miércoles, 19 de septiembre de 2012

Títulos eslavos: gran duque, gran príncipe


El título Gran Duque (en latín, magnus dux) es usado en Europa Occidental y particularmente en los países germánicos para soberanos menores. Tiene un rango protocolario inferior al de rey pero más alto en precedencia que un duque soberano o un príncipe soberano. También es usualmente traducido como gran príncipe en idiomas que no diferencian entre príncipes que son parientes no gobernantes de un monarca (como el alemán Prinz) y príncipes gobernantes (como el alemán Fürst). En inglés y francés se usa el término en este último sentido.


Corona gran ducal


El título ha sido aplicado confusamente, en traducción y en rango diplomático (cuando se decide la precedencia en una cena de Estado, por ejemplo), a duques no soberanos, particularmente en estados occidentales anteriores a la formación de las Naciones Unidas.

Europa Occidental

El propio término de gran duque fue una invención para denotar un duque particularmente poderoso, puesto que el título de duque a través de la Edad Media había ido disminuyendo por pertenecer a gobernantes de feudos relativamente pequeños (como una ciudad estado o un distrito), en lugar de las grandes provincias a las cuales una vez había estado vinculado.

Uno de los primeros ejemplos ocurrió cuando el Conde Gonçalo I Mendes de Portucale (en el noroeste de Portugal y considerado el núcleo original del país) tomó en 987 el título original de Magnus Dux Portucalensium (Gran-Duque de Portucale) y se rebeló contra el rey Bermudo II de León. Fue derrotado por los ejércitos reales pero obtuvo una remarcada autonomía como un Magnus Dux.


Escudo del Condado de Portugal


Otro ejemplo fue el uso semi-oficial del título por los posteriores Duques de Borgoña, en el siglo XV, cuando gobernaron una porción de Francia oriental así como la mayoría de los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Felipe III, Duque de Borgoña de 1419 a 1467, asumió el título y tratamiento legalmente vacío de Gran Duque de Occidente en 1435, habiendo consolidado bajo su posesión los ducados de Brabante y Limburgo y los condados de Holland, Zeeland, Friesland, Hainaut y Namur. Su hijo y sucesor Carlos el Calvo (gobernante de 1467 a 1477) continuó el uso del mismo tratamiento.

El título magnus dux o Didysis Kunigas, Didysis Kunigaikštis en lituano, fue usado por los gobernantes de Lituania y, después de Vladislao II Jagellón, por los reyes de Polonia. Desde 1573, en Lituania, Rusia, Mazovia, Samogithia, Kiev, Volhynia, Podolia, Podlachia, Livonia, Smolensk, Severia y Chernigov se usó tanto el término latino como el equivalente polaco wielki ksiaze, como parte de las respectivas versiones del tratamiento completo de los reyes de Polonia durante la Mancomunidad Polaco-Lituana.


Santa Eduviges I de Anjou-Hungría, hija de Luis I el Grande, Rey de Hungría, a los 10 años de edad (1384) fue tomada como esposa por el pagano Jagellón, Gran Duque de Lituania, futuro Vladislao II de Polonia.


En 1582, el rey Juan III de Suecia agregó el título de Gran Duque de Finlandia a los títulos subsidiarios de los reyes suecos. Luego de las conquistas rusas, siguió siendo usado por el emperador ruso en su rol como gobernante de Lituania (1793-1918) y de la Finlandia autónoma (1809-1917). La Casa de Habsburgo gobernante del Sacro Imperio instituyó un Gran Principado similar en Transilvania en 1765.

Los primeros monarcas oficialmente intitulados grandes duques fueron los soberanos Médici de Toscana a comienzos del siglo XVI. Este título oficial fue otorgado por el Papa Pío V en 1569, pero las tierras en cuestión estaban bajo la soberanía del Sacro Imperio Romano. Toscana permaneció como gran ducado hasta 1860, cuando fue anexionado por el Reino de Cerdeña como parte de la reunificación de Italia.

Napoleón acostumbraba otorgar este título extensivamente: durante su era, varios de sus aliados pudieron asumir el título de gran duque usualmente al mismo tiempo que sus feudos heredados eran aumentados por tierras adicionales obtenidas gracias a esa alianza.


Joachim Murat, Mariscal del Imperio y Gran Duque de Berg en 1806.



Cuando Napoleón fue derrotado en Waterloo y sus territorios vasallos como el Gran Ducado de Berg fueron borrados del mapa de Europa, los representantes reunidos en el Congreso de Viena consintieron más usos del título por restaurados duques y príncipes, especialmente para muchos de aquellos en las tierras que habían constituido el Sacro Imperio Romano. Así, el siglo XIX vio un nuevo grupo de monarcas titulados grandes duques a lo largo y a lo ancho de Europa Central.

Las lenguas germanas y holandesas, que tienen palabras separadas para príncipe real (Prinz, Prins) y para príncipe soberano (Fürst, Vorst), marcan a los Grandes Príncipes de Lituania, altos príncipes de los estados rutenos y otras naciones europeas, así como los gobernantes rusos y posteriores príncipes imperiales de la sangre, con los términos Grossfürst (Großfürst), Grootvorst, no Grossherzog (Großherzog), Groothertog.

Las soberanías de los grandes ducados

El territorio cuya cabeza de Estado es un gran duque o gran duquesa constituye un Gran Ducado.

El único gran ducado en existencia hoy es Luxemburgo, que ha sido tal desde 1815 cuando los Países Bajos se convirtieron en un reino independiente y Luxemburgo fue entregado al Rey de esa nación, Guillermo I. Luxemburgo permaneció en unión personal con la corona de los Países Bajos hasta 1890 cuando Guillermo III murió sin herederos masculinos, por lo que en los Países Bajos fue sucedido por su hija Guillermina y en el gran ducado luxemburgués por un primo distante, el duque Adolf de Nassau, quien se convirtió en S.A.R. Gran Duque Adolphe, una disposición necesaria por la Ley Sálica para ser aplicable en Luxemburgo pero no en los Países Bajos.


Gran Escudo de Armas del Gran Ducado de Luxemburgo



En Alemania, el uso del título se extendió después de 1815, pero su aplicación no era universal. Esto es algo irónico, dado que un gobernante borgoñón que una vez en lo que antes eran regiones fronterizas occidentales de Alemania adoptó por primera vez el título y considerando que era un señor alemán, el Sacro Emperador Romano, quien primero otorgó el título oficial a un príncipe italiano.

En Bélgica, Grand Duché (“gran ducado”, en francés) es a menudo usado como un metonímico para referirse al vecino Gran Ducado de Luxemburgo. Esto ocurre para evitar confusión con la provincia belga del mismo nombre; cuando oye Luxemburgo, un belga pensaría espontáneamente en la provincia antes que el gran ducado. Al mismo tiempo, Royaume (“reino”, en francés) sería usado para referirse a Bélgica.

Invitación a la cena de gala durante la visita de Estado del Gran Duque de Luxemburgo a Portugal (2010)



Entre las Guerras napoleónicas y la Primera Guerra Mundial había 16 grandes ducados en Europa.

El término “gran ducado” es a menudo usado incorrectamente en referencia al Ducado de Varsovia (1807-1813), el cual era de hecho un ducado. Las otras dos jurisdicciones incorrectamente etiquetadas de esa forma son el Gran Ducado de Lituania (en realidad un principado, en ruteno "Великое князство Литовского") y el Gran Ducado de Moscú (también un principado, en ruso "Великое Княжество Московское").

Gran Príncipe

Los Grandes Príncipes eran monarcas medievales que gobernaban usualmente varias tribus y/o eran señores de otros príncipes. En la época, eran usualmente traducidos y tratados como reyes. No obstante, los grandes príncipes no fueron elevados a soberanos como los reyes occidentales posteriores y así, particularmente en la literatura, eran considerados reyes menores. Los grandes príncipes gobernaron en Europa Central y Oriental, notablemente entre eslavos y lituanos.

En ruso, este título es Velikiy Knjaz (Великий князь). La palabra eslava knjaz y la lituana kunigas (hoy traducida como “príncipe”) son en realidad cognados de Rey. Así,  Veliki KnjazDidysis Kunigas son más como “alto rey” que “gran duque”.


Casimiro IV Jagellón fue Gran Duque de Lituania desde 1440 y Rey de Polonia desde 1447.



Estos países se desarrollaron de una forma en que la posición del jefe de la dinastía se fue haciendo más elevada. En estas situaciones, tales monarcas asumieron un título más alto, como Zar o Rey. El Gran Príncipe Iván IV de Moscovia fue el último monarca en gobernar sin un título más alto, hasta que asumió el de Zar de Rusia en 1547.

Los gobernantes de Transilvania, estado vasallo de Turquía, usaban el título de Gran Príncipe, que fue más tarde asumido por los Habsburgo cuando conquistaron Hungría. Los reyes polacos de la dinastía sueca Vasa también usaron el título principesco para su territorio no-polaco. En muchas de esas tierras ya era en siglos medievales otorgado simultáneamente a varios gobernantes de la dinastía más extensa

En tiempos modernos este título continuó como cortesía para todos o la mayoría de los miembros de la dinastía rusa, tal como el Gran Duque de Rusia (veliki knjaz) en la era imperial.


El Gran Príncipe (luego Gran Duque) Vladimir Aleksandrovich Romanov, hijo del Zar Alejandro II, hermano del Zar Alejandro III y tío del Zar Nicolás II.


Grandes Duques bizantinos

El título latino dux (la ruta etimológica de duque), el cual fue fonéticamente dictado δουξ en griego, fue un título común para generales imperiales en los tardíos Imperios Romanos (oeste y este), pero era inferior en rango que comes (la ruta etimológica de conde). En el Imperio Bizantino, un dux ocupaba un rango justo por debajo de un strategos, esto es, el comandante en jefe y supremo de un cuerpo militar terrestre.

Bajo el último, exclusivamente bizantino sistema de themata, el comandante de una thema era a menudo tratado como un dux. El título de Gran Duque (megas doux) fue creado por Alexios I Komnenos y fue conferido al almirante al mando de la armada bizantina. El título permaneció en uso hasta el fin del imperio, época en que el cargo se había convertido en un virtual ministro principal, liderando tanto la administración civil como militar.


Megas doux Alexios Apokaukos (1341). Durante el gobierno imperial de la dinastía Paleólogo, el megaduque se convirtió en primer ministro del emperador, pasando por encima de toda la burocracia bizantina. 


Grandes Duques rusos

Gran Duque es la tradicional traducción del título Velikiy Knjaz (Великий Князь), el cual desde el siglo XI fue primero el título del Príncipe del Kievan Rus’, luego de varios príncipes del Rus’. Desde 1328 el Velikiy Kniaz de Moscovia apareció como el gran duque para “todas las Rusias” hasta que Iván IV de Rusia en 1547 fue coronado como Zar. Después de eso el título les fue dado a hijos y nietos (a través de las líneas masculinas) de los Zares y Emperadores de Rusia. Las hijas y nietas paternas de los emperadores rusos, así como las consortes de los grandes duques rusos, eran generalmente llamadas “grandes duquesas”.

Desde 1809 a 1917 el Emperador de Rusia era también el Gran Duque de Finlandia, el cual mantuvo como un estado autónomo. Antes de la conquista rusa, Finlandia había sido sostenida por los reyes suecos, primero como un ducado real, desde 1581 con el rey asumiendo el título secundario de Gran Príncipe de Finlandia (en finlandés: Suomen suuriruhtinas, en sueco: Storfurste av Finland), también traducido como Gran Duque de Finlandia.


El Gran Príncipe de Kiev


Estilos y formas de tratamiento

Muy a menudo, un gran duque reinante y en algunas familias también un gran duque hereditario, era tratado como “Alteza Real”. Otros miembros jóvenes generalmente llevaban el tratamiento menor de “Alteza Gran Ducal”. Por ejemplo, antes de su matrimonio, la Emperatriz Alexandra de Rusia era conocida como “Su Alteza Gran Ducal Princesa Alix de Hesse y del Rhin” (Ihre Großherzogliche Hoheit Alix Prinzessin von Hessen und bei Rhein).

La familia gran ducal de Luxemburgo, no obstante, trataba a todos sus miembros como “Altezas Reales” desde 1919; esto es debido al hecho que eran miembros menores de la Casa Real y Ducal de Borbón-Parma, como descendientes en línea masculina del Príncipe Félix de Borbón-Parma.

Históricamente, grandes duques y grandes duquesas de Rusia eran tratados como “Altezas Imperiales”, al ser miembros de la familia imperial rusa.


Comunicado de la Corte de Luxemburgo: “Sus Altezas Reales el Gran Duque y la Gran Duquesa tienen la gran alegría de anunciar el compromiso de su hijo, Su Alteza Real Príncipe Guillermo, el Gran Duque Heredero, con la condesa Estefanía de Lannoy. Palacio, 26 de abril 2012”





2 comentarios:

  1. Gracias, Gustavo, por todas las consultas a las que me ha contestado.
    No he encontrado mejor Historiador que su blog. Espero, que a pesar del tiempo transcurrido, le vaya todo muy bien. Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Gustavo, por todas las consultas a las que me ha contestado.
    No he encontrado mejor Historiador que su blog. Espero, que a pesar del tiempo transcurrido, le vaya todo muy bien. Cordial saludo.

    ResponderEliminar