio cerrado, circundado de una verja de madera y sobrepuesto a la mota, que usualmente servía de casa para los esclavos del señor del castillo o granjeros. El bailey a menudo estaba conectado al foso que rodea la mota y contenía un salón, establos para los caballos y ganado, una capilla y cabañas.

Era posible construir estas estructuras con gran rapidez y facilidad en la época de la conquista normanda de Inglaterra y de los asentamientos anglonormandos en Gales, Irlanda y en las planicies de Escocia. Un muro defensivo de puerta sustituyó la verja de madera, como en los castillos de Berkeley, Alnwick, Warwick y el de Windsor (todavía existente).

Rowallan Castle, East Ayrshire, sobre el Carmel Water, data del siglo XIII


Este tipo de castillos fueron reemplazados con las primeras edificaciones de piedra alrededor del 1200. A finales del siglo XIV, los enormes castillos con puentes levadizos y cortinas -en arquitectura militar, cortina es el lienzo de muralla comprendido entre dos bastiones o torres, de las que recibe apoyo y flanqueo- habían comenzado a ceder el terreno a las más modestas torres, viviendas verticales, con menos defensas. Este tipo de residencia vertical continuó siendo popular en la clase terrateniente de Escocia a lo largo del fin del siglo XVII, cuando la arquitectura clásica hizo su primera aparición en el país. Mientras tanto, el avance de la artillería presionó a los ingenieros militares para diseñar fuertes fortificaciones de importantes fortalezas reales.

A lo largo de los siglos XVI y XVII, torres y castillos fueron actualizados con cielorrasos pintados y tapicería decorativa, empleando diferentes estilos nacionales. A fines del siglo XVIII, fue revivida la arquitectura medieval y nuevas residencias campestres estilo castillo empezaron a construirse una vez más. Estos “castillos” no tenían capacidad defensiva, pero estaban diseñados sobre la base de una arquitectura militar (tower-house) como un detalle decorativo. Esta tendencia culminó en el estilo baronial escocés (scottish baronial) del siglo XIX.



Un ejemplo típico del baronial style: Glamis Castle, en Angus, residencia de los Condes de Strathmore and Kinghorne y lugar de nacimiento de La Reina Isabel, Reina Madre.


Este estilo arquitectónico es parte del neogótico (renacimiento gótico o victoriano gótico), que se refiere al movimiento peyorativamente denominado como pseudogótico, consistente en la arquitectura realizada a imitación de la gótica medieval. Por su común rechazo al racionalismo neoclásico, es un estilo vinculado con el romanticismo, y por sus implicaciones políticas, con el nacionalismo. Esta forma de arquitectura, con lenguaje propio del estilo gótico con formas más o menos genuinas, fue popular en los dominios del Imperio Británico.

Han de haberse construido más de dos mil castillos en Escocia, aunque muchos solo son conocidos a través de registros históricos. Se han encontrado en todas los rincones del país. Las torres fortificadas están concentradas a lo largo de la frontera con Inglaterra, mientras que los mejores ejemplos de la era renacentista están agrupados en el noreste.

Fachada del castillo renacentista de Drumlanrig, en Dumfries and Galloway, hogar ancestral de los Duques de Buccleuch y Queensberry


La cantidad de castillos registrados que están distribuidos por condados en Escocia es la siguiente:

Cincuenta y cinco en Aberdeenshire, veintiuno en Angus, cuarenta en Argyll and Bute, cinco en Clackmannanshire, setenta y seis en Dumfries and Galloway, cinco en Dundee, veintiocho en East Ayrshire, dos en East Dunbartonshire, diecinueve en East Lothian, tres en East Renfrewshire, ocho en Edinburgh, cinco en Falkirk, treinta y dos en Fife, cinco en Glasgow, sesenta y cinco en Highland, siete en Inverclyde, ocho en Midlothian, treinta y ocho en Moray, veintiséis en North Ayrshire, dos en North Lanarkshire, seis en Orkney, veintinueve en Perth and Kinross, dieciséis en Renfrewshire, veintisiete en Scottish Borders, dos en Shetland, diecinueve en South Ayrshire, catorce en South Lanarkshire, ocho en Stirling, tres en West Dunbartonshire, cinco en West Lothian y siete en Western Isles (na h-Eileanan Siar).

Los castillos reales, es decir, propiedad de la familia real británica, en Escocia, son el Palacio de Holyroodhouse, en Edinburgh y Balmoral Castle, en Aberdeenshire.





La Familia Real británica en los terrenos de Balmoral Castle: 1951 y 1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada