jueves, 28 de junio de 2012

Las bodas reales más caras de la época contemporánea


Una boda real es asunto serio. Porque además de la infinidad de detalles sobre organización y planificación, uno de los ítems más importantes –sino, el más importante- es el de la inversión monetaria. Cuando se casa un hijo de rey, la inversión puede llegar a ser astronómica, pero cuando se trata del primogénito y heredero, la suma alcanza en ciertos casos niveles increíbles. Esto último, dado el carácter público del acontecimiento y la ubicación de los involucrados en la vida política de la nación, despierta habitualmente oleadas de críticas y divide al país.

A lo largo de la historia se han registrado casos inscriptos con letras de molde. Carlos el Temerario, Duque de Borgoña, con Margarita de York en 1468, Arturo, Príncipe de Gales, con Catalina de Aragón en 1501 y Luis, Delfín de Francia, con la Archiduquesa María Antonieta de Habsburgo en 1770 son claros ejemplos de bodas costosas. Porque no se trataba solo de la ceremonia nupcial propiamente dicha, sino de una sucesión de celebraciones que duraban días y hasta semanas: justas, torneos, banquetes, muestras de fuegos de artificio, bailes de disfraces, desfiles, festejos populares… Los agraciados novios, la familia real y la corte, así como los invitados extranjeros, gastaban enormemente en su vestuario, para lucir con toda suntuosidad telas ricas y joyas. Todo eso sumaba y sumaba, dinero que mayormente se obtenía del erario público.

La boda del Delfín de Francia y la Archiduquesa de Austria, Luis y María Antonieta, en mayo de 1770.


A continuación detallamos las siete bodas reales más caras de la época contemporánea.

Boda de Mohammed bin Zayed bin Sultan Al-Nayan, Príncipe Heredero de Abu Dhabi y la Princesa Salamah (mayo de 1981)

100 millones

El Emir de Abu Dhabi no es hombre que crea en la simplicidad. Para la boda del Príncipe heredero entonces –hoy el gobernante- invirtió 45 millones de dólares (hoy 100 millones) en una serie de celebraciones que duraron siete días. Para ello la familia emiral construyó un nuevo estadio con capacidad para 20.000 personas. Embajadores, príncipes europeos y otros miembros de la realeza y del gobierno de naciones árabes y africanas fueron trasladados en 34 jets privados. Los regalos de boda llegaron al palacio de la novia a lomo de 20 camellos enjoyados. Cincuenta compañías de canto y danza oriental mostraron sus espectáculos ante los invitados. La anécdota es que la novia no pudo disfrutar de esta fiesta porque según la tradición tuvo que permanecer en su habitación encerrada durante los siete días de celebración.



Boda del Príncipe William de Gales y Miss Catherine Middleton (29 de abril de 2011)

34 millones

El enlace real del siglo XXI ha supuesto un desembolso de 22,9 millones de euros para las arcas inglesas, de los cuales el mayor porcentaje se destinó a preservar la seguridad de los 2.000 invitados. Los gastos que siguieron en importancia fueron el vestido de novia firmado por Sarah Burton para Alexander McQueen, que costó entre 400.000 y 500.000 dólares, el pastel de bodas 80.000 y 63.000 por limpiar las calles de Westminster el día previo.

Tabloides británicos como el Daily Mail calcularon que el operativo de seguridad durante la boda real insumió 32 millones, una cifra más alta que la estimada debido a que debió pagarse extra a los efectivos durante los días feriados. La revista Ok! Magazine reveló que 800.000 dólares se gastaron en flores y decoraciones para la Abadía de Westminster. Durante la recepción nupcial los invitados degustaron tartas de de fruta y otras delikatessen que supusieron un desembolso de 150.000 dólares, mientras que el exclusivo champagne Bollinger costó 60.000. Por otra parte, sólo el Hotel Goring, que alojó a los miembros de la familia Middleton por dos días completos, costó unos 157.000 dólares.



Boda del Príncipe Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller (1º de Julio de 1995)

7 millones

Una de las ceremonias más lujosas que Londres haya visto nunca tuvo lugar en julio de 1995 en la Catedral de Santa Sofía en Bayswater entre el primogénito de los Reyes de Grecia y la heredera americana Marie-Chantal Miller. La boda, organizada por el padre de la novia, el multimillonario Robert Warren Miller, tuvo un costo total entre 5 millones y 8 millones de la época –que equivale a una suma entre 7 y 11 millones de 2011-  y contó con la presencia de 1.400 invitados de prestigio, entre ellos la Reina Elizabeth, Reina Madre. No se escatimaron gastos, con el florista personal de la familia real danesa y seis asistentes encargados de la decoración de la catedral con 30.000 flores de color rosa. El vestido de la novia era un diseño de Valentino en seda color marfil con incrustaciones de perlas y 12 tipos de encaje, con una cola de 4,5 metros y que costó 225.000 dólares. 

La noche antes de las nupcias tuvo lugar una cena y recepción para los más de 1.000 invitados en gigantescas tiendas construidas al estilo del Partenón, con decoración de 100.000 flores traídas de Ecuador y miles de luces que debieron ser aprobadas por el Aeropuerto de Heathrow. La recepción posterior a la ceremonia incluyó 300 tartas, además del pastel de bodas de ocho pisos.



Boda del Príncipe Felipe de Asturias y Letizia Ortiz (22 de mayo de 2004)

Entre 5 y 25 millones

Más de 1.500 dignatarios asistieron a la ceremonia en la Catedral de la Almudena de Madrid que unió en matrimonio al Príncipe heredero de la Corona española con la antigua periodista –y divorciada- Letizia Ortiz. La falta de información oficial y el secretismo de la Casa Real hicieron que las especulaciones sobre los gastos variaran entre cantidades tan extremas como los 5 y los 25 millones de dólares, repartidos entre una fiesta pre-boda ofrecida por los Reyes Juan Carlos y Sofía y la recepción nupcial que incluyó más de 1.000 botellas de champagne.

Entre los gastos más cuantiosos están los 8 millones de dólares en retransmisión televisiva, 437.000 por el alojamiento de invitados, 450.000 por el banquete nupcial y 1.500.000 en seguridad. El vestido de novia de Manuel Pertegaz fue la inversión menor, en contrapartida, ya que “apenas” costó 7.500 dólares.



Boda del Príncipe Al-Muhtadee Billah de Brunei y Sarah Salleh Pengiran (9 de septiembre de 2004)

Casi 6 millones

En 2004, el príncipe Al-Muhtadee Billah, heredero del sultán de Brunei, se casó con la joven de 17 años, Sarah Salleh Pengiran en el Palacio Nurul Iman, en una elaborada ceremonia. La boda, que costó unos 4.370.000 dólares, fue extravagancia pura, con un sinfín de ceremonias que "mostraron siglos de tradición bruneiana". Dos mil invitados que incluían miembros de la realeza y líderes de todo el mundo acudieron a la cita. Alrededor de 20.000 personas en las áreas circundantes pudieron disfrutar de una muestra de 15 minutos de fuegos artificiales. Luego de la ceremonia, la nueva pareja fue honrada con un desfile de cinco millas de largo, en el cual más de 100 limusinas estaban reservadas para los miembros de la familia real.



Boda de Carlos, Príncipe de Gales y Lady Diana Spencer (29 de julio de 1981)

Casi 5 millones

Cuando los padres del príncipe William se casaron en la Catedral de San Pablo en Londres hace 30 años, la lujosa boda atrajo a una audiencia mundial de unos 750 millones de personas. El costo del evento no ha sido revelado pero fue indudablemente una aventura extravagante, en su momento calificada como “la más cara de la historia”. Sin embargo, en total los costos nupciales fueron de unos 2 millones de la época (4.7 millones, ajustados por la inflación). El gasto más importante fue el de la seguridad, que fue de 600.000 dólares, el mismo precio pagado por las dos semanas de luna de miel a bordo del yate real Britannia. Otros de los ítems más caros fueron los 40.000 dólares por el pastel de bodas de cinco pisos, 100.000 por las flores, 100.000 por la recepción pre-boda y 10.000 por los vestidos de las cinco damas de honor.

El anillo de compromiso de Diana, hoy usado por la Duquesa de Cambridge, costó alrededor de £ 30,000 entonces, eso es alrededor de 1.326,000 dólares en dinero de hoy. Y los tres minutos y medio de caminata hacia el altar le dieron a todos la oportunidad de ver su inolvidable vestido diseñado por Emmanuel, en tafetán y encaje antiguo color marfil, con su cola de siete metros, que costó £ 9.000 entonces, alrededor de 1.404,000 dólares hoy.



Boda de la Princesa Victoria de Suecia y Daniel Westling (19 de junio de 2010)

2.5 millones

Cuando la Princesa heredera de Suecia, Victoria, se casó con su ex entrenador personal Daniel Westling en junio de 2010, el proyecto superó los 20 millones de coronas suecas, unos 3 millones de dólares, que fue pagado a medias entre el Rey Carlos XVI Gustavo, padre de Victoria, y el Estado sueco. Alrededor de 250.000 personas, incluyendo un estimado de 150.000 turistas, salieron a las calles de Estocolmo para ver la procesión nupcial y la ceremonia de cuento de hadas que tuvo lugar frente a 1.000 dignatarios de todo el mundo. El anillo de pedida fue un clásico de diamante de tres quilates, diseñado por el orfebre W.A. Bolin, con valor aproximado de 122,000 dólares. En el otro extremo estaba el viaje de luna de miel, un crucero de lujo por la Polinesia francesa, cuyo costo ascendió a 1.250,000 dólares.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada