sábado, 21 de abril de 2012

El guardarropa de Farah, Shabanou de Irán


Si hay actualmente una figura de la realeza con el porte innato de una emperatriz, esa es Farah Pahlavi, la antigua Shahbanou del moderno Irán, viuda del Sha Mohammad Reza Pahlavi. Nacida Farah Diba, fue Reina consorte de Irán desde 1959 a 1967 y Emperatriz consorte (Shahbanou) desde 1967 hasta partir al exilio en 1979. Sus pómulos altos, su cara despejada y sus cabellos recogidos para sostener las invaluables tiaras de los Pahlavi primero y los turbantes al estilo oriental después, así como su postura erecta y su discreción natural, aún con los esplendorosos atuendos oficiales, contribuyeron a esa imagen legendaria.




Por su vestido de novia, Farah recurrió a Francia y buscó a Yves Saint Laurent, el diseñador de Dior (la amistad entre la emperatriz y el icono de la moda iba a durar el resto de la vida de YSL). El vestido en sí presentaba un escote redondo, con una capa modesta para llevar sobre la parte superior. Oculto, algo azul fue cosido a algunos de los dobladillos como una especie de amuleto de buena suerte para el nacimiento de un niño. Para ir con el vestido, Farah llevaba la Tiara Noor-ol-Elyn, que contiene uno de los diamantes de color rosa más grandes del mundo, así como una selección de otras piezas de joyería de la corona iraní.


De YSL, en una velada en la Opera de París, antes de la boda.



La pedida de mano de Farah Diba.



Todo el traje de boda fue bordado con motivos persas ilustrados en lentejuelas, perlas de imitación e hilos de plata.



En el boceto y el atelier de YSL. La cola tenía un distintivo borde forrado de piel.



Sus vestidos de factura iraní y la gran mayoría de su guardarropa durante el reinado del Sha, son obra de Keyvan Khosrovani, un diseñador originario que Irán que estudió en Francia y trabajó con Balmain. A su vuelta a Irán fue nombrado el modisto oficial de la emperatriz, por lo que a partir de entonces fue él quien se encargó del diseño tanto de sus vestidos de gala como de los conjuntos de diario.


En vestido y manto de coronación, con las ostentosas joyas de la Corona. Todo tuvo hechura francesa: Marc Bohan, de Casa Dior, para el atuendo y Van Cleef & Arpels para las joyas.


Usaba sus trajes varias veces, como este dorado y bordado en mostacillas. Sus peinados estaban diseñados para una visualización perfecta de las tiaras.


Tras la coronación de 1967, el Sha intentó que Irán volviera a sus orígenes de esplendor persa. El uso por parte de la emperatriz de vestidos confeccionados con telas y bordados nacionales y de joyas hechas con turquesas (que se extraen en Irán) entraba dentro de este plan. Esa actitud fue mal vista por parte del clero musulmán, ya que veían cómo se menospreciaba la parte árabe de la cultura iraní para realzar la persa. La crisis de identidad que vivió Irán en aquellos años fue bastante grande, ya que en muy pocos años tuvieron que hacer frente a cambios de tipo político, social y económico.

Célebre vestido blanco con bordados azules, complementado con turquesas.


Nuevamente con sus turquesas, a tono con su atuendo.


Fotografía oficial con un colorido traje de Keyvan Khosrovani


Desde el comienzo de su reinado, la emperatriz tomó un interés activo en la promoción de la cultura y las artes en Irán. A través de su patrocinio, numerosas organizaciones fueron creadas y fomentadas para continuar con su ambición de llevar el arte histórico y contemporáneo de Irán a la prominencia, tanto dentro de Irán como en el mundo occidental. Su ministerio animó muchas formas de expresión artística, incluyendo las artes tradicionales de Irán (como el tejido, el canto y el recital de poesía), así como el teatro occidental. La mayor parte de su tiempo, sin embargo, se dedicó a la creación de museos y la construcción de sus colecciones. Con este fin, puso su importante patrocinio detrás del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán. Los frutos de su trabajo en la fundación y expansión de esta institución son tal vez el más perdurable legado cultural de Farah Diba para el pueblo de Irán.


En Pasargada, durante los festejos por los 2500 del imperio persa (1971), eligió un vestido inspirado en los trajes antiguos de las esposas de los monarcas persas, diseñado, tejido y cortado en el país: seda blanca bordada en oro y plata con motivos varios.



Para el gran banquete de estado de Persépolis (día de su cumpleaños nº 33) lució un vestido y abrigo de oro bordado en plata igual que un modelo blanco usado el año anterior.


El mismo vestido de Persépolis, en blanco, que lució en numerosas fotos oficiales.


Siguiendo un innato sentido del estilo, durante toda su vida eligió trajes de líneas rectas, simples –muy contadas veces ha usado vestidos vaporosos o de gran vuelo-, haciendo hincapié en los bordados de oro, las aplicaciones de encaje, de pailletés, de mostacillas o de cristales, seleccionando exquisitas telas de estampados nacionales o brocados y sedas de colores brillantes –en la era imperial- o de colores pastel, blancos, chocolates, tonos de azul o negro –en el eterno exilio-.


En la visita de Estado a Estados Unidos, en 1962, llevó un vestido dorado de pequeño vuelo.


Otro vestido amplio, esta vez un YSL de terciopelo verde, durante la visita del Rey Olav de Noruega a Irán en 1965.



En 1975, su look (vestido y joyas) para la visita estadounidense fue mucho más sencillo.



Los vestidos de Farah de la década del 60 siguen una misma línea, intentando remitir a las tradiciones persas, tanto en el corte como en los bordados. Sus trajes de diario tenían un estilo mucho más occidental. Pero su refinamiento en ambos estilos definitivamente le dio merecido su lugar en el Hall de la Fama de las Mujeres Mejor Vestidas de la década del 70.


La elegancia de los años 70

Con los Carter, durante la fatídica visita a Estados Unidos en 1977


En su casa de Potomac, Maryland, ya viuda, con un vestido bordado de factura iraní.


Originalmente, a partir de la boda en 1959, la emperatriz usaba un mix de couturiers occidentales (YSL y algo de Givenchy) con diseñadores iraníes. A partir de los 70, 80, 90 y aún hoy se convirtió en una dama que usa Valentino y no Valentino vistiendo a una dama. Hoy es admirada por su gusto, que es ecléctico y tiene un atractivo universal.


Utiliza los mismos vestidos treinta años después, aunque no se la ve anticuada. A la celebración del 45º aniversario de Valentino en 2007 acudió con un modelo del diseñador que había usado en los ’70.


Hoy sus prendas usadas en los años del Imperio se exhiben en Teherán.


Aunque los títulos y distinciones de la familia imperial iraní fueron abolidos dentro de Irán por el gobierno islámico, ella aún recibe el tratamiento de Emperatriz, de cortesía, por los medios de prensa extranjeros y los partidarios de la monarquía. Algunos países, tales como Estados Unidos, Dinamarca, España y Alemania, le otorgan el tratamiento de Su Majestad Imperial La Shahbanou de Irán en documentos oficiales, como las listas de invitados a las bodas reales. Este tipo de acontecimientos es donde más frecuentemente se la ve, o en eventos de las organizaciones caritativas que preside, como la Annual Alzheimer Gala IFRAD (International Fund Raising for Alzheimer Disease), que tiene lugar en París. Por lo demás, vive a caballo entre Washington DC y París, con una peregrinación anual en julio al mausoleo del Sha en El Cairo.


Habitual en la lista A de invitados a las bodas reales, Farah no defrauda a los observadores de moda por su increíble elegancia.


De luto riguroso, en el funeral de Rainiero de Mónaco, con su malogrado hijo menor (2005).

En la boda de Alberto II de Mónaco, en julio de 2011, Farah dio una clase magistral de estilo con un conjunto verde agua (vestido, chaqueta de media manga, zapatos, bolso y turbante en el mismo tono).

En su época como emperatriz reinante, los modelos de su guardarropa competían en brillo y color con los de las espléndidas joyas de la corona iraní. Hoy, el único brillo que corola el atuendo elegido es el de sus ojos tristes, aún empañados por la pérdida de su tierra, su esposo, dos de sus hijos… pero que no resta un ápice de su eterna elegancia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada