miércoles, 14 de diciembre de 2011

La risa, remedio infalible

Los personajes de sangre real –seres humanos al fin y al cabo- también encuentran momentos para una sonrisa radiante o una limpia carcajada liberadora de tensiones.

La risa sin par de Diana, Princesa de Gales.


Elizabeth II en dos de sus ámbitos preferidos: Escocia y el Hipódromo de Epsom


Miembros de la generación joven de los royals británicos descienden del yate real Britannia.

La familia real británica tras la boda de Zara Phillips.


Los flamantes Duques de Cambridge durante su viaje por Canadá.


Los Reyes de Noruega y el Rey de los Belgas en la boda del Duque de Brabante, en 1999.


Incomparablemente distinguida: Carolina de Mónaco el día de la boda de su hermano Alberto y el día de la entrega del Premio Princesa Grace al actor Denzel Washington.



El Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornwall en los Juegos de Braemar, en Escocia.


La Reina de los Países Bajos con los Príncipes de Orange.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada