lunes, 10 de enero de 2011

Los Colonna


Antigua familia patricia -una de las más antiguas documentadas de Roma-, los Colonna han sido una de los más poderosas e influyentes dinastías de Europa durante la Edad Media, a la que dieron algunos de los líderes más distinguidos. Uno de los lemas de la familia es Mole sua stat ("su grandeza truena").

Sus orígenes surgen tradicionalmente con la gens Iulia, que es una rama de la poderosa familia dei Teofilatti de Roma (o de los Condes de Tusculum). El primer miembro establecido de la dinastía descendiente de la gens Anicia fue el poderoso senador romano Teofilacto de Tusculum, Gloriosissimo Dux, miembro de los Optimates Romani, Judex Palatinus, Magister Militum, Sacri Palatii Vestararius. Fue Señor de Monterotondo, Poli, Anticoli Corrado, Guadagnolo, Rocca di Nitro, Rocca dei Sorci, Saracinesco, Segni, Valmontone, Alatri, Guarcino, Collepardo, Soriano, Paliano, Sora y Celano: algunas de estas propiedades siguen perteneciendo a los descendientes de Teofilacto.

La familia de los Condes de Tusculum generó cinco Papas diferentes y la hija de Teofilacto y su esposa Teodora fue la famosa Marozia, la más poderosa mujer de la época, que por codicia instauró en Roma el régimen llamado pornocracia, para someter a toda la península. Por dos décadas, gracias a su política, fue concubina de papas y mujer de monarcas, incluyendo Alberico, duque de Spoleto y Camerino, el marqués Guido de Toscana y el conde Hugo de Provenza, más tarde rey de Italia.

Papa Giovanni XII, nacido Ottaviano dei Conti di Tuscolo (937 – 964)


Es bien sabido el encuentro entre Napoleón y el príncipe Colonna sucedido en Roma, donde el emperador, intrigado por la historia de la familia (de la que se jactaba descender a través de su bisabuela), le preguntó el príncipe sobre la veracidad de la leyenda: él respondió, sonriendo, que así quería la tradición romana de 1800 años. Según una tradición no verificada, su nombre deriva de la columna de Trajano, en la que los Colonna habrían tenido su hogar ancestral. De hecho, su nombre proviene de una propiedad familiar: el castillo de Colonna, situado en la colinas de Albani, que la familia poseía desde principios del siglo XI.


Con el apellido Colonna, la familia cuenta con tres Papas Juan XII , Benedicto IX y Martín V y un grupo de 36 cardenales a partir de Giovanni Colonna, elegido en 1192, hasta Pietro Colonna Pamphili en 1766. Esta familia es notable por su enemistad hereditaria con los Orsini. Durante siglos, la salvaje rivalidad de estas dos familias magnates dominó la política de Roma y de su territorio y ensangrentó sus calles con terribles enfrentamientos armados (El conflicto fue detenido por bula papal en 1511; en 1571 los jefes de ambas familias casaron con sobrinas del papa Sixto V).


Papa Benedictus IX, nacido Teofilatto III dei Conti di Tuscolo (1012-1056)


El primer miembro prominente de la familia era Ugo Colonna, “Magno”, llamado así en honor de su tío el conde de Provenza, príncipe de Córcega, que a la cabeza de 2500 soldados conquistó la isla sustrayéndola a los moros en el 816 y fundando otras importantes ramas de la dinastía.

* Los Colonna Maggiori di Leca, rama a la que pertenecieron Don Juan De Mafiara di Leca Colonna de Sevilla (personaje conocido por todos como Don Juan) y Rodolfo di Leca, capitán general de los ejércitos de Vlad de Valaquia (Drakul).
* Los Colonna Della Rocca
* Los
Colonna Cristinacce
* Los Colonna Bozzi, a la que perteneció a Donna María Colonna Bozzi, bisabuela del emperador de los franceses, Napoleón Bonaparte.

Una tradición recuerda que los mismos Hohenzollern de Alemania afirman ser descendientes de un Colonna huido de Roma.



Puerta de Villa Colonna en las colinas del Quirinal


La familia, a mediados de siglo XIII, poseía en Roma el Mausoleo de Augusto y el Monte Citorio, mientras que fuera de Roma era propietaria de muchos castillos: Colonna, Palestrina, Zagarolo, Capranica, Pietraporzia. De esta época comenzó el poder de la familia, sobre todo porque algunos de sus miembros se convirtieron en cardenales: entre ellos Juan, cardenal de Santa Prisca en 1193 y cardenal obispo de Sabina en 1205, protector de San Francisco de Asís. Otro Juan fue cardenal de Santa Práxedes desde 1212 y, a partir este último, que apoyó a los gibelinos, comenzaron las hostilidades contra los Orsini, fervientes güelfos.


Las luchas continuaron con Ottone Colonna, senador de Roma (1279-1280) y con el hijo de este último, Pedro, también creado cardenal en 1288 por Nicolás IV. Un tercer Juan, sobrino del cardenal de Santa Práxedes, estudió en París, fue dominico, arzobispo de Messina (1255) y vicario de Roma (1262); acompañó, como legado al ejército de Luis IX en Egipto, donde, capturado por los sarracenos, fue puesto en libertad por ellos debido a su coraje.


Aludiendo a sus armas Ariosto escribió: "La gran colonna del nome romano" (“La gran columna del nombre romano”).
Tapiz con el escudo de armas de la familia en el palazzo romano


Bonifacio VIII y los Colonna

El incidente por el cual los Colonna se conocen unversalmente es el choque que, entre 1296 y 1303, los opuso al papa Bonifacio VIII. El intento por parte del Papa, nacido Benedetto Caetani, para hacer emerger a su propia familia dependía necesariamente de la adquisición de tierras y títulos en el territorio del bajo Lazio con el fin de crear un fuerte núcleo y cohesión de posesiones en torno a la ciudad de Anagni (lugar de origen de la familia). Los modos a veces violentos en los que el entonces cardenal Benedetto ejecutó estas adquisiciones le llevó a alienar a un gran número de familias de la aristocracia rural de la Campagna; en definitiva, los Caetani, en unos pocos años lograron emerger dramáticamente entre las familias del Lazio y constituir un elemento peligroso para las principales camarillas familiares, por supuesto, los Colonna, que hicieron de Palestrina el centro de su poder territorial.


El conflicto derivado en guerra termina en 1298 con la derrota de los Colonna, las familias separadas y la destrucción de gran parte de sus bienes. Los miembros de la familia, especialmente a los cardenales, huyen al ser objeto de caza el Papa.


Gran galería de arte del palazzo Colonna


El Papa Martín V

Con Martín V (Oddone Colonna), Papa desde 1417 a 1431 , que sucede a Gregorio XII, el poder temporal del papado vive un nuevo período de esplendor. A pesar de haber asistido al Concilio de Pisa (1409) y el de Constanza (1414 - 1418), apoyando la tesis de conciliación entre la Iglesia de Aviñón y la de Roma, después de su regreso a Roma en 1420, Martín V trabajó para la reconstrucción espiritual y moral de la autoridad papal, al negarse a la aplicación de los decretos conciliares que dañaban la autoridad papal. Después de varias negociaciones, logró curar el gran cisma, obteniendo la renuncia del antipapa Clemente VIII (1429).


Martín V se opuso a la tendencia autónoma de la nación francesa y demostró ser tolerante con los judíos, atenuando el acoso introducido contra ellos por su predecesor. Protegió y promovió ampliamente a los miembros de su familia que recuperaron sus feudos históricos de Palestrina, Zagarolo, Genazzano y Colonna y obtuvieron muchas propiedades en el sur de Italia (Amalfi, Salerno) y en el Lazio (Ardea, Nettuno, Astura, Frascati, Marino, Rocca di Papa, Capranica y Paliano), iniciando la práctica que se conoce como nepotismo. Murió en Roma en 1431, fue sucedido por Eugenio IV.


Otros Colonna ilustres

Lorenzo Onofrio Colonna, conde de Amalfi, era hermano de Martín V y casó con Sveva Caetani, descendiente de esa familia Caetani ya enemiga de los Colonna. De este matrimonio nacieron Próspero y Antonio, el primero cardenal en 1426 y el segundo príncipe de Salerno, enemigo del Papa Eugenio IV y de los Orsini. En el siglo XVI se distingue Marcantonio Colonna, hijo de Fabrizio, duque de Paliano, nombrado en 1570 el Capitán General de la flota pontificia contra los turcos. Al año siguiente, Marcantonio, nombrado lugarteniente de la Liga cristiana, contribuyó a formar una nueva armada contra los turcos, distinguiéndose por su valor e inteligencia en la Batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571). En 1577 se convirtió en virrey de Felipe II de España en Sicilia, carrera en la cual se distinguió y ocupó hasta su muerte en 1584.


Los generales victoriosos de Lepanto (Juan de Austria, Marcantonio Colonna, Sebastiano Venier)



Otro personaje a recordar es Vittoria Colonna (1490 - 1547), célebre poetisa, esposa en 1509 con Fernando de Avalos, con quien vivió en el Castillo Aragonés de Ischia hasta la muerte de su marido en 1525. Un conflicto violento final, después de la mitad del siglo XVI, opuso al Papa Pablo IV Carafa a los Colonna, que fueron excomulgados y privados de sus dominios, en parte recuperados sucesivamente. Algunos feudos (Zagarolo, Colonna) pasaron a los Ludovisi, otros (Palestrina) a los Barberini. Los Colonna de más de un siglo habían adquirido nuevos intereses en Nápoles, donde ocupaban con frecuencia los cargos de Virrey o Gran Condestable, uniéndose así a España. Desde el siglo XVII en adelante cesaron las luchas con los Orsini y los Papas, los cuales confirmaron a la familia el título de "Príncipe Asistente al Solio Pontificio".


La familia Colonna se subdividió en varias ramas. Entre ellas, la rama de los Duques de Paliano, en existencia desde el siglo XV y de la que formaban parte: Marcantonio II de Paliano, Virrey de Sicilia (1535 - 1584), con quien el cargo de Gran Condestable del Reino de Nápoles se convirtió en hereditario; Próspero Colonna, almirante de la flota pontificia en Túnez (1573) y otros líderes que se hicieron valer en las armas (Marcantonio V) o la ciencia (Fabio Colonna) o como príncipes de la Iglesia.


La histórica morada de los Colonna en 1748


De Paliano derivó la rama de Stigliano (1700), con personajes que llegan a nuestros días como Fabrizio Colonna (1848 - 1923), Vice-Presidente de la Cámara de Diputados y Senador en 1889. En la rama de Zagarolo, que se extinguió en 1661, surgen otros nombres ilustres: Marcantonio, cardenal (1523 - 1597); Ascanio, cardenal (1555-1608); Pompeo, quien defendió Malta contra los turcos y combatió en Lepanto; Marzio, hijo de Pompeo, general del Papa Clemente VIII, que tuvo parte en la historia de Beatrice Cenci (1599), noble que se hizo célebre por ser la protagonista de un espeluznante juicio por asesinato en Roma.


La rama de Palestrina continuó a pesar de la venta del feudo a los Barberini (1630): Urbano VIII transfirió a Carbognano el título principesco. En la rama están Francesco Colonna (m. 1636) que combatió junto a Alejandro Farnese en Flandes; Giulio Cesare Colonna, Príncipe de Carbognano, que se casó con Cornelia Barberini, última descendiente de la familia. Desde entonces, la rama de Palestrina se llamó “Barberini Colonna di Sciarra”, extinguiéndose en línea masculina con Urbano Colonna, teniente piloto caído en combate en los cielos de Malta en 1942.


Donna Mirta Barberini-Colonna di Sciarra en San Vittorino (1957)


Dos ramas pasaron a Sicilia; una también conocida como Inveges para los hermanos Federico Colonna, apellidado Romano por su patria, y uno de los principales capitanes del emperador Federico II, rey de Sicilia, y Giovanni, Arzobispo de Messina (1255). Se destaca en esta primera línea Tomaso Colonna-Romano, de la cual partieron diferentes ramas: los barones di Cesarò (luego duques), los barones di Fiumedinisi (luego marqueses), los barones di San Calogero Godrano, los barones di Iancascio y Realturco y los príncipes de Lascari, los duques di Reitano, los barones del Biscotto, los barones de Francavilla Oliveto, etc. La rama de los Colonna Duques de Cesarò se encuentra entre los pares del Reino de Sicilia. Los continuadores de esta línea mantienen el apellido Colonna Romano en Roma y Palermo.


La otra rama de los Colonna llegó de Roma a la isla de Sicilia con Giovan Francesco Colonna Battista, precursor de lo que será la rama de Resuttano, desterrado del papa Eugenio IV, el sucesor de Martín V, en el siglo XV y aquí tomó por mujer a la hija de Tomaso Colonna-Romano, que llevó en dote el feudo de Favarotta. Surgen en esta línea Giovan Battista Romano y Ventimiglia: el Barón de Resuttano, hijo de Giovanni Forte (el Barón, maritalis nomine, de Resuttano) y Caterina Flodiola y Ventimiglia (Baronesa de Resuttano y heredera de su padre Barón Giovan Silvestro Flodiola, quien añadió a su propio apellido el de los Ventimiglia), III Barón del Ponte di Termini y de la Favarotta, paje del emperador Carlos V, que se hospedó en el castillo de Resuttano. Los continuadores de esta rama fueron reconocidos primos, mediante la aplicación de la ley, en 1659, del Príncipe de Paliano. La rama principal de esa línea cambió su nombre Romano Colonna por Romano Ventimiglia, para luego abandonar este último. Hoy residen en Palermo.

La Princesa Colonna, nacida Donna Maria Milagros dei Principi del Drago, en la gran galería del palazzo familiar (1953)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada