jueves, 19 de abril de 2012

El vestuario de coronación de Elizabeth II

El guardarropa de la Reina

El vestuario de la Reina de Inglaterra representa un guardarropa de trabajo diseñado para la máxima visibilidad. Durante medio siglo, su ropa se ha utilizado como una expresión del gesto diplomático. Si se encuentra en Japón, tiene que haber un reconocimiento a la emblemática flor de cerezo; si está en Canadá debe ser el reconocimiento a las hojas de arce. La flora y fauna emblemáticas de un país anfitrión o invitado especial dondequiera que esté, está delicadamente insinuado en alguna parte del vestido, la impresión de la tela o la pasamanería.


Por otro lado, Su Majestad sabe que los colores de su bandera le van bien también, así que a menudo muestra los mejores toques diplomáticos honrando a otros países con el uso de esos mismos colores en su ropa. Su vestuario está invariablemente dictado por esos gestos diplomáticos, lo que se ha traducido en la elaboración de algunos vestidos de colores intensos realmente fabulosos a través de los años.

También tiene una necesidad de vestidos en tonos neutros, ya que son el fondo ideal para las llamativas bandas de órdenes dinásticas y otros accesorios de la realeza. Algunos modelos de raso, satén o terciopelo de tonos pastel, con bordados de oro y madreperla son perfectos para destacar las brillantes bandas de la Orden de la Jarretera. Muchos de sus vestidos de noche y de Estado han sido simplemente impresionantes, verdaderas obras de arte de pesadas telas y exquisitos bordados, con el justo toque de glamour para una mujer que no es una estrella de cine, pero está permanentemente en el ojo del público.




En cierto sentido, la Reina se ha casado dos veces. La primera vez fue con el Príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca y la segunda vez, en su coronación, lo hizo con el pueblo de Inglaterra. Cada ocasión exigió un vestido de belleza majestuosa y, en cada ocasión, ella eligió a Norman Hartnell.

Con su formación teatral, el diseñador londinense Hartnell era la persona ideal para hacer vestidos espectaculares, aunque montaría una escena de otro tipo. Había sido modisto de la corte desde 1938, en que trabajaba para la Reina Elizabeth, la Reina Madre, y en 1957 obtuvo la Autorización Real como modisto oficial de Elizabeth II. Un solo ejemplo basta para demostrar la brillantez de Hartnell: el vestido The Flowers of the Fields of France (“Las Flores de los Campos de Francia”), especialmente diseñado para su viaje a París en abril de 1957.


The Flowers of the Fields of France Gown, 1957

Un poético nombre para una obra de arte que haría ver brillante a la soberana británica en la capital de la elegancia. Hoy se halla en el Victoria & Albert Museum y su descripción dice así:

'Espléndidos abalorios oro y blanco están incrustados en este vestido de noche color marfil usado por la reina Elizabeth II en una visita de Estado a París en 1957. Los deslumbrantes detalles parecidos a joyas del diseño bordado incluyen abejas, hierbas, miniaturas de trigo y flores silvestres. Estos motivos están trabajados en relieve de cristal facetado, cuentas doradas, brillantes y perlas de varias formas, pétalos de madreperla y oro. También cuenta con un extravagante lazo en la parte trasera. El diseño de este vestido para una sola ocasión, diplomáticamente, refiere a motivos franceses, entre ellos las flores de Francia y las grandes abejas doradas, emblema de Napoleón. Se tenía la intención, tanto de cumplimentar a la nación francesa como llamar la atención hacia la Reina’.


Este vestido fue llevado en la primera noche de la reina en París, el 8 de abril de 1957, cuando asistió a un banquete de Estado en el Palacio del Elíseo ofrecido por el Presidente René Coty y luego a una velada en la Opéra para ver un ballet de Lifar, The Diaries de Cynthia Jebb. La Reina lo complementó con la Tiara Vladimir (con gotas de esmeraldas), el collar de esmeraldas Delhi Durbar, pequeños aretes de diamantes y largos guantes de noche blancos con un brazalete en la muñeca izquierda. También llevó la enjoyada Insignia de la Legion d’Honneur y la banda de su hombro derecho a su cintura (izquierda). Cargaba un pequeño bolso blanco y una estola blanca de piel para viajar.


El diseño del vestido de coronación

Con el día de la coronación establecido para el 2 de junio de 1953, el bullicio de la actividad detrás de la escena se prolongó durante unos 16 meses. La cobertura de la televisión y la cuidadosa planificación de la ruta podría ser ocupación para los demás, pero para la reina era de vital importancia que sus ropajes de coronación fueran cómodos y seguros durante todo el largo y arduo día.

La nueva reina había escuchado con respeto los consejos de su abuela –la reina Mary- sobre los diseños para un vestido de coronación, pero tenía sus propias ideas firmes, especialmente sobre lo que no debía ser. Sus especificaciones a Norman Hartnell fueron que el vestido de coronación debía estar en las líneas de su traje de novia y estar hecho de raso blanco. Iba a ser a la vez real y religioso, sin exagerar la forma. Con minuciosidad, Hartnell investigó la historia y la tradición de los vestidos de coronación, visitando el Museo de Londres y la Biblioteca de Londres y apareció con información.



El vestido de coronación tenía que destacar contra el fondo competitivo del brillo de las joyas reales. Como también estaría destinado a ser histórico y Hartnell quería que fuera su obra maestra, aparecería como una gran pieza de la historia del vestido. Su mente asoció todas las posibilidades de emblemas heráldicos y florales a cuerpos celestes y antiguos ornamentos religiosos. Las ideas fluían sobre el papel e hizo muchos bocetos de prueba de los que surgieron ocho diseños pintados. En conjunto, la Reina y Hartnell discutieron los diseños que iban desde severamente sencillos hasta altamente elaborados.

Los primeros diseños de Hartnell

El primer diseño era un vestido muy simple de estilo similar al usado por la reina Victoria en su coronación. La única decoración en el satén blanco era un diseño griego clave que formaba una línea bordada en el dobladillo y el corpiño. El segundo diseño fue un moderno vestido ceñido al cuerpo, bordado en oro y adornado con colas de armiño negro y blanco en el bajo. La reina lo rechazó por tener demasiado montaje.



El tercero era un vestido de crinolina en raso blanco, tejido de plata y encajes de plata, el brillante conjunto con cristales y strass. El cuarto era de raso blanco bordado con azucenas y madonas e incrustado con perlas pendientes. El quinto introdujo color y aunque la Reina estaba dudosa sobre el diseño de violetas, rosas y trigo, le gustaba la salida del tradicional vestido todo blanco con sólo la adición de oro o plata.

La reina en gran medida aprobó el sexto diseño que fue la primera de las Ideas emblemáticas. Ramas extendidas de hojas de roble con bellotas estaban bordadas en oro, plata y entorchados de hilo de cobre sobre un fondo de satén blanco. El séptimo introdujo la Rosa Tudor de Inglaterra, rosas aplicadas en tejido de oro y suavemente acolchadas en medio de franjas de bucle de cristales dorados contra satén blanco.

Finalmente, el octavo diseño era una variación del séptimo, pero incorporando todos los emblemas florales de Gran Bretaña. Agradó a la Reina, pero el hecho de que estuviera bordado en plata y cristal le hizo remarcar que se parecía mucho a su vestido de novia. La reina Victoria usó todo blanco en su coronación, pero ella sólo tenía dieciocho años y era soltera, mientras que Elizabeth sería una madre de veintisiete años de edad. La reina pensó que el diseño de este último sería ideal si Hartnell introdujera algo de color. En poco tiempo los tintes necesarios fueron aplicados y el diseño del vestido de coronación fue aprobado.




El diseño final del vestido

Entonces el príncipe Felipe hizo la observación de que su esposa era la reina de la Commonwealth tanto como de Gran Bretaña, por lo que se le pidió a Hartnell que elaborara un noveno diseño que incluyera emblemas de los Dominios. Hartnell hizo juegos malabares con los once emblemas hasta que llegó a un acuerdo satisfactorio dentro del diseño.

Hartnell también los comprobó con el Rey de la Jarretera de Anno y se horrorizó al descubrir que el emblema de Gales no era un narciso, sino un vegetal aburrido, el puerro. La Jarretera se negó rotundamente a permitir la utilización del narciso. Hartnell finalmente 'tomó prestado' el puerro de la capa de los Guardias Galeses y sus bordadoras interpretaron un motivo atractivo usando sedas finas y strass. El puerro se convirtió en una fuente de inspiración y la mayoría de los otros emblemas fueron interpretados de la misma manera. Con las muestras de los emblemas completadas, Hartnell viajó a Sandringham, donde mostró a la Reina su noveno diseño.




Para Inglaterra había una Rosa Tudor, bordada en seda rosa pálido, perlas, entorchados de oro y plata y rosa de strass. Para Gales, el Puerro Galés, bordado en seda blanca con hojas de seda verde pálido, mejorado con strass. Para Escocia el Cardo fue trabajado en seda color violeta claro y amatistas; el cáliz fue bordado en seda verde reseda, hilo de plata y gotas de rocío de strass. El emblema de Irlanda, el Trébol, fue bordado en suave seda verde, hilo de plata, entorchado y strass. Para Canadá, la Hoja de Arce se trabajó en bordados de seda verde, con vetas de cristal y bordeada con entorchados de oro. La Flor de Acacia de Australia fue, después de innumerables intentos, exitosamente lograda con lana rizada de mimosa amarilla y follaje verde y oro.

El Helecho de Nueva Zelanda fue bordado en puntadas rectas con seda verde suave y veteado en plata y cristal. La sudafricana Protea fue bordada en seda rosa sombreada, cada pétalo bordeado con hilo de plata; las hojas de seda verde sombreada fueron embellecidas con strass rosado. La flor de Loto de India se trabajó en aljófar y strass y pétalos bordados de madreperla, mientras que la flor de Loto de Ceilán era de ópalos, madreperla, strass y suave seda verde. Los tres emblemas de Pakistán son Trigo, Algodón y Yute. El Trigo era de strass en forma de hojas de cristal dorado; el Yute fue bordado en forma de ramitas de hojas de seda verde e hilo dorado y la flor del Algodón fue trabajada en plata con hojas de seda verde.

Al final, toda la decoración simbólica con la gran cantidad de cristales, perlas y lentejuelas haría que el vestido brillara y relumbrara de la manera más mágica cuando la Reina se moviera. Elizabeth II se mostró muy satisfecha con la propuesta y la única observación que hizo fue que se usara un tono suave de verde para el trébol.


Como es dable imaginar, un vestido tan elaborado y opulento necesitó varias horas de creación. Y fue realizado por un equipo de tres costureras y seis bordadoras que trabajaron en secreto durante nueve semanas (¡9.000 horas de costura!) antes de que el vestido fuera finalmente entregado por Hartnell tres días antes de la coronación.

Cuando la Reina se lo probó por primera vez, emocionada por la exquisita creación con perlas y cristales incrustados, utilizó una palabra para describirlo: 'Glorioso'. Sin que ella lo supiera, Hartnell había bordado un trébol de cuatro hojas extra en el lado izquierdo de su vestido - un presagio de buena fortuna - que la mano izquierda de la reina tocaría a menudo durante todo ese día.

El Manto de Estado carmesí

La Reina debía usar dos mantos de coronación: uno de terciopelo carmesí en su camino a la Abadía y otro púrpura para el viaje de retorno. El maquillaje de la soberana debió ser estudiado y experimentado para que se viera bien con ambas prendas y bajo la luz amarillo brillante de las cámaras de televisión, así como en la luz de tinte rosa que tendría el interior de la Carroza oficial.




Las damas de honor portaban el largo manto de seis yardas de terciopelo carmesí, que iba sujeto a hombros de la Reina. La capa, a menudo incorrectamente llamada el Manto del Parlamento, es una prenda de terciopelo carmesí ribeteada de armiño y con dos bordes de filigrana de oro hechos a mano. El traje fue confeccionado por los señores Ede y Ravenscroft de Chancery Lane, Londres, con terciopelo tejido a mano en Braintree, Essex y seda suministrada por Lady Hart Dyke, de Lullington Castle.

El tejido a mano del terciopelo es un proceso muy raro hoy en día ya que la maquinaria eléctrica ha sustituido esta operación en la mayoría de los lugares. El diseño tradicional del manto fue modificado para que fuera más estrecho en los hombros y mostrara el espléndido vestido de coronación, a la vez que aliviara a la Reina de parte del peso de la prenda.


El vestido colobium sindonis

Puntualmente, a las 11 de la mañana comenzó la ceremonia y al acercarse el momento de la unción las seis damas de honor quitaron a la Reina el manto y las joyas. Eliminadas todas las posesiones jactanciosas para simbolizar el rechazo de la vanidad mundana para comparecer ante Dios para ser ungido, el magnífico vestido de la Reina fue cubierto con una túnica de lino blanco puro llamada colobium sindonis. Hartnell diseñó el vestido crudamente simple, totalmente desprovisto de adornos, para cubrir completamente el otro traje de manga corta y escote corazón ricamente bordado.

El colobium sindonis blanco plisado como rayos del sol fue atado a la espalda como un delantal. El diseñador, que siempre consideraba los aspectos prácticos al vestir a la realeza, sabía que una cremallera podría fallar en un momento crítico y sería difícil de manipular por las manos enguantadas de la Encargada del Guardarropa. Así que, sabiamente, optó por incorporar grandes ojales con botones igualmente grandes. En el momento de desvestirse y vestirse no hubo torpeza.



Asimismo, el vestido de coronación tenía una cremallera en la parte posterior más el apoyo adicional de una serie de pequeños ganchos y ojales en caso de que fallara una cremallera. Los pequeños detalles como este que hacen que las ceremonias reales fluyan tan bien. La ceremonia continuó y a lo largo de ella la Reina fue continuamente desvestida y envuelta, de acuerdo a la antigua costumbre.

El Manto de Estado púrpura

Por último, desvestida de todos los ornamentos litúrgicos y ceremoniales, se puso el exquisito Manto de terciopelo púrpura antes de salir de la Abadía de Westminster. Al igual que el Manto de de Estado, esta cola de seis yardas fue hecha por Ede y Ravenscroft. También fue cortado en líneas más estrechas para permitir que el vestido de coronación fuera mostrado y reducir la carga de peso. A diferencia del manto de terciopelo carmesí, el manto de terciopelo púrpura no estaba todo forrado de armiño, sino con seda blanca. De nuevo, esto reducía el peso adicional.


El armiño se utiliza para delinear sólo el borde del manto y hacer la capa; las pieles habían sido especialmente obtenidas de Canadá, uno de los países de la Commonwealth. La Real Escuela de Costura fue la responsable de los bordados en hilo entorchado de oro y el diseño es muy simple, bellamente ejecutado. Espigas de trigo con hojas y tallos se entrelazan a ambos lados de la cola, que culmina con una corona bordada de oro macizo y el símbolo ER (Elizabeta Regina).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada