viernes, 4 de febrero de 2011

La Casa de Babenberg

Originarios de Bamberg, en Franconia, hoy norte de Baviera, una rama aparente de los Babenberg o Babenberger pasó a gobernar Austria como Condes de la Marca y duques desde el 976 al 1248, antes del crecimiento de la Casa de Habsburgo.

La familia Babenberg se puede dividir en dos grupos distintos: 1) Los Babenberg de Franconia, los llamados Viejos Babenberg o Popponen de los cuales surgieron los Hennebergs y los condes de Schweinfurt. 2) Los Babenberg austriacos que gobernaron Austria. El segundo grupo alegó que se originó a partir del primero, pero los estudiosos no han podido verificar esa afirmación.


Armas de la Casa de Babenberg, luego usadas por los Habsburgo y hoy escudo de Austria. El rojo-blanco-rojo es también utilizado en la bandera.


Al igual que la dinastía de los Capetos, los Babenberg descendían de los Robertinos. El primer Babenberg conocido fue un Poppo, quien a principios del siglo IX era conde en Grabfeld, en el área entre el moderno Hesse y Turingia. Uno de sus hijos, Enrique, a veces llamado marqués (margrave) y duque en Franconia, cayeron luchando contra los normandos en 886; otro hijo, Poppo, fue margrave en Turingia de 880 a 892, cuando fue depuesto por el rey carolingio Arnulfo de Carintia. La familia había sido favorecida por el emperador Carlos el Gordo, pero Arnulfo revirtió esta política a favor de la familia rival de los Conradinos.

Los líderes de los Babenberg fueron los tres hijos del duque Enrique, quienes se autodenominaron así a partir de su castillo de Babenberg en Alto Main, alrededor del cual se centraban sus posesiones. La ciudad de Bamberg fue construida en torno del castillo ancestral de la familia.


Alte Hofhaltung (Antiguo Palacio) de la ciudad de Bamberg, Baviera, Alemania


El feudo Babenberg

La rivalidad entre los Babenberg y las familias Conradinas se intensificó por sus esfuerzos para extender su autoridad en la región del Main central y esta disputa, conocida como el "feudo Babenberg", llegó a un punto máximo al comienzo del siglo X, durante el problemático reinado del rey alemán Luis el Niño. En la batalla de Fritzlar en 906, los Conradinos obtuvieron una victoria decisiva, aunque el conde Conrado el Viejo cayó en la batalla. Dos de los hermanos Babenberg también fueron asesinados. El tercero, Adalberto de Praga, fue citado a comparecer ante la corte imperial por el regente Hatto I, arzobispo de Maguncia, un partidario de los Conradinos. Él se negó a comparecer, se mantuvo durante un tiempo en su castillo de Theres contra las fuerzas del rey, pero se rindió en 906, y a pesar de la promesa de un salvoconducto por Hatto fue decapitado.

Los Conradinos se convirtieron en duques de Franconia, mientras que los Babenberg perdieron su influencia allí.


Margraves de Austria

En 976 Leopoldo I, un miembro de la familia Babenberg que era conde en el Donnegau, es descripto como conde de la Marca Oriental, un distrito de no más de 60 millas de ancho en la frontera oriental de Baviera, que se convirtió en el Ducado de Austria. Leopoldo, que recibió la marca como una recompensa por su fidelidad al emperador Otto II durante el levantamiento bávaro en el año 976, extendió esa área a expensas de los húngaros y fue sucedido en 994 por su hijo Enrique I. Éste continuó la política de su padre; fue seguido en 1018 por su hermano Adalberto y en 1055 por su sobrino Ernesto, cuya marcada lealtad a los emperadores Enrique II y Enrique III fue recompensado por muchas pruebas de favor.


Leopoldo I (m. 994), también Luitpold o Liutpold, llamado “El Ilustre” (der Erlauchte), fue el primer Margrave de Austria de la Casa de Babenberg


El margrave sucesor, Leopoldo II, querelló con Enrique III, quien no pudo sacarlo de la marca o para evitar la sucesión de su hijo Leopoldo III Babenberg en 1096. Leopoldo apoyó a Enrique, el hijo de Enrique IV, en su levantamiento contra su padre, pero pronto pasó del lado del emperador y en 1106 se casó con la hija de Enrique IV, Agnes, la viuda de Federico I de Suabia. Declinó la corona imperial en 1125. Su celo en la fundación de monasterios le creó el apelativo de "el Pío" y su canonización por el papa Inocencio VIII en 1485. Es considerado como el santo patrono de Austria.


Elevación a duques

Uno de los hijos de Leopoldo fue Otto, obispo de Freising. Su hijo mayor, Leopoldo IV, se convirtió en margrave en 1136 y en 1139 recibió del rey alemán Conrado III el ducado de Baviera, que había perdido por Enrique el Soberbio. Leopoldo, el hermano de Enrique II (de apellido Jasomirgott de su juramento favorito, "Que Dios me ayude!") fue hecho Conde Palatino del Rin en 1140 y se convirtió en Margrave de Austria a la muerte de Leopoldo en 1141. Habiéndose casado con Gertrudis, la viuda de Enrique el Soberbio, fue investido en 1143 con el ducado de Baviera y renunció a su cargo de Conde palatino. En 1147 fue a la Cruzada y después de su regreso renunció a Baviera a instancias del nuevo rey Federico I, quien dio el ducado de Baviera a Enrique el León de Sajonia. Como compensación por ello, Austria, cuya capital había sido trasladada a Viena en 1156, fue elevada a ducado en el Privilegium Minus.


Enrique II, Duque de Austria (1107-1177), vitral en la Abadía de Heiligenkreuz, Baden, Baja Austria


El segundo duque fue el hijo de Enrique, Leopoldo V, quien lo sucedió en 1177 y tomó parte en las cruzadas de 1182 y 1190. En Palestina peleó con Ricardo I de Inglaterra, lo capturó en su viaje de regreso y lo entregó al emperador Enrique VI. Leopoldo aumentó el territorio de los Babenberg mediante la adquisición de Estiria por voluntad de su pariente el Duque Ottokar IV. Murió en 1194: Austria fue a parar a un hijo, Federico, y Estiria a otro, Leopoldo, pero a la muerte de Federico en 1198 se unieron de nuevo por el duque Leopoldo VI, apodado "el Glorioso".

El nuevo duque luchó contra los infieles en España, Egipto y Palestina, pero es más celebrado como legislador, un mecenas de las letras y un fundador de ciudades. Bajo su gobierno, Viena se convirtió en el centro de la cultura en Alemania y la gran escuela de minnesängers, los trovadores germanos de los siglos XII y XIII. Sus últimos años los pasó en conflicto con su hijo Federico y murió en 1230 en San Germano, hoy rebautizada como Cassino, donde había ido para arreglar la paz entre el emperador Federico II y el Papa Gregorio IX.


El último de los Babenberg

Federico II, hijo de Leopoldo VI y de Teodora Angelina, sucedió a su padre como duque en 1230. Federico pronto se ganó el epíteto de "el Pendenciero" como consecuencia de sus disputas con los reyes de Hungría y Bohemia, y con el Sacro Emperador Romano, también llamado Federico II. El austriaco Federico II privó a su madre y hermanas de sus posesiones, fue odiado por sus súbditos en razón de su régimen opresivo y, en 1236, fue puesto bajo prohibición imperial y expulsado de Austria. Sin embargo, fue restaurado más tarde a su ducado, cuando el emperador Federico II fue excomulgado. Consecuentemente, el duque trató con el emperador, en vano, de hacer un reino de Austria.


Frederick II “el Pendenciero” es muerto en la Batalla del Leitha (1246)


La línea masculina de los Babenberg se extinguió en 1246, cuando Federico II "el Pendenciero" fue asesinado en batalla (la rama Henneberg de los Babenberg de Franconia vivió hasta 1583, cuando sus tierras fueron divididas entre las dos ramas de la familia Wettin). Su heredera universal fue Gertrudis de Austria, única hija de su hermano mayor, Enrique de Austria a través de su esposa, Inés de Turingia. Sin embargo, ni su marido ni su hijo lograron la solución de la herencia Babenberg bajo su poder.

Después de algunos años de lucha conocidos como el Interregno, los ducados de Austria y de Estiria pasaron a Otakar II de Bohemia y posteriormente a Rodolfo I de Habsburgo, cuyos descendientes gobernaron Austria hasta 1918.


Legado genético


Sangre bizantina

Todos los duques de Babenberg desde Leopoldo V en adelante eran descendientes de los emperadores bizantinos. La madre de Leopoldo, Teodora Comnena, era nieta del emperador Juan II Comneno. Posteriormente, el hijo menor de Leopoldo V, Leopoldo VI, también casó con una princesa bizantina (Teodora Angelina), al igual que el hijo menor de éste (con Teodora), Federico II, que se casó con Sophia Laskarina.



Gertrudis de Süpplingenburg y Teodora Comnena, primera y segunda esposa, respectivamente, de Enrique II de Austria


Los Babenberg y los Habsburgo

La siguiente dinastía en Austria - los Habsburgo - no eran originalmente descendientes de los Babenberg. No fue sino hasta los hijos de Alberto I de Alemania que la sangre Babenberg se puso en la línea de los Habsburgo, aunque esta sangre era de los Babenberg pre-ducales. Un efecto secundario de esta unión fue el uso del nombre Babenberg Leopoldo por los Habsburgo para uno de sus hijos.

Los Habsburgo finalmente descendían de los duques Babenberg, aunque en momentos diferentes.La primera línea Habsburgo que desciende de ellos es la línea Albertina. Esto se logró a través del matrimonio de Alberto III, duque de Austria con Beatriz de Nuremberg y del que resultó su hijo, Alberto IV, duque de Austria. Sin embargo, la línea masculina de esta rama de los Habsburgo se extinguió en 1457 con Ladislao Póstumo V de Bohemia.

La próxima línea Habsburgo en obtener la sangre Babenberg fue la de Estiria, a través de los hijos de Fernando I, emperador del Sacro Imperio Romano y Ana Jagellón de Bohemia y Hungría; ésta última descendía de los duques Babenberg. En realidad, fue de Isabel de Austria, hija del rey Alberto de Hungría y abuela paterna de Ana Jagellón.


Ana Jagellón de Hungría y de Bohemia (1503-1547), consorte del emperador Fernando I


La línea española fue la última línea de los Habsburgo en obtener la sangre Babenberg, a través de la línea de Estiria. Ana de Austria, esposa de Felipe II de España y madre de Felipe III (de quien todos los posteriores Habsburgo españoles eran descendientes), era nieta en línea masculina de Fernando I y Ana de Bohemia. Como resultado, después de 1598, todos los Habsburgo masculinos descienden de los Duques Babenberg.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada