miércoles, 14 de septiembre de 2011

El palacio: escenario principal de la corte

Un palacio es una gran residencia, especialmente la residencia de un Monarca, de un jefe de Estado o un dignatario de alto rango, como un Príncipe de la Iglesia. Muchos palacios han sido transformados para otros usos, como sede de parlamentos, museos y hoteles. La palabra es usada, por extensión, para describir ambiciosas mansiones privadas de gran tamaño o adornados edificios que se usan para entretenimientos públicos o grandes exposiciones.


Uno de los palacios más célebres: Buckingham, en Londres


La palabra "palacio" proviene del antiguo francés palais (residencia imperial) y ésta del latín Palātium, nombre de una de las Siete colinas de Roma: el Monte Palatino. Los palacios originales sobre el Monte Palatino eran el asiento del poder imperial, mientras que el capitolio sobre el Monte Capitolino era el núcleo religioso de Roma. Tiempo después, la ciudad creció más allá de las siete colinas, aun así el Palatino siguió siendo un área residencial muy deseable. César Augusto vivió allí en una vivienda intencionalmente modesta, separada de sus vecinos sólo por dos árboles de laurel plantados a cada lado de la entrada frontal como un símbolo de triunfo otorgado por el Senado. Sus descendientes, especialmente Nerón, con su "Casa Dorada" (Domus Aurea) ampliaron la casa y los jardines una y otra vez hasta que abarcó toda la cima de la colina. La palabra Palatium viene a significar la residencia del emperador, o mejor dicho, el vecindario en la cima de la colina

La equivalencia "palacio" con "gobierno" puede ser reconocida en un comentario de Pablo el Diácono, escrito en 790 a. C. y describiendo eventos de los años 660: "Cuando Grimualdo se puso en camino a Beneventum, confió su palacio a Lupus" (Historia Langobardorum, V.xvii). Al mismo tiempo Carlomagno revivió la expresión romana en su "palacio" en Aquisgrán, del cual solo sobrevivió la capilla. En el siglo IX el "palacio" indicaba también la casa de gobierno y el constantemente viajero Carlomagno construyó catorce. A comienzo de la Edad Media, el Palas siguió siendo la residencia de gobierno en algunas ciudades germánicas. En el Sacro Imperio Romano Germánico los poderosos electores independientes eran alojados en palacios (Paläste). Esto ha sido usado como evidencia de que el poder estaba ampliamente distribuido en el Imperio: en la mayoría de las monarquías centralizadas, sólo el rey se permitía llamar a su morada palacio.


El Monte Palatino, una de las siete colinas (las otras son Aventino, Capitolino, Esquilino, Quirinal, Viminal y Celio) en torno a las cuales se desarrolló el casco urbano de Roma.


Los palacios más tempranos de la Antigüedad fueron las residencias reales de los Faraones egipcios en Tebas, en las cuales un muro exterior encerraba laberínticos edificios, patios y galerías. Otros antiquísimos palacios eran los asirios de Nimrud y Nínive, el minoico de Knossos y los persas de Persépolis y Susa. Palacios del este de Asia, como los imperiales de Corea, Tailandia, Vietnam, Japón y la Ciudad Prohibida de China, consistían en lujosos pabellones bajos rodeados por vastos jardines vallados, en contraste con los simples edificios palaciegos de Europa Occidental.

Palacios de Europa

Francia

En Francia hay una clara distinción entre un castillo (château) y un palacio (palais). El palacio siempre ha sido urbano, como el Palais de la Cité en París -que fue el palacio real de Francia y hoy es la suprema corte de justicia- o el palacio de los Papas en Avignon.

En contraste, el castillo siempre ha sido de características rurales, sostenido por su demesne, aun cuando actualmente no está fortificado. En otros idiomas que no fuera francés, Versailles es referido como Palacio porque fue la residencia del rey de Francia y el rey era la fuente del poder, aunque el edificio siempre ha sido conocido por los franceses como el Château de Versailles y la casa de gobierno del ancien régime permaneció en el Palais du Louvre. Este ultimo comenzó como una fortaleza, el Château du Louvre, en la afueras de París, pero como sede del gobierno y su arquitectura fortificada completamente rodeada por la ciudad, se fue convirtiendo en el Palais du Louvre.

El palacio medieval Europeo por excelencia: Palais de la Cité, en París, el palacio real de Francia hacia 1410, con la Sainte Chapelle al lado derecho.


Hôtel particulier es el término utilizado para una residencia urbana situada entre cour et jardin, es decir, detrás de un antepatio y abierta hacia un jardín; cuando su fachada da directamente a la calle, se le llama maison, "mansión". Los obispos siempre tuvieron un palais en la sede de su diócesis y un hôtel en otras ciudades, aunque también podían poseer chateaux, que florecen como setas en la campiña francesa.

El uso es esencialmente el mismo en Italia, España y Portugal, al igual que en el antiguo Imperio Austríaco. En Alemania, el término amplio fue una importación relativamente reciente y fue usado más restrictivamente.

Italia

En Italia, cualquier construcción urbana diseñada como una gran residencia es un palazzo; son a menudo no más grandes que una mansión victoriana. No era necesario ser un noble para tener un palazzo; los cientos de palacios en Venecia casi todos pertenecían a la clase patricia de la ciudad. En la Edad Media también funcionaban como almacenes y lugar de negocios, así como hogares de familia. Cada palazzo familiar tenía un ala que contenía todos los miembros de la familia, aunque no podía mostrar siempre una gran fachada elaborada. En el siglo XX, palazzo en italiano se aplicó por extensión a cualquier lujoso edificio de apartamentos, así como a antiguos palacios que fueron convertidos a este uso.


El Palazzo Venier dei Leoni, sobre el Canal Grande de Venecia, hoy alberga la Colección Peggy Guggenheim.

Las residencias urbanas de los obispos eran siempre palacios y la sede de un régimen localizado también sería llamada así. Muchas antiguas capitales disponían de un Palazzo Ducale, residencia del duque o señor local. En Florencia y otras poderosas comunas medievales, la casa de gobierno era el Palazzo della Signoria, hasta que los Médici fueron hechos Grandes Duques de Toscana. Entonces, cuando el centro de poder fue desplazado a su residencia en el Palazzo Pitti, el viejo asiento de gobierno comenzó a ser llamado Palazzo Vecchio.

Portugal

Portugal es una nación con una larga historia, cultura y tradición. A lo largo y lo ancho de su geografía se despliegan los palacios como en pocos países. Desde Douro al norte hasta la región de Algarve en el sur, estas fincas palaciegas se levantan majestuosas.

Los hogares de la realeza son ejemplo de la cultura de Portugal: el Palacio Nacional de Mafra, el Palacio da Pena (Sintra), el Palacio de Belém, el Palácio das Necessidades en Lisboa, el Palácio Hotel do Buçaco,el Palácio da Regaleira y el Palácio da Brejoeira.

Rusia

Los primeros palacios fueron construidos en Rusia unos miles de años atrás para los Grandes Duques de Kiev. Fueron destruidos por los mongoles y actualmente no hay ninguno preservado. Las primeras construcciones de este tipo, pero en estilo europeo continental, se levantaron durante el reinado de Pedro el Grande y sus sucesores. La desmesurada atracción de zares y zarinas por el lujo y la magnificencia se manifiestan desde el Palacio de Invierno en San Petersburgo, de 1.500 habitaciones, hasta el Palacio de Alejandro en Tsarskoie Seló.

Interior del Palacio de Invierno de San Petersburgo: el Salón del Trono de María Fyodorovna


Otros ejemplos de estos palacios, en exceso suntuosos, son: el Palacio de las Facetas (1487), en el Kremlin de Moscú, el palacio del zarévich Dimitry Ivanovich (1489) en Uglich, el Palacio de Madera de Koloménskoye (1528), el Palacio Teremnoy (1635) en el Kremlin de Moscú, el Palacio Oranienbaum (1710) en Lomonosov y el Palacio Peterhof (1709) en Petergof.

Uno de los palacios más grandes y con mayor tradición histórica en Rusia es el Palacio Táuride, residencia del Príncipe Grigory Potemkin en San Petersburgo y que luego fue adquirido por Catalina II. Otros ejemplos son el Palacio Vladimir, también en San Petersburgo, propiedad del Gran Duque Vladimir Alexandrovich, hijo del zar Alejandro II; el Palacio Belosselsky-Belozersky, construido para esta familia principesca en 1747 pero que luego pasaría a poder de la familia imperial y el Palacio Konstantónovski o Palacio de Constantino, en Strelna, a orillas del Golfo de Finlandia, propiedad del Gran Duque Constantino Pávlovich, hijo de Pablo I.

España

España, una tierra plena de cultura y belleza, también tiene sus propios palacios. Uno de ellos es el Palacio Real de Madrid, también llamado Palacio de Oriente. Al observar el diseño y el estilo arquitectónico de este edificio, uno advierte que ninguna habitación es similar; son varios estilos en un mismo edificio. Este palacio es el más grande de Europa con más de 2.800 habitaciones, aunque actualmente se usa únicamente con fines gubernamentales o ceremoniales, pues la familia real reside en el más pequeño Palacio de la Zarzuela.

La familia real española al completo en el Palacio de la Zarzuela


Además del Palacio de Oriente, está el Alcázar de Sevilla (que mezcla, con las delicadas filigranas arábigas, los estilos arquitectónicos cristianos), el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso y el Palacio Real de Aranjuez, fino palacio barroco rodeado por hermosos jardines. El Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, es la residencia privada de verano del rey de España y su familia. Por el contrario, el Palacio Real de La Almudaina, en la misma localidad, es la residencia oficial de verano del rey. El Palacio Real de Ríofrío, en Segovia, ha sido utilizado por los reyes únicamente para la caza.

Reino Unido

En el Reino Unido, por tácito acuerdo, no ha habido “palacios” más que aquellos usados como residencias oficiales por la realeza y los obispos, independientemente de si están localizados en las ciudades o en el campo.

La familia real utiliza tres palacios, nombrados como tales, todos ubicados en Londres: Buckingham, residencia oficial de la Reina, St James, que aloja oficinas de la corte y es la residencia en Londres de la Princesa Real, la Princesa Beatriz de York y la Princesa Alexandra, y Kensington, donde se alojan los Duques de Kent, los Duques de Gloucester y el Príncipe y la Princesa Michael de Kent.


El Palacio de Beaulieau, del siglo XVI, hoy es el Colegio New Hall


No obstante, no todos los palacios usan el término en su nombre: el Palacio de Holyrood, por ejemplo, residencia oficial de la soberana en Escocia, se llama Holyroodhouse. El Palacio de Beaulieu, en Essex, obtuvo su nombre precisamente cuando Thomas Boleyn lo vendió a su futuro suegro, el rey Enrique VIII, en 1517; previamente era conocido como Walkfares. Pero, como muchos otros palacios, el nombre permanece aún cuando la conexión real finaliza. Blenheim Palace, la monumental residencia de los duques de Marlborough, fue construido en un sitio diferente, sobre los terrenos del Palacio de Woodstock, residencia real en desuso y el nombre también era parte de un extraordinario honor cuando la casa le fue obsequiada a un gran general por parte de una nación agradecida. Al igual que varios palacios reales y episcopales en la campiña británica, Blenheim demuestra que, en inglés, la palabra “palacio” no tiene connotaciones urbanas específicas.

Palacios reales

Aunque no todos los palacios son residencias reales, la mayoría de las residencias reales son palacios. Residencia Real es la casa de los miembros de la familia real en las monarquías. Son los lugares donde habitan, trabajan o mantienen como casas de verano, de recreo o con propósitos especiales el Rey o la Reina en el poder, su consorte y su descendencia directa, sus hijos y sus nietos.

Puede tratarse de residencias privadas, donde habitan los miembros de la familia real; de residencias oficiales, donde tienen sus oficinas o sirven para recepciones o visitas oficiales, o de residencias de verano, de vacaciones o para usos especiales. Generalmente se trata de palacios y palacetes ubicados en la capital del país y en otras ciudades, que la Casa real ha obtenido o mandado construir a lo largo de su historia. Estos palacios, generalmente de grandes dimensiones, disponen de cientos de habitaciones, para uso público y privado y están predispuestos en un cuerpo central y una o dos alas laterales. Además tienen amplios y bellos jardines o hasta un bosque de caza.

Panorama del patio principal del Palacio del Príncipe de Mónaco durante la ceremonia de boda de Alberto II con Charlene Wittstock (julio de 2011)


En algunas monarquías, la mayoría de las residencias están abiertas al público (una excepción es la residencia privada); ya sea todo el año o sólo cuando el monarca no se encuentra presente. Cuentan con interesantes museos relativos a la historia de la Casa real o de la monarquía en general. Además se pueden visitar los jardines, algunos salones de ceremonia y, en algún caso, las sepulturas de anteriores monarcas.

En Europa, además de los palacios reales ya hablados, encontramos:

Bélgica: Palacio Real de Bruselas (Residencia oficial del rey Alberto II)

Dinamarca: Palacio de Amalienborg (Residencia oficial de la reina Margarita II)

Luxemburgo: Palacio Gran Ducal (Residencia oficial del gran duque Enrique I)

Mónaco: Palacio del Príncipe (Residencia oficial del príncipe Alberto II)

Noruega: Palacio Real de Oslo (Residencia oficial del rey Harald V)

Holanda: Palacio Real de Amsterdam (Residencia oficial de la reina Beatriz)

Suecia: Palacio Real de Estocolmo (Residencia oficial del rey Carlos XVI Gustavo)

Amalienborg, la residencia de los monarcas daneses

En Asia:

Arabia Saudita: Palacio Real Al-Yamamah de Riad (Residencia oficial del Rey)
Bahrein Palacio de Rifa'a (Residencia oficial del Rey)

Brunei: Palacio Nurul Iman de Bandar Seri Begawan (Residencia oficial del Sultán)

Bután: Palacio Tashichoedzong (Residencia oficial del Rey)

Camboya: Palacio Real de Phnom Penh (Residencia oficial del Rey)

Emiratos Árabes Unidos: Palacio Presidencial de Abu Dabi (Residencia oficial del emir de Abu Dabi y Presidente de los EUA) y Palacio del Emir de Dubai (Residencia oficial del emir de Dubai y Primer Ministro)

Japón: Kōkyo, conocido también como Palacio Imperial de Japón (Residencia oficial del Emperador)

Jordania: Palacio Raghadan de Amán (Residencia oficial del Rey)

Kuwait: Palacio Sief de Kuwait (Residencia oficial de Emir)

Malasia: Istana Negara, también llamado Palacio Nacional (Residencia oficial del Rey)

Omán: Palacio Real Qasr al Alam (Residencia oficial del Sultán)

Qatar: Palacio del Emir en Doha (Residencia oficial del Emir)

Tailandia: Gran Palacio de Bangkok (Residencia oficial del Rey)


La Residencia del Rey de Jordania


Las antiguas monarquías, hoy convertidas en repúblicas, conservan sus palacios reales como museos o residencias oficiales de los jefes de Estado. A saber, por ejemplo, el Palacio Real de Sofía, residencia oficial del antiguo zar Simeón II de Bulgaria, actualmente es sede de la Galería Nacional de Arte y del Museo Etnográfico Nacional. Son museos también el Palacio Imperial de Schönbrunn, residencia vienesa del emperador austrohúngaro (hasta 1918), el Palacio de Abdin en El Cairo, residencia del rey Faruk I de Egipto hasta 1953, el Palacio Real de Luang Prabang ("Haw Kham"), que albergó la residencia oficial del rey Savang Vatthana de Laos, o el Castillo Real de Varsovia, residencia oficial del rey Estanislao II Poniatowski, que actualmente es sede de la Fundación Polaca de Historia y Cultura y un museo histórico.

El Palacio Real de Berlín, antigua residencia oficial del emperador Guillermo II y Palacio de la República de la RDA (demolido en 2006), hoy se halla en reedificación bajo el nombre de Humboldt-Forum. Residencias de los actuales jefes de Estado de Finlandia y de la República Helénica son el Palacio Imperial de Helsinki (antigua residencia del Gran Duque de Finlandia y también Zar de Rusia, Nicolás II) y el Palacio Real de Atenas (residencia oficial de Constantino II, rey de los Helenos, hasta 1967). El Palacio Viejo de Belgrado, antigua residencia oficial del rey Pedro II de Yugoslavia hasta 1941, hoy es la Asamblea de Belgrado.

Salón del Palacio Presidencial de Atenas (antiguo Palacio Real)

Palacios de Gobierno

Una residencia oficial es la residencia en la cual oficialmente reside el Jefe de Estado, Jefe de Gobierno, gubernamental u otras figuras mayores. Ellos pueden o puede no ser el mismo lugar donde dirigen sus funciones relacionadas de trabajo.

En África, son “Palacios Presidenciales” las residencias de los presidentes de Angola, Benín, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Congo, Costa de Marfil, Yibuti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gabón, Guinea, Kenia, Libia, Madagascar, Malawi, Mali, Mauritania, Mozambique, Níger, República Centroafricana, Ruanda, Santo Tomé, Senegal y Sudán. En las monarquías africanas, el Palacio Real de Rabat es la residencia oficial del Rey de Marruecos, el Palacio Estatal Embo es la residencia oficial del Rey de Suazilandia y el Palacio Real de Maserú la de Letsie III, rey de Lesotho.

Hay, asimismo, palacios presidenciales en la mayoría de las repúblicas de Asia y de América. En el continente americano, las residencias tienen nombres más personalizados, como el Palacio de Las Garzas (residencia oficial del Presidente de Panamá), el Palacio Quemado (Bolivia), el Palacio de La Moneda (Chile), Palácio do Planalto (Brasil), Palacio de Nariño (Colombia), Palacio de Carondelet (Ecuador), Palacio de los López (Paraguay) y Palacio de Miraflores (Venezuela).

El Palacio de Nariño, en Bogotá, Colombia



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada