martes, 6 de marzo de 2012

Banquete de Estado

Una cena de Estado es una cena o banquete presidido por un jefe de Estado en su residencia oficial a fin de renovar o celebrar los lazos diplomáticos entre el país anfitrión y el país cuyo representante (jefe de Estado o jefe de gobierno) responde la invitación. La factura de este tipo de eventos es pagada por el Ministerio de Relaciones Exteriores. En los diferentes países del mundo, hay reglas establecidas por cada protocolo en particular. Las cenas de Estado usualmente exigen etiqueta (esmoquin o frac, incluso uniforme) en el vestir, guardia militar de honor, un menú de cuatro o cinco platos, entretenimiento musical, baile y discursos pronunciados en nombre del jefe de Estado anfitrión y del jefe de Estado extranjero.


Banquete en San Petersburgo en honor del Emperador Guillermo I de Alemania (1873)


Más de un centenar de personas suelen asistir a estos acontecimientos, incluidos miembros del Gobierno, de la diplomacia y todos los estamentos de la vida militar y social del país. Los líderes empresariales nacionales y extranjeros también asisten.


Al inicio de la velada, el jefe de Estado extranjero es recibido en la residencia oficial por el anfitrión, generalmente ambos acompañados por sus consortes (y, ocasionalmente, por otros miembros de la familia gobernante). Se posa para los reporteros gráficos y, durante los cócteles, se escucha música de cámara ejecutada por una de las orquestas de los regimientos militares (o reales). Luego se forma la procesión para alcanzar el salón comedor, se despliegan los diferentes platos del menú, acompañados por diferentes acompañamientos musicales. Luego de los postres llegan los brindis, primero el anfitrión, luego el huésped de honor. La velada se prolongará durante una hora más, en que los invitados se despliegan por los diferentes salones.




Los Reyes de España en el banquete en su honor ofrecido por los Emperadores de Japón, en el Palacio Imperial de Tokio (2008)


El protocolo indica que, luego de la cena de gala en el palacio real o presidencial presidida por el jefe de Estado anfitrión, los visitantes extranjeros le ofrezcan a éste una “cena de devolución”, generalmente en las embajadas de sus respectivos países. A menudo, el dress code se relaja un tanto (se puede asistir de esmoquin y vestido corto, en lugar de frac o traje largo, por ejemplo), al igual que el nivel de pompa.


La Reina y el Duque de Edimburgo con el Presidente de los Estados Unidos y la Sra. Obama durante el banquete de Estado en Buckingham Palace. Obsérvese la estricta etiqueta en la vestimenta: frac, trajes de soirée y las máximas condecoraciones dinásticas.



La pareja presidencial norteamericana es anfitriona de la cena de devolución en honor de Su Majestad en Winfield House, residencia de la embajada de los Estados Unidos en Londres. El frac se torna en esmoquin y no se exhiben condecoraciones.



Reino Unido


En el Reino Unido, las cenas de Estado son presididas en su mayoría por el soberano británico, actualmente Elizabeth II (en contadas ocasiones, la reina delega esta tarea a su primogénito, el Príncipe de Gales). Tradicionalmente, todas las cenas de Estado se han celebrado en el Palacio de Buckingham debido a su posición en el corazón de Londres. Sin embargo, en los últimos años, los banquetes tienen lugar más a menudo en el Castillo de Windsor, en Berkshire. La organización recae en el Jefe de la Casa (Master of the Household) con un plan establecido y confirmado tanto por la Reina como por el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Commonwealth (Foreign and Commonwealth Office). Las cenas oficiales, colofón de las visitas de Estado, son muy elaboradas; el Protocolo Real es en general muy estricto, pero se ha suavizado un tanto en los últimos años. Todos los discursos que se leen son revisados y confirmados por la oficina de Relaciones Exteriores, y enmendados si es necesario. Se intercambian regalos por ambas partes.


La procesión real durante la cena de gala en honor del Presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su esposa, en el Castillo de Windsor (2008)



El menú tipo de un almuerzo o cena oficial comienza por una sopa, un consomé o un caldo con yemas de huevo Saint Germain. Después pescado, de acuerdo con la estación, un pequeño trozo de langosta o una mousse de salmón; esos platos son servidos acompañados por salsas. La reina adora la pata de cordero, que constituye muy a menudo su plato fuerte. Jamás se ofrece carne de caza ya que la soberana piensa que a muchos invitados puede desagradarle. La carne tiene siempre guarnición de legumbres, de tres o cuatro clases que llegan directamente del mercado. Sigue una ensalada a la francesa. El postre es siempre frío: frecuentemente se trata de un bombón helado, hecho en un molde. Cinco vinos diferentes, de excepcional calidad, acompañan por último la comida. En total, un menú ligero que no tiene nada que ver con la procesión de doce platos de la época victoriana. Con más de setenta banquetes y almuerzos oficiales por año, se comprende por qué la familia real británica pasa la vida haciendo régimen.




Elizabeth II da su discurso tras la cena en honor del jeque y la jequesa de Qatar (Windsor Castle, octubre de 2010)




Cuando la soberana británica, en visita oficial al extranjero, da un bran banquete, lleva su propia vajilla de plata, sus candelabros, su porcelana y, frecuentemente, sus vinos; también traslada con ellos tres yeomen, transformando la embajada británica en su hogar lejos de su hogar.

Estados Unidos


En Estados Unidos, una cena de Estado es una cena formal, más a menudo de tuxedo (black tie) en los últimos años en lugar de frac (white tie), que se celebra en honor de un jefe de Estado extranjero. El anfitrión es siempre el Presidente, acompañado por la Primera Dama y es celebrada en el Comedor de Estado de la Casa Blanca, en Washington DC. Otras cenas formales para visitantes importantes de otras naciones, como un príncipe o una princesa, son llamadas “cenas oficiales”, pero la diferencia es que el gobierno federal no paga por ellas.


El Presidente Lyndon B. Johnson y su esposa, Lady Bird, posan con la Princesa Margarita de Gran Bretaña y Lord Snowdon en el Queen’s Room de la Casa Blanca (1965).



Las cenas de Estado y las cenas oficiales son dictadas por estricto protocolo con el fin de garantizar que no ocurran gaffes diplomáticas. El Jefe de Protocolo de los Estados Unidos, el Jefe de Ujieres de la Casa Blanca (White House Chief Usher), así como el Secretario Social de la Casa Blanca (White House Social Secretary), son los encargados de supervisar la planificación estos eventos de principio a fin. La Oficina de Gráficos y Caligrafía también tiene numerosas responsabilidades, como las invitaciones formales que se envían por correo o las tarjetas con los nombres de los invitados que asignan los asientos en las mesas. Las cenas de Estado requerirán una estrecha coordinación entre el Jefe Ejecutivo de la Casa Blanca y el Jefe Pastelero para planificar y preparar una comida de cuatro o cinco platos, así como el Jefe de Decoración para organizar las velas y los adornos florales de las mesas.




El Presidente Reagan y su esposa esperan un visitante oficial en el Pórtico Norte de la Casa Blanca (1981)


Como es habitual en todas las visitas oficiales de jefes de Estado extranjeros, una cena de Estado es posterior a una Ceremonia Oficial de Llegada que tiene lugar en el Jardín Sur al principio del día. Además, las cenas de estado celebrados en los últimos años también reciben la cobertura de los medios de comunicación a través del canal público de asuntos extranjeros, C-SPAN.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada