lunes, 6 de diciembre de 2010

La versatilidad de una tiara

Como hemos visto, una tiara fringe puede ser usada no sólo como ornamento de cabeza para el que fue concebida inicialmente, sino también como ornamento de cuello o hasta de corsage. Pero hay maestros del arte de la joyería que en un despliegue de talento elaboran piezas de increíble versatilidad. Es el caso de la tiara de diamantes y perlas creada por Musy para la reina de Italia Margherita de Saboya.



El tesoro de la familia de Saboya consta de cientos de joyas de impecable diseño y millares de perlas, diamantes y otras piedras preciosas sueltas, particularmente adquisiciones de Umberto I de Italia (1878-1900) para su esposa Margarita de Saboya, hija del Duque de Génova y de la Princesa Isabel de Sajonia.



El diseño de esta intrincada joya incluye cinco elementos en forma de liras y cuatro arcos intercalados que encierran rosettes de perlas, nueve en total, que son desmontables y pueden ser sustituidas por diamantes solitarios o alveolos (en forma de palmitas) de diamantes más pequeños. Probablemente el más versátil de los diseños, puede ser utilizado por lo menos de seis o siete maneras diferentes.




La reina Margarita llevaba la tiara en su forma principal, que es bastante grande, y más bien cerrada sobre el centro de la cabeza, como una corona.



Cuando la Princesa María José de Bélgica se casó con el nieto de Margarita en 1930, llevaba la tiara como tocado de su atuendo nupcial. La princesa la usó bastante abierta hacia fuera, lo que debe haber sido un espectáculo para la vista.




Más tarde, María José fue fotografiada con la joya colocada convencionalmente más hacia la parte posterior de la coronilla o, al estilo de los años ’30 y ’40, en forma de bandeau, caída sobre la frente.


La diadema completa, abierta


1ª Variante: La diadema, usada de esta manera en los años en que se llevaban bien caídas en la frente, sin la base, sin los arcos, sin los alveolos y sólo con las rosettes de perlas.





2ª Variante: La diadema sin la base -se puede calar mejor en la frente- y con los alveolos intercalados con rosettes. Han desaparecido los elementos en forma de lira y los arcos.


3ª Variante: Es igual a la anterior; sigue sin base, pero se han sustituido las rosettes con perlas por diamantes solitarios.



4ª Variante: Las rosettes con perlas de los lados se han sustituido por los alveolos de brillantes. No tiene base. Se agregan arcos y liras.


5ª Variante: Las rosettes con perlas han sido sustituidas por diamantes, sin base, se agregan arcos y liras.


6ª Variante: Es igual a la anterior; solo con la lira frontal (la más grande).



7ª Variante: La diadema para ser usada a modo de bandeau, solo las cinco liras, sin los arcos y pináculos intermedios y sustituyendo las rosettes por solitarios.

Muchos de los más intransigentes observadores de joyas reales habrán rechinado los dientes al ver a Marina Doria, esposa de Vittorio Emmanuele, usar la gran tiara en la boda real danesa de 2004... con gafas de sol.




Pero lo fundamental es que todavía puede ser lucida en las grandes galas de Europa y no ha sido vendida como otras piezas de los Saboya ni está languideciendo en la cámara acorazada de un banco romano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada