lunes, 1 de noviembre de 2010

Pluralis Maiestatis

El "plural mayestático" (del latín pluralis maiestatis 'plural de majestad') es en la lengua hablada, o escrita, el uso de la primera persona del plural para referirse a una sola persona de alto rango. En español normalmente se usa el pronombre nos en lugar de nosotros.

Este uso estaba difundido extensamente en la Antigua Roma y ha perdurado en la tradición de muchos países como expresión formal. Especialmente, han sido los Reyes y Papas (de aquí el nombre de mayestático, perteneciente o relativo a la majestad) los que han usado tradicionalmente esta forma de expresión, en tanto que es asociada a la imagen de la institución. Fue usado en la monarquía otomana y la monarquía inglesa. También se le llama el pronombre real, el real "nosotros" o el victoriano "nosotros". Su uso más común es para dar a entender excelencia, poder o dignidad de la persona que habla o escribe.


Patente real de George V del Reino Unido (1917). En la transcripción inferior se destaca en negrita el uso del We (Nosotros) y el Our (Nuestro).

George the Fifth by the Grace of God of the United Kingdom of Great Britain and Ireland and of the British Dominions beyond the Seas, King, Defender of the Faith To all to whom these presents shall come Greeting: Whereas Her late Majesty Queen Victoria did by Her Letters Patent dated the thirtieth day of January in the twenty seventh year of Her Reign declare her Royal Pleasure as to the style and title of the Princes and Princesses of the Royal Family in the manner in the said Letters Patent particularly mentioned And whereas we deem it expedient that the said Letters Patent should be extended and amended and that the styles and titles to be borne by the Princes and Princesses of the Royal Family should be henceforth established defined and limited in manner hereinafter declared Now Know Ye that We of our especial grace certain knowledge and mere motion do hereby declare our Royal Will and Pleasure that the children of any Sovereign of these Realms and the children of the sons of any such Sovereign and the eldest living son of the eldest son of the Prince of Wales shall have and at all times hold and enjoy the style title or attribute of Royal Highness with their titular dignity of Prince or Princess prefixed to their respective Christian names or with their other titles of honour And We do further declare our Royal Will and Pleasure that save as aforesaid the style title or attribute of Royal Highness Highness or Serene Highness and the titular dignity of Prince or Princess shall not henceforth be assumed or borne by any descendent of any Sovereign of these Realms excepting always any such descendant who at the date of these Letters Patent holds or bears any right to any such style degree attribute or titular dignity in pursuance of any Letters Patent granted by Ourselves or any of Our Royal Predecessors and still remaining unrevoked it being Our Royal Will and Pleasure that the grandchildren of the sons of any such Sovereign in the direct male line (save only the eldest living son of the eldest son of the Prince of Wales) shall have and enjoy in all occasions the style and title enjoyed by the children of Dukes of these Our Realms Our Will and Pleasure further is that Our Earl Marshal of England or his deputy for the time being do cause these our Letters Patent or the enrolment thereof to be recorded in Our College of Arms to the end that Our officers of Arms and all others may take due notice thereof. In Witness whereof We have caused these Our Letters to be made Patent Witness Ourself at Westminster the thirtieth day of November in the eighth year of Our reign.
By Warrant under the King's Sign Manual.
Schuster.

En pluralis maiestatis un orador se refiere a sí mismo con un número gramatical que no es el singular (es decir, en plural o, en su forma atestiguada, dual). Por ejemplo, la Ley Fundamental de la Sultanato de Omán se abre así:


En cuanto al tema de la Ley Fundamental del Estado, Nosotros, Qaboos bin Said, Sultán de Omán…

Cuando habla el Papa, por ejemplo:

La circunstancia que motiva esta grata audiencia de hoy es ya, por sí misma, como lo adivináis, muy emotiva para Nos. Nuestro octogésimo aniversario, y al mismo tiempo el tercero de nuestro pontificado: ¡qué invitación para hacer subir al Todopoderoso nuestras acciones de gracias!

Juan XXIII


El Papa Benedicto XVI dando un discurso


Otros ejemplos de uso:
  • No estamos divertidos (We are not amused) - Reina Victoria (Traducida al español la frase pierde su valor original. En al menos una ocasión, al usar estas palabras, ella no hablaba sólo por sí, sino por las damas de la corte). No hay evidencia directa que ella alguna vez lo haya dicho e incluso ella denegó haberlo hecho.
  • En su discurso de abdicación, Nicolás II de Rusia utiliza el pluralis maiestatis generosamente: “De acuerdo con la Duma Imperial, Nos hemos pensado en renunciar al trono del Imperio Ruso y establecer el poder supremo”.
  • En una historia repetida con frecuencia, el Almirante de la Armada de los Estados Unidos Hyman G. Rickover dijo a un subordinado que utilizaba el real nosotros: "Tres grupos tienen permitido tal uso: mujeres embarazadas, realeza y esquizofrénicos. Cuál eres tú?"

20 de mayo de 1837: Victoria recibe la nueva de su ascensión al trono de parte del Lord Chambelán, Marqués de Conyngham, y el Arzobispo de Canterbury


El real "nosotros"

Un ejemplo común es el real nosotros, que es empleado por una persona de alto cargo, como un monarca, un noble o un papa. También es utilizado en ciertos contextos formales por obispos y rectores universitarios. La expresión fue utilizada por primera vez en 1169 cuando Enrique II de Inglaterra, fuertemente presionado por sus barones luego de la Querella de las Investiduras, asumió la teoría común del "derecho divino de los reyes", de acuerdo al cual un monarca actúa conjuntamente con la divinidad. Por lo tanto, utilizó el "nosotros" refiriéndose a "Dios y yo… ", o lo que la leyenda indica.


Letter patent expedida por Elizabeth II del Reino Unido

En las situaciones públicas en las que se utiliza, el monarca o dignatario suele hablar, no en su propia persona, sino como líder de una nación o institución. Sin embargo, el hábito de referirse a los líderes en plural ha influido en la gramática de varios idiomas, donde las formas plurales tienden a ser percibidas como más deferentes y corteses que las formas singulares.

Los Papas han utilizado el nosotros como parte de su discurso formal con algunas excepciones recientes. Las traducciones al inglés de los documentos de Juan Pablo II prescinden de esta práctica, utilizando el singular "yo", aunque incluso el original latino usualmente seguía utilizando la primera persona del plural "nosotros".


El Papa Adriano IV (1154-1159) concede el reino de Irlanda a Enrique II, rey de Inglaterra


El uso no occidental

La tradición del “real nosotros” también puede atribuirse a los Mogoles de la India y Sultanes de Banu Abbas y Banu Umayyah. Se utiliza para expresar la dignidad o la más alta posición entendido como estrictamente jerárquico o referencial antes que una identidad egocéntrica.

Hay muchos versículos en el Corán donde Alá habla usando el pronombre árabe nahnu (que significa "nosotros") o sus sufijos relacionados: "hemos creado", “hemos hecho descender”, etc.).


El Sultán de Brunei

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada