jueves, 6 de enero de 2011

Los Príncipes Ruspoli

Los Ruspoli son una antigua y noble familia italiana, cuyos orígenes se pueden rastrear a Florencia en el siglo XIII, con directa descendencia de los Marescotti de Bologna. En el siglo XVII los Ruspoli se mudaron a Roma cuando la última descendiente, Vittoria Ruspoli, Marquesa de Cerveteri, casó con Sforza Vicino Marescotti, Conde de Vignanello, descendiente de la familia Farnese tanto del lado paterno como del materno. Uno de los hijos de Vittoria toma el nombre Ruspoli y su escudo de armas para garantizar la continuidad de la Casa.

Existen trazas de Ruspolis en las lápidas de las iglesias de Ognisanti y de Santa María Novella en Florencia. Notarios, Gonfalonieros, Priores, Pretores, los Ruspoli ocupaban renombrados cargos públicos durante los siglos XII y XIII. Neri Ruspoli, jefe gibelino, perdió su casa florentina por habérsela quemado los güelfos en 1266. Güelfos y gibelinos eran las dos facciones que apoyaron en Alemania, respectivamente, a la Casa de Baviera y a la Casa de los Hohenstaufen de Suabia. La lucha entre ambas facciones tuvo lugar también en Italia desde la segunda mitad del siglo XII. Su contexto histórico era el conflicto secular entre el Pontificado y el Sacro Imperio Romano Germánico, los dos poderes universales que se disputaban el Dominium mundi.

Palazzo Orsini-Ruspoli di Cerveteri


Los güelfos sostenían una línea política de autonomía en contra de cualquier intromisión externa y en contra de los privilegios nobiliarios, apoyando a la Iglesia en contraposición al Imperio. Los gibelinos, por el contrario, se oponían al poder del pontífice afirmando la supremacía de la institución imperial. Muerto Enrique V y, con la elección a rey de Alemania de Federico I Hohenstaufen (llamado el Barbarroja) en 1152, la facción gibelina triunfó en el territorio imperial. Dado que Federico deseaba reafirmar en Italia la supremacía imperial que las comunidades habían sustraído al imperio con el apoyo del papado, bajo su reinado se verificó un desplazamiento de los términos güelfo y gibelino desde la zona alemana a la italiana, donde pasaron a denominar respectivamente a los partidarios del partido papal y a los defensores de la causa imperial. En Italia, por lo tanto, hubo ciudades como Florencia, Milán y Mantua que abrazaron la causa güelfa, mientras que otras como Forlí, Pisa, Siena y Lucca se unieron a la causa imperial.


El Castello Ruspoli en Vignanello

Con Bartolomeo Ruspoli la familia se alejó de los Gibelinos y se acercó al Estado Vaticano. Bartolomeo Ruspoli nace en Florencia en 1496, hijo de Lorenzo Ruspoli –compañero de Américo Vespucci- y Alessandra da Magguale. Allí inicia una relación de negocios con la familia Altoviti, influyentes banqueros y comerciantes. En 1529 se casa en Roma con María Ardinghelli, sobrina del cardenal Niccolò Ardinghelli, íntimo asociado de Alessandro Farnese, el futuro Pablo III. Los Ruspoli empiezan así a integrarse a los mecanismos de la Curia y la corte papal y los hijos e hijas de Bartolomeo se casan todos con miembros de la nobleza romana: Muti, Cavalieri y Floridi. En 1531 Bartolomeo Ruspoli es nombrado Solicitante de las cartas apostólicas por Clemente VII. En 1535 fue hecho Prior de Florencia.

Gradualmente, los Ruspoli han perdido su identidad como mercaderes y banqueros florentinos y comienzan a referirse exclusivamente como miembros de la nobleza de Roma.


El edificio principal de Nemi, localidad de la provincia de Roma, es el palazzo Ruspoli, quienes habían adquirido ese feudo en el siglo XVIII. El escudo de armas familiar parece promover la riqueza agricultural del área. La fachada del edificio tiene un puro diseño renacentista.


Los Marescotti-Ruspoli

Los orígenes de los Marescotti datan de Marius Scotus, nacido en Escocia en el siglo VIII. En el año 774 el papa Adrian I y Carlomagno se encuentran en Roma y Mario Scoto, lugarteniente del rey, estuvo presente en la bendición papal. Como la mayoría de los escoceses de la época era católico y al servicio de su rey se había convertido en defensor de la fe. Distinguido militar durante la mayoría de su vida, se instaló y contrajo matrimonio en Roma, donde le fue otorgado el honor de escoltar al Papa. Cuando en 799 León III fue asaltado y raptado por parte de los miembros de la nobleza, Scoto lo rescató y, a instancias de Carlomagno, lo devolvió a la Santa Sede. Al año siguiente fue investido Conde de Bagnocavallo en Romaña y fue autorizado a ornar su escudo familiar –que ya tenía el leopardo rampante de Escocia- con las tres flores de lis, símbolo de los reyes franceses.



Marius Scottus


La familia todavía conserva un retrato muy antiguo de un soldado con la siguiente inscripción en latín: "Marius de Calveis, Scotus, Carl Mag M Dux Familiam Marescotti Fundavit ANN D. DCCC" (Marius de Galloway, Escocés, comandante militar bajo Carlomagno, fundador de la familia Marescotti. AD 800).

En el siglo IX los Marescotti (nombre derivado de Mario Scoto) llevaban el título de condes de Bagnocavallo, vasto feudo ubicado entre los ríos Lamone y Savio. Carlomagno había recibido extensos territorios en el área de Bologna y más tarde, como era costumbre en la época, los había distribuido entre los veteranos de su ejército.


Armas Marescotti


La familia comienza entonces una carrera hacia la prominencia en la política, la milicia, el comercio. Ermes, Massimiliano y Oddo Marescotti fueron Cónsules de Orvieto, respectivamente en 1035, 1091 y 1099. Raniero Marescotti fue nombrado Cardenal por el Papa Lucio II en 1144. Marescotto, Cónsul de Bologna y Capitán general de Bologna en la guerra contra Imola en 1179. Guglielmo, Podestà di Siena en 1232, su hijo Corrado fue Canciller del Emperador Federico II en 1249.

El comandante Fabrizio Ruspoli, hijo de Bartolomeo y María Ardinghelli, se distinguió en la Batalla de Lepanto. Orazio Ruspoli, hermano de Fabrizio, fue un banquero exitoso, siendo entonces nombrado Magistrado de los colegios en 1557. Luego de Lepanto, Orazio inició el Banco Ruspoli en Siena, por lo que la familia se hizo muy rica. Lorenzo Ruspoli, primo de los anteriores, estaba en el comercio de la madera y se convirtió en un banquero exitoso en Florencia, luego fue nombrado Cónsul.


Ingreso al Palazzo Orazio Ruspoli en Via dei Banchi Vecchi, Roma (el escudo se compone de las armas Ruspoli a la siniestra y las de Orsini de’ Cavalieri a la diestra)


Vittoria Ruspoli, hija de Orazio y Felice Cavalieri, casó en 1617 con Sforza Vicino Marescotti, descendiente de la familia Farnese, por lo que había heredado sus feudos. Era Conde de Vignanello, Señor de Parrano, Noble de Roma y Patricio de Bologna, Magistrado de los Colegios de Bologna en 1632 y Conservador de Roma en 1654. El hermano de Vittoria, Bartolomeo Ruspoli Cavalieri, después de adquirir el feudo del Marqués de Cerveteri y en Roma el Palacio sobre el Ara Coeli, donó todo a los herederos de su hermana.

Galeazzo Marescotti, hijo de Sforza Vicino y Vittoria Ruspoli, fue nombrado Cardenal por el Papa Clemente X.


El primer Príncipe de Cerveteri

Francesco Maria Marescotti Ruspoli, primer hijo de Alessandro, nieto de Sforza Vicino y Vittoria dei Principi Ruspoli, nació en 1672 y en 1695 casó con Isabella Cesi Conti, sobrina del Papa Inocencio XIII. Para 1705 agregó a sus títulos el de Marqués de Cerveteri.

Príncipe Francesco Maria Marescotti Ruspoli


Francesco Maria apreciaba la poesía y la música. Fue el primer patron de la Academia de Arcadia y, cuando George Frederick Händel llegó a Roma, Ruspoli lo nombró su Kapellmeister. Händel compuso y representó varias de sus obras más renombradas en las residencias Ruspoli. Entre 1709 y 1716 fue sucedido como Kapellmeister por Antonio Caldara.

La gran cultura, munificencia y devoción piadosa de Francesco Maria hizo que el Cardenal Galeazzo Marescotti, su tío, quisiera persuadir al Papa para elevar el título del feudo de Cerveteri de Marquesado a Principado. Otras nobles familias romanas como los Aldobrandini, Boncompagni, Borghese y Odescalchi fueron hechas Príncipes por sus respectivos Papas. Los Ruspoli no tenían un Papa, por lo que era necesario hacer un gesto munificente y adquirir particulares méritos con la Santa Sede.

En 1707 el Cardenal Marescotti persuadió a su sobrino de armar un bergantín para donar a la Santa Sede. El moderno casco con amplias velas fue entregado en Civitavecchia. Händel compuso para la ocasión una coral de voces blancas con palabras de saludo al Papa Rey.


El Regimiento Ruspoli, al servicio de la Santa Sede


Pero esto no fue suficiente para elevar Cerveteri a Principado.

En 1708 Francesco Maria creó el Regimiento Ruspoli a sus propias expensas. Formado por cerca de mil hombres, el regimiento había gozado de algunas victorias menores, hasta que en 1709, en Ferrara, gracias a un superior armamento les fue posible expulsar a los austríacos hasta el norte del Po. Una gran victoria por la cual, el 3 de febrero de ese año, lleno de gratitud, el Papa Clemente XI elevó Cerveteri a Principado.

En 1721, Benedicto XIII confirió a Francesco Maria el título de Princeps Romanus, a él y sus descendientes ad infinitum, para que su familia pudiera conservar el prestigio de sus ancestros.

En el siglo XX destacó Alessandro “Dado” Ruspoli, 9º Príncipe de Cerveteri (1924-2005), aristócrata excéntrico, actor ocasional y playboy, de quien se dijo que inspiró a Federico Fellini para hacer su famosa película La Dolce Vita.

El Príncipe Dado Ruspoli y la actriz británica Mara Lane en los Alpes italianos (1955)


Su padre, el 8º Príncipe de Cerveteri, peleó en ambas guerras mundiales y al final de su vida fue poeta. Su madre, Claudia dei Conti Matarazzo, era heredera de una de las más grandes fortunas de Brasil. “Dado” fue conocido por su extravagante estilo de vida durante los ’50 y ’60, contando entre sus amistades a Brigitte Bardot, Salvador Dalí, Truman Capote y Roman Polanski. Uno de los hijos de su relación con la actriz norteamericana Debra Berger, Bartolomeo dei Principi Ruspoli, casó con Aileen Getty, hija del magnate John Paul Getty II.

Hoy, la familia principesca está representada por S.E. el Príncipe Francesco Ruspoli, Príncipe de Cerveteri (n. 1967), hijo de “Dado” Ruspoli y de su segunda esposa Nancy de Girard de Charbonnières. Su heredero es su hermano menor, Don Théodore Alexandre dei Principi Ruspoli (hijo del tercer matrimonio de su padre con Theresa Patricia Genet).


Donna Domitilla Ruspoli (esposa de Sforza Marescotto dei Principi Ruspoli) en la galería del Palazzo Ruspoli en Roma, 1960.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada